Reflexiones sobre el calor

Ya han pasado un par de días desde la Maratón de Madrid, y con algo de perspectiva es hora de reflexionar sobre la debacle general ocurrida. Estos días me ha dado tiempo de leer muchas crónicas de corredores con situaciones similares a la mía. También he podido consultar sobre golpes de calor (heat-stroke) en algunos de los manuales de Running que he adquirido en los últimos años, entre ellos el ladrillo de 600 páginas de Tim Noakes, Lore of Running.

La verdad es que la situación de estar friéndose en la sartén de Mapoma sin un lugar donde cobijarse, con 27 kms en las piernas, el cuerpo aumentando su temperatura por momentos y aún con 15 kilómetros por delante no tiene gracia, no tiene puta gracia. Pero visto ahora con la perspectiva de haber finalizado es hasta simpático, los corredores petando en el mismo kilómetro uno tras otro con síntomas similares en mayor o menor grado. La verdad es que no sé cómo aguantamos hasta el final. Tengo lagunas en mi memoria de los últimos 15 kilómetros, recuerdo flashes y partes concretas, pero en general sólo recuerdo ir motivándome continuamente para seguir hacia adelante, escuchando música y con el firme propósito de acabar costara lo que costase. Peligroso, muy peligroso, a veces hay que elegir retirarse a tiempo, pero la fuerza interna nos empuja a continuar e ignorar el dolor, desoyendo los mensajes de nuestro hemisferio izquierdo que nos dice que ya basta, que lo dejemos.

Mi primer diagnóstico fue que me había acelerado demasiado en las bajadas para recuperar tiempo y eso me había generado un colapso en las piernas del que me tuve que sobreponer. Sin embargo, los comentarios de RA y de Commedia sobre la verdadera causa de esos síntomas, y la coincidencia de estos con los de otros corredores me han hecho cambiar de diagnóstico. Probablemente lo que pasé fueron los efectos del calor, quizás condicionados por tirar más de la cuenta, pero ¿quién no tira más de la cuenta en una maratón?.

Aunque los síntomas fueran parecidos, no fue "el Muro" fueron los efectos del calor. Es coincidente que muchísimos corredores petáramos entre los kms 25 y 27, aún con reservas de glucógeno suficientes para aguantar 7 u 8 kilómetros más. El Muro te asalta cuando las reservas de glucógeno se te acaban y tu cuerpo no está entrenado para consumir grasas, pero los efectos del calor te atacan antes. Esto ya lo sé ahora.

He aprendido que el calor es demoledor en carrera, el exceso de temperatura corporal y la deshidratación son el peor enemigo del corredor. El mecanismo es sencillo de entender: el cuerpo suda en exceso (a pesar de la relativa baja humedad de Madrid) y envía más sangre a la piel para enfriarla. Sin embargo, al correr larga distancia, el cuerpo necesita sangre para transportar oxígeno a los músculos y menos sangre de la necesaria va hacia la piel con lo que la temperatura del cuerpo aumenta. O la sangre con oxígeno va a los músculos o va a la piel. A medida que la sangre va hacia la piel nos vemos obligados a bajar nuestro ritmo, ya no podemos correr como antes, nuestros músculos necesitan un oxígeno que no llega porque esta sangre va a enfriar nuestra piel. Es una batalla interna donde vamos bajando el ritmo al tiempo que nos vamos friendo poco a poco. Si encima somos exigentes con el ritmo como me pasó a mí, entonces este proceso se acelera aún más.

Los síntomas son una bajada del ritmo progresiva, calambres en las piernas debidos al calor (yo los tuve), desorientación, etc., hasta llegar al golpe de calor que necesita atención médica urgente.

Ya voy a cerrar el capítulo Mapoma 2010, pero me llevo una lección bien aprendida de fisiología. Hoy ya menos agujetas, voy a dejar la semana en blanco para recuperarme bien y el lunes volveré a correr suavemente, un nuevo "matadero" nos espera en unos meses.

