Las Leyes de Murphy en el corredor de fondo


Es ridículo hacer lo que hacemos. Pasamos meses entrenando para una carrera, planificando metódicamente ritmos de entrenamiento, días de descanso, pulsaciones, macro y microciclos, y cuando llega el día grande de la carrera nos ocurren cosas como que se nos olvide la vaselina, la batería de nuestro coche se descarga y casi no llegamos a la línea de salida, darnos cuenta de que nuestra inscripción nunca llegó a la organización, o que tras entrenar duramente durante meses justo ese día cae el mayor número de litros por metro cuadrado del año y nos fastidia la marca (y normalmente hace sol justo el día después de la carrera).

Pues sí, la Ley de Murphy es perfectamente aplicable al mundo del corredor de fondo, es más, estoy convencido de que el señor Murphy aparte de ingeniero era corredor. Ya son muchos años corriendo y he podido comprobar en mis carnes algunas de estas simpáticas leyes de Murphy del corredor.

  • La ley del semáforo. Cuando vas corriendo por ciudad a toda velocidad, el semáforo siempre estará en rojo en la próxima intersección. Esto es algo matemático en mi caso, cuando vuelvo a casa después de correr tengo un único semáforo en los últimos 300 metros. Pues siempre está en rojo, apenas recuerdo las veces que he podido pasarlo corriendo en verde, da igual que vaya más despacio o más rápido, o que comience a correr a las 8 o a las 9, siempre está en rojo. Además, me gusta acabar siempre fuerte, en progresivo, pues cuando más a tope estoy, tengo que parar.

  • La ley de la MMP. Vas a una carrera de 10K, obtienes mejor marca personal, te sientes invencible, nada puede contigo, te dices a tí mismo que estás recogiendo los frutos de tu duro entrenamiento, eres mejor corredor. Hablas con tus compañeros y amigos y misteriosamente todos han hecho MMP, te empiezas a mosquear. Vuelves a casa y te metes en foros de la carrera y se confirma que la carrera estaba mal medida, tenía 500 metros de menos. Además, todas las carreras mal medidas siempre tienen menos metros, no hay ninguna que tenga más metros de lo normal.

  • La ley del GPS número 1. Sales de casa con el tiempo justo, es uno de esos días en los que has sacado una horilla justa para correr porque luego debes ducharte rápidamente y volver a trabajar, tienes una reunión importante, o simplemente tienes que hacer tareas en casa y tienes el tiempo justo. Pues precisamente ese día sales a la calle y el GPS tarda en obtener señal de los satélites, pasan 10 minutos y el GARMIN no conecta, sin GPS estás perdido, sin tecnología no sabes correr. Te vas a todas las esquinas de la calle a ver si allí se capta la señal, los vecinos te miran con cara rara, te vas cruzando de calle y levantas el brazo tontamente a ver si así conectas más rápido. Cuando al final empiezas a correr han pasado 20 minutos haciendo el tonto en la calle y apenas corres 40 minutillos escasos.

  • Ley del GPS número 2. Llega el día de la carrera, llevas meses preparándote. Te has puesto vaselina, te has hecho doble nudo en la zapatilla, no estrenas nada, has cumplido rigurosamente con el manual del corredor. Te pones en la línea de salida, quedan cinco minutos, enciendes el GPS y éste no capta señal. Te pones nervioso, piensas que sin GPS no vas a poder controlar los ritmos, se te suben las pulsaciones y aún no has empezado a correr, pides permiso para pasar hacia un extremo de la masa de corredores a ver si allí obtienes señal. Tampoco, te vas poniendo más nervioso y de repente, cuando lo das todo por perdido, el GPS conecta, quedan 20 segundos. Esto me ha pasado ya dos veces.

