Soy invencible



En primer lugar, por favor que nadie se sienta ofendido con el título de este post, nada más lejos de mi intención. Soy un humilde corredor del montón, del "middle-of-the-pack", cuyo único objetivo es superarme a mí mismo y que corro simplemente porque me gusta, porque me siento mejor después de correr que antes de haberlo hecho. Tengo bajo espíritu competitivo y puedo hasta dejarme ganar si voy a hacer feliz a alguien que empieza. Alguno estará pensando "¿siempre te sientes mejor después de correr?, te voy a meter un 4x2000 a 4:30/km y me vas a decir tú si te sientes mejor después de correr que antes". Pues sí, siempre.

Ayer comenzó el segundo ciclo de preparación de mi segunda maratón, y "la caña" se empieza a atisbar entre los rodajes de kilómetros basura. Llegan las series largas tan importantes para mejorar la potencia aeróbica, llega "la caña" y se hace más importante que nunca escuchar bien a tu cuerpo y adelantarte a cualquier dolor muscular que te pueda llevar hacia el dique seco. So far, so good. Ayer tocaban 14 kilómetros repartidos de la siguiente forma: 3K + 4x2000 + 3K (2 min rec.), las series las hice segundos arriba segundos abajo a 4:30/km lo cual está bien para mí, por debajo de mi ritmo de umbral.

Lo realmente importante no es lo rápido o lo lento que hagas las series, ("a cada uno según sus necesidades y de cada uno según sus capacidades". Marx) sino las sensaciones al acabar. He escuchado comentarios sobre corredores que acaban extenuados y que las odian, otros que las dejan hasta que sean imprescindibles en el plan, otros que nunca hacen series...a mí lo que me ocurre al acabar un día de entrenamiento de calidad exigente es que me siento invencible, capaz de lograr cualquier reto que me proponga y con una sonrisa tonta en la vuelta a casa de haber hecho bien el trabajo, de haberlo conseguido. Es posible que tengan incluso un efecto más mental que físico en mí, pero cuando acabo me siento que nadie va a poder conmigo, y supongo que así de positivo es como se debe sentir alguien en un plan de maratón. Aún quedan muchas semanas y días para sufrir y disfrutar por haberlo conseguido, cuando alguien vea a un runner volviendo a casa con una estúpida sonrisa en su casa, den por hecho que ese día lo ha conseguido.

Share this:

CONVERSATION

3 Comentarios:

  1. Enhorabuena, keep going.

    Como sigas así vas a saltar al top-of-the-pack

    ResponderEliminar
  2. Pues si hombre, esa es la sensación que experimentamos cuando hemos acabado unas series (Por ejemplo: ayer tocaban 2 x 5.000) y uno va absolutamente suelto, sin forzar la respiración y el crono parece que vaya lento.... Yo he dormido de maravilla y esta mañana me he despertado pletórico... Hay que asimilar estas circunstancias y dosificar las buenas vibraciones... Porque los momentos duros seguro que llegaran.... The hard times is get to come...!!! Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Gonzalo, me ha traido a tu blog otro blog (En busca de un sueño), que está enlazado con el mío, que no es un blog, sino un space, ¡que lío!
    Me gusta mucho tu filosofía de corredor.
    Creo que correremos juntos (D.M) la 1º edición de Gran Canaria. Me gustan mucho las primeras ediciones de maratones y, si puedo, no me las pierdo. A ver si nos conocemos. Seguimos en contacto.
    Espero que tu mujer se recupere rápido.
    Un saludo
    Javi Sanz

    ResponderEliminar