The look

Walking like a man, hitting like a hammer
She's a juvenile scam, never was a quitter
Tasty like a raindrop, she's got the look
(Roxette - The look)


El otro día estuve en uno de esos restaurantes americanos que tanto gustan a RA. El restaurante estaba decorado con motivos puramente yankis, fotos de actores, posters de películas, etc., el escenario perfecto para comerte una hamburguesa de lujo. En una esquina tenían un pequeño santuario de Rocky y por algún extraño motivo mi curiosidad me llevó a analizar más atentamente esa esquina del señor Balboa. Después de algún rato observando, mis ojos se detienen en la foto de arriba de la película Rocky III y me digo a mí mismo "Eureka, eso es lo que buscaba".

Llevo algún tiempo dándole vueltas a la teoría de que el plan de maratón nos provoca cambios en la actitud ante los retos, más allá de los obvios cambios físicos y mentales. Cuando estamos entrenando durante meses muchos más kilómetros y a más intensidad de lo que lo hacemos habitualmente, nuestro cuerpo empieza a mostrar evidentes cambios físicos. Es lo que se llama "ponerse fino", adelgazamos, se nos marcan venas que no sabíamos que teníamos, se nos afila la cara, etc. Por otro lado, el sufrimiento del entrenamiento prolongado nos hace más fuertes psíquicamente, nos venimos abajo más difícilmente y nos hacemos más resistentes mentalmente al dolor.

Pero hay un tercer cambio que va apareciendo según vamos acabando el plan, el cambio en la mirada. Como si un perro de lucha se tratara, hemos estado recibiendo palos durante meses preparándonos para un único día, el día de la batalla. Esa consecución de golpes tiene obligatoriamente que cambiar la mirada del corredor. El objetivo del entrenamiento según mi parecer no es únicamente intentar que consigas un pico de forma, además es convertirte en una máquina de matar, en un "terminator" que sin piedad vaya cortando cabezas durante toda la carrera. Y si llegas feliz, contento y de buen humor al final de un plan de maratón es que no has entrenado lo suficiente.

Tengo clarísimo que para triunfar no sólo debes entrenar bien, debes tener actitud. La misma actitud que te ha llevado a acabar las tiradas largas y los duros días de series te llevará a rebajar tiempo a tu marca. La tensión que se respira en la salida de una carrera es necesaria, y para aguantar esa tensión e "intimidar a los rivales" debes ser una máquina de matar, un killer. En la línea de salida debes de sonreir poco, demostrar al rival que te has machacado más que nadie, que has entrenado más que él y que lo vas a liquidar en carrera. Debe parecer que llevas un mes durmiendo en la calle. Justo lo que hacía Martín Fiz dejándose barba en las competiciones. Debes dar la impresión de que eres un tipo de pocos amigos, que no tienes miedo ni a la carrera ni a los rivales, que no te hacen gracia los chistes y que no estás ahí para pasar un buen rato. Eres un martillo y estás listo para golpear.

Eres un killer y lo has conseguido después de 16 semanas de meterte caña. Muestras cambios físicos, eres más duro y resistente mentalmente, pero por encima de todo tienes actitud, la actitud que te lleva a no desfallecer en carrera, a no rendirte, a resistir y a sacar fuerzas de donde no las hay para acabar fuerte los últimos kilómetros de la maratón. A falta de seis semanas para mi próxima maratón estoy empezando a notar cambios en mi mirada cuando me miro al espejo.

Share this:

CONVERSATION

26 Comentarios:

  1. Muy bueno Gonzalo, 'debes tener actitud', y cuánta razón llevas.

    Una vez dijiste que dijeron por ahí que hacer series daba carácter pero lo que realmente da carácter en un plan de maratón, para mí, es correr maratónes. Eso sí que da carácter, actitud.

    La actitud es muy importante, es el hacer personal de cada uno, cómo te enfrentas a las cosas y qué solución (de las multiples), aplicas.

    Además llévalo a cualquier campo... Por ejemplo que rock es supervisceral, mucha actitud. De acuerdo hay músicos supervirtuosos o con un técnica muy trabajada pero si no tienes actitud no eres nada.

    Sí, lo importante es la actitud y en el running, no hay Garmin ni Polar que pueda medir este parámetro (afortunadamente), pero sin actitud no haces 42 kms., vamos ni de coña!

    Saludos y me ha encantado tu entrada.

    ResponderEliminar
  2. y es que la actitud es importantísima... Estoy de acuerdo. Para comerte el mundo tienes que ser consciente de que eres capaz, que lo vas conseguir. Y para eso, nada mejor que el "proceso" que se produce durante el plan y que nos convierte en unos tipos duros.

