4

The Running Man


De un tiempo a esta parte han proliferado los programas de TV de Running en España. La runner lo aguanta todo por ahora, desde el pan runner (cierto, existe pan runner), revistas de Running de todo tipo, cuqui-carreras a cada cual más absurda, hasta programas de radio y TV de Running. 

He de admitir, que salvo programas técnicos de entrenamiento tipo #almaratonconserrano, no veo ninguno de estos programas de TV. De hecho he perdido la cuenta de los que han aparecido y desaparecido en el último año. Cada vez que he visto uno me ha dado la impresión de perder el tiempo. Me pasa igual con las revistas de Running. Durante una época compré la RUNNERS pero pronto me dí cuenta de que me aburría, se repetían y estaba llena de incongruencias. Existen modos más directos e inmediatos de estar al día de lo que ocurre en el Running (páginas web especializadas, blogs, twitter, facebook).

Habiendo libros maravillosos, películas que no se pueden ignorar, música fantástica y otros entretenimientos culturales, ¿cómo voy a perder mi tiempo viendo programas de TV de Running que pronto desaparecerán?. De vez en cuando buceo en youtube y acabo viendo frikadas maravillosas de todo tipo. Desde conciertos antiguos imposibles de localizar en otra época, colaboraciones extrañas de cantantes, videos raros de Running, capítulos antiguos de alguna serie B americana, capítulos de The Twilight Zone, de Godzilla, etc. Lo último con lo que me he topado es The Running Man.


Esta tontería coreana comenzó en 2010 y ya lleva la friolera de 220 capítulos. Es un show familiar que se emite los domingos en Corea (la del Sur, claro). Comenzó siendo un programa de carreras y gymkanas urbanas para convertirse hoy en una especie de reality. Sus personajes son pequeñas celebrities en Corea.





Han llegado a rodar algunos de los programas en escenarios internacionales como Tailandia, China, Hong-Kong, etc. Los coreanos son muy muy frikis, y tiene cierta gracia verlos hacer el payaso. 


¿Y esto qué tiene que ver con el Running de verdad? Pues nada. Es simplemente un pensamiento sobre nuestra idiotez para consumir cualquier producto que lleve la etiqueta Running encima, desde ropa técnica que no necesitamos, hasta "pan Runner" que no nos va a hacer correr más, o absurdos programas de televisión sobre Running. Correr es importante en nuestras vidas y nos da equilibrio, pero ahí fuera hay un montón de actividades que merecen que le echemos un vistazo.


      

17

LPANightRun 2014: Mi crónica


Venga, hoy tengo ganas de venirme arriba y lanzar una de esas frases lapidarias que adoran los haters para descargar su furia. "LPANightRun es la mejor carrera de asfalto de Canarias, y si no desmiéntemelo". Ya me he quedado a gusto!

En esta segunda edición se ha dado un importante paso adelante en apoyo popular, tanto de corredores como de público en las calles. No hay carrera en Canarias que genere tanto seguimiento en redes sociales ni tanta expectación entre corredores y familiares. Las semanas previas el número de corredores en la calle había escalado de forma bastante notable, parques llenos. Para muchos de los que el sábado corrieron LPANightRun esta era su cita del año, algunos no volverán a correr de forma seria hasta el año que viene, otros se engancharán al mundo de las carreras populares empezando por esta. Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad preciosa de noche, la combinación de fiesta, deporte y nocturnidad le da a la carrera un carácter único de celebración.

Respecto al año pasado mi opinión es que se ha mejorado, sobre todo en respaldo popular. Fallos y áreas de mejora los hubo, pero siempre aspectos de menor importancia como las botellas grandes con tapón en avituallamientos (se tiran casi llenas y cuando tienen tapón al pisarlas pueden ser muy peligrosas. Preferible dar vasos de cartón o botellas más pequeñas sin tapón) o el exceso de oscuridad en la salida/llegada que reduce espectacularidad. Si hoy enviaran un cuestionario de calidad a los corredores estoy convencido que los resultados serían muy positivos. Enhorabuena a voluntarios, organización y patrocinadores.

