La soledad del artista

Una de mis aficiones es el arte. De hecho, este blog comenzó como una forma de comentar sobre mis gustos, running, música, arte, etc. De ahí lo de "Sosaku" pero eso es otra historia que dejaré para otro día. Tengo más libros de arte que de Running, y de Running tengo muchos. Soy un simple aficionadillo, pero me gusta observar y recrearme con la belleza de lo que me parece bello.

Después de idear el blog como una forma de concentrar mis aficiones me empecé a dar cuenta de que tenía que tomar una única dirección en el contenido del blog, empezaron a visitarme un grupo de runners neuróticos endorfinados hasta las trancas y el blog se convirtió en lo que es hoy, un blog de Running. Pero de vez en cuando me gusta dar alguna pincelada de lo que pudo llegar a ser.

El sábado por la tarde fuí a buscar a mi mujer e hija a la piscina y cuando entro veo una exposición de pintura anunciada con un cuadro que ejercía de gancho. El cuadro me llamó mucho la atención, me recordaba mucho a César Manrique (arriba), con un planeta y un pequeñísimo barco dibujado en una esquina. Estaba hecho con acrílico, técnica más difícil de dominar que el óleo, y cuando lo mirabas parecía que fuera a salir del marco. Decidí darme una vuelta por la exposición antes de continuar hacia la piscina.

Al llegar a la exposición, la sala semioscura estaba completamente vacía, y cuando entro se me acerca por detrás una voz que me dice "Hola, yo soy el artista". Enseguida entablamos conversación y con un fuerte acento de Tenerife me contó su historia. Pertenecía a una familia de políticos afamados en Canarias, su tío es Jerónimo Saavedra, ex-ministro y actual alcalde de Las Palmas. Su otro tío es Pedro González, para mí un genio y el pintor actual más importante de Canarias junto con Cristino de Vera. De pequeño había sido la oveja negra de la familia, él no quería estudiar derecho ni ser ingeniero, él sólo quería pintar, escapó del ambiente familiar y marchó a Madrid muy joven y vendía sus cuadros en el Rastro, luego estuvo muchos años en Alemania. Lo había pasado mal, incluso había conocido el hambre, pero persiguió su sueño y como un maratoniano no desfalleció y su vida continuó hacia adelante. Había vuelto a Canarias a acabar Bellas Artes y luego se había marchado de nuevo. A pesar de que es relativamente joven, hoy ya tiene bastantes cuadros en varios museos y ha participado en diversas bienales como maestro (http://www.demiguel.info/).

Estuvimos bastante rato hablando de su vida y repasando sus cuadros. Me enseñó algún catálogo de exposiciones colectivas en las que yo había estado en las que él me había pasado desapercibido, por no conocerlo. Yo lo retaba intelectualmente con preguntas cliché del estilo "¿Cuándo consideras que un cuadro está acabado?" o "¿Crees que se debe preguntar al artista lo que ha querido interpretar en un cuadro o bien dejarlo a opinión del que lo ve?".

Así estuvimos un buen rato sin darnos cuenta. El maestro tenía ganas de hablar, había encontrado alguien que se intersaba por su trabajo. Enseguida lo asimilé al runner que casualmente conoce a otro runner en alguna reunión y enseguida conectan y no paran de hablar de carreras y entrenamientos. Me confesó que era la única persona que había ido a la exposición ese día. Me dió mucha pena.

Se ha escrito mucho de la soledad del artista, igual que de la soledad del corredor de fondo. El mejor símbolo que descifra al artista es la soledad. No es exactamente lo mismo estar solo haciendo algo a estar simplemente solo, consigo mismo. Cuando el artista trabaja está físicamente solo, pero no en soledad; pues cuando escribe pinta compone etc. desarrolla un diálogo con la persona aún imaginaria que va a recibir esas visiones. Se parece mucho a la sensación de soledad del corredor de fondo, cuando entrena en soledad esperando triunfar en un escenario donde establecerá una relación con el público.

La soledad del artista es sólo aparente, necesaria para animarse a componer una obra sublime. Una soledad engañosa, la soledad que acompaña a un artista en el momento en que sale la publicación el libro, en el que la exposición o la galería comienza a llenarse de gente o cuando se canta aquella canción etc., se debe parecer mucho a lo que sentimos los maratonianos en los minutos previos a que se de la salida en una Maratón multitudinaria. Estamos rodeados de miles de personas pero nos sentimos solos, recogidos y concentrados ante lo que nos viene por delante.

Cuando ya llevábamos media hora hablando, era hora de despedirnos. El maestro había encontrado a alguien interesado por el arte y yo había encontrado a alguien con quién me veía reflejado en la soledad de mis entrenamientos y la soledad de una gran carrera, como el artista también se siente después de publicar un libro o comenzar una exposición.

Share this:

CONVERSATION

17 Comentarios:

  1. El entrenamiento del runner y el desarrollo de la obra de un artista tienen mucho en común, sobre todo la soledad con la que se realizan. El artista trabaja en soledad para ofrecer algo a los demás. Los runners somos quizá algo más egoístas, y aunque a veces luchemos por estar más alto o más bajo en una clasificación, luchamos por nosotros mismos, por ser mejores, pero no por transmitir nada a los demás.

