Running Hallelujah


"El Rock n Roll es mi religión y mi ley" (Ozzy Osbourne, You can´t kill Rock n Roll, 1981)


Hoy me han abierto los ojos. Llevaba bastante tiempo en la inercia de trabajo-familia-entreno y ha tenido que ser una luz cegadora la que me ha tirado del caballo y me ha hecho ver algo que siempre he tenido delante de los ojos: el Running es una religión.

Pero no ha sido una luz espiritual la que me ha cegado, ha sido la luz de los focos de un concierto de heavy metal. Han tenido que ser un grupo de "jevis" los que han tenido que enseñarme algo que siempre hemos tenido delante. Resulta que en el censo del Reino Unido de 2001, casi 400.000 personas declararon que pertenecían a la religión Jedi. Esta simpática "gracia" de los ingleses hizo que en 2001 la religión Jedi fuera la cuarta religión en el Reino Unido. Increible, ¿verdad?.

Pues en 2011 será el próximo censo y la revista Metal Hammer junto al cantante de Saxon Biff Byford (uno de esos grupos clásicos del Heavy Metal inglés a los que tuve la suerte de ver en Madrid en directo hace muchos muchos años) ha lanzado una campaña para que la gente se declare seguidores de la religión del heavy metal en el próximo censo. Y parece que la cosa va en serio, ya han movilizado a más de 10.000 seguidores a través de facebook. habrá que seguirles la pista porque esto puede ser una bomba.

Idolatro a Page, Plant, Richards, Jagger, Bowie, Young, Dylan, Lennon, Petty, Iggy, Morrison y tantos otros dioses del Olimpo del Rock, y no tendría problemas en escribir en letras mayúsculas HEAVY METAL en la casilla de religión de la hoja del censo. Pero cuando me pongo la gorra de runner pienso que no estamos haciendo lo suficiente para nuestro reconocimiento. Quizás es porque el nuestro es un deporte que se practica en solitario, pero los jevis nos ganan en poder de convocatoria. Necesitamos hacer algo más y reivindicar la clasificación de religión para el Running.

Al fin y al cabo nos reunimos en comunidad (quedadas blogueras), hacemos más sacrificios que nadie (preparar una maratón), tenemos a nuestros dioses (Gebreselassie, Wanjiru), poseemos fuertes dogmas de fe (si estiras no te lesionas), creemos en milagros (hizo MMP sin entrenar) y hacemos lo imposible por convertir nuevos adeptos.

Si los jevis pueden, nosotros también. Movilicémonos y reivindiquemos lo que nos merecemos, en verdad os digo que somos religión, Running Hallelujah.

Share this:

CONVERSATION

22 Comentarios:

  1. No me está usted asistiendo a las quedadas.
    Así que camine sobre las aguas

    ResponderEliminar
  2. Buenisimo Gonzalo, pero ya no me sorprende, que risas,...de verdad que me encantan tus entradas.

    Un abrazo,
    FER

    ResponderEliminar
  3. Justo estaba cenando y abro el popu, y veo el artículo sobre la religión heavy. Abro Internet, y lo veo en tu blog, que casualidad, la leche... Y mira que me gusta más la propuesta del redactor de que el jefe sea Ronnie James Dio...

    Buena entrada, como siempre...

    ResponderEliminar
  4. Jajaja... qué bueno.
    Mira por donde he dejado de ser agnóstico ;)

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno como siempre. Estoy contigo.

    ResponderEliminar
  6. amen gonzalo.gebreselassie es mi dios y el me guia.las kayano y las pegasus nuestras herramientas de oracion y nueva york la capital del running.salu2

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, Gonzalo. La verdad es que no creo mucho en las religiones, pero me puedo plantear la del Running, jejeje

    ResponderEliminar
  8. Hola Gonzalo, cuenta conmigo para esta religión....el bautizo es la primera maratón, la comunión la segunda y la confirmación.....bajar de 3 horas ¿¿¿no???

    Un saludo
    Quique

    ResponderEliminar
  9. Menudas misas se formarían antes de las salidas de las grandes maratones en todo el mundo. Un puntazo.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. A mí es que las religiones ... si nos convertimos en religión me borro :-)

    ResponderEliminar
  12. Seguro que más de uno dejaria de ser agnóstico.
    Muy buena entrada como siempre,
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  13. Ya sabía yo que secta no era, tenía que ser algo más grande

    ResponderEliminar
  14. ¿Ves? Si yo sabía que había algo de esto... Jajajaja... ¿Dónde hay que firmar? ¿Dónde?

    ¡Qué estilazo el tuyo para contar las cosas, Gonzalo! Tengo que felicitarte por fuerza. Es obligado. Tus entradas son promesas de entretenimiento asegurado. Vaya mano tienes.

    Oye, Manuel, lo podríamos dejar en secta, tal vez... jajajaja... Lo que sea pero que no deje de tener su culto.

    ResponderEliminar
  15. Ya me estoy viendo, antes de cada carrera, de cada quedada, de cada entrenamiento, haciendo movimientos repetitivos, como rituales, leyendo las mismas cosas, relacionándome con grupos de personas que piensan lo mismo que yo, vistiendo ropas distintas,...quita, quita, exageras
    JUAN

    ResponderEliminar
  16. Mi religión es el Heavy de toda la vida, es más tengo 44 años y sigo comulgando con ella, la religión del running también la practico, son perfectamente compatibles, el resto de religiones que les den...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Te felicito por tu blog,muy completo y lleno de curiosidades.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Losing my religion till you came. Join me too.
    Estoy contigo en ésto también. Gonzalo es mi pastor. ¿Puedo ser el tesorero?

    ResponderEliminar
  19. Los jevis son los seguidore más fieles de su forma de vida y tú lo sabes Gonzalo. Están paridos!! No se puede con ellos y encima son buena gente, respetuosos y demás. Yo como tú amo el jevi metal y el rock and roll siempre que sea bueno y también amo el running!

    Larga vida al rock y al maratón!

    Una de las ventajas es combinar ambos gracias al mp3.

    Gracias por tu entrada que me ha encantado. Somos jevis y runner... y qué?

    ResponderEliminar
  20. Es curioso que a muchos corredores nos guste también la música heavy. Yo más que religión a este mundillo lo veo un poco secta. Por lo que te llega a comer el coco.

    ResponderEliminar