Recogida de dorsal y bolsa del corredor
Dentro de mi particular reto otoñal de "corra usted dos maratones y una media maratón en 5 semanas", LPANightRun era la etapa dos. Había corrido la maratón de Munich hace 12 días, así que había que tomárselo con calma. Mi objetivo estas semanas es recuperar para llegar a la Maratón de Tenerife con fuerzas y sin lesiones el 16 de Noviembre, así que no quedaba otra opción que tomarme la carrera con mucha calma. Así que pedí uno de los cajones traseros para no molestar a los que quieren correr rápido y se ponen delante.

Esta foto está llena de máquinas, lo digo muy en serio

Aquello era "el infierno", dicho con todo el cariño. Cientos de camisetas naranjas que daban un aspecto de llama diabólica encendida en la noche, cuerpos sudorosos sin espacio para moverse, el infierno de Dante. No cabíamos todos en los cajones. Yo tardé como un minuto en pasar por el arco de salida, que al estar mal colocado en curva dificultaba aún más el lanzamiento de la carrera. Se está quedando corto el espacio de salida para tanto corredor. Me comentaba un amigo que decidió salir al final que tardó unos cinco minutos en pasar por el arco y eso es excesivo para sólo 3.200 corredores, el espacio de salida se queda pequeño.

Pero si para unas cosas era "el infierno" para otras era "el paraiso". Los toyboy-runners, corredores que corren con su pareja, eran visibles por todas partes. Me encuentro un amigo del colegio allí en "el infierno" del cajón 3 y me dice que había venido acompañado pero que su amigo tenía una novia nueva e iba a correr con ella, Toy-boy rules!

Salí tranquilo, robótico, sin dejarme llevar por la adrenalina de los que salen disparados. No había ni calentado, no me era necesario. Además la noche no invitaba a muchas marcas, demasiada humedad, así que no me quedaba ningún remordimiento de marquitis. Utilicé unas cuantas veces el recurso de postureo-runner de "voy tranquilo porque hace 12 días corrí una maratón". Como concepto de postureo-runner es insuperable.

Me asombró el público de los primeros 10 kilómetros. La carrera de 10K pasa por la zona más cerca de meta-llegada y atraviesa por las Canteras que es zona de tránsito nocturo un sábado. Es fácil ir a la salida y luego desplazarse a ver a los corredores en alguno de los puntos de paso. Muchísima gente en la calle, la noche invitaba. No he visto tanto público en ninguna carrera de Canarias. En la zona de Puerto-Canteras casi no cabían en muchas partes del recorrido. Increible!

A pesar de la animación yo iba a lo mío, freno de mano puesto y ritmos cercanos a 5 min/km que me darían 1h:45min. en la Media Maratón. A ese ritmo podía mantener una conversación sin problemas, iba muy bien "de caja" aunque las piernas algo pesadas muscularmente por los excesos de los 42K.

A partir del km 8-9 comienzo a alegrarme un poco y los ritmos bajan a 4:45 min/km más o menos. Del 10 al 15 continúo en progresivo, las piernas respondían bien. Los ritmos mejoran y estoy algunos kilómetros a 4:30 min/km. A partir del 15 volví a bajar velocidad, aquella no era mi guerra. Los kilómetros pasaban muy rápido, la carrera se me estaba haciendo muy corta. En la segunda parte de la carrera hay menos público y menos corredores, pero aún así bastante gente. Para los que estaban en la calle tomando algo como cualquier sábado, la carrera era un entretenimiento más.


Soy el de la camiseta verde.

Y llegamos a los últimos tres kilómetros y voy muy sobrado de gasolina. He guardado demasiado en el tanque. Llevo media hora que no me adelanta nadie, a ratos hasta aumento los ritmos a 4 min/km para probar las piernas y quitar carbonilla. Y así llego a meta en 1:40:08. Primera mitad proyección 1h:45m y segunda mitad proyección 1h:35m. La hago más lenta que la primera media de la Maratón de hace 12 días, objetivo cumplido sin daños.

Carrera fantástica, fresca, divertida, muchísima gente conocida donde algunos ni sabía que corrían. Muchos retos conseguidos. Salí del avituallamiento final cuando se acabó la cerveza, si no es así todavía estoy allí hablando con unos y con otros con la birra en la mano. Esta carrera le da definitivamente vida a la ciudad, el año que viene volveré a participar sin duda.

Y todo son risas en esta crónica hasta que me doy cuenta de que el próximo 16 de Noviembre vuelvo a correr 42K en Tenerife Maratón. Esto es un sinvivir!

 
Hasta la próxima!