    Como bien dices, el artista o creador trabaja muchas veces en soledad, pero debe sentir muy cerca e imaginar al potencial receptor de su obra para poder ser capaz de transmitírsela adecuadamente. Dudo que su obra tenga mucho sentido sin su público. Pero el runner... Es curioso... Trabaja para él, y le encanta enseñar "su obra" a otros como él, de igual a igual, a través de estos blogs que compartimos. Si es que somos raros...

    ResponderEliminar
  2. Muy buen comentario el del compañero...coincido mucho con él. Saludos Gonzalo!

    ResponderEliminar
  3. Una exposición, como su nombre indica sirve para mostrar la obra de un artista, si no hay público, como dices debe ser duro. Seguro que tú le alegraste el día, como esos aplausos anónimos que te reactivan en un momento malo de una carrera.

    ResponderEliminar
  4. La gran diferencia entre el corredor y el artista es que uno crea y el otro no; la soledad del corredor casi nunca es traumática, es una soledad positiva y llena de vitalidad; la soledad del creador, el hecho de tener que enfrentarse cada día ante el lienzo o el papel en blanco desgasta y suele ser una soledad bastante difícil de soportar; hoy por hoy prefiero mil veces la soledad del corredor de fondo; interesante entrada, como siempre; hay mucho de que hablar sobre el tema.

    ResponderEliminar
  5. Obviamente la soledad del corredor no es comparable a la soledad del artista, pero si en una carrera no hay gente animando, acompañando a los corredores, el corredor también se siente un poco sólo no?
    No me imagino una maratón, 42,195km en solitario, sin nadie que te dé un grito de ánimo.
    En fin, que esta entrada es de las de sesión de café: habría mucho que hablar sobre ello.
    Una vez más, acertada entrada Gonzalo.

    ResponderEliminar
  6. Ah.... se me olvidaba comentarte: qué vergüenza lo de la organización de nuestro maratón. Anuncian que las inscripciones se abrirían el 01 de junio, estamos a 28 de julio y nada de nada...pinta muy mal. Les mando un correo, comentando el tema y ni siquieran contestan.... muy mal.... si encuentro otra maratón por esas mismas fechas...me lo pensaré!

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno Gonzalo. Muy buen post de nuevo. Mucha calidad en tu blog, qué duda cabe que eres todo un artista y tu blog es nuestra galería o exposición.

    Me gusta mucho leerte. Sigue así!

    P.D. Me imagino a los dos 'artistas' comentando en la soledad de la sala.

    ResponderEliminar
  8. Buena entrada. En estos tiempos las galerías de arte no lo pasan bien y los artistas sufren la crisis muy directamente. Su soledad no es justa, a la gente le gusta e interesa el arte.

    ResponderEliminar
  9. Preciosa entrada. Y una comparación muy interesante

    ResponderEliminar
  10. Qtal Gonzalo? Como llevas esa preparacion para el Maraton de Dublín?. Yo empiezo en 2 semanas y ya empiezo a sufrir la ansiedad pre-preparación....
    Tu entrada genial, as usual!!!

    ResponderEliminar
  11. Creo que todos sufrimos de diferentes soledades, el artista, el corredor, el investigador, la vida misma!
    Buena entrada como siempre,
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  12. Y esa soledad supongo que nos hace abrir un blog ... coméntaselo al artista.

    ResponderEliminar
  13. Desde luego el paralelismo está muy bien establecido.
    Lo que da algo de pena es que después de conseguir montar una exposición nadie pase por ella, eso si que es una soledad desamparada.

    ResponderEliminar
  14. Muy buena comparación...
    ¿Te das cuenta que estás culturizando al grupo de runners neuróticos endorfinados hasta las trancas que un aciago día comenzó a desvirtuar tu blog? ;)

    ResponderEliminar
  15. Me gusta. A mi me pasa algo parecido, me gusta el arte estudié Historia del Arte y comencé a escribir un blog para hablar de arte, de mi, de libros, de correr, pero se cruzó una maratón por medio y me atacaron los "runners neuróticos endorfinados hasta las trancas" y ahora solo hago penosas comparaciones pilladas por los pelos entre obras de arte y running. ¡se nos va de las manos!No dejes de escribir aquí de arte, aunque sea de vez en cuando a algunos de los runners neuróticos endorfinados hasta las trancas , nos interesa el arte y lo que escribes.

    ResponderEliminar
  16. Gonzalo,
    Me gusto mucho este analisis, excelente "post"... definitvamente correr es un arte. Yo he empezado de nuevo. Vine a tu blog a buscar inspiración para las 3 millas del jueves y me encontré con esta interesante analogía. Me dio mucha pena a mi tambien que tu hayas sido la única persona que fue ese día a ver su arte, pero por algo te tocó a ti disfrutar ese momento y esa conversación que ahora nos compartes.
    Saludos desde LA. (Ah, y me encantó el nombre Cristino de Vera.. cool!)

    ResponderEliminar
  17. Nueva entrada completamente acertada,son soledades distintas pero ambas suelen tener al final un pequeño o gran premio detras en forma de pequeñas conquistas no exentas de traspies y son soledades queridas y deseadas,de hecho tengo un amigo pintor,echale un vistazo a ver que te parece: www.xaviermesa.com
    Respecto a tus entrenamientos veo que sigues con grandes kilometradas,no siempre se puede mejorar,yo aplico la formula de 3 subidas de kilometraje y una bajada.Y esas dos series de 2000,perfectas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar