Sweet Soul Sister

Llevo unos últimos días muy espirituales. La carrera de fondo tiene un gran componente espiritual. No sé si es por las horas corriendo en soledad, por el efecto "flow" placentero que se genera al repetir una acción aburrida miles de veces o por la circulación de la sangre, pero la carrera de fondo siempre está ligada al espíritu y la espiritualidad. Sean monjes asiáticos corriendo como forma de acercarse a su Dios, sean los Tarahumara en México atravesando montañas durante días, o sea la promesa de un corredor popular de acabar una maratón en recuerdo de un familiar fallecido, hay mucha espiritualidad en nuestro deporte.

Mi parque de entrenamientos sigue de obras. El Domingo corrí por el muelle deportivo buena parte de mi rodaje. Era la salida de la regata ARC, una regata que sale todos los años en Noviembre desde Gran Canaria y llega hasta Santa Lucía en el Caribe. Como si fuera el ambiente pre-maratoniano de las maratones de las grandes capitales, llevaba toda la semana viendo a los tripulantes pulular por la zona muy animados, con ganas de que aquello empezara ya. Han tenido que hacer un gran esfuerzo para llegar a Gran Canaria en sus pequeños barcos para cruzar el Atlántico. Casi como en las grandes maratones, hay dos salidas, una primera de unos 20 barcos que son los que realmente compiten, y luego una segunda de decenas de pequeños barcos cuyo sueño es simplemente cruzar el atlántico, llegar a completar la distancia. A estos últimos, la mayoría, no les preocupa "la marca" sino acabar. Su reto es la distancia. Ver a todos estos barcos en la bahía es una postal de extraordinaria belleza. Si aplicas algo de empatía maratoniana no es difícil de entender lo que supone cruzar el Atlántico para estos navegantes "populares", es cumplir un sueño para el que han tenido que hacer muchos sacrificios.

Mientras iba de camino a ver la salida de esta regata recibí una llamada. Mi amigo Vicente había tenido un infarto. Cuarenta años, trabaja corriendo detrás de "los malos" y ahora le toca esto. No puedes evitar pensar que le puede ocurrir a cualquiera, corras maratones o no las corras. De esta va a escapar y probablemente cambie su forma de vida, pero ha estado en las puertas del abismo. Multitud de pensamientos pasan por tu mente cuando ves estas cosas y uno de esos pensamientos siempre tiene que ver con si no te estarás pasando con la carga que le metes a tu cuerpo.

Ayer por la noche salí a correr con Aretha Franklin. Llevo toda la semana muy espiritual, muy soul. No sé si fue el concierto de Eli "Paperboy" Reed, el rey del Soul actual, al que fuí el sábado, pero realmente llevo unos días muy espirituales. Fue una hora y diez minutos con Aretha, no fuí rápido, no eran ritmos asesinos, pero sí sentí el "groove" del soul en cada zancada. Me sentí bien, esa hora y diez minutos fui libre.

Share this:

CONVERSATION

14 Comentarios:

  1. Qué bueno Gonzalo, mezclando lo humano y lo divino de nuevo. Pues sí, espiritualidad tiene y mucha, yo así lo veo también y aún más si eres popular.

    Respecto a la tralla, yo estoy en esa fase espiritual de escucharme a mí mismo, y el cuerpo me dice que NO abusos... Es más me dice que conserve todo mi potencial no para una carrera, una MMP, sino para larga distancia temporal. Quiero correr muchas carreras. Muchas.

    Respecto a la música negra, el soul, tío qué bueno. Los negros inventaron la música americana y llegaron los blancos y se la robaron... Como siempre.

    Que se mejore tu amigo y carpe diem.

    Saludos


    P.D. También habría ido a ese concierto yo que no voy a ver ni al mismísimo Rey si levantase la cabeza de Graceland.

    ResponderEliminar
  2. Buena entrada, estoy de acuerdo en la espiritualidad del running, tiene que ser así sino no daría para tantos blogs, revistas, libros...
    El soul va genial para correr, casi también como el jazz. Un putada lo de tu amigo, pero parece que le han dado prorroga.

