La enfermedad del tiempo

En 1982, cuando España vivía su Mundial, un médico norteamericano llamado Larry Dossey diagnósticó por primera vez la enfermedad del tiempo. El principal síntoma de esta enfermedad es pensar obsesivamente que el tiempo se acaba y que tenemos que correr más rápido en todas las facetas de la vida para alcanzarlo, algo que por definición nunca llega.

Me quedan menos de veinte días para mi próxima maratón, para la que me he estado preparando cuatro meses, y comienzo a sentir el habitual estado de ansiedad. Todos lo sentimos, hasta los más veteranos, es un miedo a defraudarnos, a fracasar en la marca que nos hemos propuesto, es un miedo a que las cosas salgan mal. Quizás este estado mental me ha llevado a escribir esta entrada hoy.

Vivimos en el mundo de las 24 horas al día 365 días al año. Todo cambia a una tremenda velocidad, hay millones de gigas de información a la que tenemos acceso cada día, pero a una velocidad de vértigo. Nos pasamos el día corriendo y no en el sentido deportivo. Si añadimos un plan de entrenamiento de cualquier deporte, entonces ya no podemos más, pero seguimos dentro de la espiral. Se supone que tenemos un montón de artilugios de última tecnología para ayudarnos a hacer nuestra vida más fácil, pero es justo lo contrario, nos ponemos de mal humor cuando las cosas no nos salen, vamos tan rápido que nunca hay plan B.

Según el doctor Dossey, los males que aquejan a la sociedad moderna tienen que ver justo con la lucha perpetua con el reloj. Nos estresamos por no poder controlar nuestro tiempo, nuestro propio tiempo. La falta de tiempo es hoy una epidemia.

Frente a esta locura de nuestro siglo surge la filosofía Slow. Esta apareció en Italia como protesta contra la apertura de un McDonalds en la plaza de España de Roma. Inicialmente surgió como la organización Slow Food y luego se ha expandido a conceptos como Slow Sex, Slow Life, Slow Cities, etc. la filosofía de la lentitud. Frente al correr constantemente para intentar atrapar el tiempo que se nos escapa, la filosofía Slow aboga por tomarse las cosas con calma, por ir despacio, disfrutar despacio de una buena comida, de un paseo con los amigos, por apagar el móvil, en definitiva vivir relajados el poco tiempo que dura nuestra vida.

¿Qué tiene todo esto que ver con el Running y mi actual estado de ansiedad maratoniana? Pues si bien practicar un deporte de resistencia es algo completamente beneficioso para cuerpo y mente, cuando éste te domina y no al revés, estás entrando a formar parte de lo que se entiende por enfermos del tiempo. Correr sí, pero que no te domine, hay que disfrutar del placer de hacer una tirada larga por algún bonito paisaje, rodar por rodar, tomarse los kilómetros con calma. Según pasan los años nos vamos dando cuenta de ello y nos dedicamos a hacer kilómetros y kilómetros disfrutando. Y disfrutar no quiere decir ir lento, quiere decir teniendo el control de la situación.

Cuando en un plan de entrenamiento sientes que los ritmos infernales y las sesiones constantes de calidad toman el control de tu vida y te ponen de mal humor, estás comenzando a tener un problema. Hacemos esto para disfrutar, y nos ponemos retos para disfrutar y superarnos. Acabar simplemente una maratón es una hazaña titánica, si no eres capaz de acabar contento porque se te han escapado dos minutos de tu marca, entonces tienes un problema de dependencia. Visto desde fuera, realmente da igual correr una maratón en tres horas y treinta minutos o en tres hora y treinta y dos minutos, ¿qué más da si has pasado un gran momento antes durante y después de la carrera?

Esta entrada de hoy está escrita para mí, son simplemente pensamientos para ayudarme a verlo todo con relatividad en estos días previos a la carrera. El día 25 de Octubre correré mi cuarta maratón, mi objetivo es sub-3h:30m:00s. He entrenado duro para ello, es mi objetivo y mi sueño, he disfrutado del camino, pero si no lo consigo,voy a continuar siendo feliz, y lo volveré a intentar, pero ante todo habré disfrutado porque lo que me gusta es correr.

Share this:

CONVERSATION

20 Comentarios:

  1. Empecé a entrenar con el mismo objetivo que tú, pero estoy de acuerdo al 100%, está entrada también está escrita para mí. Ya lo dijo Lincoln hace muchos años: Lo que verdaderamente importa no son los años que tengas de vida, sino la vida que tengas en esos años.

