Sensaciones vs. Pulsaciones


He de admitir que un comentario de Manuel Binoy en la entrada anterior ha inspirado esta entrada de hoy. Ante una serie de recomendaciones disparatadas (¿o no tanto?) para el corredor, Manuel comentaba si no nos estábamos haciendo demasiado conservadores. Y mi opinión es que sí, absolutamente.

Leo muchísimas entradas de corredores populares del estilo "el objetivo de hoy era no pasar de 160 pulsaciones por minutos" o "el rodaje de hoy debía hacerse en el tramo 145-165 pulsaciones por minutos". ¿Se imagina uno a los keniatas controlando pulsaciones en sus rodajes?. Desde mi punto de vista, cada día que un corredor sale a correr se nos presenta un gran símbolo de interrogación, no sabemos cómo nos vamos a encontrar, hay días mejores y días peores, hay días que estamos más cansados y días que menos. Hasta que empiezas a correr no sabes exactamente cómo vas a estar ese día, eso es una premisa básica del corredor.

Yo normalmente mantengo un plan de entrenamiento y sé siempre lo que me toca ese día, pero nunca sé los ritmos y mucho menos las pulsaciones. Si me encuentro bien, fuerte y con buenas sensaciones, tiro más fuerte. Sería una pena desperdiciar un día en el que estamos fuerte porque debemos rodar a un determinado nivel de pulsaciones. Y si por el contrario ese día me encuentro mal, pues acabo lo que tengo que hacer pero no me obsesiono por mantenerme en un nivel de pulsaciones. De vez en cuando debemos soltarnos el pelo, escuchar la llamada de la selva y poner a prueba a nuestro cuerpo. Deseamos saber hasta dónde podemos tirar, a qué ritmos y cuantos kilómetros podemos rodar.

Los rodajes de entrenamiento que recuerdo con más cariño son aquellos en los que he tirado fuerte para ponerme a prueba porque me sentía bien, aquellos en los que he pulverizado mis tiempos de entrenamiento. No recuerdo ningún entreno en el que haya tenido que rodar suave porque tocaba estar dentro de un umbral de pulsaciones. Básicamente, si me sentía bien tiraba más fuerte.

Hace poco mi hermano me contó una simpática anécdota de una carrera local. Esta era una carrera que se iniciaba con una fuerte cuesta. Pues en la salida, un tipo del montón sale como poseído por el diablo, a ritmos muy por encima del resto de corredores y gritando "No sé lo que me pasa, no sé lo que me pasa". El tipo llegó a la cima de la cuesta el primero y luego "murió", lo pasó hasta el último corredor de la carrera, pero tuvo su momento de gloria. Obviamente es una estrategia poco inteligente, pero puede servirnos de ejemplo de que a veces en los entrenamientos debemos dejar el conservadurismo aparte y gritarnos "No sé lo que me pasa" mientras tiramos a tope y ponemos a nuestro cuerpo a prueba para saber qué carga de trabajo somos capaces de soportar. Al final el entrenamiento consiste en darle estrés al cuerpo para que este aprenda a soportar ritmos más fuertes, hagamos exactamente eso, dejemos que nuestro pequeño mini-yo nos gobierne anárquicamente de vez en cuando y dejémonos de tanto rodaje por pulsaciones. Yo siempre he preferido las sensaciones a las pulsaciones.

Share this:

CONVERSATION

23 Comentarios:

  1. Estoy en parte de acuerdo contigo, no hay que obsesionarse con el pulsómetro. yo siempre lo llevo pero salvo en los rodajes largos no tengo las pulsaciones en la pantalla, y hago lo que tú, si me siento bien tiro fuerte; pero si que me gusta según las sensaciones llegar a casa y ver el nivel de pulsaciones y compararlo con otras sesiones en el mismo recorrido.

