Dude, looks like a lady

Hemos asistido esta semana pasada de mundial de Atletismo en Berlín a la vergonzante polémica sobre el sexo de Caster Semenya, ganadora del 800 femenino. Antes de entrar a valorar la situación desde mi punto de vista, me he puesto en los zapatos de esta pobre chica y debe ser bastante trágico lo que está pasando. Probablemente la si la Federación de Atletismo de su país hubiera hecho antes los estudios genéticos necesarios, hubiera sido suficiente con la presentación de un certificado ante cualquier duda se hubiera impedido que medio meundo hablara del sexo de Semenya.
Desde mi punto de vista y salvo que esta chica se hubiera hecho un cambio de sexo a posta para mejorar sus marcas, la polémica es absurda. El atletismo es un deporte de capacidades fisiológicas puras, cualquiera lo puede practicar con un mínimo de técnica pero al final es la genética la que va a poner un listón a tus capacidades. La capacidad de mejora por el entrenamiento está limitada por las condiciones físicas con las que has nacido, haciendo cierto el dicho de que "si quieres destacar en el atletismo debes elegir bien a tus padres". Por mucho que entrenes, hay un nivel al que nunca podrás llegar y eso está marcado en las condiciones físicas con las que has nacido.
Los mejores atletas del mundo de cada especialidad, además del necesario entrenamiento, han nacido con condiciones físicas específicas. No es casualidad que los dos deportes en los que sus practicantes de élite tienen un mayor VO2 son el ciclismo de pista y la maratón. No es que el deporte les haya ampliado su capacidad de transportar oxígeno a los músculos en demasía, es simplemente que por tener esas cualidades físicas se decantaron por esos deportes de extrema resistencia, llegaron ahí igual que un chico de 2.20 llega al baloncesto. Igual pasa con la velocidad, con el baloncesto, con el salto de altura, etc. los deportistas de élite acaban practicando aquello en lo que destacan porque han nacido con condiciones naturales para ello.
Todos nacemos diferentes y unos están más capacitados que otros para la práctica del deporte. En deportes donde prima la técnica (golf, por ejemplo), las condiciones con las que se nacen no son tan importantes. Una inyección de testosterona no va a ayudar mucho a mejorar tu handicap de golf. En otros con un componente similar físico y técnico, las carencias físicas se pueden compensar con una mejor técnica (fútbol, por ejemplo), pero en atletismo o ciclismo si no has nacido con capacidades excepcionales nunca serás campeón del mundo.
Es seguro que muchos recordaremos a la niña de clase o del colegio que se vestía como un niño y que tenía más fuerza que sus compañeras. Más interesada por deportes de hombres que por juegos de niñas, la conocíamos como "la machona". A edades tempranas ya se le notaba mayor masculinidad que al resto de las niñas, ¿le impedía esto competir con otras niñas o jugar mejor que el resto al tenis, baloncesto o voleibol?. Pues no.
De la misma forma que no podemos penalizar a alguien por ser más alto en por ejemplo el salto de altura, no podemos penalizar a alguien por tener más testosterona natural que el resto. Salvo que las características físicas de Semenya se hayan debido a una ingestión intencionada hormonas masculinas (trampa), debemos respetar la naturaleza. Si en maratón hay un participante con una mejor estructura de fibras lentas que el resto y un mayor VO2 que los demás, ¿lo penalizaríamos?. Claro que no, ha nacido así con esas condiciones naturales que lo hacen mejor que los demás. Como claro ejemplo los keniatas y etíopes dominando el fondo mundial, ¿tenemos que penalizarlos por presentar mejores condiciones innatas para este deporte? Con Caster Semenya ocurre algo parecido, si ella ha nacido con unas condiciones físicas espectaculares que la hacen más cercana a un hombre, debemos aceptarla como especial igual que aceptamos como especiales a los jugadores de baloncesto que miden 2.30 o a los ciclistas que poseen un VO2 por encima de la media.
Los deportes como el atletismo no son justos. No todos tenemos las mismas posibilidades de detascar, dependemos de las condiciones con las que hemos nacido. Si hiciéramos una excepción con Semenya quitándole su medalla, deberíamos establecer competiciones no por paises, sino por condiciones físicas, de forma que los que compitan tengan condiciones similares. Y eso no lo vamos a hacer, dejemos que Semenya disfrute de su victoria.

Share this:

CONVERSATION

2 Comentarios:

  1. Pura basura la polémica con esta chica, ciertamente. A mí nunca se me ocurriría pedir que le chequearan el sexo a Pablo Vega, p.e.

    ResponderEliminar
  2. i enjoyed your point of view on this situation! very valid points made. provided there wasn't medical interference to change things, i think it should be dropped. i don't even want to imagine what she has gone through during her life over this.

    ResponderEliminar