Armas en Africa, el mal ejemplo de Wanjiru


Supongo que la mayoría conocemos la noticia de la semana pasada que anunciaba que Samuel Wanjiru (2:05:10) había sido acusado de amenazar a su mujer con un AK-47 (!). Esta noticia podría ser caso de estudio en las universidades de periodismo. A algunos le sorprenderá que todo un campeón olímpico y "la próxima esperanza negra" para batir el récord del mundo de maratón, se vea involucrado en un caso de violencia de género. A otros simplemente le sorprenderá que haya utilizado un AK-47 para hacerlo.

Yo soy del segundo grupo, a mí lo que verdaderamente me sorprende es que no haya utilizado una plancha o un cuchillo de cocina para amenazar a su mujer, sino que haya utilizado un AK-47. ¿Qué coño hace un atleta de clase mundial con un AK-47 en su casa? Por favor, que nadie me malinterprete, no estoy quitando importancia al hecho de que haya amenazado a su mujer, pero desde un pais donde las armas están controladas realmente sorprende que haya utilizado un AK-47, todo un Avtomat Kalashnikova modelo de 1947, el arma de fuego más utilizada del mundo.

Tengo especial predilección por Sammy Wanjiru, con ese físico diferente al fenotipo keniata, piernas más bien gordas y cuerpo algo más musculado que el keniata tipo, es el corredor mejor posicionado para hacerse con el récord del mundo de Gebrelassie. Pero en este caso, aparte del hecho anecdótico de la amenaza, creo que no ha sido un buen ejemplo para Kenia. Y no es el hecho de la violencia de género en sí lo que hace que no haya sido un gran ejemplo, sino a la publicidad que le ha dado al hecho de tener un AK-47 en casa.

En Kenia uno puede comprar un AK-47 por el precio de una cabra. El Gobierno lucha duramente por acabar con el arsenal incontrolado de armas que hay entre la población. Saben que las armas las carga el diablo y hay un día en que se acaban disparando. Menos armas significa menor riesgo de conflictos, la proliferación de armas en Africa es directamente culpable del aumento de la violencia.
Las fotos que pongo abajo son de una quema masiva de AK-47 el 24 de Marzo de 2010 por parte del gobierno keniata como parte de una campaña de lucha contra la proliferación de armas, inspeccionada directamente por el primer ministro keniata George Saitoti. Entre un 10 y 20% del opaco mercado ilícito de armas a nivel mundial tiene lugar en Africa.



Tras ver los esfuerzos del Gobierno de Kenia y otros como el de Sudáfrica en destruir armas ilegales, es fácil darse cuenta de que el hecho de que Wanjiru tuviera un AK-47 en casa va más allá de la anécdota de la amenaza a su mujer. Cuando el Gobierno se esfuerza por controlar las armas ilegales, una noticia informa que el estandarte del deporte en su pais guarda un AK-47 en casa. Mal ejemplo, Wanjiru.

Hoy ya se ha solucionado el conflicto familiar, así lo ha asegurado Wanjiru. Su mujer vuelve a estar en casa, pero el daño a la campaña de control de armas ilícitas en Africa ya está hecho. Y es que hay cosas que están por encima del atletismo.

Share this:

CONVERSATION

12 Comentarios:

  1. Menuda cagada de Wanjiru, lo peor como bien dices es el ejemplo que ha dado tanto en su pais como a nivel mundial, yo antepongo la violencia de genero a lo del AK-47, si fuera su mujer no volveria a pisar esa casa.

    Un saludo Gonzalo.

    ResponderEliminar
  2. Atleta de éxito, violencia y Kalashnikov. Menudo revoltijo. Afortunadamente no deja de ser una excepción en un país en el que se suele conjugar por separado la primera palabra respecto de las dos siguientes. No olvidemos que en ausencia de rifles, en Kenia, se maneja el machete con soltura. Recordemos lo que paso hace ahora justo dos años.

    Feliz año Gonzalo.
    Jaal.

    ResponderEliminar
  3. Como no la tuviera para defenderse...pero no precisamente de su mujer...pesimo ejemplo y la mujer no entiendo como sigue con el...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Los atletas además correr son personas, y hay cada uno que es para echarle de comer a parte.
    A este pieza habría que echarle de comer algo más aparte que los demás.

    ResponderEliminar
  5. En esa quema se olvidaron del de Wanjiru. Lástima que las malas noticias siempre vengan de 2 en 2. Armas y violencia de género: que mala combinación...

    ResponderEliminar
  6. Lo de las armas en Africa es demencial pero debe mover billones de $$$, así que será difícil erradicar y lo de Wanjiru difícil de comprender.

    ResponderEliminar
  7. Difícil lo de África... Pobre continente,¡cuántos años tienen que pasar para que levanten la cabeza! ¡Cuánto daño le ha hecho el primer mundo!

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que ahora mismo es el maratoniano que más me llama la atención desde que leí hace un par de años los entrenamientos espartanos que hacía a su edad, pero en este caso la ha cagado y bien.

    Lo del AK-47 sin quitar seriedad a la noticia es muy curioso, increíble que fuera lo que tenía más a mano.

    ResponderEliminar
  9. Son humano, con todos sus defectos, aunque parezcan super hombres cuando corren. En este caso y en los casos de dopaje, publicidad de whisky y otras lindezas, sigo pensando que los atletas de élite no tienen por qué ser mejores personas que nuestro vecino o nuestro amigo de la infancia. Hay algo que hacen muy bien, correr, pero otras cosas las harán muy mal. Yo desde siempre he diferenciado mis ídolos deportivos, musicales o profesionales de las personas que para mí son un ejemplo a seguir. Éstas últimas muchas veces desconocidas para la gran mayoría, pero sí una gran inspiración para mí.

    ResponderEliminar
  10. Habría que separar siempre al atleta de las personas, aunque es difícil.
    El caso Wanjiru ha salido a la luz por lo que representa como atleta, pero ¿cuántos habrá como él y que no se sepa?

    ResponderEliminar
  11. Jolines...yo no habia escuchado nada y me he quedado de piedra...Wanjiru siempre me ha parecido un atleta excepcional...aunque ya no tengo claro que tenga la misma claidad humana.

    ResponderEliminar
  12. Lo más penoso de esto ( lo de la violencia también ) es que muchos paises ricos se siguen llenando los bolsillos vendiendo armas en Africa, en vez de invertir para sacar adelante a un continente que está en la miseria.
    Salu2 amigo Gonzalo

    ResponderEliminar