Transgrancanaria 42K 2011: Mi crónica


"Hoy he conocido a mi héroe, y soy yo mismo" (George Sheehan)

Me presentaba a esta carrera sin estar realmente enchufado. La semana pre-carrera ni me enteré que corría el sábado, y la noche anterior dormí mejor que nunca. Nada que ver con mis maratones de asfalto. Ha sido mi segunda carrera de montaña, y el hecho de no tener ninguna referencia ni objetivo de tiempo ha hecho que saliera a disfrutar y a intentar sufrir lo justo.

Después de la Maratón de Gran Canaria me he dedicado durante un mes a hacer cuestas y ejercicios de fortalecimiento en gimnasio con la intención de sufrir lo mínimo imprescindible, pero el entrenamiento de un mes ha sido escaso con una sola salida a rodar en el campo. Junto a los malos recuerdos de mi primera carrera de montaña en 2008 donde cometí toda clase de errores, no anticipaba una carrera plácida.

Eran las 7:45 de la mañana y llegaba al punto de reunión de donde salían los autobuses hacia el inicio de carrera a 1.700 metros de altitud. Me sentía raro entre tanto disfraz de montaña y zapatillas de trail. Probablemente el único incauto con zapatillas de asfalto entre aquella multitud era yo (¿dónde dice que no se puede correr una maratón de montaña con zapatillas de asfalto?). Mucha prenda de compresión, bastones, pañuelos en la cabeza y medias largas, lo típico de estas carreras. Una observación: en asfalto da un poco igual con lo que corras, pero en montaña parece que si no te "disfrazas" con la última tecnología montañera no eres nadie.

En el autobús de subida me senté junto a una señora alemana que llevaba 11 maratones y tres ultras en el último año. Su marido corría la Transgrancanaria de 123K y se me pasó el tiempo muy rápido contándonos nuestras vidas. Al llegar arriba hacía bastante frío. Yo simplemente llevaba una camiseta de algodón vieja para tirar y el viejo recurso del maratoniano: una bolsa de basura para el frío. Me puse la bolsa de basura por encima tan ricamente. La gente me miraba raro, creo que en la escena de montaña local nunca se ha visto un tipo con una bolsa de basura por encima.

10 AM, comienza la carrera. A los 500 metros el frío había desaparecido. Mi máxima obsesión era estar pendiente del nivel de esfuerzo en todo momento y no romperme los cuadriceps en las largas bajadas. Me propuse salir de forma tranquila a un ritmo constante, intentando retrasar lo máximo posible el cansancio muscular que sin duda iba a llegar en 42 kilómetros de montaña.

A 1.700 metros de altura es algo más difícil respirar bien pero pronto cogí un ritmo de crucero. Primer objetivo, llegar al primer avituallamiento de Teror (16K) fresco como una lechuga. Para eso había que controlar la euforia en las bajadas y dar menos de lo que eres capaz de dar. Así lo hice y llegué fresco a Teror.

De ahí hasta el barranco de Tenoya la misma estrategia, intentar estar siempre en zona aeróbica, cuidando en las bajadas de impactar lo mínimo posible para proteger los cuadriceps y estando pendiente del nivel de esfuerzo. Lo de intentar impactar poco junto a mi zancada económica corta maratoniana de casi arrastrar los pies a punto estuvo de tirarme al suelo un par de veces, pero al final nada de nada, ni caidas ni rasguños, acabé la Trans como un señor. Poco a poco iba adelantando corredores de mi carrera (se corrían 4 carreras a la vez aunque todos habían salido a horas diferentes: 123K, 96K, 42K y 24K) sin que adelantar fuera una obsesión.

En el barranco de Tenoya es difícil coger ritmo por las piedras, las piernas pesan. Voy corriendo y caminando intentando no parar nunca. Una vez se acaba el barranco hay una fuerte subida hacia los Giles que sirve para descansar ya que no hay cuerpo que a esas alturas pueda correr en esas rampas. A partir de aquí cada kilómetro que acaba es todo un éxito y voy haciendo toda clase de juegos mentales para seguir echando kilómetros hacia atrás.

Últimos kilómetros, voy bastante perjudicado, pero los que van detrás mía vienen peor porque nadie me adelanta e incluso voy adelantando yo algunos puestos. Poco después del segundo y último avituallamiento se ve la playa de Las Canteras (la meta) desde las alturas y a partir de aquí ya no hacen falta juegos mentales. Tienes la meta a la vista y eso es suficiente para hacerte correr.

