Grande, Paolo

El Domingo salí a correr algo más tarde de lo habitual, había salido a casa de unos amigos en una de esas escasas salidas cuando tienes a una niña pequeña en casa. Abrí la puerta del edificio para salir a la calle y ahí estaba él, Paolo Giammaria. Iba totalmente despistado con su pinta de corredor años ochenta, con cinta en el pelo, pelo afro y un dorsal puesto que intuí sería de la carrera de 5K de El Corte Inglés que se celebraba ese día.

A Paolo no lo conozco de nada, bueno sí lo conozco. Paolo Giammaria corrió su primera Maratón en Gran Canaria en Enero de este año en un tiempo de 3:49:42. Es italiano, de 45 años, de Milán, es un corredor popular como tú y como yo que entrena duro para mejorar sus marcas. Hasta la Maratón de Gran Canaria sólo había corrido un par de Medias. Lo que lo hace especial es que al entrar en la línea de meta el año pasado se desvaneció y sufrió una parada cardiorrespiratoria. Rápidamente se le asistió, con la suerte de que se desvaneciera pasada la línea de meta, y pasó cinco días en coma. A los cinco días despertó. Fue un caso bastante sonado localmente y ocupó algunas páginas de periódicos y minutos de televisión.

Pues abro la puerta de mi casa y me lo encuentro a tres metros viniendo hacia mí. No soy lo que se dice una persona demasiado extrovertida ni que me guste molestar a la gente en la calle, pero esta vez no me pude resistir y le grité "¡Paolo!". Él me miró con cara extraña de no conocerme de nada y rápidamente le dije que lo conocía de verlo en los periódicos y que yo también había corrido la maratón el año pasado. Los dos ibamos vestidos con ropa de deporte, yo clásico y él años 80, y enseguida empatizamos. Me comentó que se había trasladado a vivir a Gran Canaria y que todas las pruebas que se había hecho marcaban un comportamiento normal del corazón. Es más, había completado hace poco la Maratón del Mediterrani en 3:48:37, mejorando en un minuto su marca de Gran Canaria. Me alegré mucho por él y tras preguntarme un poco por dónde corría quedamos que seguiríamos hablando cuando nos viéramos por el parque romano.

Es realmente admirable que este simpático corredor italiano de mediana edad estuviera en coma en enero y sólo unos pocos meses después estuviera de nuevo completando una nueva maratón. Un luchador. Esta vez la vida ha sido justa y no se ha llevado a uno de los nuestros. Uno no sabe qué hubiera pasado si se hubiera desvanecido unos kilómetros antes sin ayuda médica inmediata. A final de Enero correrá igual que yo su siguiente maratón de Gran Canaria y estoy convencido de que continuará haciéndolo el resto de su vida. ¡Grande, Paolo!

Share this:

CONVERSATION

22 Comentarios:

  1. Grande Paolo y gran post, sí señor! Joder Gonzalo, muy bueno, lo has descrito a la perfección. No te ha faltado ni sobrado nada.

    La verdad es que sí, es una historia con final feliz y de las que nadie habla (excepto gracias a ti y tu blog).

    La verdad me ha encantado, tanto la manera de vivir las carreras (a lo clásico), de Paolo como el observador narrador omnisciente de Gonzalo.

    Salúdalo de mi parte a ese gran CORREDOR y MARATONIANO.

    ResponderEliminar
  2. Que buena anécdota.

    El año pasado cuando el Cabildo le ofreció volver pensé que queríamos rematarlo, pero veo que todo le va bien. No sabía que se había trasladado a Gran Canaria.

    El año pasado le vi en León y Castillo y ya iba muy mal y también pude verle entrar en meta y desvanecerse.

    Me alegro de que haya terminado en el Mediterrani eso quiere decir que se encuentra bien. Le veré en la salida :-)

    ResponderEliminar
  3. Bonita historia, es necesario que alguien se haga eco de historias positivas.Gracias

    ResponderEliminar
  4. Bonita y entrañable historia, Gonzalo. Dale un fuerte abrazo en la maratón

    ResponderEliminar
  5. Estas historias son fantásticas... genial!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Gonzalo vaya historia y con muy buen final,ánimos a los dos que ya sólo queda un mes,saludos kiko

    ResponderEliminar
  7. Carpe diem. No siempre se puede contar con una segunda oportunidad.

    ResponderEliminar
  8. Como bien dices: Uno de los nuestros.

    ResponderEliminar
  9. Si que es grande, a pesar de todo sigue en la brecha. Es agradable oír esto porque parece que sólo salimos en los medios (y poco) cuando la cosa acaba mal.
    Me ha hecho mucha gracia el comentario de Manuel, con lo de la invitación...

    ResponderEliminar
  10. Seguro que le diste una de las mayores alegrías de su vida. A mí tampoco me gusta molestar a los demás, más si no me conocen, pero creo que esta vez mereció la pena, fue algo espontáneo que salió de ti y veo que el apreció mucho. Qué alegría que nos encontremos a veces con "uno de los nuestros" y la conexión sea tan fácil.

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito Gonzalo! genial entrada!
    Grande Paolo!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  12. Los pelos como escarpias se me ponen Gonzalo.
    Que bien, un final feliz al fin.

    ResponderEliminar
  13. Digno de admirar este tipo de personas que no se amedrentan ni pasando por delante del otro barrio.

    Ojala tenga una vida larga y llena de muchas maratones!

    ResponderEliminar
  14. Bonita historia de superacion sin duda alguna.Grande Paolo¡¡¡.

    ResponderEliminar
  15. lo que no te mata te hace mas fuerte y ahi tienes un claro ejemplo,me alegro por paolo y por ti que has ganado un amigo,bonita historia,un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Qué gran entrada!!Un ejemplo para todos, sobre todo para los que empezamos y a veces se nos puede pasar por la cabeza el abandonar.

    Como dijo una vez un ruso: "Caerse está permitido, levantarse es obligatorio"

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  17. Pues si que alegra conocer historias como las de Paolo.
    No todo en esta vida va a ser historias negativas ¿no?

    ResponderEliminar
  18. Paolo es un ganador por naturaleza, es evidente!

    ResponderEliminar
  19. La verdad es que digno de valorar su empeño y ganas!
    Sobre tu comentario en mi blog decirte que a mi también me gusta escribir cosas positivas, espero poder enganchar una buena racha! Un saludo!

    ResponderEliminar
  20. Miró al vacío y el vacío le devolvió la mirada. Hace falta valor para volver a mirar, independientemente de la opinión que nos merezca este acto.

    Saludos
    Jaal

    ResponderEliminar