El código ético de las liebres

Todos conocemos a esos simpáticos corredores secundarios que ayudan a la élite a conseguir sus marcas. Cada vez están más de moda en las competiciones comerciales donde se intentan batir récords. Gebreselassie no hubiera batido el récord del mundo de maratón sin la ayuda de estas entrañables liebres. El efecto psicológico de que tiren de tí es fundamental en una carrera, en carreras de fondo no hay nada peor que quedarse solo y tener que luchar en soledad la mayoría de la carrera. Incluso corredores populares utilizan liebres más modestas (primos, amigos, sobrinos, etc.) para ayudarles a obtener una buena marca en una carrera o simplemente para ayudarles a completar una maratón.

Las liebres suelen ser buenos corredores contratados para completar una distancia menor a un ritmo determinado. Seguro que alguno de nosotros hemos pensado alguna vez qué ocurriría si alguna de estas liebres "se viene arriba" y continúa tirando. ¿Qué ocurriría si su amor propio les empuja a seguir corriendo porque ven a la élite floja o porque simplemente tienen un día bueno? ¿sería ético que la liebre que ha sido contratada como "soldado de fortuna" continúe tirando durante más tiempo del que ha sido contratada? ¿qué ocurriría si el sparring tumba al boxeador estrella? ¿Es esto ético?


Pues esto es exactamente lo que ocurrió con Paul Pilkington en la maratón de Los Angeles de 1994. El simpático Paul fue contratado como liebre para llevar a un grupo de corredores hasta la Media en 1:05:00. Cuando pasó la Media en el tiempo establecido cumpliendo el trabajo para el que se le había contratado, se dió cuenta de que nadie venía detrás, se sintió fuerte y siguió tirando, ganando la carrera en 2:12:13.

Lo mejor de todo es que el corredor que acabó segundo pensó que "la liebre Pilkington" se había retirado como estaba acordado, y se vió ganador hasta el final. Pero Pilkington había seguido. Esto generó mucha controversia y desde ese día el mundo de las liebres ya no es el mismo.

¿tiene cualquiera que empieza una carrera el derecho a acabarla? ¿Es ético que una liebre gane una carrera o bien debería salirse justo en el momento en que se espera que deje la carrera? ¿Y si la liebre se ve ganadora, no tiene todo el derecho a luchar por la gloria? Probablemente las respuestas estén divididas, pero yo tengo una simpatía especial por ponerme del lado de la liebre Pilkington que seguramente ese día pensó algo así como "Que les den por el c*&$, hoy aquí no me adelanta ni Dios".

Share this:

CONVERSATION

17 Comentarios:

  1. Buen tema de debate

    Lo de las liebres siempre me ha parecido algo incomprensible. Que cada uno plantée la carrera como crea conveniente y el que mejor lo haga que gane.

    ResponderEliminar
  2. Gonzalo, en la S.S.Popular Vallecana, el segundo que entro en meta era la liebre, y estaba claro desde el principio quien iba a ganar, incluso lo sabían semanas antes.

    A mi las liebres no me comprenden, seré Lobo.

    Buen tema, amigo.
    Ciao

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy con Pikington. Cumplió con su trabajo y continuó entiendo sin incumplir nada. Los que incumplieron fueron los otros que no le siguieron en su paso por la media.

    Algún día habría que hablar de las liebres que van con el globito en las carreras. Un riesgo en vez de una ayuda para tu marca.

    ResponderEliminar
  4. Por algún misterioso motivo, blogger no me ha publicado este comentario:

    Interesante, la verdad es que cada semana nos sorprendes con temas nuevos, que máquina.

    Yo entiendo que si te pagan por hacer de liebre, lo lógico es que hagas tu trabajo y te retires. Pero, claro, si los otros se quedaban atrás, la tentación debe ser tremenda...

    Cuando vengas a la Mapoma a hacerme de liebre, como es sin pagar, te dejo que ganes la carrera...

    ResponderEliminar
  5. Jo, qué tema más interesante... creo que, si no hay nada pactado al respecto, what the fuck? Si quieres liebre asume el riesgo, si no... lucha contra la fatiga física y la mental también.
    baci e abbracci

    ResponderEliminar
  6. Digo en esta tribuna que de cara a la preparación del mapoma, y como voy a correr 6 o 7 medias, me ofrezco en el mercado de liebres.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Si se firman unas condiciones es ético el cumplirlas, si no, para qué se firma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. pregunta de inexperto, ¿Sólo hay liebres para corredores de élite o por el contrario también los hay para distintas marcas en general?

    ResponderEliminar
  10. Interesante el tema que has planteado. Mi opinión es que si hay un contrato firmado o un pacto de palabra, hay que respetarlo. Quizá es cuestión de honestidad, y no de ética.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Yo estoy con Pilkington si te ponen una liebre y no la sigues te expones a que no se retire y te acabe levantado la carrera.

    Yo de hecho en cada carrera tengo entre 100 y 3000 liebres que nunca me dejan ganar y no me enfado con ellas.

    ResponderEliminar
  12. interesante tema,estoy tambien con la liebre y tenemos un precedente en españa cercano.
    tendria que mirarlo pero hace 2-3 años en el maraton de martin fiz en vitoria o en el de s.sebastian ,no estoy seguro en cual de ellos,un eritreo de segunda fila pero muy buen corredor,con marcas discretas ejercia de liebre,cuando se quedaron solos en cabeza el y su "jefe",resulta que este ultimó pinchó y ante la amenaza de los que venian por detras,en vez de retirarse ,fue valiente y se fue a por la victoria y la consiguió.
    no recuerdo si el jefe se retiró,pero si que la liebre ganó y se llevó la gloria

    ResponderEliminar
  13. Ya era hora de que la liebre se llevara la gloria, porque en la fábula sale muy mal parada.
    Fuera de coñas, creo que es perfectamente lícito que si tiene fuerzas para, tras haber cumplido el objetivo para el que fue contratada (condición indispensable), seguir, pueda optar al triunfo.
    Es como si un secundari@ hace un papelón y eclipsa al actor-actriz principal, ¿qué van a echarlo por eso?
    Un saludo y espero que hayais recibido vuestro merecido en cuanto a regalos se refiere.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Interesante post...Bueno yo opino (corriendo) que a día de hoy que está todo cerrado o muy cerrado por contratos millonarios pues si tú accedes a ello...

    Creo que la anécdota que comentas es difícil que se vuelva a repetir a día de hoy pues se ha profesionalizado todísimo mucho aunque bueno NO me disgusta que gane la liebre...yo es que el atletismo profesional, lo veo eso muy profesional. Claro como nosotros somos populares.

    Saludos desde la otra orilla.

    ResponderEliminar
  15. Dónde estás metido amigo? Buscando, buscando y veo que llevas unos cuatros días sin subir nada, espero que todo esté bien y que solo sea trabajo u obligaciones, como me pasó a mi, que estuve dos días sin entrenar.
    saludos!

    ResponderEliminar
  16. no hay que irse a la maraton, tambien ha pasado en un 1500... la liebre salió muy rápido y se fue sola, al grupo de favoritos les cantaban los tiempos de la liebre y como pensaban que eran los suyos creian que la liebre iba a pinchar al ir muy rápido pero eran ellos los que iban 2'' por debajo del ritmo, se dieron cuenta a falta de vuelta y media y ya no le cogieron

    ResponderEliminar
  17. Las liebres no hacen todo el recorrido así que no. Únicamente aparecen a partir de determinado km para ayudar al corredor. Por eso son liebres y no corredores oficiales de la carrera que realizan todos los km.

    ResponderEliminar