No abras este post, no lo abras, te pondrás más nervioso


"That's life, that's what all the people say.
You're riding high in April,
Shot down in May
But I know I'm gonna change that tune,
When I'm back on top, back on top in June."
(Frank Sinatra)

Te he avisado, has entrado bajo tu propia responsabilidad, no me hago responsable de que tengas a partir de ahora problemas para dormir, para rendir en los pocos entrenamientos que te quedan. Y es que como dice RA, "que llegue ya el día 25".
Cuando entramos casi en los 15 días previos a la maratón comenzamos a ponernos cada vez más nerviosos, nos invade un mar de dudas de todo tipo, sobre nuestro ritmo de carrera, sobre si debemos aún hacer tiradas largas, etc. Nos planteamos incluso locuras sobre si debemos estrenar ropa para la carrera o usar gafas que nunca hemos usado en los 3-4 meses de preparación. Nos abandona el sentido común y nos convertimos en guiñapos andantes pensando 24 horas al día en la maratón. That´s life.
La verdad es que los efectos de los días previos a una maratón son similares o los de los días previos a un examen. No todos sufrimos igual todos los efectos, pero seguro que alguien se ve reflejado en alguno de ellos:
  • La paradoja del tiempo. Para un maratoniano el tiempo no transcurre igual, éste es inversamente proporcional al tiempo que queda para la carrera. Si las semanas de preparación han pasado volando y nos hemos metido encima cientos de kilómetros sin darnos cuenta, en las dos últimas parece que el tiempo no pasa, va mucho más lento. RA lo escenifica perfectamente con su "Que llegue ya el día 25".

  • Delegación de responsabilidades. Esto se resume en la frase "Quién coño me mandó a mí preparar una maratón, con lo contento que estaba yo trotando en el parque por las tardes". Intentas echarle a alguien la culpa de que estés preparando una maratón, pero no culpabas a nadie en los tres meses anteriores, sólo al final cuando quedan dos semanas.

  • Examen de conciencia y arrepentimiento. Nos acordamos en este momento del día de entreno que nos saltamos, del día que salimos de marcha y nos perdimos la tirada larga, del día que decidimos cortar la tirada larga en 5 kilómetros porque no estábamos "enchufados", de los tres días de entreno que perdimos por irnos a un viaje...

  • Negociación con uno mismo. "Firmaba el sub 4 ya mismo", "Si me dan un mes más de entrenamiento me como la maratón".

  • Incursiones filosóficas y metafísicas. En las dos semanas previas nos entregamos a la filosofía, entendemos que entrenar una maratón no es sólo correr sino que es una experiencia total que incluye cuerpo y mente. Este es el momento en el que decimos cosas como "¿Dudas que exista un lugar llamado Maratón?. Está dentro de tí", "Para mí la maratón es como un punto energético que explosiona justo al entrar por el arco de llegada", "¿Para qué tanto sufrimiento?"

  • Visualización positiva. Constantemente se nos aparece nuestra imagen vestido con ropa de carrera y entrando en la meta de Mapoma, esta imagen nos aborda varias veces al día. Siempre nos vemos sonrientes, con una excelente técnica de carrera, sobrados. Nunca nos vemos arrastrando los pies, casi caminando de lado, sufriendo y con ganas de que esa tortura acabe.

  • Sentimiento de abandono. Nos cuesta iniciar los pocos entrenos que nos quedan. No entrenamos igual. Nos entra una sensación de querer abandonar, de suavizar lo que nos queda, perdemos la tensión que hemos tenido en los últimos meses. Si nos tocan series pensamos "Total, por un par de kms más de series no voy a mejorar, ya no hago series de aquí al final", "Lo que no haya hecho hasta ahora ya no lo voy a hacer". Perdemos intensidad en los entrenamientos finales.
  • Síntomas físicos. Hemos adelgazado, nos hemos puesto "finos", nuestras tías nos dicen que estamos demasiado flacos. Algunos descuidan la alimentación al final justo cuando es más importante. Otros se dejan barba descuidada los últimos días como hacía Martín Fiz para intimidar a sus rivales y mostrarles que se había "machacado".