Share this:

CONVERSATION

22 Comentarios:

  1. Lo has explicado perfectamente, es importantísimo mantener la piel fría, para ello son utilísimas las esponjas de agua fría, que por lo que he sabido faltaron en Mapoma, es muy importante beber, pero también refrescarse. Hay corredores de maratón y marcha como María Vasco que se ponen cubitos de hielo dentro de la gorra y se los van renovando durante la carrera

    ResponderEliminar
  2. Yo en el km 31 hubiera pagado millones de euros por una jarra de cerveza fría.... y no bebo alcohol...

    Lo curioso y que investigaré si tengo tiempo es entender por qué a algunos nos afecta tanto y a otros mucho menos...

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pero criatura ¿en qué embolao te vas a meter ahora? No acabas de terminar (de freirte en) uno que ya estás pensando en el siguiente.

    Ah, por cierto, el cambio en el diagnóstico no te va a librar de hacer los abdominales. :-D

    ResponderEliminar
  4. A mi tambien algo fuera de lo normal me paso en la Media,pues no era normal empezar a acusar los efectos del cansancio en el km 13 y pasar el 15 hecho un cromo,mucho mas cascado que la semana anterior y con tiempo de paso por los 10 kms similar al de la semana anterior cuando hice los 15,eso para mi no es normal por muy poco rodado que haya estado,pero es la marca que ha salido y hay que mirar adelante y punto,ya vendran momentos para desquitarse.Coincidio el cambio brusco de temperaturas con nuestras carreras y al cuerpo no le habia dado tiempo a adaptarse al calor.
    Un abrazo y a mirar pa´lante.

    ResponderEliminar
  5. Gonzalo con tu permiso y muy humildemente te digo algo al respecto.
    No te comas demasiado el coco en estas pesquisas, porqué unos aguantamos mejor el calor que otros?.
    Porqué dos personas teniendo el mismo plan de entrenamiento y los mismos kilómetros consecuentemente, al final no corren a la misma velocidad?.
    Porqué a las mismas pulsaciones algunos tienen más capacidad de aguante que otros?.
    Porque.........................
    Hay muchos porques pendientes de resolver y la teoría puede resolver algunos pero otros?.
    No soy un corredor de calidad (lo digo en serio), tengo capacidad de sufrimiento y puedo correr largas distancias a un ritmo más o menos decente, he realizado marcas en maratón que se correspondian con entrenos de más de 100 km a la semana, y había hecho entre 70 y 80, y eso sin tener plan específico de entreno, solo correr, es decir , sin series, farleck planificado ni leches, repito y no soy (y lo se muy bien) un corredor de calidad, entonces???, porque, porque, tantas preguntas que solo tienen respuesta en el individuo de forma muy particular, no busques la regla común.
    Jooooder que parrafada me ha salido, bueno pero no la borro.
    Eso es lo que pienso Gonzalo.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  6. Gonzalo, coincido plenamente contigo. Nunca habia sufrido un bajón de ritmo tan grande y de forma tan rápida.

    En mi caso se agravo más porque con calor mi rendimiento baja muchisimo.

    Pero tocaba arriesgar, la ilusión era muy grande, habia entrenado duro... La pena fue que petara tan pronto, sino seguro que hubiera plantado más cara.

    De todos formas tenemos que pasar página, MAPOMA 2010 es historia, y nos ha dejado una gran lección para futuras ediciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy cierto, en la maratón de Bilbao me pasó exactamente lo mismo; durante varios días estuve intentando averiguar la causa de mi abandono; estaba entrenado, me sentía fuerte y con la moral por las nubes; treinta grados de temperatura al lado de la ría fueron la causa; no hay que buscar más.

    ResponderEliminar
  8. Ah! pues debe ser verdad la teoría esa de la sangre que tiene que enfríar la piel y al mismo tiempo llegar a los músculos. Es totalmente coherente.

