Team Hoyt

Seguramente todos hemos visto alguna vez en internet el vídeo de un padre acabando con su hijo con parálisis cerebral un triatlon ironman. Primero nadando y arrastrándolo con una canoa, luego completando los 180 kms de bicicleta con una bici especial, y por último recorriendo los 42 kms de la maratón empujando una silla de ruedas. Es absolutamente conmovedor.

Pero quizás pocos conocen la historia de Dick y Rick Hoyt, el padre y el hijo del video. Al pequeño Rick se le enredó el cordón umbilical en el cuello en el momento del nacimiento haciendo que no llegara oxígeno en el momento del parto y provocándole parálisis cerebral. Aparte de la cabeza, la única parte de su cuerpo que Rick puede mover voluntariamente son las rodillas. Un día, cuando Rick tenía 15 años, llegó a casa del colegio y preguntó a su padre si podían correr una carrera benéfica por un atleta que había tenido un accidente, algo bastante extraño por la propia situación de Rick.

Cuando el pequeño Rick hizo aquella pregunta a su padre, éste tenía 40 años y era un no-corredor. Se presentaron en la carrera con la silla de Rick y a pesar de que nadie dió un duro porque acabaran, completaron la carrera. Rick se sintió vivo y comentó a su padre que en la carrera se había sentido como si no tuviera ninguna parálisis. Su padre lo pasó mal, estuvo una semana orinando sangre y tuvo dolores de empujar la silla durante días, pero hacer feliz a su hijo era lo más grande que podía sentir.

Dick era un antiguo militar y comenzó a salir a entrenar con su hijo, sintiéndose como si estuviera de nuevo en sus años de entrenamiento militar. Desde 1977, los Hoyt han completado más de 900 competiciones de fondo, incluyendo 64 maratones, y ocho ironmans. Han corrido 25 veces Boston, su maratón local. Hoy son una auténtica celebridad, han conocido a los presidentes de Estados Unidos, son hijos honoríficos de Hopkinton, el pueblo donde comienza la maratón de Boston, la más antigua del mundo. En 1996 fueron los décimos en una encuesta sobre los corredores más influyentes del mundo.

Rick tiene un sintetizador especial para comunicarse con los demás, tarda siglos en contestar a las preguntas que se le hacen, pero tiene las ideas bien claras. Un ejemplo de cómo razona: en una entrevista le preguntaron al pequeño Rick si había momentos en que lo pasaba mal en las carreras y contestó que sí, que cuando hacía mucho frío y las chicas se tapaban más de lo habitual. Esto da una idea del tipo de persona que es el ya no tan pequeño Rick.

Cuando fueron a correr por primera vez Boston, donde hace falta marca mínima para calificarse, no los dejaron correr, no tenían marca. Corrieron sin dorsal, algo habitual en Boston (a los corredores sin dorsal les llaman bandits) y completaron la carrera en 3:18:00. No hablamos de corredores del vagón de cola, hablamos aquí de un super-corredor que de haber entrenado a conciencia de joven sería hoy un gran corredor de fondo. En 1982 corrieron de nuevo sin dorsal y acabaron en 2:59, sub 3 horas, una marca auténticamente increible para un padre empujando una silla de ruedas.

Hoy en día Dick Hoyt se dedica a dar conferencias de motivación por todo el país. En un momento dado, a Dick le dijeron en una revisión médica que había tenido un infarto. El, terco como una mula, ni se había enterado. Hace algunos años a Dick lo operaron de la rodilla y no pudo correr Boston. Recibieron cientos de ofrecimientos para llevar a Dick en carrera como si fuera un auténtico honor. Dick preguntó a Rick si quería que lo llevaran y él decidió que no, que padre e hijo eran un todo, un único equipo, el Team Hoyt. O corrían los dos juntos o nada.

Contínuamente les preguntan hasta cuando aguantarán. Lo cierto es que Dick Hoyt ya tiene sus años, pero seguirá empujando la silla de Rick hasta que se muera, porque hacer feliz a un hijo es lo más grande que te puede devolver la vida.


Share this:

CONVERSATION

18 Comentarios:

  1. Conozco la historia desde hace mucho tiempo y siempre es bonito volver a recordar esta gran historia de como un padre hace cualquier cosa por su hijo.

    ResponderEliminar
  2. El padre es una verdadera máquina, en el vídeo se ve que sigue mirando a su hijo con ternura, como a un niño pequeño. Siempre conmueve, sobre todo si tienes hijos y sabes lo que sientes por ellos.

    ResponderEliminar
  3. Una historia preciosa, y realmente conmovedora. Que no haríamos por nuestros hijos...

    ResponderEliminar
  4. Es impresionante la fuerza fisica y mental que tiene esta gente, ya conocía la historia y cada vez que lo veo, más merito le doy.

    Un saludo
    Quique

    ResponderEliminar
  5. Conocía la historia y algo leí de alguien que lo criticaba, pero no lo consigo recordar. Me quedo con una idea buena de los dos tipos. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  6. Ya lo había visto..pero aún así cada vez que lo veo se me cae alguna que otra lagrima. Muy bonito, una historia increible.

    ResponderEliminar
  7. Conocía la historia, pero tú la cuentas mejor.
    Un equipo de campeonato, una lección que nunca deberíamos olvidar: nuestra familia siempre corre con nosotros.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Cada vez que leo la historia me alucina. La has contado muy bien Gonzalo, gracias por recordarnoslo.

    ResponderEliminar
  9. He visto el video muchas veces, pero la historia no la conocía; tal como la has contado me ha llegado muy hondo; ¿seríamos capaces nosotros de hacer lo mismo? Hay que ser de una pasta muy especial.

    ResponderEliminar
  10. A mí este tema me pone los pelos como escarpias.

    ResponderEliminar
  11. No conocía la historia, impresionante, y muy bien contada, mucgas gracias, Gonzalo

    ResponderEliminar
  12. conocia tambien la historia y la posteé en mi blog hace tiempo,he visto todos sus videos y sigo emocionandome cada vez que lo veo,un ejemplo claro de amor ,de superacion y de motivacion para todo el mundo.rick consiguió graduarse en la universidad y todo.muy interesante toda la historia del team hoyt,para hacer una pelicula sin duda,que ademas seria un exito total si cayera en manos de un oliver stone o algo así.salu2

    ResponderEliminar
  13. buen video y una historia de amor y de superacion humana
    saludos

    ResponderEliminar
  14. Hay un poco de negación maniaca en esa historia. Lo único que es cierto es que los problemas son de verdad problemas cuando algo malo le sucede a un hijo.

    ResponderEliminar
  15. No conocía la historia. Y ya no la olvidaré nunca. Cómo definirlo en una sola palabra... ¿Humano?

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno Gonzalo! Desconocía esta épica historia aunque conozco otras similares (el caso de Terry Fox por ejemplo y en el caso de España en el Maratón de Valencia hay un símil al de Team Hoyt).

    El Maratón sirve para agrandar a estos gigantes. Es la prueba, qué duda cabe!

    Y como padre, es una de las lecciones sobre maratón de las magistrales. Para mí, que el maratón ya es una prueba de la super-emoción pues al leer estas historias es que me quedo totalmente emocionado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Conocía la historia, increíble...

    ResponderEliminar
  18. Había visto el video, pero no conocia la historia.

    Si el video es increible, la historia no lo es menos.

    Me quito el sombrero. Es algo que el que es padre lo entiende perfectamente pero hay que ser un máquina para poder hacerlo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar