Larga vida al Rey Walkman


Este fin de semana he leido una noticia que me ha entristecido mucho, SONY deja de fabricar el Walkman clásico. ¿Ah, pero SONY seguía fabricando Walkmans?. Pues sí, seguía fabricándolos para paises en vía de desarrollo donde aún había un mercado de cintas de cassette. Allí donde no llega Apple, donde encontrar ordenadores en casa no es tan fácil, allí seguía reinando SONY con su Walkman.

Mis primeras salidas de Running están absolutamente ligadas al Walkman. Durante muchos años no corrí escuchando música sino que escuchaba música corriendo. Todos mis recuerdos de juventud tienen banda sonora y en el centro de todo está el SONY Walkman. El colegio, el instituto, mis años de estudiante en Madrid, mis trabajos fuera de casa, allí siempre estuvo mi Walkman conmigo.

Comencé a correr regularmente para mantener el peso a raya más o menos cuando tenía 17 años. Durante muchísimos años he salido tres o cuatro veces por semana a correr a ritmo suave una media hora o cuarenta minutos. Esto no era suficiente para mantenerme "fino" pero sí para que la cosa no fuera a más. Así estuve unos veinte años hasta que me picó el virus de la competitividad y de ponerme absurdos retos infantiles (a.k.a. maratón) y dejé de hacer jogging y pasé a correr. Mi Curriculum actualizado dice que he estado veinte años de Jogger y sólo dos de Runner.

En estas más de dos décadas la música nunca me ha dejado, siempre he corrido con música, y cuando he tenido que competir también la he llevado. Recuerdo con muchísimo cariño los pesados Walkman que llevaba en la mano mientras corría, era imposible colgártelos en ningún sitio, pesaban demasiado y los tenías que llevar agarrados en la mano. Eran como ladrillos. Para mí siempre han sido más importantes los Walkman que las zapatillas. Las zapatillas me las compraba en outlet y me llevaba las que mejor estuvieran en relación calidad precio, sin mirar marcas. Pero en Walkman siempre he necesitado llevar lo mejor. Primero fueron los que tuvieran función Autoreverse, los más finos, los que menos pesaran, luego los mp3, los ipod.

Hoy salgo a correr con un ipod que sólo pesa 30 gramos y que puede almacenar canciones para 30 maratones seguidas, pero no es lo mismo. Se ha perdido el espíritu clásico de los Walman. No sé si es la edad, pero mi ipod actual es simplemente un artilugio de usar y tirar, los walkman con los que comencé a correr eran más grandes que la vida, eran objetos de culto.

Llegó un momento donde correr se convirtió en una necesidad física igual que comer o respirar y el Walkman siempre estuvo allí. Camiseta de algodón, zapatillas de gama baja y Walkman tope de gama, esa fue mi filosofía runner durante dos décadas.


Pongamos que haya corrido unas cuatro horas semanales en los últimos veinte años, eso son 170 días de 24 horas corriendo y escuchando música. En 170 días cabe mucha música que de otra forma no hubiera disfrutado fácilmente. Sin la música mi Running hubiera sido un error porque música y running son dos lados de una misma cosa, de una conexión espiritual que va más allá de la simple generación de endorfinas. Correr por placer es algo espiritual, casi mágico, pero correr escuchando a los Stones, amigo, está en otro nivel, en el Olimpo de los Dioses.

Me entristece de verdad esta noticia del fin de semana, ya hace muchos años que no tenía Walkman de cassette, pero leer que desaparece es como si leyera que desaparecen todos mis recuerdos de juventud. El Rey Walkman ha muerto, larga vida al Rey.

Share this:

CONVERSATION

15 Comentarios:

  1. Y yo que ahora vuelvo a salir sin música... imagina si tuviera que llevar el walkman en la mano :-)

    Espero que en la otra mano no llevaras el bolígrafo bic para rebobinar la cinta en carrera.