    El resto de cambio físicos ya vienen por si solos, y comienzan a notarse enseguida. Justo cuando no paras de escuchar comentarios de "cada día estás más delgado", "hijo, deja ya de correr, que te estás quedando en nada", "¡pero que delgado estás!", "¡no estás comiendo bien! tienes que cuidarte más".

    Aunque claro, todo puede agravarse cuando en las últimas semanas ya no se puede disimular ese instinto "asesino" y la cara lo refleja con un rostro fino, fino. En ese momento, si te cruzas con algún loco como tu por la calle, sabes perfectamente si él también está corriendo detrás de maratón...

    saludos!

    ResponderEliminar
  3. Pués si Gonzalo, además de serlo hay que parecerlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que por fin se deje de hablar de Jack D. y empezemos a hablar de los grandes: Rocky, M. Night y Yoda. En Rocky se descubre el espíritu ante el desafío, que primero pierde y luego gana (este guión repetido en toda su saga le dió hasta un Oscar), al igual que Michael Night, que siempre empezaba perdiendo y al final del capítulo siempre vencía.
    Son dos ejemplos de superación ante la adversidad.
    Pero en ellos había algo más que la mirada desafiante, la actitud de manifestarse poderoso, si, algo más, el poso de la ciencia del Maestro Yoda: todo esto sin odio que es lo que te lleva al lado oscuro.
    En serio, cuando uno se siente fuerte (se te nota que andas por lo más afilado del pico de forma) hay un vicio en el espíritu combativo que te lleva a intentar algo más. es ahí cuando Yoda se debe de manifestar y dejar que toda esa sensación de "lo puedo todo" te haga ver la carrera como algo natural a tu vida, algo así como pensar que ese es tu lugar, que ahí es donde vives y es el sitio donde has sido llamado y que pese a compartir asfalto (añorado asfalto amado asfalto) con miles de corredores, estarás tu solo contigo mismo.
    Gana a todos, que la fuerza te acompañe, turbo boost y la mirada del tigre. Aprende Jack.

    ResponderEliminar
  5. RA, pero que grande eres. Estoy ahora mismo de rodillas ante tremenda demostración de sabiduría sobre el poder y la superación.
    Al final eres de mi misma escuela, tu mensaje está claro: "menos tonterías de ritmos, pulsaciones, entrenamientos milimétricos y chorradas varias, y más caña, actitud y cojones". Sí señor.
    Debemos sin duda recuperar a los clásicos: Chuck Norris, Steven Seagal, Jean Claude Van Damme, ese es el camino.

    ResponderEliminar
  6. Y Survivor, pedazo de tema! cada vez que alcanzo la cima de una cuesta me dan ganas de alzar klos brazos, ja ja ja

    Me encanta esta entrada!

    ResponderEliminar
  7. jajaja... muy bueno si señor! Me ha gustado mucho esta entrada,tienes mucha razón en lo que cuentas. Me ocurre algo parecido, cuando llegas a la competición no estoy contento, alegre, más bien, con ganas de sacar todo lo que tengo dentro, lo que he trabajado y por supuesto la ocasión no me va a tirar al suelo tanto esfuerzo. Tengo la cara más afilada, mi mirada es otra desde hace ya unas semanas, sin duda soy un Killer, un Terminator..-jajaja . Un abrazo amigo ( me encanta leer tu blog)

    ResponderEliminar
  8. Je,je,je... acojonado le tengo a Rocky con la mirada.
    Muy bueno

    ResponderEliminar
  9. joder, donde me he metido, esto parece el pelotón de marines de "la chaqueta metálica"...

    viva heidi... :)

    ResponderEliminar
  10. Mientras uno se reconozca en el espejo, a pesar del cambio de mirada, la cosa todavía tiene remedio.

    Saludos
    Jaal

    ResponderEliminar
  11. No quiero ni imaginar a ese killer que llevas dentro y esa mirada de intimidación al rival si además fueras de los que luchan por ganar la carrera, temible, jeje.

    ResponderEliminar
  12. Supongo que esa mirada se ira adquiriendo con los años porque a menos de dos meses de mi estreno mi mirada es de lo más inocente!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  13. Gran entrada Gonzalo. La verdad es que comprendo todo lo que dices, aunque ya hace un par de temporada que perdí esa "mirada" por lesiones. Ahora espero que en meses venidero vuelva a mi, sigues así de bien y un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Genial entrada, Gonzalo. ¿Lo de la mirada y la actitud también valen para medias maratones?