    ResponderEliminar
  2. Gonzalo, Me quedo con lo que dices de ... he disfrutado del camino... pues claro que si, disfrutar el momento.
    El Maratón es otro momento feliz de tantos...

    ResponderEliminar
  3. Bonita entrada y reflexión. Espero que consigas en este, tu cuarto maratón, el reto que te has propuesto, y si no... el otro reto de continuar siendo feliz, es igual de estupendo. ;D
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Permíteme decir que estoy al 100% con lo que dices. Yo aún estoy en esa fase de disfrutar corriendo y espero que así sea por mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, cuando yo empecé en esto del trote cochinero, a uno de los tipos que conocí le escuché decir que jamás había disfrutado corriendo como cuando empezó a bajar de una hora en 10.000.
    Efectivamente, me refería a una media maraton, pero no me veo capacitada, no tengo voluntad para empezar a correr y pensar que voy a estar sufriendo durante las dos próximas horas y media.
    Baci e abbracci

    ResponderEliminar
  6. Durante una carrera, y en los momentos posteriores, son muchas las sensaciones causadas por el stress, por nuestro nivel de autocompromiso, las endorfinas, el miedo al fracaso, al azar, a la mala suerte, a los errores de cálculo. Es fácil desanimarse, sentir un pequeño fracaso, que todas esas sensaciones de repente se tornen algo negativas. Pero seguro que poco tiempo después, sólo puede quedarnos un inmejorable recuerdo después de acabar una carrera más, y no una cualquiera, sino una maratón. Luego podemos pensar, analizar, buscar en qué mejorar. Pero el buen recuerdo no nos lo quita nadie.

    ResponderEliminar
  7. Hace tiempo que corro. Siempre he corrido por sensaciones, utilizo el reloj como mero tramite. Más que bajar de tiempo, me gusta subir distancia.
    Hoy es un día especial para mí. Ya tengo dorsal para mi primera maratón , en París. Saldré en el último cajón. Mi objetivo es entrar en 4:30
    Los objetivos son buenos para eso, para tenerlos y están ahí, lo verdaderamente importante es que marcan una dirección. Luego cuando ya han cumplido su objetivo, trazar esa dirección, solo cabe soltar el resto y DISFRUTAR CON LO QUE HAYA.

    MUCHA SUERTE EN TU CARRERA. TE LO HAS GANADO CAMPEON.

    ResponderEliminar
  8. ¿Dónde está Ra cuando lo necesitas?

    ResponderEliminar
  9. Sé feliz, seguro que lo consigues.

    ResponderEliminar
  10. Me gustó mucho este post. He pensado en esto antes que yo, pero no saben cómo frenar. tengo una adicción a mi iphone y leyendo blogs ... Supongo que podría ser peor, pero sé que tiene que tener más no la tecnología momento de relax! Odio que me siento corriendo la mayor parte del tiempo. lo que solía ser peor, pero me dejó algunas obligaciones para darme más tiempo libre.

    ResponderEliminar
  11. Te queda poco para el día de la carrera y vas a tope de entrenamientos y el miniyo causa estragos. Ese miniyo está deseando correr por caminos interminables sin control de tiempos ni pulsaciones, pero todo tiene su lugar y su momento. En este deporte se compite en pos de la marca que uno se merece, ya sabes, tanto entrenas tanto vales, ni más ni menos, por eso no hay ansiedad, porque no se busca lo que no se merece ni corresponde. Si has trabajado para el sub 3:30 en ese día en concreto tus piernas te lo darán, seguro. Y por cierto, correr un Maratón es un privilegio que tenemos muy pocos y que muy pocas veces hacemos en nuestras vidas.

    Nota final: ayer Jan se hizo 23k en un día de diario sin tenerlo previsto y tu haces un alegato del correr por correr, todo esto mientras yo me aferro a un plan estricto de entrenamientos.

    ResponderEliminar
  12. Yo entreno para disfrutar de la sensación que esto nos reporta pero es verdad que ultimanente los entrenos son más exigentes y puede que no siempre acabe contento, pero teniendo en la cabeza mi debut en la Maratón, esas malas sensaciones desaparecen.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Centrate en el presente. Y disfruta de estos dias previos a la carrera, si no se te van a escapar sin darte cuenta. No te obesesiones con el dia de la carrera.
    Ese dia pueden ocurrir mil cosas, pero todos sabemos que el sub 3:30h ya lo has conseguido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Gonzalo, me ha encantado tu entrada!!