    ResponderEliminar
  3. Espiritualidad y running, el "binómio", si señor, estoy contigo.
    Una pena lo de tu amigo, espero que se recupere.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo en el destino Gonzalo y cuando toca toca y nada se puede hacer,no pueden hacer nada por los profesionales imaginate por nosotros.
    Correr sintiendose uno libre de todo,no tiene precio probablemente es mucho mejor que un buen puesto en una carrera o que una buena marca,correr sintiendose libre es correr con esa espiritualidad que tan acertadamente comentas y como digo no tiene precio y no saben lo que se pierden los que no corren.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hasta yo que soy el más pragmático de los pragmáticos, disfruto de la soledad y el retiro espiritual del corredor de fondo. Suerte para tu amigo, por fortuna lo podrá contar.

    ResponderEliminar
  6. Sweet soul sister... preciosa canción de los Cult...

    El soul es una maravilla, Aretha Franklin una cantante increíble. Sólo me gusta más Marvin Gaye, ese What's going on, que si corriera con música, sería de mis favoritas para los entrenos

    Si te gusta Eli Paperboy Reed, prueba con Imelda May, Pete Molinari o Sharon Jones. de nada ;)

    Yo mira que soy poco espiritual, pero no te falta razón en el fondo

    ResponderEliminar
  7. El componente espiritual, o mental, que prefiero yo decir, es la base del corredor de fondo. Nos pasamos meses sufriendo y preparándonos para algo que va a durar apenas unas horas y nos va a dejar una semana hecho polvos, bajos de defensas, lesionados y cansados....... Pero lo que nos queda dentro... Lo que no se ve desde fuera... Es tan grande que no podemos dejar de volver a experimentarlo pasando por todo el proceso una y otra vez.

    Un gran abrazo para tu amigo, afortunadamente vivimos en una época en la que estas cosas pueden estudiarse y tratarse muy bien, seguro que se pondrá en buenas manos y seguirá persiguiendo malos y disfrutando de la vida.

    ResponderEliminar
  8. Que bien te explicas Gonzalo y que razón tienes. Desde fuera seguro que nadie piensa que este deporte tiene esa carga espiritual de la que hablas. Muy buena entrada.
    Ains, menos mal que los habitantes del planeta running nos entendemos.

    ResponderEliminar
  9. He de reconocer que al principio sí me acerqué al correr aparte de por sus beneficios para el cuerpo, también por ese componente espiritual que produce cualquier tipo de actividad rítmica, repetida y sostenida en el tiempo que había leido por ahí. Me estoy acordando de la película Tiempos Modernos que también va de eso. Pasados unos años el correr me aporta capacidad de concentración y capacidad de desconexión de mis actividades diarias de los tiempos modernos y no es poca cosa. No siento contenido espiritual alguno pero no he perdido la esperanza.

    Jaal

    ResponderEliminar
  10. Lamento decirte que música y running no son cosas inseparables, en cambio silencio interior y running si lo son. Ponemos música para no escucharnos, para no pensar. A veces es divertido correr con música, pero no siempre ...

    ResponderEliminar
  11. Lo primero es desear una pronta recuperación a tu colega.

    Como cada año me perdí la salida de la ARC y van... Había un ambiente buenísimo durante la semana en el uelle deportivo cuando pasaba trotando, todo lleno de guiris. Pude disfrutarlo gracias a los 200 hoyos que había en el Parque Romano.

    ResponderEliminar
  12. Ciertamente muchas veces corriendo se nos va la mente a pensamientos un poquito místicos. Animos para tu amigo, que aproveche la segunda oportunidad que le ha dado la vida.

    ResponderEliminar
  13. Que bonito es sentirse flotar entre tanta mierda. Como dice Miguel "Carpe Diem".

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. es inevitable pensar ciertas cosas cuando ocurren tan cercanas.espero que vicente se recupere del todo y si cambia loshabitos de vida por otros mas saludables pues mucho mejor.en cuanto a la regata tiene cierta similitud con el maraton tambien como dices,esta la elite por un lado y el pèloton de pòpulares por otro,porque será que todo lo relacionamos con el maraton ? jeje.saludos

    ResponderEliminar