Si entrenamos en grupo hay que esperar a los más lentos



Llevo todo el día sin parar de reir, he vivido la anécdota deportiva del año contada por el actor principal. Todos tenemos en el trabajo algún compañero que corre o nada. En mi trabajo somos tres, dos triatletas y yo que sólo corro. Uno de los triatletas es más veterano y lleva años practicando a nivel popular, el otro acaba de empezar reenganchado del baloncesto que es lo que practica habitualmente.

Pues bien, cual secta, el triatleta veterano ha ido tejiendo su tela de araña durante meses y ha atraido al triatleta joven al lado oscuro. Quedan habitualmente para salir en bici y han hecho algún triatlón sprint en modo entrenamiento, hasta que hace un par de meses el triatleta joven se estrenó en un triatlón oficial. Quedó casi el último.

Ayer el triatleta joven quedó con otro amigo para salir a nadar en el mar por la tarde. Viviendo en una isla es habitual que la gente salga a nadar al mar, además los triatlones se organizan en el mar y hay que estar entrenado. Este amigo es nadador y era la primera vez que salía con él. La diferencia entre ambos es como si Gebreselassie sale conmigo a hacer un rodajito "tranquilo", él iría a 3 min/km y yo a 5 min/km.

Pues bien, los dos amigos salen ayer a nadar juntos unos 1.500 metros en el mar. Poco a poco se van separando hasta que se dejan de ver. En condiciones normales el nadador bueno hace el recorrido en unos 25 minutos y el triatleta joven en unos 60 minutos. El triatleta joven, el que trabaja conmigo, va despacio pero seguro, pero al rato le empiezan a dar calambres y decide darse la vuelta. El nadador más rápido espera pero no ve a nadie y continúa nadando hasta el final. Al llegar allí se asusta y decide llamar al 112, presentándose allí de forma inmediata protección civil, policía, helicóptero de rescate, además de bañistas y curiosos, etc.

El nadador lento ve el helicóptero sobrevolando por encima suyo y piensa "joder, tiene que haber pasado algo", y sigue nadando, despacio pero seguro. Llega de nuevo a la playa de donde había salido, tranquilo y relajado por el entrenamiento hecho, y ve una gran cantidad de efectivos de policía y protección civil esperándole, además de una multitud de bañistas y curiosos, dándose cuenta en ese momento de que están allí por él y poniéndo cara de "tierra trágame".

La noticia se publica hoy en los diarios locales. El nadador lento existe, trabaja conmigo y me ha alegrado el día. Moraleja: Si salimos a entrenar en grupo hay que esperar a los más lentos.

Share this:

CONVERSATION

21 Comentarios:

  1. jejej pues si vaya anecdota y màs si se entrenaenaguas abiertas es más peligroso ejaralcompi detràs y no saber de el,un saludoooo

    ResponderEliminar
  2. Jejee... si, una anécdota para reir pero el mal trago que debió pasar debió ser de aupa, tanto el nadador lento como el rápido.
    Seguro que a partir de ahora uno esperará al otro.

    ResponderEliminar
  3. Hola Gonzalo, buena anecdota...je,je. y sobre todo los comentarios que han dejado en la noticia...¿quien paga el helicoptero?...muy bueno.

    Estoy contigo, si se sale en grupo hay que llevar un ritmo llevadero para todos...

    Un saludo
    Quique

    ResponderEliminar
  4. Joder que susto... menos mal que todo acabó bien. Aunque la cara de verguenza de tu compañero debió ser de las de época...

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Te puedo asegurar que yo, un tío con palabra de honor, si salgo con alguien a correr no hago 'eso'.

    Si es que son como niños...

    Saludos y eso sí que es una anécdota! Y además queda escrito!!! Que se reponga pronto (digo psíquicamente), tu compañero joven.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Me alegra que quedará en anécdota, pero tiene razón Quique, lo del pago de los servicios de rescate tiene su miga. Que se lo digan a los montañeros que cometen alguna imprudencia y luego les pasan gastos de rescate de miles de euros.

    ResponderEliminar
  7. Buena anécdota, la próxima vez seguro que llevan un cabo de seguridad entre ellos.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno... Convendría interiorizar el mensaje...

    ResponderEliminar
  9. La duda que me queda es a quién le pasarán la factura del intento de rescate, al presunto ahogado o al que avisó... Seguro que no les vuelve a pasar. Vaya susto de todas maneras... Yo cuando he ido a competiciones con algunos amiguetes, salimos juntos pero luego vamos a nuestros ritmos y nos volvemos a juntar después de acabar, pero si vas a entrenar, hombre, lo normal es no separarse mucho.

    ResponderEliminar
  10. Al otro tendrían que hacerle pagar la factura del helicóptero. ¡Menudo elemento!

    ResponderEliminar
  11. Mejor salir a nadar a ritmo del lento o quedarse en casa metido en la bañera.

    Saludos.
    Jaal

    ResponderEliminar
  12. Si es que pasan unas cosas!!

    Si se queda para nadar juntos, es eso, JUNTOS!!!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Dentro de lo que cabe es el mejor final posible.

    ResponderEliminar
  14. uff,que situacion mas embarazosa,da yuyu salir a nadar en el mar por no tener escapatoria muchas veces,en este caso pudo volver a la orilla y no pasó nada pero ante la duda hizo bien en llamar al 112 por si acaso.salu2

    ResponderEliminar
  15. Jajaja... grandiosa historia. No hubiera estado mal, antes de salir, abordar la cuestión, el típico "si me quedo, tú tira" "no hombre, te espero"
    Baci e abbracci

    ResponderEliminar
  16. Oju, me pongo en el lugar del nadador rapido, y vaya mal rato...
    Corriendo es facil esperar a alguien, o darse la vuelta un ratillo... pero supongo que nadando en aguas abiertas sera algo mas complicado.
    Aun asi... vaya tela¡¡
    Creo que la anecdota seria perfecta si en la noticia de periodico se incluyera una fotografia con el nadador lento rodeado de policia, salvamento maritimo y proteccion civil... jejej

    ResponderEliminar
  17. Eso de salir juntos y dejar al compañero tirado en un entrenamiento no es muy normal.

    ResponderEliminar
  18. Es absolutamente básico Gonzalo si sales con alguien esperar, si no....... no quedes, sal solo, sencillo verdad?

    ResponderEliminar
  19. Jajaja que bueno, y si hay que hacer lo que dices, porque si vas a ir a tu ritmo, y pasar de alguien mas lento, ¿para que quedas?.

    ResponderEliminar
  20. Interesante anécdota, pero creo que siempre que se sale en compañía se espera a los últimos no? digo por eso salimos en grupo, me imagino que el nadador rápido aprendió la lección.
    bss
    Tania

    ResponderEliminar