Hambre



Erróneamente, cuando tenemos hambre nos llevamos las manos al estómago. Pero esta sensación de hambre en la barriga es una ilusión. Fisiológicamente, el hambre está producido por los grandes estímulos que ejercen ciertas sustancias sobre nuestro cerebro. Así, por ejemplo, la hipoglucemia, estimula al hipotálamo lateral y produce estímulos que nos obligan a comer, mientras que los ácidos grasos, la colecistoquinina y la serotonina estimulan al hipotálamo ventromedial y nos producen la sensación contraria del hambre: la saciedad.
En situación de hambre, se activan los procesos necesarios para la consecución de alimento:
  • Se dota al sistema nervioso central con más claridad en el pensamiento.

  • Se dota al sistema nervioso central con un aumento en la percepción del medio (similar a la que la estimulación por drogas pueda causar)

  • Aumenta la neuroactividad (en algunos casos rozando la precognición: El depredador se adelanta a los movimientos de su presa).

  • Cuando la fuente de alimento está localizada, entran en funcionamiento las catecolaminas (en concreto la adrenalina), que dotará al organismo de energías de reserva para poder conseguir la fuente de energía necesaria.

Pues bien, después de esta pequeña introducción para mostrar que el hambre está en nuestra cabeza, debo decir que si hay una sensación que va a regir esta mi semana previa a la maratón es el hambre. No es la locura, la ansiedad, los nervios, que perfectamente se podrían convertir en sensación dominante, sino el hambre.

¿Me ha dado por hacer dieta para dejar algunos gramos de lastre y salir más ligero en la carrera?. Pues no, mi dieta no está concebida para salir más ligero, sino como explicaba arriba, para aumentar la neuroactividad de mi cerebro, ya presentado anteriormente como mi pequeño mini-yo. Esta semana estoy haciendo una dieta rigurosa de kilómetros y de música. Me entran unas ganas horribles de salir a correr y machacarme con unos 15K de ritmo sostenido, pero me estoy controlando. Hoy simplemente unos 7-8 kilómetros con unas rectas al final, y el Jueves una media horilla suave. Realmente esto es un suplicio, necesito correr y me tengo que controlar, todo por llegar el Domingo con verdadera "hambre de kilómetros".

Durante todo el plan he entrenado con música. A medida que mi cuerpo pedía ritmo yo le daba ritmo, han caido auténticos temazos durante toda la preparación, pero esta última semana me estoy castigando. El Domingo Ópera, y en los dos rodajes que me quedan, nada de ritmo, nada de rock, sólo escucharé lo menos cañero que tenga en mi discoteca, Jazz suave, música etérea, justo lo contrario de lo que utilizarías en un 10x1000, música para quedarte dormido. A esto lo llamo yo dieta musical disociada, y el objetivo es precisamente llegar el Domingo con hambre de ritmo, de forma que en cuanto me suene el primer temazo en el mp3 saco la katana y me pongo como un poseso a "cortar cabezas" en carrera (en el sentido figurativo claro, cortar cabezas = adelantar corredores).

Si todo va bien, esta dieta me ayudará el Domingo a salir a matar. Sin embargo no debo pasarme, porque cuando el hambre es mucha puede llegar a afectar al raciocinio, yo espero no llegar a los niveles recientes de RA y espero que esta dieta de kilómetros y música no me afecte sobremanera. ¿o me ha afectado ya?.

Share this:

CONVERSATION

23 Comentarios:

  1. Gonzalo, nuevamente gran entrada, ese hambre se nos va instalando en nuestro organismo, esperemos darle cumplida satisfacción el domingo.

    Un fuerte abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Redonda entrada, como siempre.

    Comparto -al igual que nos pasará a casi todos- esas mismas sensaciones. Son días en que las ganas y los nervios le piden a uno salir a correr como un loco, y toca todo lo contrario. El domingo ya tendremos kilómetros para saciarnos.

    Mi dieta musical gira en sentido contrario, pero claro, la diferencia es que yo corro sin ella. Esta semana dejo a un lado el jazz y mis prácticas para frasear "algo" con mi saxo. Necesito soltar más adrenalina para evitar que la acumulación me lleve hacia la locura, así que como ya comentaba toca mucho rock y todo el metal del mundo.

    Luego en la carrera ya ejerceré de "rocker-abstemio".

    Gracias una vez más por los ánimos. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. jOE.. si que desprende energía y sabiduría todo esto. Gonzalo, fenomenal entrada.
    Iré preparado para que mi cabeza no caiga la primera, jejeje...

    ResponderEliminar
  4. El domingo te espera un buen plato de MAPOMA. Buen provecho!

