Ay dame más, Ay quiero más, instrucción...um qué bueno.

Cada vez que empiezo un plan de entrenamiento para una carrera específica, me invaden canciones, imágenes, citas, trozos películas y otros recuerdos del pasado. Es como si mi cerebro necesitara estímulos para seguir adelante con el plan y él solo los buscara y los procesara periodicamente. ¿Mecanismo mental de supervivencia? Quizás.

Hablando de películas, en cada nuevo plan me aparecen indefectiblemente dos películas que a veces no puedo apartar de mi cabeza durante días. No hablamos aquí de clásicos del running como "Carros de Fuego", diarios de entrenamiento como "Spirit of Marathon", thrillers como "Marathon Man" o historias de un corredor como "Once a Runner", hablamos de historias de disciplina, tripas y coraje, justo lo que hace falta para estar bien preparado para el día de la carrera y a medio plazo mejorar tus marcas. Hablamos de "La chaqueta metálica" y "El sargento de hierro".

Es cierto que la genética y la fisiología marcan principalmente la diferencia entre los corredores, pero la barrera entre mejorar tus marcas y no mejorarlas es el entrenamiento. Si como yo compites para superarte a tí mismo y mejorar tus marcas, el secreto es el entrenamiento, no hay más. Puede que nunca llegues a correr una Media Maratón en 1:20, pero sí podrás superarte continuamente hasta que la naturaleza ponga tope a tu progresión.



Obra maestra de Kubrick, la chaqueta metálica es una película que hay que volver a ver todos los años. Cuando te notas cansado y te cuesta seguir el plan, la chaqueta metálica se convierte en una inagotable fuente de inspiración para todo runner.
Y quién no se acuerda de "Soy el sargento de artilleria Highway, he bebido más cerveza, echado más polvos, meado más sangre y chafado más huevos que todos vosotros juntos". El Sargento de Hierro, otra fuente de inspiración para el runner necesitado de disciplina para acabar sus días de series.
Y ya sabes, cuando en tu próxima tirada larga notes que te da un bajón y que las fuerzas te abandonan, canturrea eso de "Una siesta echaban mi mamá y mi papá....".

2 Comentarios:

  1. VICMAN dijo...:

    super motivador. Siempre viene bien un poquito de caña para ponerse a punto.

  1. manuel binoy dijo...:

    Hay que motivarse de la manera que sea, todos los medios a nuestra alcance son buenos y sirven para ello; un saludo.

Publicar un comentario en la entrada