 

14

#LPANightRun 4.000 runners no pueden estar equivocados


Mañana estaré corriendo la Media Maratón de LPANightRun. Me inscribí a esta carrera muy tarde, casi en el límite en que volaron las inscripciones. Hace 45 días que se agotaron los 4.000 dorsales. Con una Maratón hace sólo 12 días, correr una Media mañana era algo disparatado. Pero algo dentro de mí me decía que no debía perderme la fiesta y ahora estoy orgulloso de haberme inscrito. 

Mi rendimiento va a ser pobre, mis piernas están aún recuperándose, y no por ello no aspiro a marca digna. El artículo de hoy en el Canarias 7 sobre LPANightRun es especialmente deleznable. http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=352869 Ha indignado a la comunidad runner popular como pocas veces había visto antes con un desprecio absoluto por la carrera a la que categoriza como "festiva" dando a entender que no es seria, y por los corredores recreativos de marcas modestas. Se puede tener más o menos simpatía por LPANightRun, pero uno no debe perder nunca el respeto por los corredores populares que son los que hacen que las carreras sean grandes.

¿Qué sería de las carreras si sólo corrieran los cracks? ¿Seguimos pensando en el modelo antiguo del atletismo donde sólo corrían los que tenían mejores condiciones? ¿seguimos pensando que una carrera es grande porque tiene grandes nombres en la línea de salida? El mundo ha girado y algunos no se han dado cuenta. Basta salir a Europa o Estados Unidos para darse cuenta de que el Running está hoy asociado con la vida sana y no con la competitividad. De ahí el 50% de participación femenina en cualquier carrera, incluidas maratones. Acabo de correr en Alemania y la participación femenina era altísima. LPANightRun ha conseguido lo imposible en estas islas, un 36% de participación femenina. Es un camino que recorrer en España donde aún asociamos carreras a competición cuando debe asociarse más a vida sana y celebración.

El artículo de Canarias7 de hoy sobre LPANightRun comunica el mensaje de que la prueba más "festiva que competitiva". ¿cuál es la diferencia? ¿es esto un carnaval?. Yo tengo mi Mejor Marca Personal en Media Maratón en la primera edición del año pasado. Claro que no es una marca digna (1h:31min) según el baremo del periodista de Canarias7. La carrera es perfectamente competitiva para el que quiera tomársela así, ejemplo mi MMP del año pasado. Y también festiva, porque lo pasé muy bien. Un grupo importante de corredores irá a obtener MMP, conozco unos cuantos que saldrán con el cuchillo entre los dientes. No estarán en podium, pero serán capaces de darlo todo para obtener el mejor resultado que sus condiciones le permitan.

LPANightRun desde un punto de vista de Marketing ha conseguido el respaldo de la comunidad runner popular local casi en su totalidad. Es un éxito de posicionamiento, viéndose como una carrera divertida, alegre, joven, activa. Muy lejos del Marketing antiguo y rancio de otras carreras afincadas al antiguo paradigma donde las carreras son para cracks y los populares vienen detrás de acompañamiento a hacer bulto. Una carrera no necesita dar premios en metálico ni tener a cracks locales para ser importante, 4.000 runners no pueden estar equivocados. Grandes carreras internacionales como el caso de las Rock n Roll Marathon series han dejado de pagar fijos de salida por traer a estrellas, la tendencia actual es a no pagar. Sólo las grandes maratones majors lo siguen haciendo, porque viven de la publicidad.  El mundo ha cambiado, es el corredor popular el que sustenta y el que hace grande a una carrera. Mañana, al 99.9% de los corredores no le importará quién gane, le importará haber cumplido su sueño, haber logrado su marca soñada, haber terminado su primer 10K o su primera Media Maratón, o simplemente haber disfrutado practicando deporte. No por eso sus marcas dejan de ser dignas.

Señores de Canarias7, no he visto en ninguna carrera local la ilusión que he visto de cientos de corredores en LPANightRun. Sólo hay que darse una vuelta por las redes sociales, hablar con corredores normales populares, de los que entrenan lo que pueden y cuando pueden. Corredores que completarán su primer 10K después de semanas entrenando, corredores que darán el salto a la Media Maratón, etc. No hace falta tener marcas estratosféricas para conseguir "una marca digna". Los corredores de delante no son los que dan alma a una prueba.

