Emborráchate, entrenarás mejor

La Estadística lo aguanta todo. De todos es sabido que con una muestra de datos lo suficiente grande podemos encontrar correlaciones estadísticas de lo más florido. Sin una interpretación correcta de los datos, muchas veces porque el estadístico desconoce el trasfondo de lo que está observando, es posible llegar a afirmar cosas absurdas como que los grandes bebedores de alcohol entrenan más que los abstemios y quedarse tan tranquilo.
Este artículo de la revista MD Health News es de sólo hace un par de días. Michael T. French, doctor de la Universidad de Miami afirma tras analizar una encuesta telefónica hecha a 230.000 americanos, que aquellos que beben bebidas alcohólicas regularmente tienen una mayor predisposición a hacer ejercicio que los abstemios. Reconoce como posible causa que la gente acepta que el alcohol tiene un alto grado de calorías y aquellos que beben tienden a hacer ejercicio para contrarrestar los efectos del alcohol. Afirma que encontraron una fuerte correlación entre alcohol y ejercicio en su estudio.
El informe publicado contiene perlas como:
  • Comparado con los abstemios, los bebedores ligeros se entrenaron 5.7 minutos más de media por semana, los bebedores moderados 10.1 minutos más y los grandes bebedores 19.9 minutos más.
  • Las mujeres bebedoras entrenaron de media 7.2 minutos más a la semana que las abstemias.
  • Beber aumenta en un 10% las posibilidades de comenzar a hacer ejercicio.

Con un par, el doctor de la Universidad de Miami, que probablemente no haya hecho ejercicio en su vida, acaba diciendo que "el mensaje no es que tomes alcohol para mejorar tu entrenamiento, sino que el consumo responsable puede ser beneficioso".

En mi opinión este estudio es probablemente la pérdida de tiempo mayor de las que he visto en mucho tiempo. Si está financiado con fondos públicos, ya está tardando la Universidad de Miami de echar a este doctor a patadas. ¿Cómo se puede decir que el consumo moderado de alcohol puede ser beneficioso para tu entrenamiento? Es un claro ejemplo de que muchas veces en una encuesta telefónica uno responde lo que le gustaría ser y no lo que es. Como las grandes compañías de bebidas alcohólicas accedan a este tipo de estudios absurdos nos bombardearán con mensajes del tipo "No botellón, no Gain".

Share this:

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

0 Comentarios:

Publicar un comentario