  • Ley del GPS número 3. Te has gastado una pasta en un GPS que te da ritmos, velocidades, perfil recorrido e innumerables otras idioteces para adornar tu blog. Te toca tirada larga, esa es la que vale, la de 30 km, la que te dirá qué marca vas a hacer en maratón, es el día grande antes del día grande. Enciendes el Garmin y te das cuenta de que la batería está a punto de descargarse, sólo tiene un 10% de carga, a los 20 minutos ha muerto y te quedas sin saber a qué ritmo has ido y los parciales recorridos, justo en el día en que más lo necesitabas. Esta es un clásico.

  • La ley del corredor invisible (este se lo dedico a RA). Sales a correr por tu barrio, una zona residencial con cuestas, vas como una moto, estás batiendo tu mejor marca en un entrenamiento, estás volando a ritmos que no podías imaginar que ibas a alcanzar en un entrenamiento, te sientes keniata, vuelves a casa y no has visto a ni un alma del barrio. Al día siguiente vuelves a correr, no has descansado, estás arrastrando los pies como si tuvieras 70 años, a los 25 minutos te duele todo, tienes cara de sufrimiento, las cuestas no acaban nunca, vas fatal, no dejas el entrenamiento porque correr menos de 30 minutos no entra en tu esquema de valores, vas sufriendo, te arrastras, pulsaciones por las nubes. Ese día te ve todo el barrio, te tropiezas con todo el mundo que conoces del barrio, no hay nadie que no te haya visto corriendo ese día, todos te ven arrastrándote, lo peor es cuando un viejecillo te dice "venga, que hacer deporte es bueno, ya llegas".

  • Ley del mp3. Tienes tirada larga, lo has preparado todo, bajas a la calle con tus bidoncitos de agua, tu gorra, te has puesto vaselina. En los rodajes largos te gusta que te acompañe la música, son muchos kilómetros. Tienes el GPS ya conectado, enciendes el mp3 y te das cuenta que no funciona, por alguna extraña razón se ha descargado durante la noche, te quedan dos horas de sufrido rodaje en soledad sin música.

Share this:

CONVERSATION

19 Comentarios:

  1. Recordemos que el verdadero Murphy logró evitar su propia ley. Canto al optimismo.
    Lo del GPS es jodido. Cuando notas que no marca bien no vas contento.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, tremendo, me identifico con todas, sobre todo la del semáforo. Vista la foto, pensaba que añadirías alguna en referencia a la cola para echar la última meada antes de empezar una carrera, algo así como:

    Ley del urinario: Cuando has calentado y estirado lo suficiente para empezar a correr, y estás dispuesto a echar una última meada antes de la salida, ineludiblemente el urinario que elijas para hacer cola ante él es aquél que han elegido todos los corredores que, a pocos minutos de comenzar la carrera, han optado por deshacerse del peso extra acumulado en sus intestinos. El pobre corredor meón verá como las colas de los urinarios que hay a su lado avanzan rápidamente, mientras la suya lo hace a un ritmo exageradamente lento, y los runners que hay delante de él salen del urinario con una cara de satisfacción que no deja dudas acerca de lo bien que han cagado.

    ResponderEliminar
  3. eso te pasa por usar mp3, gps, y correr por la calle con semáforos...

    Buenísima entrada... a quien no le ha sucedido algo parecido...

    Ley del cambio térmico: habitual en primavera y otoño. Sale uno de casa viendo que hace calorcito, pantalones cortos y camiseta de tirantes... a los diez minutos cambia el tiempo y empieza a llover, granizar y casi nevar. O viceversa, sale uno de casa abrigado hasta las orejas, y de repente sale un sol demoledor que te machaca....

    Ley del viento en contra: todo corredor sufre siempre el viento en contra, no existe el viento a favor. Uno gira la calle y el viento se da la vuelta también

    Ley del dolor variable y movil: todo corredor sale de casa con alguna molestia, empieza a correr y algo nuevo empieza a molestar, y así cada diez minutos aproximadamente.

    ResponderEliminar
  4. Me han pasado todas salvo la del mp3, y supongo que será porque no corro con música.