    Me descubro ante el comentario sobre Yoda de RA. "Amado asfalto" - buenísimo

    ResponderEliminar
  15. Acabo de imaginarme a Chuck Norris en mallas y casi me da un soponcio... :) Excelente entrada Gonzalo. Creo que ese punto de vista te lo da quizá la tercera o cuarta maratón. Cuando te acercas al momento de hacer la primera, todo es idílico, ves que progresas mucho, te sientes feliz, quieres fundirte en armonía con runners que van a hacer el mismo recorrido y completar en hermandad y camaradería esos 42 kilómetros...

    Pero imagino que cuando preparas la segunda, comparativamente progresas menos y entrenas más duro, la tercera aún te machacas más y apenas rebajas la marca, entonces, sí que uno se convierte en una bestia sin piedad que quiere morir y matar en el asfalto... :)

    Salvando las distancias, creo que eso es lo que me hizo dejar los 10K y querer unirme al mundo de los maratonianos. Como no se pueden correr tantas maratones al año como 10K, creo que tardaré más en convertirme en un killer como el que nos describes.

    Insisto, excelente entrada, felicidades, me veo retratado dentro de unos meses...

    ResponderEliminar
  16. Ufff, me das miedo, Gonzalo; menos que hoy por hoy es casi imposble que coincidamos en alguna maratón; de todas maneras y como siempre, chapeau.

    ResponderEliminar
  17. Grandiosa entrada Gonzalo, por no hablar de los comentarios.

    Sin duda, me acordaré de ella cuando este 'batallando' en Málaga.

    Saludos crack

    ResponderEliminar
  18. Gonzalo eres un gran pensador y atleta.....le das la vuelta a este mundo por todos los lados para que tods los viciados a este maravilloso deporte entendamos de que va este buen rollo y su finalidad......como siempre en tu lugar con magn´ficas entradas que trasmiten veneno del bueno para estos duros retos......eres un killer de mirada vencedora...me alegro de que sientas todo lo que escribes....saludos kiko.

    ResponderEliminar
  19. Vamos!..que no puedo estar mas de acuerdo en eso..ahora bien, eso del "killer" en la mirada, como que suena fuerte a la primera, no?. Pero que el entrenamiento te cambia la actitud, eso que ni hablar!

    ResponderEliminar
  20. Genial entrada, tienes toda la razón. Noto esa sensación cuando voy a hacer una carrera cojonuda, yo hasta ahora le llamaba “estar centrado”, no tengo en la mente otra cosa que la carrera, nada me distrae (y esto es difícil). Y no como otras veces que tengo la mente en cualquier cosa menos en competir. Esa sensación la tuve, por decir tres, en el Maranalón, en los 10km de Laredo (la marca de la que mas orgulloso me siento), y sobre todo, la tuve en la Media de Donosti de este año, no había en mi ni un ápice de duda de que iba a lograr el objetivo que me había planteado. Y con esa ACTITUD, afronte la prueba.
    “¿me estas hablando a mi?, si me debes hablar a mi porque aquí no hay nadie mas...” (Travis Bickle)

    ResponderEliminar
  21. Una vez leí que para cambiar de vida, actitud, etc. hay que hacer cosas que antes no hacíamos, por tanto, el corredor que se prepara carreras con planes de entreno, definitivamente que su vida cambia!
    Te leo muy motivado y con muchas ganas para el maratón, genial! a por ello!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  22. Pues a mi me pasa eso cada día cuando me levanto y me miro al espejo: se me cambia la mirada y pienso "otra vez al curro" y se me pone una cara de medio enfadado / medio jodido... ;)

    ResponderEliminar
  23. te estas voviendo muy agresivo gonzalo,jeje,cuidado con tu sombra tambien no vaya a darte un susto,saludos

    ResponderEliminar
  24. Hola Gonzalo, no me puedo creer que no te tuviera agregado antes, creía que sí...
    Se puede llevar a cabo un buen plan de entrenamiento para batir récords, pero sin la actitud como bien he estado leyendo en los comentarios..., no se hace nada.
    Yo hasta ahora he corrido en plan para disfrutar del paisaje, del ambiente..., pero me he dado cuenta de que si quiero ir a más, tengo ir ese plan más killer..., que es mi intención para esta nueva temporada...

    Me quedo por aquí leyéndote,

    besos.

    ResponderEliminar
  25. Llegué desde otro blog que comentaban esta entrada... me encantó esta oda a la actitud! Magnifica reflexión y algunos de los comentarios posteriores... aunque creo que estas líneas sólo las pueden entender completamente mayores de 30 y con alguna maratón encima... me he visto reflejado... y me he divertido. Gracias!

    ResponderEliminar