¿Por qué corro?


Por el número de carreras populares, por el aumento de participantes en las mismas y simplemente por el número de locos con pantalones cortos que vemos trotando por los parques, es indudable que en las últimos años se ha producido un auténtico boom del running.
Sí, yo también soy de esos que he sucumbido a los encantos del correr. No tengo una historia fantástica que contar sobre por qué empecé, ni fuí abducido por extraterrestres con camisetas de tiros, simplemente empecé a correr para bajar peso y mantener la forma. Siempre hay un motivo por el que uno empieza, siempre hay un porqué, aunque la razón de por qué alguien empieza a correr dista mucho de la razón por la que continuará corriendo años más tarde.
Si en tu vida correr es un medio para conseguir algo más (i.e. perder peso), parece evidente que cuando lo consigas dejarás de estar interesado en seguir corriendo. ¿por qué sufrir dando vueltas a un circuito con lluvia, frío y calor si verdaderamente lo que quieres es estar flaco y ya lo has conseguido? Sólo cuando correr es tu último objetivo, estarás disfrutando verdaderamente.
Mi motivo para correr es mucho más simple: corro porque me gusta. La gente tiende a buscar explicaciones racionales a porqué alguien puede estar cuatro meses corriendo 60 kilómetros semanales con el objetivo de correr una maratón, madrugando y corriendo antes de que la familia se levante, o bien saliendo a correr de noche 21 kms cuando tu hija de tres años ya se ha dormido. Y cuando has corrido la maratón, la misma gente te dice: ¿Pero a tu edad te compensa ese esfuerzo para correr una carrerita que dura unas horas si no vas a ganar nada?
La gente tiende a buscar la racionalidad presuponiendo que corres porque quieres conseguir algo. El binomio esfuerzo-recompensa no funciona para un corredor popular. Correr para el popular no consiste en sufrir durante meses para obtener una buena clasificación en una carrera, el simple hecho de salir a correr ya es placentero. Esto no consiste en estudiar durante años para ser feliz sacando una carrera que si te la dieran sin estudiar nadie estudiaría. Esto consiste en disfrutar corriendo.
Esa es básicamente la razón de porqué estuve 15 años corriendo siempre lo mismo y de la misma forma, sin retos, sin objetivos, corriendo por el placer de correr. Mi trayectoria se ha acelerado en el último año pasando de carreras de 10K a maratón, pero eso será otro post.
Siempre hay una razón para empezar y cuando comienzas a notar que disfrutas poniéndote las zapatillas y saliendo al parque, el veneno estará empezando a entrar en tí hasta que digas "corro simplemente porque me gusta".

Share this:

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

0 Comentarios:

Publicar un comentario