La marca no es reflejo de la dedicación. Cualquiera sabe que en este deporte la genética es lo más importante. Conozco corredores populares que salen a darlo todo, habiendo entrenado de noche o de madrugada, compaginando trabajo y familia, otros que tienen personas mayores a su cargo. Nunca quedan entre los primeros y no por ello sus marcas no son dignas.

Señores de Canarias7, el modelo de carrera popular ha cambiado, hoy es el runner popular el que sostiene una carrera, es la corriente que nos lleva a seguir los pasos de Estados Unidos o de los principales paises de Europa. Una carrera no necesita dar premios en metálico para ser grande, ni cracks que hagan marcas de escándalo. Las carreras deben ser todas festivas, no hay carreras competitivas versus carreras festivas salvo que hablemos del pseudogénero de las carreras temáticas (zombies, color run, etc). Ah, y el medio fondo no es el 10K y la Media maratón, el medio fondo es el 800 y el 1.500. Uno puede tener más o menos simpatías por esta carrera, la organización puede hacerlo mejor o peor, pero los sueños de 4.000 runners no pueden estar equivocados. 

14

#Tontomotivado Reloaded


 

Seguramente todos conocemos a alguno. Son peligrosísimos, los reconoces de forma inmediata. Se mueven como pez en el agua en las redes sociales. Sólo hablan de correr, te inundan de fotos de sus carreras de todos los tamaños y colores, incluso aunque apenas se les vea. Se apuntan a todo lo que se menea, pueden estar compitiendo cada fin de semana durante meses. El concepto "entrenar para un objetivo" no existe para ellos, cualquier carrera es un objetivo, cada fin de semana hay un objetivo.

Se funden un cuarto de sueldo en carreras y otro cuarto en fisios. Los organizadores de carreras los miman, las casas comerciales los buscan, pero sobre todo los fisios los aprecian por encima de todo. El #tontomotivado es el mejor amigo del fisio. Al fin y al cabo a una carrera te apuntas una vez, unas zapatillas te duran meses, pero ir al fisio es negocio repetitivo.

Nunca he conocido a un fisio que rechace tratar a un #tontomotivado, aunque sepa que está haciendo burradas lo vuelve a tratar y a tratar. Se convierte casi en su consejero espiritual, lo anima a que siga corriendo mientras escucha con atención sus historias en las carreras. Tampoco he conocido nunca a un fisio que le diga a un corredor "deja de correr", siempre pueden poner algún remedio temporal para que el #tontomotivado genere sus endorfinas el próximo sábado y el lunes está volviendo a la consulta.

Yo soy más de competir poco y preparar bien los objetivos, aunque a veces tenga que estar tres meses sin competir. Para disfrutar corriendo no necesito competir cada fin de semana, quiero llegar a viejo pudiendo correr. Pero a veces inexplicablemente un aire de adolescencia nos devuelve a la época en la que empezamos a apuntarnos a carreras y encadenamos tres o cuatro inscripciones sin ton ni son, y sin pensarlo demasiado.

Sólo este aire adolescente o una locura transitoria puede explicar la idiotez en la que estoy inmerso: Dos Maratones y una Media Maratón en cinco semanas. Sí, tal cual, de #tontomotivado nivel. Además, como ya me he exprimido en la primera, en la Media Maratón y en la segunda maratón voy a ir a ritmo trotón. ¿Qué gracia tiene ir a dos carreras a ritmo trotón?. No lo sé, sinceramente. Y sin embargo es algo que atrae.

El sábado estaré en los 21K de #LPANightRun. Aún tengo malas sensaciones corriendo los dos días que he salido y ya me me meto en otra historia. No es habitual en mí. Pero no me quería perder esta fiesta de 4.000 runners. Y un par de semanas más tarde otros 42K en Maratón Tenerife, eso sí va a ser duro. Con el cansancio orgánico y el mental, como no dosifique me veo quemado en el km. 25. 

Tengo clara una cosa, después del 16 de Noviembre voy a darme unas largas vacaciones del asfalto. Me iré a la montaña, donde se camina a ratos. Así podré desintoxicarme del asfalto y dejar de hacer tonterías de #tontomotivado.

