Ya recuerdo por qué odiaba los lunes

Esta mañana me he levantado muy temprano. Tenía muchísimas cosas que dejar arregladas antes de coger un avión a las 9:30 AM dirección Tenerife. Con algo de agobio llegamos al aeropuerto quince minutos antes de que cierren el vuelo.
Una vez habíamos facturado las maletas, llamada en el móvil. Es el hospital, ¡oh, cielos! no puede ser nada bueno. Efectivamente, el neurocirujano ha cogido la gripe, creen que es la gripe A, se suspende la operación esta semana.
Maletas dentro del avión, nosotros a punto de entrar, las sacan justo a tiempo para que volvamos a casa. Me toca deshacer todo lo hecho de la preparación de este viaje.
Llego realmente estresado a casa, necesito una cura. Salgo a hacer 10K más una sesión suave de gimnasio. A más estrés, más correr. Gimme more fire.

Share this:

CONVERSATION

3 Comentarios:

  1. Correr es la mejor terapìa encontrada por el ser humano; todo lo suaviza, es una de las mejores curas que existen, damos fe de ello quienes lo practicamos, un abrazo y que todo vaya bien.

    ResponderEliminar
  2. Ànimos por ese sutrago! Al mal tiempo, buena rodada a pata!

    Salud y km's!
    * Èric.

    ResponderEliminar
  3. Pues vaya putada Gonzalo, lo mejor ante estos casos es salir a sudar y no pensar en nada, simplemente correr....vamos, lo que has hecho.

    Un saludo y mucho ánimo
    Quique

    ResponderEliminar