El Rinoceronte negro y mi semana rara, rara

El Rinoceronte negro es el cuarto mamífero más grande de Africa por detrás del elefante, el hipopótamo y el rinoceronte blanco. Como todos los mamíferos, cuando es bebé provoca sentimiento de ternura. Hoy en día es un animal seriamente en vías de extinción debido a la caza. Es por lo tanto un mamífero raro, raro, casi como mi semana.

Esta es la segunda semana de recuperación tras la maratón. Algunos cuerpos privilegiados recuperan en un par de días tras la maratón, yo necesito al menos dos semanas. La primera semana no hago absolutamente nada y en la segunda alterno rodajes suaves día si y día no. Ahora estoy en esta segunda semana y es básicamente lo que estoy haciendo, rodar unos 10 kilómetros en días alternos que me están saliendo entre 4:53 y 4:55.

En esta semana han coincidido una serie de extrañas circunstancias que menos mal que han ocurrido en una semana "basura" como esta. En primer lugar he estado con gripe durante los primeros días de la semana, ya estoy recuperado, pero me ha tenido bastante débil algunos días. Lo de la gripe post-maratón es un clásico, el esfuerzo de la carrera hace que te quedes inmunodepresivo y pillas cualquier virus despistado que pasa cerca tuya.

Además de la clásica gripe post-maratón, mi parque está en obras. Ya lo he contado otras veces, el 70% de mis rodajes los hago en un parque de 500 metros de largo. 500 metros de ida y 500 de vuelta por el otro lado forman un perímetro de 1 km. Es como para locos, ¿no?. Pues es lo que hay, no tengo demasiadas alternativas de suelo blando y así puedo picarme con los titanes en las series y ver pasar a las tías buenas hasta 14 veces. Pues bien, esta semana el parque está de obras, mejor ahora que en plena fase de carga de un plan de entrenamiento, pero fastidia. He tenido que buscar alternativas, pero me he sentido raro. Uno se acostumbra a correr en un sitio y luego es difícil cambiar.

Y el tercer episodio extraño de esta semana es que hoy me he hecho una prueba de esfuerzo. Hace un año en un control rutinario de la empresa me detectaron un electro patológico con anomalías en la onda T que es lo que te ocurre cuando te da un infarto. Fuí al cardiólogo privado y al de la Seguridad Social y este último me solicitó prueba de esfuerzo y ecocardiograma. Ya hasta me había olvidado, pero me llamaron hace algunos días y lo tenía marcado para hoy.

Nada más entrar la doctora me pregunta qué me ha pasado. Le explico y veo que observa que efectivamente tengo una T invertida, me ve la mochila de Mapoma 2010 y me dice -"Ahí pone maratón, ¿no?. ¿tú haces maratones con el doctor XXXXX? Ese va a Nueva York y todo". Luego oigo que le dice a una alumna universitaria que estaba con ella que el electro era típico de alguien que hace deporte de fondo y que si un médico que no sepa lo ve puede asustar al paciente diciendo que ha tenido infarto, a lo que las miro y les digo "justo eso es lo que me dijeron a mí". Noto que les hace gracia y la doctora le dice a una auxiliar "a este hay que meterle caña". "Um, me gusta, cómo me gusta", pienso.

Para resumir, la prueba de esfuerzo fue totalmente surrealista, vale que no era para detectar umbrales sino para comprobar que todo funcionaba bien, pero de ahí a no dejarme ponerme ropa de deporte va un trecho. La hice en cinta con zapatos y pantalón de trabajo y a los 15 minutos me dijeron que todo estaba correcto, que la patología del electro se corregía al aumentar el esfuerzo, lo que significaba que todo estaba bien y que no siguiera corriendo que les iba a estropear la máquina. Supongo que el 99% de los que pasan por allí son señores ya de cierta edad y con poco deporte en el cuerpo.
Pues así está siendo mi semana, rara, rara. Pero es mejor que todo esto ocurra ahora y no luego. Alguien desde las alturas me está enviando un mensaje, me preparan el parque de entrenamientos, me hacen pasar una revisión, me recuperan de una gripe....Digo yo que habrá que empezar a entrenar en serio otra vez, ¿no?.