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que en esto del correr soy algo primitivo; en mi vida me he mirado las pulsaciones; nunca sé, con la exactitud de un gps, el número de kilómetros exacto que hago ni a qué ritmos exactos hago los rodajes; tampoco sé exactamente a qué velocidades hago las series; tapoco me preocupa la inclinación exacta que tiene una cuesta o la altitud exacta de una montaña; todos esos datos los saco por intuición, por sensaciones, por escucharme y siempre que he corrido al lado de un amigo que llevaba gps la diferencia entre sus cáculos y los míos apenas han sido perceptibles; ni mucho menos estoy en contra de la tecnología a la hora de ponernos a correr, pero sinceramente pienso que estamos rizando demasiado el rizo, acabamos dependiendo cada vez más de esos aparatos y eso, a veces, va en detrimento de la libertad y del fin último del correr, que para mí no es otra cosa que el dejarnos llevar por lo que nos dicten los impulsos de nuestro cuerpo y la fuerza de nuestras piernas; correr es sólo correr; del resto creo que se puede prescindir; no somos profesionales. Es mi modesta opinión.

    ResponderEliminar
  3. Estás un poco raro desde que Ra es tu entrenador.
    Me temo que aunque saliera a todo lo que puedo me pasarían los primeros de todas formas.
    Y es que no creo poder llegar a 3 el minuto ni 100 metros.

    ResponderEliminar
  4. Estoy totalmente y absolutamente además de completamente de acuerdo con todo lo que has escrito.

    Las pulsaciones es una valor más pero sólo eso, un valor. Hay muchos más en carrera como bien escribes, sensaciones, días buenos, calor, etc... Lo que pasa que como 'apliamos' o confiamos mucho en las pulsaciones...

    Un amigo mío, me decía al principio de correr, bien vamos a 150 pulsaciones y qué?

    Hombre, para unos maratonianos con las suelas ya pelas pues el ceñirse como dogma de fe a las pulsaciones lo veo un error. Ojo, antes yo era de la escuela de las pulsaciones hasta que un día despedía a la cinta WearLink... y no a echo de menos.

    Para mí el factor son las sensaciones y el paso/km.

    Buen post, de los que hacen 'evolucionar'


    Saludos Sosaku.

    Qué me dices del factor mp3... pues más importante o más que otros.... Todo depende

    ResponderEliminar
  5. no sé, ya sabes que yo soy más de la escuela de la prudencia y las pulsaciones... Yo creo que nuestra forma de correr y entrenar es un mero reflejo de nuestra personalidad, y hay personas más tranquilas, otras más activas, otras más agresivas, otras más cobardicas, de todo hay en la viña del señor...

    eso si, luego hay días en los que uno se siente mejor, y aprovecha para meterse más caña...

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. He leído el comentario que has dejado en la entrada de Jan y la verdad es que me ha arrancado una carcajada; eso se agradece y también hay que saber valorarlo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Gonzalo, antes que nada felicitarte por tu última entrada, sabes que soy un interesado en esto de las pulsaciones y sensaciones. Espero conocerte algún día por tu Isla, a ver si puedo ir el próximo año hacer la media de tu ciudad. Lo dicho, muchas gracias a ti. Un fuerte saludo y abrazo.

    ResponderEliminar
  8. estoy de acuerdo , yo llevo pulsometro pero no le suelo prestar atencion a no ser que empieze a tirar las salidas largas ,
    un saludo

    ResponderEliminar
  9. Bienvenido al lado oscuro mi joven jedi, ...
    Ya sabes, si un día de tirada larga te apetece un maratón, pues lo haces y ya está...

    ResponderEliminar
  10. yo estoy contigo,no uso pulsometros y cuando mis piernas quieren caña,les doy caña.para correr rapido tienes que entrenar rapido tambien.para no pasar de los umbrales,simplemente descansa entre 2 dias fuertes y asimilas mucho mejor.pero la intensidad en la carrera no solo es importante ,es necesaria para no estancarte.salu2

    ResponderEliminar
  11. Hola Gonzalo, ayer precisamente lo hice y me quité el pulsometro en la carrera y me dió igual, si no vas bien, ya puedes mirar el reloj las veces que quieras, es mejor conocerse y pasar de pulsaciones.

    Saludos
    Quique

    ResponderEliminar
  12. Por una vez totalmente de acuerdo :-)

    Yo siempre llevo unos ritmos de referencia pero me dejo llevar por las sensaciones de ese día.

    Siempre me pongo el pulsómetro pero jamás lo miro durante los entrenamientos sino que me gusta analizar como he ido de pulsaciones cuando llego a casa, sobre todo si he hecho un muy buen o muy mal entrenamiento, también me sirve de comparativa para ver mis mejoras en pulsaciones medias a ritmos parecidos entre un mes y otro.