A falta de tres kilómetros se entra en asfalto y aquí ya nadie me puede parar. El cuerpo toma naturalmente postura de asfalto y tonto el último. Todo hacia abajo hasta llegar en 5:03:05, puesto 79 de 360 llegados a meta. Feliz por haber acabado semi-entero y con la satisfacción de haber elegido la estrategia correcta. No está mal para un corredor de la pradera.

Share this:

CONVERSATION

39 Comentarios:

  1. Felicidades, no por el tiempo que has hecho que es secundario, sino por terminar este Maratón y hacerlo con tan buenas sensaciones. Sigue así y te convertirás en cabra!

    Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  2. En estos últimos meses estás adquiriendo una experiencia tremenda en la distancia de Filípides, y ya no sólo en asfalto, ahora además nos das lecciones en la montaña, levantando cabeza apenas unas semanas después de marcarte una de asfalto.

    Además, corriendo sin complejos, como tiene que ser. ¿Qué no les gusta tu bolsa de basura? Ya se acordarán de ella cuando les pese su termolactil... :)

    Gran carrera, cinco horas corriendo 42 kilómetros por la montaña, simplemente, está al alcance de muy pocos. Qué regalo tiene que ser ver la imagen de la playa ahí abajo después de meterte esa locura de kilómetros en el cuerpo!!!

    Ahora ya te tocará descansar un poco, ¿no? :)

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena Gonzalo! puedes con todo!! has hecho un carrerón de especialista de montaña.

    Tienes razón, en las carreras de montaña la vestimenta es otra historia, se puede identificar quién corre habitualmente en montaña y quien no, pero vamos, como bien dices que se vayan acostumbrando a las bolsas de basura :-)
    Ahora toca descansar y seguir disfrutando.
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  4. Felicidades Gonzalo, no dudaba que también la Montaña se rendiría a los pies del corredor de la pradera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gonzalo eres un maquina total enhorabuena, lo conseguiste y ademas con cabeza, sabiendo en cada momento lo que tenias que hacer,saludos

    ResponderEliminar
  6. Estimado Gonzalo:

    Extraordinaria carrera. Creo que tu estrategia y el tiempo empleado dice bien a las claras que lo has hecho de diez. Magnífico. Haber si ahora va a resultar que lo tuyo son las carreras de montaña...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades Gonzalo ¡¡
    Sin palabras, el corredor completo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena, Gonzalo !! Estas hecho un todoterreno, aunque se entrelee que los tuyo es ser un animal de la pradera. Descansa y recupera.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Felicidades Gonzalo, te vi muy bien en tu entrada en meta. Ahora toca descansar un poco.

    ResponderEliminar
  10. Felicidades, Gonzalo, te has salido!! Ahora a descansar!

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena, Gonzalo. Menuda paliza de carrera todo para abajo para las piernas... No me puedo ni imaginar las agujetas.

    Estás hecho todo un campeón, a pesar de esa extraña indumentaria con las bolsas de basura ;)

    ResponderEliminar
  12. Ahora que Galiano está de capa caída es necesario reactivar la creatividad en la moda. Aunque sea en carrera de montaña.

    Enhorabuena por la carrera, por la estrategia. Por resistir. Enhorabuena también a los cuadriceps.

    ResponderEliminar
  13. Impresionante. Enhorabuena.
    Esto no puede ser bueno. Vuelve al llano.

    ResponderEliminar
  14. No está nada mal para una maratoniano de asfalto,a ver si te va a gustar ...

    ResponderEliminar
  15. Para no ser un experto, te ha salido un carrerón. Si ya de por sí es duro correr una Maratón, añadirle la altitud y la dureza de la montaña, hace que tenga un plus de agallas. Y encimas has terminado disfrutando y semi-entero.
    Enhorabuena " pecador de la pradera "

    Salu2 desde Rota

    ResponderEliminar
  16. Corrí contigo. Lo de la Bolsa, certifico; es verdad. Luego, curiosamente, estiré al lado de la señora que comentas. Entre tanta "tecnología" se agradece la antigüa escuela. Tú y yo nos pasamos varias veces. Yo me retiré en Tenoya para ser conservador con la Transvulcania. Fue un placer. Nos vemos en la siguiente. Pedro.
    Pdt. Enhorabuena campeón.

    ResponderEliminar
  17. para ser un corredor de pradera.. jeje, lo que está es GENIAL!!, FELICIDADES por la carrera y por el buen puesto que hiciste, un saludo máquina

    ResponderEliminar
  18. Felicidades makina, ojalá algún dia llegue a poder dosificarme como tú. Y ya me contarás un dia como van esos juegos mentales. un saludo

    ResponderEliminar
  19. Subiendo el pico de Osorio me fijé en un corredor andaluz que llevaba las playeras que suelo usar en asfalto, Nike Lunarglide. Me comentó que le iban muy bien aunque, a diferencia que tú, las calzó por error ya que había dejado las Cascadia en la bolsa de Meta. El domingo estaba paseando por el Auditorium con las Cascadia (impolutas).