Ya te avisé que no entraras en este post de hoy, que esto es un sinvivir. Tenemos que ser fuertes y controlar al pequeño mini-yo que todos llevamos dentro para que no nos torture en lo poco que queda. Si quiere salir que salga en el km 32, lo esperaremos y le daremos su merecido, pero no en los días previos, por Dios. "Que llegue ya el día 25"

Share this:

CONVERSATION

26 Comentarios:

  1. Jajaja... qué bueno... "quién me mandaría a mi correr una maratón con lo bien que estaba corriendo por las tardes en el parque..."

    ResponderEliminar
  2. totalmente de acuerdo...

    Añado tres variables más a considerar en tu estudio:

    Fobia al entorno: el futuro maratoniano va mirando al suelo cuando camina por la calle para no pisar ningún objeto extraño que le haga tropezar por miedo a un esguince o rotura de espolón calcáreo con periostitis, tendinitis y fascitis

    Odio al prójimo: el futuro maratoniano se vuelve un ser asocial, sobre todo en el caso de aproximación de cualquier ser humano con síntomas de catarro, resfriado, gripe o cualquier enfermedad contagiosa

    Síndrome de medición compulsiva: el futuro maratoniano mide todas las distancias en metros y/o kilómetros, y calcula la pendiente de todas las cuestas desde el trabajo a casa.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena la entrada. Yo esta noche he soñado que alguien muy griposo se acercaba a mí, os lo juro , es cierto.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja muy bueno el post, me gusta lo de Martín Fiz con media barba, yo también voy así...
    No estoy preparado al 100% pero correré con o sin nervios, siempre lo hago así.
    ¡¡Viva el Maratón!!

    ResponderEliminar
  5. Estas últimas semanas son complicadas, con la ansiedad todo el día a cuestas, y en mi caso, con las piernas más duras que el pedernal. Lo peor de todo es que esta ansiedad no se quita corriendo. Ya no vale nada, solo vale el 25.
    ¿Sabéis que el 25 hay una carrera?.
    El comentario de estar demasiado flacos me ha hecho gracia porque mi mujer dice que sabe quienes corremos por la cara que tenemos, en especial por los ojos hundidos. Incluso a veces cuando vemos a algún corredor por la tele ella duda de si es un drogadicto, la verdad e que hay parecido es como que los extremos se tocan.

    ResponderEliminar
  6. ¿Estás cosas se escriben y sienten estando a 15 días? ¿Qué dejas para el viernes y sábado anterior al gran día?

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  7. Nos vemos el 25 en mi debut en maraton. 2 años despues de mi inicio en esto del mundo del atletismo espero que sea una experiencia positiva para mi y que no me haga sufrir demasiado y si puedo acabar por debajo de 3:25 que es para lo que he entranado... Y tienes toda la razon del mundo... que bien estaba yo corriendo en el parque por las tardes

    ResponderEliminar
  8. Je, je... Y que seria de los maratonianos sin toda esta peculiar escenografia, sin todos estos componentes que nos sumergen en una especie de cúpula sincrotrónica que gira y gira a velocidades crecientes repitiendo siempre los mismos procesos...?? Lo mejor es dejarse llevar por la inercia maratoniana, no luchar contra ella... Navegar por toda esa florida sintomatologia y, eso si, mantenernos siempre en la superficie sin caer en la zona de colisión.. Al final del recorrido el Maratón nos acogerá en su seno y en esa explosión de sensaciones nos hará más fuertes.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Je,Je.
    Y yo que no me pongo nervioso hasta la noche anterior.
    Antes toca la media. Paso a paso.

    ResponderEliminar
  11. Estos síntomas los vivi en el previo del primer Maratón, para este segundo de momento nada de nada.

    Ahora con un poco de catarro la lógica preocupación de no caer enfermo y con alguna duda de que hacer en la Media de Madrid,pero por lo demás muy tranquilo y disfruntando de los últimos entrenos que con este pico de forma son una gozada...

    Veremos si la semana previa sigo igual.

    ResponderEliminar
  12. Vivo sin vivir en mi etc. Tenía que haber hecho caso al título del apunte. ;-)

    Por cierto, creo recordar que Martín "modestia aparte" Fiz (como le dice alguno) se dejaba la barba para parecerse a su ídolo, Gelindo Bordin, campeón olímpico de maratón en Seúl. Yo me la dejo por una promesa. :-D

    ResponderEliminar
  13. Siempre queda el dicho de que lo importante empieza el km. 30, que es una tirada que ya hemos hecho varias veces y el Maratón son sólo 12 km más y para 12 km en un entreno normal casi no merece la pena ni cambiarse, así que esto esta tirado. Suerte a todos estos días para libraros de las pequeñas lesiones, resfriados y alergias.