    ResponderEliminar
  5. Lo de dieta musical disociada tienes que patentarlo, " Idea Original de Gonzalo Quintana", porque luego aparecerá en algún manual de como preparar maratones y se colgarán otros las medallas. Tío, creo que eres un ilustrado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hace meses que no corremos lentos, hace meses que no corremos sin cambios de ritmo, sin asaltar cuestas a tope, sin buscar el lado salvaje, lo dificil o lo exigente. Este domingo toca disfrutar, es la fiesta del cinco minutos y pico, del ritmo constante, del salir a las calles todos los que nos apasiona este deporte. Aquí no hay "aficionados" como en las MM o los diezmiles, aquí somos todos corredores, la fiesta de la selección natural. Y que no te engañe la apariencia de mi blog, tan solo hago esfuerzos titánicos por no ir a buscar el 3,30.

    ResponderEliminar
  7. Como se nota que estas bien anganchado,yo no se si tendre hambre,lo que tengo ahora es cierta desazon,pero a ver si el domingo la puedo cambiar por hambre,seria perfecto.Otra gran entrada de tu parte,que el domingo acabes bien saciado con una magnifica marca,no te olvides de dosificar un pelin,eso si,aunque entiendo que eso lo das por hecho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Lo que yo digo... lo tienes todo bajo un control absoluto, así que tu Mapoma va a ser redondo como un donut, contundente, grande como esta entrada que te acabas de currar... A eso le llamo yo correr con sentido y sentimiento además de con mucho seny como dicen los catalanes.

    Me encanta leerte Gonzalo. Eres muy grande chaval!

    ResponderEliminar
  9. Yo tengo hambre física y mental. No hago más que comer y adelgazar, por un lado, y por otro tengo unas ganas locas de que llegue ya el domingo. Y eso que estoy muy tranquilo y confiado en que tengo la mejor preparación posible y los ritmos adecuados en las piernas.

    desde esta tarde que tengo unas series suaves, descanso hasta el sábado, 20 minutillos ese día, y Mapoma nos espera...

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Asi vamos a salir todos el domingo, con hambre de MAPOMA, con hambre de kilometros y con ganas de demostrarnos todos lo bien q hemos entrenado y lo bien q llegamos preparados a esta cita tan importante.

    Mucha suerte a todos

    ResponderEliminar
  11. Bueno, lo ideal sería acabar la maratón "a tope" de fuerzas y con hambre de más!
    A por ellos!

    ResponderEliminar
  12. De hambre voy sobrado.
    Además me toca controlar a Ra y animar a Rafa y a Jaime para que vayan a mi ritmo.
    Nos vemos el Domingo.

    ResponderEliminar
  13. Buena entrada,una más, currada como otras tantas. Espero que llegues con esa hambre de Km y música para que el domingo estés todo el recorrido cortando cabezas ( en sentido figurativo claro está y espero... ) un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Una entrada muy golosa que sacia mi curiosidad
    Lo de la dieta musical disociada....sí, deberías registrarlo
    Por cierto, la única diferencia entre Ra y tú es el estilo literario, os veo un punto pasados...
    ;-)
    Nos vemos el domingo

    ResponderEliminar
  15. Sacíate todo lo que te apetezca y luego digiere y sé feliz con el éxito acumulado en las piernas; cómete a la maratón.

    ResponderEliminar
  16. ¿pero tú no eras experto en finanzas?
    No se si pasarás hambre pero el domingo te vas a jartar de kms, por cierto llévate sal de frutas para el postre.
    Forrest digo Gonzalo, contrólate macho que me estás empezando a preocupar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. joder gonzalo nos estas asustando joder.vas a salir como un miura enfurecido por las calles de madrid.mejor ir con ganas de kilometros,suerte y animo,realmente te veo con hambre,salu2

    ResponderEliminar
  18. Yo por si acaso no me pongo delante tuyo, vas a llegar como un león enjaulado. Miedo me das.

    ResponderEliminar
  19. Un poco "tocado" sí te vemos. Pero vaya, tu caso no está aún perdido. ¡Suerte!

    ResponderEliminar
  20. Hola Gonzalo, antes que nada darte la enhorabuena por la entrada, eres pura sabiduría y experiencia y ser aconsejado por ti le dan a uno más motivación de seguir más a más. Espero que se lo pasen bien el domingo en MAPONA, me dais mucha, mucha envidia pero de la sana ehh. Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  21. Lo que pasa es que estamos afectados todos un poco...

    Yo en cuanto me entre el hambre y se me acaben los geles, me como al de delante en la carrera y así hasta meta!

    Por cierto, si puedo me paso el sábado!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  22. Somos pura química, está claro.

    Con las ganas que tienes, vas a dar buena cuenta de mapoma. Para el otro, seguro que no se resiste a un buen bocata de calamares en la Plaza Mayor. ;-)

    ResponderEliminar
  23. que fue muy interesante sobre el hambre y comer! Sé que estaban relacionadas a la ejecución y millas antojo, pero para mí fue un poco de motivación para trabajar en mis hábitos alimenticios!

    ResponderEliminar