43

Munich Marathon 2014: Mi crónica

Estadio Olímpico de Múnich, 9 AM

El sueño me duró hasta las cuatro de la mañana. A esa hora se abrieron los ojos y después de decenas de vueltas en la cama, me levanté temprano para ir a recoger mi dorsal. Con 90 minutos de antelación estaba en el Olympia Park, el complejo olímpico de las Olimpiadas de Munich 72 que hoy sigue teniendo buen aspecto y se sigue usando habitualmente. Una arquitectura moderna bellísima que fue rompedora en los años 70, muy bien integrada en la naturaleza. La Organización permitía recoger el dorsal el mismo día y eso es algo que sólo beneficia al corredor porque muchos llegamos tarde el día antes. Ojalá muchas carreras aprendieran de estos pequeños detalles.

Había bastante gente en mi misma situación y con eficiencia germana en pocos minutos tenía dorsal y camiseta. Unos minutos caminando y me senté en las gradas del estadio olímpico a visualizar mi llegada. En unas horas entraría por esa puerta como lo hizo Frank Shorter en el 72.

En unas horas entraré triunfante ahí abajo

El día estaba magnífico. Munich saludaba a los maratonianos con un día despejado y con temperatura primaveral. Esto no es lo mejor para correr precisamente, pero alegraba el espíritu. Hacía unos 16 grados, esto significaba que a mitad de carrera estaríamos a 20 grados, lejos de los 27-28 de casa pero podía ser mejor en Octubre. Dejo mis cosas y en unos diez minutos andando estoy en la salida. Lo primero que me sorprende es que no hay control en los cajones. Cualquiera puede entrar y colocarse donde quiera. Veo familiares dentro de los cajones, niños, un BMW pasando por el centro. Esto sería el paraíso para los "asaltacajones" hispanos, pero aquí la gente respeta. Nadie se pone en un cajón superior si no es su ritmo. 

La salida es algo tarde (10 AM). A esa hora llevo ya un rato en camiseta sin mangas sin pasar frío. Dicen que si no sientes frío en la salida vas a pasar calor durante la carrera, así que me mentalizo de que a partir de las dos horas va a estar la carrera "calentita". Se da la salida entre árboles engalanados con los colores del Otoño. No tengo demasiados problemas para coger ritmo, compruebo que la gente ha respetado sus puestos.

Salida fluida en una calle de sólo tres carriles

En total hay 20.000 corredores, unos 8.000 de Maratón y el resto repartidos entre una Media Maratón y un 10K. Pero nada de juntar a todo el mundo, aquí al maratoniano se le respeta. La salida de los maratonianos es sólo para ellos. La Media es dos horas más tarde y el 10K en otra parte del circuito con lo que se obtiene una salida fluida y sensación de respeto hacia cada uno de los corredores, sin mezclar distancias ni ritmos.

En alguna otra maratón he esperado unos kilómetros hasta poner música. En esta no iba a hacer prisioneros, así que le doy al ON desde la misma salida. Suena "Hey You" de Scorpions, el único grupo alemán del mp3 hoy me saluda dándome la bienvenida a su pais. Esto empieza bien.

Me digo a mí mismo que nada de alegrías, que debo mantenerme en el ritmo de 4:45 min/km para asegurar MMP. Así lo hago, clavo un primer 5K en 4:45 min/km, la carrera es muy larga, ya habrá tiempo para acelerar. Pronto se sale de Olympia Park y se entra en una gran Avenida que se hace en ida y vuelta. Sigo controlando.


Primeros kilómetros, ya hay cara de concentración


A partir del kilómetro 6 la carrera entra en Englischen Garten, un parque inmenso que nos lleva 10 kilómetros recorrerlo. La carrera se abre y a pesar de la estrechez de los caminos del parque no tengo problemas para entrar en flow. Las hojas del Otoño van cayendo durante todo el recorrido, pero la frondosidad no permite a mi Garmin darme una referencia buena de cómo voy. Corro por sensaciones, recuerdo pensar que el sitio era maravilloso para entrenar, estoy inmerso en una sensación de fluidez total. Visto los parciales de carrera, en este tramo hasta la Media iba fluido a 4:39 / 4:41 min/km.



Primer objetivo, pasar la Media como casi como si no hubiera corrido. Target accomplished. Llego a la Media fuerte y sin sensación de cansancio, continúo a ritmos de 4:39-4:41 min/km. Hago control de daños y tengo buenas sensaciones, pero la carrera es muy larga y comienza a hacer calorcito al sol.