    ResponderEliminar
  14. ¿y aún quedan 18 días?

    menos mal que cordura no es lo que necesitamos. Total, si aunque la tuviéramos tampoco la ibamos a utilizar...

    ResponderEliminar
  15. Yo lo he abierto pero como me encuentro tan feliz en los 10.000, pues no me he puesto nerviosa. Después de leerlo me reafirmo, los maratonianos estáis fatal de la cabeza.
    Baci e abbracci

    ResponderEliminar
  16. Sí realmente cierto pero y lo bueno que lo vais a poder correr!!!!


    Dentro de 17 maratones seguro que le tenemos tomada la mediad.

    Buen post y exhaustivo y currao...


    No os pongáis nerviososo que no sirve para nada, olvidaros del maratón un poco haciendo cosas que habéis dejado apartadas y por supuesto todo va a salir bien. Seguro... Los entrenes os avalan.

    Salud y fuerz

    ResponderEliminar
  17. Lo siento, Gonzalo; no hago caso a tu adveretencia de no abrir tu post; todas tus entradas las abro con los ojos cerrados y con la seguridad de que nunca me defraudarán y siempre sacaré algo positivo de ellas; gracias una vez más; tienes una mente privilegiada; te sigo leyendo ignorando tus amenazas, un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. jajaja, muy bueno, como siempre Gonzalo. Muchas verdades aparecen reflejadas aquí, me identifico con casi la gran mayoría.
    ahora destaco la última "Otros se dejan barba descuidada los últimos días como hacía Martín Fiz para intimidar a sus rivales y mostrarles que se había "machacado".
    La mía en este momento impresiona y de verdad, aparte está blanca, señal de los años y la experiencia para impresionar a los rivales jajaja, un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Pues yo estoy tranquilo, no sé... me lo voy a hacer mirar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Gonzalo, primero felicidades por el post que como nos tienes acostumbrados es de lo mejor.

    La verdad es que no me encuentro demasiado nervioso, solamente alguna duda sobre el ritmo y sobre si llegaré al peso objetivo, ahora me sobran 2 kg.

    Lo que si me pasa estos últimos días es que me parece que voy muy lento, pero el ritmo siempre es básicamente el mismo, entre 5:15 y 5:30.

    Lo de la barba de varios días en las carreras importantes va de serie, tengo la costumbre desde "pequeño" de afeitarme después de los eventos.

    ResponderEliminar
  21. De acuerdo prácticamente en todo, yo voy descontando los entrenamientos que me quedan y esa lista últimamente está bajando demasiado lento.

    ¿Dónde está el botón para avanazar hasta el día 25?

    Genial entrada.

    ResponderEliminar
  22. Las entradas de Gonzalo siempre dan que pensar... La maratón provoca una reacción obsesiva sobre uno mismo y el entorno. Lo que antes era blanco se torna en negro y viceversa. Lento y rápido se confunden. Cualquier musculo del cuerpo se convierte en algo superior a nosotros mismos y los tratamos como dioses.... MA-RA-TÓN uf! que palabra más compleja.
    Yo, de momento, me quedo dando vueltas en el parque jajaja!

    ResponderEliminar
  23. Buenisimo Gonzalo, aún sabiendo que me iba a poner nervioso he entrado....somos todos iguales y pensamos lo mismo....que simples somos los runners.

    Un saludo
    Quique

    ResponderEliminar
  24. Muchisimo ánimo , no sabes la envidia que me das.
    COmo habrás podido comprobar mi blog poco a poco va desapareciendo al ritmo de mis entrenamientos, pues ambas cosas han pasadoa un plano secundario o terciario durante un buen tiempo.

    Espero poder volver algún día!!!
    Un saludo y dale duro!!!

    ResponderEliminar
  25. Si no fuera por esas sensaciones y muchas más no sería disfrutar de un maraton.

    Me siento completamente identificado pero son cosas que hay que sufrirlas y tambien forman parte de un maraton.

    Soy primerizo así que voy a disfrutar hasta del sufrimiento, llamame masoca, pero es así.

    Un saludo!

    ResponderEliminar