It´s not about the bike


Creo que ya alguna vez he hablado sobre la caótica situación de mi mesa de noche. Tengo acumulados los libros pendientes de leer y la montaña no para de subir, cualquier día tendré que escalar para poder salir de mi habitación. Compro a mayor velocidad de lo que leo y eso irremediablemente va a provocar que el caos continúe.

Hace un par de semanas terminé uno de esos libros que "vivían" en mi mesa de noche desde hace bastante y que nunca encontraba el momento de empezar. Es la clásica autobiografía de Lance Armstrong "It´s not about the bike". Es un libro del año 2000 y relata los inicios de Lance como corredor y especialmente su lucha contra el cáncer, cubriendo únicamente hasta su primera victoria en el Tour, el resto ya es historia.

Lance Armstrong no es un personaje al que admirara especialmente, pero he de reconocer que este libro me ha acercado más a su forma de ser y a partir de ahora entiendo mejor su historia deportiva y el porqué de muchas cosas en su vida. El libro es realmente motivador, y su mensaje de lucha y superación es válido para cualquier deporte, corras maratones o juegues al balonmano.

Hijo de madre soltera y de familia humilde, fácilmente pudo estar en su juventud dando vueltas por ahí sin hacer nada, pero sus cualidades físicas lo llevaron al triatlon primero y luego al ciclismo. No debemos olvidar que cuando él salió, el ciclismo era algo muy minoritario en Estados Unidos (aún lo es). Un ciclista americano en el Tour era algo tan exótico como un andaluz en las grandes ligas de beisbol.

Hasta leer el libro pensaba que la historia del cáncer testicular de Lance Armstrong no había sido para tanto y que era más una leyenda para agrandar al personaje. Craso error, a pesar de los dolores continuó entrenando como un burro sin hacer caso al dolor, justo lo que hacemos la mayoría de los runners, pensando que eran dolores propios del entrenamiento. El cáncer se convirtió en metástasis llegando a los pulmones y al cerebro, teniendo que ser operado también de nódulos cerebrales. Los médicos le daban menos de un 20% de vida.

El primer tratamiento que le recomendaron en Houston lo imposibilitaría para el deporte. Se negó, buscó una nueva alternativa y marchó a Indianápolis donde finalmente se curó. Su vuelta fue histórica tanto por la simple capacidad de recuperación como por los resultados. Fue tan brutal la vuelta que enseguida comenzaron los rumores de doping nunca demostrados.

Además de la historia de supervivencia, he aprendido mucho del código ético del pelotón, de las largas temporadas de los equipos americanos entrenando en Europa, la protección de los gregarios al líder, etc. Ahora entiendo un poco más como se comportan los ciclistas profesionales. Es un libro muy recomendable que además ha coincidido en el tiempo con el fallecimiento por cáncer de la mujer de un buen amigo y de esta forma me ha llegado mucho más profundo.

Share this:

CONVERSATION

21 Comentarios:

  1. Qué interesante, Gonzalo. Lo apuntaré para devorarlo en un futuro espero que no muy lejano.

    Yo también tengo una pila de libros por leer en una mesilla y un montón de revistas pendientes de Atletismo en la otra. Estoy pensando poner baldas encima del cabecero para rentabilizar el espacio...

    ResponderEliminar
  2. Qué gran deporte El Ciclismo. Me leí hace tiempo el libro en su edición española 'Mi vuelta a la vida'. Muy, muy bueno la verdad incluso si no eres aficionado a los pedales gusta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Aunque no lo pueda parecer, detrás de una estrella deportiva, además del talento siempre hay muchisimo trabajo y sacrificio. Con el handicap de superar esa terrible enfermedad, mucho más, ahora bien su reciente vuelta ya no la entiendo tanto.