La carrera transcurre por avenidas solitarias. Muy poca gente en la calle, esto no es Berlin. El escenario es precioso, Múnich es una ciudad muy elegante, pero la gente tiene otros intereses más que ir a ver una prueba de atletismo en la calle. La carrera está muy abierta y a ratos me quedo solo. A pesar de ser una carrera de 8.000 corredores, los cajones no salen juntos sino espaciados cada 10 minutos. Esto que tiene el beneficio de no ocasionar tapones, hace que a la carrera le falte sentimiento. Básicamente estoy corriendo sólo con los 2.000 del primer cajón, lo cual hace que haya momentos en los que corro sin ningún acompañamiento.

Los kilómetros siguen pasando y mantengo el ritmo constante, la carrera se me está haciendo corta. Sobre el kilómetro 27 nos internamos en el centro histórico y por fin se nota al público animando, pero no dudaría mucho ya que en seguida la carrera nos lleva a la zona de los museos. Grandes Avenidas con poca animación. Empiezo a notar el calor y cuando puedo busco sombras.

No demasiado público ni demasiados corredores por salir los cajones en oleadas


Segundo objetivo de la carrera: llegar con gasolina al kilómetro 30. No voy mal, el botón de diesel power continúa en modo ON y queda combustible en el depósito. Empiezo a hacer juegos mentales y me digo que sólo quedan 12K, que eso es cualquiera de esas noches que salgo a correr una horilla, pan comido.

En el kilómetro 35 empiezo a notar quemazón en los cuadriceps. Es normal que las piernas estén cansadas, nos pasa a todos, no hay por qué preocuparse. A estas alturas ya pienso que la MMP no se me escapa, que aunque pete en el próximo metro, si mantengo un 5 min/km mantengo una mejor marca personal. El ritmo comienza a descender ligeramente. No es el muro, es sufrimiento muscular normal.

Cada kilómetro es una victoria ahora, sigo mirando el reloj y tranquilizándome pensando que la MMP está hecha, sólo hay que aguantar media hora más. Pero es duro, el calor y los kilómetros comienzan a pesar, el aspecto mental es importante, pero ya van 37 kilómetros en las piernas.


El Flow se ha terminado, ahora toca resistir. Resistir es vencer


En el kilómetro 38 se despierta el mini-yo. Ha estado callado hasta ahora, pero este es su momento, el momento de crisis de fe que todos pasamos en algún momento. Las voces interiores comienzan a decirme "no seas gilipollas, ¿a tu edad estás con tonterías de marca personal?. ¿no ves a toda esa gente caminando, por qué no lo haces? Tranquilo que acabas la carrera, pero tómatelo con calma hombre, cuidate que te va a dar algo, baja el ritmo". De eso nada, aquí hemos venido a machacar y no voy a dejar que se me escape todo el trabajo hecho en cuatro kilómetros. Comienzo a intentar no pensar, soy una máquina sin sentimientos. Busco algún tema en el mp3 que me motive, pero en el km. 39 ya no te motiva nada.

Sólo quedan tres kilómetros, "una serie de la Avenida Marítima" me digo. Por un momento intento apretar el ritmo y ponerme por debajo de 4:40 min/km, pero no es posible, las piernas me tiemblan. Decido seguir como voy, metro a metro, dándolo todo, así es como se gana. Pero voy "Running on empty", el combustible se ha acabado y hay que tirar de pundonor.


Carrera desde el corazón
El ritmo no es demasiado alegre, está ligeramente por encima de 5 min/km. Pero lo voy a conseguir. El sufrimiento nos llega a todos, el secreto de una buena maratón es que éste llegue lo más tarde posible y a mí me ha llegado a falta de 5 kilómetros, "está saliendo una buena carrera". Pronto veo la marca del kilómetro 41 que había visto al comienzo de la carrera en la ida. Se divisa el estadio olímpico y eso anima. Sigue sin haber ambiente en el parque, el ambiente está ya dentro de mi cabeza. 

El estadio está a 500 metros, está hecho, ya tengo la marca en el bolsillo. Cada vez es más difícil hacer una mejor marca según pasan los años, pero hoy gano yo.

Kilómetro 42, ¿hay algo mejor que esta sensación de que lo vas a conseguir?