    Felicidades nuevamente!

    Víctor

    ResponderEliminar
  20. Me dejas perplejo, que manera de plantear una carrera y disfrutarla, me alegro.
    Para no cometer errores es cierto que hay que vivirlos.. es bueno, el refrán.. sabe mas el diablo por viejo que por diablo. Mi enhorabuena.
    Ah y el elefante se convirtió en gacela ji ji ji.

    ResponderEliminar
  21. Joder, cinco horas qué paliza. ¿Que tal los cuadricéps?. Y a Jack qué le cuentas de esto. Eres un fenómeno.

    ResponderEliminar
  22. Cualquiera diría que el corredor de la pradera ha conquistado la montaña. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  23. Enhorabuena por ese carreron y por el puesto final. cinco horas corriendo ya son muchas y por la montaña no me lo quiiero ni imaginar. un saludo.

    ResponderEliminar
  24. A veces el ir sin presión tiene sus cosas positivas. Enhorabuena por esa carrera ;-)

    ResponderEliminar
  25. Jo, Gonzalo, tu capacidad de adaptación de lo urbano a la montaña en tan poco tiempo ha sido impresionante. Enhorabuena por tu gran carrera

    ResponderEliminar
  26. Muy inteligente el como afrontar esta dura prueba despues de la Maraton.
    Enhorabuena, otra al saco!
    Un saludo ;D

    ResponderEliminar
  27. enhorabuena por la carrera y la crónica, me ha echo mucha gracia lo de los disfraces, jejje la verdad que hay gente que se pasa con cosas innecesarias...pienso igual que tu, en cuanto a los tenis de correr si aconsejo unos de montaña agarran mucho más, venga un abrazo..

    ResponderEliminar
  28. Felicidades Gonzalo, no se te resiste nada!! la cabeza fría es importante en estas cosas. Y además, marcando tendencias con la bolsa de basura.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Enhorabuena!!! Gonzalo, que bien has llevado tan dura prueba, Genial!!!

    ResponderEliminar
  30. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  31. Si quisiera demostrar a alguien que no se corre únicamente con las piernas, te tomaría de ejemplo. Cabeza y sensatez para obtener réditos de una nueva aventura. Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  32. Felicidades Gonzalo otro reto a la buchaca,conseguirlo era el objetivo y lo has conseguido de manera perfecta,disfrutando y a tu manera,que mas da lo que piensen o digan los demas tu a tu manera.Por el tiempo que has estado corriendo ha debido de ser muy duro,estas hecho un toro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Enhorabuena menudo carrerón. El planteamiento, la ejecución, todo. Y eso preparándolo en un mes... si haces una preparación especifica no se que hubiese pasado.

    ResponderEliminar
  34. Ufffff a partir de hoy Don GONZALO con todos los honores, hay que tener cuerpo motivación y coco en su sitio para hacer estas super hazañas.
    Te he leido y me ha parecido que aún con lo durísimo del recorrido, has intentado controlar en todo momento y eso no es nada facil en una carrera de este tipo.
    Despues de esto lo que te echen eh?, me alegro un montón porque esto da una inyección de moral y autoestima (muy bien ganada por cierto), que de vez en cuando hace falta, sobre todo si se ha sabido trabajar como tu lo has hecho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Felicidades, menuda "grancarrera". Buena crónica. Se que es importante saber correr con la cabeza y se ve que tu de eso sabes bastante. Enhorabuena por esta Transgrancanaria.

    ResponderEliminar
  36. No, no esta nada mal. Tiene que ser una bonita carrera. Quizas pueda conocerla alguna vez. Saludos.

    ResponderEliminar
  37. Si es que no se podía dudar de que ibas a terminar y para colmo haciendo una gran carrera. El elefante se convirtió en cabra de montaña.

    Aunque no seas habitual de la montaña tu experiencia maratoniana te hace saber controlar carreras tan largas.

    Disfruta del momento que, como decía RA, esto ni es fácil, ni lo hace cualquiera, aunque a veces los olvidemos.

    ResponderEliminar
  38. Se me pasó esta entrada y no te dejé comment. Por supuesto que hay que felicitarte, es una pedazo de carrera. ¿Para cuando la opción ultra?

    ResponderEliminar