    ResponderEliminar
  13. Tengo la cinta del Garmin (casi 2 años) sin estrenar.

    Siempre me guío por ritmos y sensaciones... solo me interesa saber de pulsaciones cuando paso de 180 y para eso no necesito un charraro que me lo diga.

    ResponderEliminar
  14. Por sensaciones, sin duda... y ademas me conozco.

    ResponderEliminar
  15. 100% de acuerdo. Lo mejor es correr por sensaciones. Yo siempre llevo pulsómetro porque me gusta mirar como voy de pulso, de ritmo, pero hacer caso, solo hago caso a mis piernas.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  16. Después de las pulsaciones vienen las sensaciones... si veo que no puedo ir a más, pues me mantengo en el "límite" y aguantar lo que se pueda...

    Eso si, pensando en lo que me queda por hacer. Siempre un mínimo de kilómetros, claro.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  17. Completamente de acuerdo.
    Llevo pulsómetro y consulta sus gráficas despues de cada entreno pero si el cuerpo me pide más yo no le privo.
    El correr es disfrutar y me suelo quedar con mejor regusto cuando me exprimo que cuando conservo.
    Nos vemos Gonzalo

    ResponderEliminar
  18. Estoy de acuerdo contigo Gonzalo. Yo prefiero correr por sensaciones, solo corro con pulsometro los días de series o cambios y simplemente para conocer como se ha comportado el corazon. No voy pendiente de estos datos en pleno entreno. Creo que te ayudan a saber si estas asimilando bien el entrenamiento o no.

    ResponderEliminar
  19. Cada uno supongo que escogera lo que mejor le vaya,yo suelo ir por sensaciones echando un vistazo de vez en cuando a las pulsaciones que me indican si me voy poniendo en forma o no,es decir mismo tiempo con menos pulsaciones quiere decir que estoy mas en forma.Controlar las pulsaciones es para mi un medidor de mi estado de forma,pero a la hora de correr corro por sensaciones,no se puede tampoco ir siempre a lo loco ni siempre tranquilo,una o dos veces por semana suelo darle caña.
    Un abrazo y felicidades por esa nueva motivacion en forma de Maraton de Dublin,que bien te lo montas Gonzalo.El sub 3:30 seguro sera tuyo ya lo veras,estas muy motivado y mentalizado.

    ResponderEliminar
  20. Para correr por pulsaciones, yo lo hago cuando entreno en serio, tienes que tener un concocimiento super preciso de tus zonas de entrenamiento, yo lo comparo con las revoluciones de un coche. De todas formas es cierto que solo es un dato más, yo muchos días sufro como un perro y mis pulsaciones están bajas. Como soy muy malo corriendo no me fio de mis sensaciones y me agarro a mis pulsaciones

    ResponderEliminar
  21. Pues si Gonzo.

    Eso me recuerda lo que me pasó ayer en una carrera de 10 km. Llegué a la carrera y se me pone a llover. Yo to cobardón, me quedo en el coche a ver si escampa.
    Al final salí del coche 5 min. antes de la carrera, sin calentar nada, sin entirar nada y encima una subida que te cagas para empezar.
    Pues resulta que ni pulsaciones, ni calentamientos ni ostias. Tube un buen dia, e iva como una moto y corrí mejor k nunca.
    Vamos lo que tu dices, cuando se tiene un buen dia, y las piernas van, no hay k mirar tanto las pulsaciones, sino las sensaciones. y para alanteeeeeee !!

    Saludos .!!

    ResponderEliminar
  22. Yo sensaciones, escuchar el corazón y a las piernas. Si un día toca tirar fuerte, sabes que tienes que ir con el corazón casi en la boca, si toca salida tranquila en plan rodaje, hay que ir sintiendo la respiración y relajandote mientras corres, es mi filosofía. Es la soledad del corredor de fondo, tampoco sé correr con música, éstos son momentos del día para pensar y reflexionar en el estrés diario. Y por supuesto ver de vez en cuando Carros de fuego, lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  23. ya no hay nadie por aqui para que me aclaren algo.
    gracias

    ResponderEliminar