Se entra en el Olympiastadion en el kilómetro 42. Pienso en ese momento que por esa misma puerta había entrado el americano Frank Shorter en el 72, él originó el primer boom del Running. Tras aquella victoria 20 millones de americanos se compraron un par de zapatillas y comenzaron a correr. Y yo estaba allí. Me vuelven las fuerzas que estaban escondidas en algún sitio. Hago el signo del corazón al fotógrafo, el símbolo de la ciudad de Munich, el símbolo de una carrera que ha salido con mucha cabeza, aguantando 37 kilómetros a un ritmo diésel muy constante, sin alegrías, y resistiendo los cinco últimos. Estos últimos 195 metros son para mí. Las fuerzas me han vuelto y adelanto a todo el que tengo delante. Es la hora del poder y la gloria.

Duele, pero ya está ahí el arco de meta
The power & the glory

Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


Por esto corremos los corredores

Entro en meta en 3:20:41 mejorando en algo más de dos minutos mi anterior marca en maratón. Es mi maratón número 12. El plan de carrera salió como debía salir. La temperatura podía haber sido mejor, pero también podía haber sido peor. Me voy de Múnich con un gran recuerdo de la carrera y de la ciudad. No es una maratón masiva, no hay miles de personas en la calle. Pero tiene una organización eficiente que le pone cariño, una circuito amable y un final de carrera para recordar siempre en el estadio olímpico. ¿Y sufrir? Todos sufrimos, esto es Maratón.

Felicidad





Nos volvemos a ver pronto, y lo sabes



29

Blitzkrieg


Una cosa que aprendí de trabajar con alemanes y en los diferentes viajes que he hecho a Alemania es que el país aún mantiene ciertas palabras y temas "que no pueden ser nombrados". Una de esas palabras es "Blitzkrieg", el ataque relámpago. Supongo porque recuerda a la II Guerra Mundial, a los alemanes no les gusta nombrar esta palabra.

El Blitzkrieg fue la táctica militar usada por los alemanes al inicio de la II Guerra Mundial. La Panzer Division penetraba a toda mecha en las líneas enemigas, seguida por la artillería e infantería motorizada. Desde el aire los acompañaban los temibles Stukas. Golpeo rápido, sin dar tiempo a que el enemigo se atrincherara.

El Domingo llevaré esta humilde división Panzer a Alemania a correr mi primera carrera en ese pais. Les devolveré el golpe, justo en el corazón del movimiento nazi, Munich. Los Panzer eran el elemento fundamental de la Blitzkrieg. Como maratonianos, los Panzer eran muy resistentes y razonablemente rápidos. Su problema principal era la logística, eran demasiado rápidos como para abastecerlos en combate, pero eso para un maratoniano con avituallamiento cada 5 kilómetros no será problema.

En las últimas dos semanas he pasado una gastroenteritis y una gripe, pero ahora estoy fenomenal. No me duele nada, el tapering ha eliminado cualquier dolor, incluso el dolor en el psoas que me duró tres semanas por hacer el burro en cuestas durante las vacaciones. Comencé a entrenar para esta carrera la última semana de Junio y estamos en la segunda de Octubre. Al ser tan largo el plan entrené únicamente cuatro días más algo de gimnasio, para no llegar saturado de kilómetros. El tiempo en Munich que amenazaba lluvia parece que se abre, así que no va a haber ninguna excusa.

Voy a correr a 15 grados menos de media de lo que he entrenado este verano, es difícil extrapolar una marca porque el verano no te deja buenas sensaciones en los entrenos precisamente. No me encuentro especialmente rápido ni resistente, los 43 años me confirman lo que he sido siempre, un corredor diesel. 

Tengo el tiempo por kilómetro que intentaré llevar claro en la cabeza, nada de hachazos, tirones o alegrías. Para eso hay otras carreras. La maratón es despiadada con los atrevidos, es una carrera para mentes frías y corredores sin sentimientos. El ritmo constante es la clave. El primer objetivo será pasar fresco la media, el segundo objetivo llegar al km 32 con gasolina. Si queda combustible en el km 32 vendrán las alegrías, si no queda combustible tocará resistir.

Muchos meses sin correr una maratón, ya tocaba. No hay nada como esta carrera, ni 10 carreras seguidas de montaña, ni 5 medias maratones. La incertidumbre de no saber cómo te puede salir el día junto a la presión del reloj la hacen especial. Hasta la vuelta chavales, Keep the faith!   