    ResponderEliminar
  2. Yo era el bicho raro que tenía como 700 cintas de cassette... Pero sin una sola canción grabada, sólo juegos de Spectrum, con eso no podía salir a correr... :)

    He tardado casi cuarenta años en escuchar música, y ha sido cuando he empezado a correr un poco en serio.

    No podemos negar que running y música, en algunos casos, hacen una excelente pareja, y que pese al encanto de las cintas de cassette (todavía guardo las 700) lo del mp3 ha sido todo un avance... ;)

    ResponderEliminar
  3. Me ha sorprendido que continuarán fabricándolos hasta ahora, los que no tuvieron mucho éxito fueron los discman, y para correr menos.

    ResponderEliminar
  4. Mi primer walkman (de Sony), me lo compré en Ceuta por el año 81 aproximadamente, y me acompañó por mis primeros correteares en el Parque de las Cruces, con aquellos auriculares tan majos de diadema y esponja azul. Ya no los conservo. Lo que sí tengo, es mi primera cassette: Barón Rojo. Pirata, eso sí, con la carátula dibujada por mí, que por entonces la Sgae no controlaba estas cosas.

    ResponderEliminar
  5. Yo sin embargo no he llegado a correr con ellos.
    No porque no hubiera sino porque se movía demasiado con lo que pesaba.

    ResponderEliminar
  6. Tiene merito lo tuyo cargar con el walkman tantos años,ahora entiendo ese gran desarrollo de la resistencia y esa constancia en la resistencia que tienes.Empezamos a hacernos mayores, las cosas que una vez usamos empiezan a ir a los museos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Como yo soy mucho más joven ;-) no me acuerdo
    Lo cierto es que sólo hay que poner al lado un walkman y un ipod para ver qué rápido va todo
    Aprovecho para felicitarte por tu Maratón, leí la crónica pero no pude escribir nada
    Saludos
    JUAN

    ResponderEliminar
  8. Debemos aceptar que somos unos dinosaurios y que aquello que significó algo, ahora es un recuerdo y dentro de un tiempo ni eso.

    Jaal

    ResponderEliminar
  9. yo no sabía que eran todavía las decisiones, ya sea! la invención de saltarse canciones en un CD/MP3 fue increíble. Siempre he odiado RWD / ffwd.

    ResponderEliminar
  10. Joder Gonzalo, menudo merecido tributo le has rendido a ese artefacto! Para mí, también es un digno objeto de culto, recuerdo la mili (me tragué 12 meses), con my super Walkman Sony autoreverse y de una calidad de sonido de la hostia.

    De verdad que este post, para mí, así por el cariño, con la amplitud y lo bien redactado que está, digo, que es uno de los mejores del año. Para mí, y si hubiera que votar, no tendría ninguna duda: el mejor post del año!

    Muy bueno, muy Sosaku!

    ResponderEliminar
  11. buen y merecido tributo!

    Todos morimos un poco sin los casettes, sin los walkman... el mundo MP3 no tiene el mismo sabor que aquellos tiempos,

    saludos!

    ResponderEliminar
  12. Que años... yo correr correr poco con mis cascos y mi walkman, pero la pasta que me gasté en pilas ;)

    ResponderEliminar
  13. Yo tuve varios, uno me daba mucha guerra para correr porque a poco que lo movieras, traqueteaba la cinta, y se acababa enganchando y claro corriendo...
    Y lo que jodía que al poco de empezar a correr se te acabaran las pilas, esto también pasaba con los primeros mp3, menos mal que eso ya es historia.

    ResponderEliminar
  14. Pues mira, muchas gracias por los servicios prestados pero a rey muerto rey puesto, el MP3. La cosa es tal que sin MP3 yo no habría corrido en mi vida.
    Baci e abbracci

    ResponderEliminar
  15. Qué recuerdos Gonzalo. Este tipo de historias me hacen poner los pies en el suelo y me recuerdan lo viejo que soy. Qué malo que eres ;)

    ResponderEliminar