    Yo creo que habría que correr como corre Gonzalo en la foto, como Dios nos trajo al mundo, y dejarse de "caralladas" (como decimos los gallegos) de camisetas técnicas y demás. ;)

    ResponderEliminar
  9. Aprovecho para sacar a colación a toda una autoridad en esto del correr, el Sr. Murakami con 25 maratones a sus espaldas o en sus piernas. Cuenta en su novelita (es que la tengo fresca, fresca), una situación similar. Entreno con coraje para batir su MMP en Nueva York pero no lo consiguió inexplicablemente para él. Así las cosas estuvo dándole vueltas y vueltas... Total que son cosas que por lo visto pasan sin encontrar una explicación lógica o plausible al respecto.

    No sé... Eso dice el Murakami, yo le creo.

    Saludos y a por otro Gonzalo. Hay más...

    ResponderEliminar
  10. Aprovecho para sacar a colación a toda una autoridad en esto del correr, el Sr. Murakami con 25 maratones a sus espaldas o en sus piernas. Cuenta en su novelita (es que la tengo fresca, fresca), una situación similar. Entreno con coraje para batir su MMP en Nueva York pero no lo consiguió inexplicablemente para él. Así las cosas estuvo dándole vueltas y vueltas... Total que son cosas que por lo visto pasan sin encontrar una explicación lógica o plausible al respecto.

    No sé... Eso dice el Murakami, yo le creo.

    Saludos y a por otro Gonzalo. Hay más...

    ResponderEliminar
  11. Como lector habitual de su blog me gustaría expresar mi profundo malestar por haber tenido que ver el culo de un tío.

    Atentamente
    Risco

    POr cierto voy a complementar tu post con los datos de mi polar para que veas.

    ResponderEliminar
  12. Una vez que has llegado a tus conclusiones, lo más importante es aprender de lo ocurrido, pero sobre todo hay que pasar página porque otros grande objetivos te esperan y en ellos pondrás lo aprendido en este último.
    Yo estaré como tú, una semana en blanco para empezar a trotar un poco y suave a partir del martes, después de pasar por la camilla de la masajista. Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  13. No me hubiera importado correr en bolas, la verdad... seguro que baja la temperatura.
    Buena reflexión

    ResponderEliminar
  14. Gonzalo!

    Coincido contigo en que no fue "El Muro" el causante de este "matadero" como dices...

    Yo sufrí el castigo del calor, que solo pude ir aplacando echandome una botella de agua de los avituallamientos por encima de la cabeza, eso era lo único que me daba fuerzas para seguir. Y si que pude seguir.

    Fué el calor y no "El Muro" el que me macahacó en la maratón y TODO por haber empezado a un ritmo más fuerte del que tenía pensado y eso me hizo petar...

    Por si te sirve de experiencia.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  15. se aprende de los palos desgraciadamente,nadie esta libre de pecado y puede pasarnos a cualquiera.esta bien el analisis pero otro dia será otra cosa ,no podemos controlarlo todo gonzalo.salu2

    ResponderEliminar
  16. Muchas lecciones aprendidas. Estas son de las que no se olvidan.

    ResponderEliminar
  17. No puedo estar más de acuerdo. Desde el lunes yo también estaba pensando lo mismo.

    Joder, gracias por la entrada. Es toda una lección. Se puede guardar con la de Risco como ejemplo gráfico y añadirlo a cualquier manual. Grandísimo trabajo de reflexión.

    El domingo todos chocamos contra ese muro, incluso los que aparentemente no petamos. Tengo unas lagunas enormes. Desde la bajada del parque del Oeste apenas recuerdo nada de la carrera. Corro todas las semanas por la casa de campo, y sería incapaz de decir por dónde fuimos...

    Con el calor ibamos agobiadísimos y notábamos perfectamente que algo no iba bien. Era una cuestión mucho más grave que el ritmo o las piernas. Una sensación desagradable. A mi no me gusta echarme agua por encima, porque la sensación de enfriamiento no me gusta, pero me salvo JAvi insistiendo en ello desde el principio. Sin tanta refrigeración externa no hubiesemos llegado. La interna no podía aumentarse, porque ya no podíamos beber más, el cuerpo no asimilaba todo, y si no llega a ser por calarnos todo se hubiese ido al traste. Por eso en mi crónica quería hablar de la nieve en el desierto...

