La rebelión de las liebres 2




Como me gustan las historias de liebres, son unos seres entrañables y elementos imprescindibles para batir récords. Las historias sobre liebres me enternecen, especialmente cuando ocurren en maratones. Hace algún tiempo escribí una entrada sobre el simpático Paul Pilkington que en la Maratón de los Angeles había hecho de liebre y lejos de retirarse, siguió tirando y acabó ganando la carrera.

Pues acaba de ocurrir algo parecido hace unos días en la legendaria maratón de Fukuoka. Esta maratón japonesa lleva ya 64 ediciones, se corrió por primera vez en 1947 y es una carrera sólo para cracks. Para clasificarte hay dos grupos: si tienes marca menor a 2:27:00 te ponen en el grupo A, y si tienes marca menor a 2:42:00 te ponen en el grupo B. Punto y final. Obviamente no es una maratón demasiado masificada, aquí solo vemos a superclases que generalmente son unos cuantos maratonianos extranjeros invitados y una gran representación de la élite maratoniana japonesa. Recordemos que los corredores de maratón son semi-dioses en Japón.

En el año 2003 comenzaron a utilizar liebres ya que se dieron cuenta de que para batir récords y dar prestigio a la carrera necesitaban estas entrañables figuras. Este año contrataron como liebre a un joven de 21 años llamado Eliund Kiptanui, el keniata que aparece en la foto. Resulta que Kiptanui tenía la segunda mejor marca personal de todos los corredores de la carrera con 2:05:39, a 40 segundos del récord del mundo. Pero lo extraordinario del caso es que esta marca la consiguió este mismo año en Praga, en su primera maratón !!!!!!

El acuerdo con Kiptanui había sido correr los parciales de 5K sobre 15:10 y luego salirse en el km. 31. Pero el joven Kiptanui, quizás fruto de su inexperiencia, tiró como una bestia en el kilómetro 15 y el parcial del km. 15 al 20 lo completó en 14:15. La cara de los japos que lo seguía debió ser todo un poema. El tipo rompió la carrera y desfondó a todos los que le seguían ante el cabreo de la organización.
Dicen que antes de la carrera preguntó a los organizadores si podía acabar la carrera, y que recibió un "No" rotundo, diciéndole que si acababa la carrera no le pagarían. Un dato, Kiptanui pasó la media en 1:02:58 mientras que el ganador la pasó en 1:03:14, el tipo iba 16 segundos por delante ya en la Media. ¿Qué estaría pasando por su cabeza? Quizás un "esto lo gano yo con dos cojones", o un "No sé lo que me pasa, no sé lo que me pasa".

Lo cierto es que un oficial tuvo que echar al pobre Kiptanui de la carrera con malos modos (foto abajo) porque el tipo iba directo hacia la victoria. Esto les pasa a los organizadores por contratar liebres mejores que los corredores. Atención a este Kiptanui porque parece que tenemos a un nuevo purasangre keniata.

Share this:

CONVERSATION

18 Comentarios:

  1. Claro...!! En el fondo estamos hablando de intereses crematísticos y obviamente si uno se compromete a cumplir un contrato debe respetarlo.. Aunque le cueste y aunque físicamente se vea con fuerzas suficientes... Pero lo firmado es sagrado... Seguro que Kiptanui en poco tiempo podrá resarcirse de este pequeño "incidente"... Los populares no tendremos nunca ese problema... (je, je...)

    ResponderEliminar
  2. Caramba,no sabia esta historia Gonzalo, ni la existencia de un nuevo keniata (salen casi como churros)dispuesto a ser también protagonista en presentes y futuras maratones.A disfrutar se ha dicho¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Y con que cara llegaría el, a la postre, ganador sabiendo que habían retirado a este por la fuerza. Esta vez a los japos les fallo su alta planificación.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno el post, lástima por el chaval pero ya me he apuntado el nombre porque seguro que lo vemos ganando carreras y dándoles en el morro a los "veteranos"

    ResponderEliminar
  5. Aunque le valga mi admiración por el tiempo que ha hecho un su primer Maratón, hay que decir que lo que se firma se tiene que cumplir sí o sí. Las liebres en ese tipo de carreras son profesionales haciendo su trabajo y como tal deben actuar.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Será que al amigo Kiptanui le falló el Forerunner y pensaba que iba más despacio... :)

    Lo dicho, si te pagan, por liebre, no les des gato. Pero habrá que estar atento al tío, que la próxima seguro que la lía.

    ResponderEliminar
  7. Vaya, al final el galgo se queda atrás... que bichos!!!

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante, me gusta conocer este tipo de anécdotas. Saludos y suerte en los entrenos maquina!!! ¿Por cierto después de una tirada larga (+20km) estiras? Ya sé que hiciste una entrada hablando sobre esto pero me gustaría saber esto. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Como siempre Gonzalo, se agradecen tus entradas con estas extraordinarias historias.
    Seguro que pronto sabemos de Kiptanui, sobretodo cuando deje de ser liebre y se convierta en pantera. Ojú, que crack, vaya tiempos!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Estoy segura que a Kiptanui le hacía ilusión ganar la carrera! o quería demostrarse a él mismo algo más!
    Vamos que se fue a casa con la satisfacción que podía ganarles a todos!
    Interesante post como siempre Gonzalo!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  11. Julio: lo de estirar, nunca. Ni detrás de tirada larga ni detrás de tirada corta. Únicamente algo de estiramiento estático antes de empezar a correr para calentar, mientras el garmin obtiene señal de los satélites. Ojo: que cada uno haga lo que le venga bien.

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado la mucho la historia, no tenia ni idea de este nuevo keniata

    ResponderEliminar
  13. A mí lo que me flipa es que se expulse a un tío de una carrera porque parece que va a ganarla...What the fuck????
    Baci e abbracci

    ResponderEliminar
  14. No conocía este caso, me parece una pasada que le obligaran a salir.

    Es cierto que si de entrada le dicen al resto que el no cuenta no van a marcarle si se escapa y puede que le dejaran marchar.

    ResponderEliminar
  15. Este keniata está hecho un punki de mucho cuidado...Joder, la foto muestra a las claras la resignación del pobre keniata teniendo que abandonar la carrera como si estuviese montado en una atracción de un parque de feria y le cortasen el rollo!!

    Pero bueno, serà por carrera... o por juventud! Si le han contratado para NO ganar la carrera se tienes que dedicar a ello, pero seguro que en otros maratones en el contrato especificará que si gana esa maratón, gana 1 millón de dólares.

    No sé, creo que como profesionales se deben a su profesión, a su contrato.

    Saludos y buena entrada.

    ¿Para cuándo liebre populares? jejeje

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué cabritos! No dejarle acabar....
    En cuanto controlen bien a este jovenzuelo, va a dar guerra...

    ResponderEliminar
  17. Muy buena entrada Gonzalo, es la primera vez que entro en tú blog. Me imagino que la cara de los que venían por detrás sería de incredulidad, pero los contratos son los contratos. Habrá que seguir al chaval.
    Salu2 desde Rota

    ResponderEliminar
  18. Interesante historia y un nuevo nombre a tener presente.
    Creo que esta maratón no la voy a incluir en mi lista de posibles, mas que nada porque Japón esta muy lejos ;)

    ResponderEliminar