    ResponderEliminar
  4. No se le puede quitar nada de merito a lo que ha conseguido,nos caiga bien o mal,seguro lo ha pasado fatal y ha sabido encontrar su camino y de que forma....sin duda es un fuera de serie y el tema del doping no debe quitarle ni un apice de merito,es un ejemplo a seguir en lo que se refiere al coraje,a la lucha,al trabajo,al sacrificio a valores que hoy en dia no estan muy en alza,sigamos su ejemplo y no nos dejemos vencer enseguida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La historia de Lance es de admirar y mucho, pero genera muchas opiniones cada vez que habla y desde mi punto de vista es por su falta de humildad, aún así he apoyado a su fundación, porque cuando el cáncer ha tocado muy de cerca a mi familia.
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  6. Este tipo habla a través de su Fundación de ejemplos de superación. Llevo la pulserita de Livestrong, que es una chorrada pero los que hemos tenido casos cercanos de no superación es una forma de "vengarnos" de esa enfermedad.

    ResponderEliminar
  7. Reconociendo que no me gustan nada los libros de motivación y superación personal y que Armstrong no me cae demasiado bien, el libro me pareció bastante interesante cuando me lo leí.

    Qué me vas a contar de la mesilla de noche... los de amazon me van a poner una estatua en su oficina inglesa.

    ResponderEliminar
  8. A mi sí que me cae bien este tío.
    Es que a veces somos un poco chovinistas y nos dolió los records que batió.

    ResponderEliminar
  9. También lo lei hace tiempo en su versión en castellano. Una gran historia.

    Siempre lo he admirado, y disfruté muchisimo de sus éxitos. Gran ejemplo de superación, algo parecido esta ocurriendo ahora con nuestro Contador... impresionante su historia.

    ResponderEliminar
  10. Muchas veces es muy tentador juzgar a un deportista de élite por lo que es ahora, todos sus privilegios, su fama, el dinero que gana, la gente que trabaja para él, pero se nos olvida todo lo que han luchado y a lo que han renunciado por llegar a eso, y aún peor, que son seres humanos que también sufren y tienen problemas que nadie va a resolver por ellos. El que está hecho de esa pasta especial de la que están hechos los deportistas de élite, suele crecerse aún más cuando la vida le da un revés. Un ejemplo más para todos los demás.

    ¿Ya has pensado en pasarte el libro electrónico? Tu mesita de noche lo agradecerá...

    ResponderEliminar
  11. Gracias Gonzalo por compartir con nosotros esta historia de Amstrong.
    Desde la noticia del cáncer para mi es un ejemplo de superación a tener en cuenta. No conocía la historia que has contado y me ha parecido muy interesante.

    ResponderEliminar
  12. Estimado Gonzalo, tu entrada me ha venido de perillas. Hace unos días diagnosticaron a un compañero de entrenamientos un cáncer en el estómago. Este libro quizás le ayude en su lucha con tan encarnizado enemigo.

    ResponderEliminar
  13. He tenido la surte de leer el libro y es un gran libro, muy motivante.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. con el tiempo he aprendido a admirar a Armstrong. Todo un gran campeón, en muchos sentidos.

    Gran deporte el ciclismo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. No he leído el libro y evidentemente no le conozco de nada pero la impresión que me transmite es la de ser el tipo de persona, el tipo de líder, que impide que nadie a su alrededor crezca. El tour del año pasado con Contador en el mismo equipo debió ser de pesadilla para todo el equipo. Me han dado muy buenas referencias del libro "Cuando éramos jóvenes y despreocupados" del recientemente fallecido Lauren Fignon.

    Saludos.
    Jaal

    ResponderEliminar
  16. Pues yo no entiendo dos cosas: esa animadversión a Armstrong y por qué narices tendría que ser humilde.
    Baci e abbracci

    ResponderEliminar
  17. No he leído este libro todavía, pero suena bien. Lance tiene una historia propia inspiración y espero que la charla reciente de drogas resulta ser rumores. Lamento lo de tu amigo.

    ResponderEliminar
  18. Tiene muy buen pinta por lo que nos has contado, lo tendré en cuenta a la hora de comprar algo...
    Espero que todo te vaya muy bien, el tiempo pasa y nos queda menos para nuestro próximo reto deportivo. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Adoro a Armstrong y siempre he seguido con interés los Tours cuando él se encontraba en la carretera. Todo un campeón de la cabeza a los pies pese a quien le pese del que muchos deberían aprender.
    Interesante recomendación.
    Salud.

    ResponderEliminar