Kabuki: sensibilidad creada por mujeres...y prohibida por hombres

La forma más importante de teatro japonés y una de las más importantes tradiciones japonesas es el teatro Kabuki que a todos nos debe sonar. Siempre he sentido atración por esta forma de arte que se encuentra recogida como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la humanidad por la Unesco, ya que sus escenas y actores se han representado incansablemente en grabados a lo largo de la historia. El Kabuki tiene una historia curiosa.

Es un teatro cantado y hablado al estilo de nuestra zarzuela, que incluso a los japoneses les cuesta entender ya que se interpreta en japonés antiguo. La palabra Kabuki se obtiene de los caracteres kanji japoneses "ka" que significa canciones, "bu" que significa baile y "ki" que significa habilidad. Se interpreta en un teatro especial.

Fue creado en 1603 por Izumo no Okuni, una mujer que comenzó a realizar una danza dramática en Kioto. En 1603 todos los intérpretes de Kabuki eran mujeres que bailaban en el escenario e interpretaban tanto papeles masculinos como femeninos. Aparentemente "prestaban otros servicios" detrás de bambalinas y los espectadores podían requerir estos servicios de las actrices que acaban de verv en el escenario. Estos servicios extra prestados fuera de escenario hicieron que a finales del siglo XVII el shogunato Tokugawa (dictadura militar que gobernó Japón durante más de 250 años) que gobernaba Japón prohibiera a las mujeres interpretar Kabuki por el "efecto pernicioso" que generaban en los espectadores. Ay la moral, siempre la moral, hoy se prohibiría en España por la utilización mercantilista de la mujer contra su voluntad, pero nunca por desarrollar efectos perniciosos sobre los espectadores. Comentarios aparte, varones jóvenes sustituyeron a las mujeres en el Kabuki e interpretarían papeles femeninos y masculinos. Pero el efecto de estos jóvenes varones era similar al que creaban las mujeres en los espectadores (seguían siendo objeto de deseo), no se había arreglado nada y el shogunato volvió a prohibir el Kabuki.

Finalmente y ante la demanda popular, desde 1653 se decide que hombres adultos interpreten los papeles femeninos de Kabuki, nace el Kabuki de hombres. Eso sí, debían afeitarse las cabezas (!) para no generar deseos maliciosos en los espectadores. Esto cambió totalmente el enfoque del teatro Kabuki, que pasó a ser un teatro de actores más que de imagen, se le dió mayor importancia a la interpretación ya que hasta este momento los espectadores iban simplemente a ver "tías buenas del siglo XVII".

Los actores de Kabuki en japón son estrellas, tan famosos como los luchadores de Sumo. Es una tradición donde normalmente los hijos continúan la labor de los padres y la interpretación queda en familia.







Algunos actores se especializan en papeles femeninos y pasan una cantidad de tiempo increible ensayando cómo moverse, caminar, hablar, etc. como una mujer.

Durante la Segunda Guerra Mundial se destruyen muchos tetros Kabuki y las fuerza de ocupación prohiben el teatro. En 1974 se levanta la prohibición y continúa el Kabuki hasta nuestros días. Hoy el Kabuki sigue siendo popular y sus actores aparecen incluso en películas de TV. Si tienes la oportunidad de visitar Japón no dejes de ver una de estas interpretaciones en el teatro Kabuki-za, estarás viendo un pedazo de historia de sensibilidad creada por mujeres y prohibida por hombres en una tradición de 400 años.

Share this:

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

0 Comentarios:

Publicar un comentario