Share this:

CONVERSATION

16 Comentarios:

  1. Hay que ver, qué mala pata, no te va a quedar más remedio que entrenar de nuevo... Qué dura es la vida del maratoniano... Lo digo por esas dos semanas casi sin entrenar... ;)

    ResponderEliminar
  2. Lo de correr 15 minutos en cinta con traje y zapatos es para que lo hubieras filmado. De todas formas los astros se han alineado para que empieces ya el siguiente reto.

    ResponderEliminar
  3. Hombre Gonzalo, date un tiempo! Breve, pero tiempo. Lo de "ver pasar a las tías buenas hasta 14 veces" el el leitmotiv de esa querencia animal a ese bendito parque... Nada que objetar, todo es rock and roll, las drogas, las generas tu propio organismo; el rock sale de tu mp3; y el sexo siempre está a flor de piel, corras, o estés en la consulta de la doctora.

    Eres maratoniano crónico y una casusa perdida para la ciencia por lo que leo. Gran tipo.

    Sigue así.

    P.D. Si llega a ser Ra el que aparece en la consulta, hombre... se da una escena surrealista tipo película Berlanga.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¿Cuándo dices que ruedas entre 4´53 y 4´55 podrías ser un poco más preciso?

    ResponderEliminar
  5. oh no, la gripe! al menos, se produjo después de la carrera y no antes. errar por el lado de tomar un descanso más prolongado, por lo que están totalmente recuperados de los dos corriendo y estar enfermo cuando usted comienza a entrenar de nuevo.

    ResponderEliminar
  6. Está clarísimo, estabas buscando las puertas y se están mostrando ante tí. Buen comienzo de entrenamientos Gonzalo!

    ResponderEliminar
  7. Lo de dejar de ver tías buenas es lo peor

    ResponderEliminar
  8. Que bien, que a esta semana rara le saques esa positiva conlusión. ¡Algo bueno te espera!

    ResponderEliminar
  9. Pues si que ha sido una semana ramoneadora y no hervibora como el blanco.
    La prueba de esfuerzo, por lo que cuentas no te llevó mucho esfuerzo...
    Y lo de dar vueltas a un circuito de 1 km, vaya merito, por mas que veas 14 veces a las tias buenas... Asi en cuanto en un maraton coges carretera en linea te sales.

    ResponderEliminar
  10. Qué entrada más completa... No se por dónde comenzar a comentar... si por la posibilidad de ver a las tías buenas hasta 14 veces o a la prueba de esfuerzo con ropa de calle.
    Creo que la vida te está enviando una señal... A partir de la semana que viene, no habrá excusa para darle caña a ese cuerpecito serrano...

    ResponderEliminar
  11. Vaya, otro que también ha tenido una semana rara... jeje.

    Muy graciosa la anécdota de la prueba de esfuerzo. Me gustaría ver la escena de verte corriendo en cinta en pantalón y con zapatos. Estaría gracioso.

    ResponderEliminar
  12. No te quejes si vuelven a visitar tu blog los de los osos.
    Cuídate

    ResponderEliminar
  13. La prueba de esfuerzo yo me la hago en Sanitas y es como cuentas, en plan llegar y súbase ahí y corra. Lo importante es que sales como runner en lugar de otras cosas díficiles de imaginar, ...,
    ¿Gonzalo el jugador de ajedrez, el jugador de golf, el que pasea por el Parque Romano?.

    La adaptación de piernas me ha llegado en dos días pero las energías no las he recuperado aún, sigo bien pero algo flojo.

    ResponderEliminar
  14. Gonzalo tambien volver a entrenar con regularidad se te hara raro, el de ahi arriba como bien dices te esta cuidando.Que grandes conclusiones te has marcado al final,eso ha sido lo mejor de todo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Eso de que la doctora diga delante de una alumna que hay que meterte caña puede interpretarse de muchas maneras ;-)

    ResponderEliminar