    ResponderEliminar
  5. Me han pasado muchas de ellas, de las que más me jode es cuando tengo tirada larga y el mp3 decide abandonarme... se me hace casi imposible, termino pero que duro se me hace de esa forma.
    Muy buena entrada y ya van tantas...eres un crack, siempre nos sorprendes con cada entrada. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que ninguna de ellas tiene desperdicio, son geniales y tan reales como la vida misma;

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja... qué bueno. Me lo he leído dos veces y las dos veces me he partido de risa.
    Comparto todas las leyes excepto la del mp3 porque no lo uso para correr.
    La ley del viento en contra de Jan también me ha pasado más de una vez, qué bueno!

    ResponderEliminar
  8. Me apunto a las del GPS, me han pasado todas!!

    Y de las que se cuenta el amigo Jan, la del viento es invencible!

    Lo que tenemos que sufrir los corredores...

    Un saludo Gonzalo!

    ResponderEliminar
  9. Ahora que tengo GPS me quedo mas tranquilo, pesar que pasa a menudo...
    Muy bueno

    ResponderEliminar
  10. Muy goog Sir Gonzalo y mejor escrito! Has dado en el clavo... La ley de Murphy aplicada al corredor popular,jejeje... Contabilizo todas y cada una de las expuestas (y alguna más).

    La foto de la entrada, buenísima.

    De esta ley (como de las otras), no se libra nadie.

    Saludos Sosakus

    ResponderEliminar
  11. Recuerdo el día que me crucé con unos amigos, me vieron parado y reventado de pulsaciones, ¡la única vez que me había parado en mi vida en esa cuesta¡.

    Lo del GPS no me pasa, pero os entiendo perfectamente.

    ResponderEliminar
  12. Tienes toda la razon Gonzalo,el Murphy esta en todas partes,hay que ver como le cuesta a los organizadores medir bien las carreras,siempre acaban recortando de aqui y de alli,imagino que seran imposiciones de los ayuntamientos y su logistica y por supuesto del poco interes por este deporte.Respecto al MP3 y GPS yo tengo suerte con las posibles gracias y jugadas de esos aparatos,simplemente no los uso,eso de que se joda una medicion o no tenga bateria me joderia mucho,voy con mi pulsometro y mi google earth feliz y contento,no me suelen fallar,aqui Murphy tiene pocas opciones de interferir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Pues lo has clavado....esta mañana me ha pasado la ley del mp3...cago en to!!!

    Un saludo
    Quique

    ResponderEliminar
  14. Perfecto entrada Gonzalo, lo del GPS sin mas me pasó el domingo, lo único que salimos sin pillar satélites y se "comió" los 2 primeros kilómetros.

    Un fuerte abrazo,

    ResponderEliminar
  15. Como la vida misma...las has clavado, las he sufrido todas

    ResponderEliminar
  16. La del semáforo y la del MP3 son un clásico, pero la mía sin duda es la del GPS.

    Mis veciones empiezan a mirarme raro cuando salen y ven a un tío con mallas moviendose de un lado otro mientras mira el reloj y levanta el brazo cada 10 segundos.

    ResponderEliminar
  17. Muy bueno Gonzalo, tendrás que hacer una segunda entrega. Esta lo has clavado

    ResponderEliminar
  18. Buenas, si es q pareceis robocops con tanto cacharrito a la hora de correr, yo voy más en plan keniata, por lo que sólo me apunto al semáforo y por supuesto al viento y al calor (cuando más freskito parece que hace, más derrite el sol ese día, jeje)

    ResponderEliminar
  19. AMI el domingo pasado me volvió a pasar la ley del MMP.

    Siempre que corro una carrera llanita, en la que puedo hacer MMP. tengo un mal dia. Y cuando corro tengo un dia perfecto, me toca la tipica carrera con cuestas, y camino de cabras.

    Saludos.

    ResponderEliminar