    Cuando comencé a realizar los entrenamientos para mi primer Maratón, sabía que me estaba metiendo en una aventura y experiencia quizás irrepetible, así que quise disfrutar del hecho correr en cada salida. No me planteaba como entrenamiento el planning que tenía. Buscaba paisajes nuevos y bonitos donde hacer las tiradas largas para saborear los caminos, de cuanto me rodeaba, para ir conociendo mis sensaciones... Y la Maratón me salió mejor de lo que esperaba, las piernas me iban solas y mi cabeza gozaba de estar corriendo por las calles de mi ciudad, cortada al tráfico, únicamente para nosotros los-as corredores-as de Maratón.
    Tras finalizarla, con el tiempo me di cuenta, que había encontrado la fórmula de cómo hay que correr y de cómo quería seguir corriendo, que como bien comentas es disfrutando sin convertirnos en esclavos del correr.

    Ahora en muchas ocasiones, me he desviado de ese propósito con querer bajar de tiempo en 10000... Me exigo más y al hacerlo me viene el mal humor... Es ahí cuando hay que pararse y volver a retomar el otro camino, llevando nosotros-as de nuevo las riendas.

    Las sensaciones que tienes en estos días previos a la Maratón son parte también de la carrera q ya iniciaste con los entrenamientos. Y en la misma, echarás el resto, todo lo que has dado en cada salida te saldrá solo.

    Te va a ir fenomenal, llevas todas las piezas encajadas ;-)

    Bss CAMPEÓN.

    ResponderEliminar
  15. Un maratón dura 3,4 ó 5 horas una preparación meses, puedes preparar un maratón y al final no poder terminarlo o correrlo, pero nadie te puede quitar la satisfacción del entrenamiento, de haber cumplido contigo mismo. Yo lo tengo claro, la maratón es la fiesta, la guinda del pastel, pero me gusta el pastel.
    Hay veces que estamos más "killer" y que buscamos el hasta dónde, otras temporadas estamos "slow". Todo vale, honor para todos los que se ponen unas zapatillas y salen a correr, gloria eterna a los maratonianas y maratonianos

    ResponderEliminar
  16. Gran reflexión que comparto Gonzalo. Yo he estado tres veces a punto de bajar de las tres horas y no pudo ser, pero no por ello no escapaba satisfecho de mi proeza. Estás preparado para bajar de las 3h30, pero el maratón es muy complicado y largo, todo puede pasar, interviniendo tambien el factor suerte. Haga lo que hagas, escapas satisfecho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Siempre debemos mirar de reojo eso del disfrute,bastantes responsabilidades tenemos para convertir un hobby en otra responsabilidad mas cuando es solo eso,un hobby,una excusa para disfrutar,para relajarse,para pasarlo bien y tambien en este caso para autorrealizarnos un poco mas alcanzando objetivos que nos llenen y no supongan ninguna responsabilidad,que nos llenen porque si.
    Un abrazo Gonzalo y disfruta,al menos ten la sensacion de que lo que haces lo haces para disfrutar,no para ganar o perder.Disfruta y gana siempre

    ResponderEliminar
  18. Auto-terapia compensatoria, eh...?? Creo que ya sabes perfectamente que no puedes engañarte a ti mismo.. Aunque está bien que divagues sobre lo que va ha acontecer.... las conclusiones finales mejor después del Maratón... Ahora NO pienses que quizás no consigas tu objetivo...!! Has trabajado duro muchas semanas, estas dispuesto a todo, no...?? Si no lo consigues, sabes que serás un poco menos feliz... Por lo tanto descarta ese pensamiento..!! Vas a conseguirlo, SI o SI... Esta es tu guerra, no vas a salir al campo de batalla pensando en la posibilidad de una derrota...!! Vamos...!!!!

    ResponderEliminar
  19. Ya no recordaba como eran las entradas premaratón. Esta cumple todos los requisitos sobre la proclama de felicidad en el caso de no conseguir el objetivo (yo lo hice en el MAPOMA)

    Conociéndote tienes el 3:30 entre ceja y ceja y, si se da el remoto caso de que no lo consigas, durante unas horas te va a picar pero inmediatamente vas a estar pensando en la siguiente oportunidad y empezarás a afilar de nuevo la katana.

    En parte si somos enfermos del tiempo... y nos gusta.

    ResponderEliminar
  20. El 3.30 lo haces fijo. Y tienes toda la razon, a todos nos gusta bajar marca, pero lo importante es no perder la perspectiva, si para bajar marca tienes que dejar de disfrutar y pasarlo bien ¿de que sirve?

    ResponderEliminar