    Otra cosa. Yo siempre soy de los de "¡venga!¡salimos desde atrás que el ambiente mola más!" y luego tenemos que pasar un montón de tapones y ziz zaguear mucho. Es una tontería, pero en los 2-3 primeros kilómetros "pierdes" unos minutos que luego te empeñas en recuperar y sin darte cuenta ya estás subiendo el ritmo innecesariamente. Esta vez hice caso a Javi, que siempre quiere ir para delante, y nada más salir pasamos el globo de 3´30. Desde el principio pudimos correr sin agobios al ritmo que quisimos y eso nos fue muy muy bien. Otra lección aprendida.

    Perdón por enrollarme tanto... un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. por cierto!!! un nuevo matadero???

    eres la ostia! cuenta, cuenta...

    ResponderEliminar
  19. Te agradezco la entrada enormemente. Porque aún hoy seguía hundido tras mapoma. Ellunes seguía manteniendo un calor horroroso en las piernas, temperatura corporal altísima y ayer vómitos de nuevo. El calor. El puto calor. Peté en el 26, no es lógico. Por favor, echa un vistazo si puedes www.lasverdesgranada.blogspot.com (EPOPEYA O TRAGEDIA es mi entrada).

    Gracias y enhorabuena por la entrada

    ResponderEliminar
  20. Hola Gonzalo..!! Seguro que ya estas recuperado y con ganas de guerra, no...?? Respecto del tema del calor y su afectación a nuestro organismo, es totalmente cierto que desencadena este tipo de reacción a la que tu te refieres.. Pero eso no es una fórmula matemática de obligado cumplimiento. Es decir, no a todo el mundo le afecta de igual manera.. Hay personas que soportan y asimilan mejor que otras las altas temperaturas a pesar de que se desencadene el mismo mecanismo de desgaste... En fin, creo que con algo de persistencia este es un aspecto que también requiere una preparación previa física y mental para conseguir asimilarlo con mayor eficacia... Estamos en contacto...!!

    ResponderEliminar
  21. Gonzalo, hay una parte de la vida runner que no es entrenamiento sino "adaptación", y como ejemplo de ello pongo a los ultramaratonianos. Lo del domingo no es solo hidratación, los de aquí se la han pegado y los que habéis venido de fuera pues más, es el cambio a una ciudad con menos humedad, con otra altura, y con un calor diferente, más el viaje y el lío de los vuelso de la última semana, muchas coasas, demasiadas, ¡y lo habéis conseguido y todo¡. En el fondo, convendremos en que hay algo de aventura en correr fuera de casa y que si fuera fácil esa adaptación nadie viajaría a otras ciudades.
    Desde luego no será nuestro último Mapoma, el año que viene nos volveremos a apuntar, será una nueva oportunidad de hacerlo mejor, le esperaremos pacientemente, como corredores de fondo ... y a la más mínima oportunidad le sacudiermos duro... si podemos, claro.

    ResponderEliminar
  22. Una cosa rápida que estoy trabajando.

    1.- Tienes que saber que a mí las cosas no me dan vueltas en la cabeza, sino que directamente las hago... así que hace dos días que estoy inscrito para el medio Maratón de la Fundación del Puerto :-)

    2.- En la web http://mediamaratonfundacionpuertodelaspalmas.com/index.html han puesto una primera descripción del recorrido y ya no hay tres vueltas sino una sola, por lo que nos vamos a conocer todos los rincones del puerto.

    3.- Evidentemente lo de la marca para otro día, hoy empiezo a correr pero creo que el pico de forma se ha ido a tomar ...

    4.- Te veo el día de la carrera ¿no?

    Al final no fue tan rápido :-) Por cierto esta entrada me ha explicado muchas muchas cosas.

    Gracias

    ResponderEliminar