¿Por qué corremos en sentido contrario a las agujas del reloj?


Dentro de mi kilometraje semanal, paso una media de 4 horas dando vueltas a un parque que tiene un perímetro de un solo kilómetro. Me gusta variar y cambiar de rumbo, recorrer la ciudad de noche con la única compañía de la música, romper la monotonía y hacer recorridos largos de una sola vuelta, pero por comodidad acabo haciendo tres o cuatro rodajes semanales en un parque con una vuelta de un kilómetro. Corro todo el año, esto significa que paso casi nueve días seguidos con sus días y sus noches dando vueltas a un parque de un kilómetro, mi año dura sólo 356 días, los nueve restantes los paso dando vueltas como un hamster a un parque de un kilómetro.
Siempre el mismo parque, siempre empiezo en el lado norte, siempre vueltas de un kilómetro y siempre en el sentido contrario a las agujas del reloj. Hay ciertos convencionalismos en el mundo del running que hacen que la gran masa de corredores siempre corra de en el mismo sentido, da igual el país, vayas donde vayas siempre los verás corriendo igual. De vez en cuando algún intrépido corredor viene en sentido contrario levantando murmullos al pasar ("que más le dará ir como todo el mundo", "es que son ganas de joder", "¿quién se quita, él o yo?).
¿Por qué corremos siempre de esta forma?, ¿existe alguna explicación antropológica que lo pueda explicar?. Pues sí y no. Siempre he pensado que más que una regla impuesta como por ejemplo la distancia de la maratón, el correr en este sentido se debe a algún tipo de explicación antropológica. Yo soy de los que creo que detrás de cada costumbre humana adquirida existe una explicación, los hombres no hacen las cosas porque sí, al menos a los largo de un período largo de tiempo.
Buceando en internet he podido encontrar las siguientes explicaciones que convencerán a algunos y despistarán a otros:
  • La mayoría de los humanos son diestros y se suele tener la pierna derecha un poco más larga que la izquierda.
  • Los humanos caminan instintivamente protegiendo su parte izquierda, donde está el corazón. Es parte del instinto humano desviarse hacia la izquierda y correr en sentido contrario a las agujas del reloj.
  • Es preferible tener la pierna más fuerte del lado de fuera para tener más propulsión. ¿Han probado correr en una parque al revés y girar en sentido de las agujas del reloj?
  • El efecto "giro a la izquierda" se ve en el desplazamiento de los planetas, en el vuelo de los pájaros y es un efecto general en la naturaleza.
  • Si uno camina en el desierto con los ojos cerrados lo más normal es que tienda a desviarse hacia la izquierda.
  • En los Juegos Olímpicos de la antigua Grecia se utilizaba una pista para las carreras que era simplemente una recta con un poste en cada final. Se cree que Homero indicó a su hijo que debía de girar de derecha a izquierda.
  • Las carreras de carruajes romanas se corrían en sentido antihorario, se ponía a los caballos más fuertes en el lado izquierdo.

No es algo que me entusiasme saber que venimos programados, que incluso antes de nacer ya se corría en sentido contrario a las agujas del reloj y que yo simplemente me he unido al fluir de la masa. Ahora que sé por qué corremos así, ¿podré resistirme?. Esta noche volveré al mismo parque de un sólo kilómetro, empezaré desde el lado norte, rodaré lo que el cuerpo me pida...como todos los días, en sentido contrario a las agujas del reloj.

Share this:

CONVERSATION

9 Comentarios:

  1. Muy interesante. A mi me pasa lo mismo, siempre en el mismo terreno ( en mi caso) ya que no tenemos parque con esas condiciones y siempre en sentido contrario a las agujas del reloj. Cada dos veces que corro en este terreno me escapo y corro por la carretera entre Carrizal y Juan Grande escuchando siempre la música y contemplando la gente, su venir,sobre todo el cambio del terreno, las vistas, viendo como se va el sol, en definitiva, disfrutando de todo eso mientras corro. Compruebo que nos pasa lo mismo.

    ResponderEliminar
  2. la verdad es que es interesantísimo lo que comentas. Yo curiosamente en mi barrio corro un circuito largo en el sentido de las agujas del reloj, más que nada por geografía y orografía, pero tienes razón en que generalmente todo el mundo va en parques, jardines y pistas de derecha a izquierda.

    ResponderEliminar
  3. En Inglaterra será al revés, no?.
    En mi caso odio dar vueltas a un circuito corto. Prefiero no repetir calles y así evito la tentación de pararme cuando pase cerca del coche.

    ResponderEliminar
  4. Buen post.
    No sé como aguantas amigo hamster.

    ResponderEliminar
  5. Hace poco comentaba con un compañero runner lo pesado que es dar 14 vueltas a un circuito y él me respondió "sí, pero no veas como te refuerza la mente". Quizás esté en lo cierto, me acordé de Martín Fiz preparando el campeonato del mundo dando vueltas a un polígono industrial, muchos días solo y con un sol de escándalo, endureciéndose para el campeonato que luego ganó.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado. Un sastre te diría también que cargamos hacia un lado, vulgo uno cuelga más que el otro, lo que hace que tiendas a girar en ese sentido. ;). Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Casi todos tenemos un "recorrido habitual", somos animales de costumbres, pero es bueno cambiar. El cuerpo se acostumbra a un trabajo idéntico y no progresa, además el cambio supone una mejora psicológica, un esfuerzo por salir de lo conocido y lo dominado, hacia lo nuevo y en consecuencia lo inseguro. Hay que dejar de lado las "seguridades", son limitaciones.

    ResponderEliminar
  8. Me he visto totalmente reflejado en esta entrada. Al igual que tú empiezo siempre por el mismo lado y cuando veo a alguien correr en sentido contrario me he preguntado por qué lo hace como si estuviera rompiendo una regla no escrita.
    Somos animales de costumbres.

    ResponderEliminar
  9. I'm wearing Asics GT 2130s - I'm on my last pair before I have to switch over to the 2140s or look for some flats.

    Very very interesting about the different explanations we end up going in the directions we do.

    ResponderEliminar