18

Claves para combatir la ansiedad pre-maratón



Decía Pavarotti que si no te pones nervioso antes de salir al escenario es que no eres un verdadero artista. Y yo añadiría que si no te pones nervioso es porque no arriesgas, así de sencillo. Aplícalo a tus carreras. ¿te colocas en línea de salida el día de la carrera y no tienes ni una pizca de nervios? Entonces es que básicamente vas a ir a "chocar manitas" y te vas a esforzar lo justito, no vas a intentar dar todo lo que llevas dentro.

En unos días estaré corriendo mi maratón número 12. A estas alturas puedo confirmar que los nervios de los días de la carrera no se quitan con los años, sólo se dominan mejor. Creo que el día que deje de tener nervios antes de una maratón dejaré de correrlas. Es inevitable tener nervios antes de una carrera, especialmente si ésta es de larga distancia y tiene tantas incógnitas como la maratón. ¿qué temperatura hará? ¿lloverá? ¿habré entrenado lo suficiente? ¿habré hecho suficientes kilómetros en las tiradas largas? ¿cuál debe ser mi ritmo de carrera? ¿me daré contra el muro? ¿qué debo comer el día antes?

Pero hay formas de intentar controlar esta ansiedad pre-carrera. La más obvia es la experiencia, y cada uno tiene sus trucos. Aquí pongo unos cuantos.  

1. Confía en ti mismo. 
Vale que eres un tipo duro y no crees en el rollito zen y estás hasta las narices de las frases de Paulo Coelho. Pero piensa una cosa, has entrenado durante cuatro o cinco meses para esta carrera, ¿y justo en los momentos previos vas a dudar de tí mismo? Has hecho lo que está a tu alcance, has compaginado entrenos con tu trabajo y familia. ¿y ahora vas a dudar? ¿Y qué soluciona dudar? En pocos días u horas estarás corriendo tu próxima gran carrera, así que créetelo. En 2010 corrí la maratón de Dublín, fueron los primeros 42K donde me sentí con el control real de la carrera. Recuerdo pasar la Media cómodo y comenzar a decirme "créetelo, creételo". Me salió una buena carrera al final.

2. Lleva el plan de carrera memorizado.
Una Maratón es una carrera de mucha estrategia. Tienes que haber repasado muchas veces lo que vas a hacer, a qué ritmo vas a salir, el paso de la media, los parciales. Tienes que visualizar tu carrera perfecta. Da mucha tranquilidad salir con un plan claro y estudiado. El problema sería que no tuvieras un plan, que no supieras lo que vas a hacer. Es clave salir con la estrategia muy estudiada.

3. Calienta antes de la carrera.
Sentarse a ver lo que hacen los demás sólo aumenta los nervios. Calienta aunque sea muy suave, despeja la mente y entra ya en carrera antes de que ésta empiece.

4. Descansa bien.
La semana antes es clave dormir bien. Como es habitual que no podamos dormir mucho la noche previa, la clave es la noche justo anterior. Si la carrera es un domingo, el viernes será la noche clave del descanso. Aléjate además de factores estresantes como llamadas al trabajo, etc. 

5. Háblate en positivo.
"Vamos campeón, lo vas a conseguir" "el día que deseabas ya ha llegado" "todo el esfuerzo de los últimos meses en unas horillas". Háblate, anímate y crételo. Has entrenado muy duro, controlado alimentación, sueño, etc. Ahora no hay dudas, lo vas a conseguir. Pero ojo, cuida los excesos de euforia que a la maratón le encanta machacar a los tontos motivados.

6. Corre muchas maratones.
Como decía al principio, lo más importante para controlar los nervios pre-carrera es la experiencia. Correr muchas maratones te habrá hecho más sabio, te conoces mejor a tí mismo, tus límites, hasta donde puedes llegar, cómo funcionas bajo cansancio extremo. Todo esto debe darte tranquilidad además de sabiduría. Que te has equivocado algunas decenas de veces no quiere decir que no lo vayas a volver a hacer, pero al menos sabes lo que está por llegar. Cada maratón te hace más sabio y por ende te da más tranquilidad. 

Aunque todo esto te suene a tonterían de libro de autoayuda, funciona. Has estado supermotivado como para apuntarte a una maratón con meses de antelación. Has entrenado como una bestia, con calor y con frío, de madrugada y de noche, y eso no se hace sin motivación. Ahora que los nervios pre-carrera no lo hundan todo. Sal ahí fuera a dar lo mejor de tí.