Running with Joy - Ryan Hall


Acabo de terminar de leer Running with Joy de Ryan Hall. Es un diario de entrenamientos de "la gran esperanza blanca" Ryan Hall en las semanas previas a su participación en la Maratón de Boston de 2010, donde quedó cuarto. Hall es el maratoniano favorito de los americanos, un tipo simpático, guaperas, trabajador y extremadamente religioso. Tiene el récord americano de Media Maratón con 59:43 y este año en Boston hizo 2:04:58, un auténtico crack.

El libro describe los entrenamientos día por día de las 14 semanas previas a Boston 2010 realizados principalmente alrededor de su casa en Mammoth Lakes donde también vive Deena Kastor, la maratoniana de élite que salía en la película Spirit of the Marathon. Es un sitio en altura en California lleno de lagos y bosques, el paraiso del maratoniano. Muestra detalles de las sensaciones de cada día, el porqué de cada entrenamiento, dónde los hacía, etc. Todo esto adornado con múltiples comentarios sobre alimentación, carga de entrenamiento, vestimenta, etc. Desde que estaba en el instituto, Hall no llevaba un diario como éste.

He de reconocer que he disfrutado bastante del libro. A una semana de que comience mi plan de maratón ha sido todo un chute de endorfinas leer cómo entrena un superclase como éste. Más allá de los tiempos y de la carga, básicamente en cuanto a sensaciones, mejora gradual, días buenos y malos, etc., no hay demasiada diferencia entre un corredor de élite y un popular ordenado. Esta gente también tiene sus dudas, también tiene días malos, días de "flow", dolores, comidas que les han sentado mal, etc.

En cuanto a los entrenamientos en sí, me ha sorprendido la cantidad de entrenamientos a ritmos fáciles que tiene. Se concentra mucho en los "workouts" o días de calidad clave y en medio tiene muchísimos kilómetros basura a ritmos suaves. Eso sí, a medida que avanza el libro, él mismo se da cuenta de que es preferible aumentar la carga de los días duros y disminuir la carga de kms basura de recuperación. Asimismo, defiende que muchas veces menos es más, no por meter más kilómetros vas a correr más rápido. Son errores típicos de los populares pensar que más kilómetros va a ser signo de mejor estado de forma y no siempre es así, hay que centrarse en los entrenamientos importantes. Uno de mis errores por ejemplo es que no sé ir despacio, cuando me toca rodaje E-easy (fácil) lo hago a como mi cuerpo me pide y debo de hacerlo como realmente debe ser ya que hay que dar tiempo con estos rodajes a que el cuerpo asimile los días duros, que son los que cuentan.

He descubierto que salvo una "ligerísima" ventaja en cuanto a marcas a su favor, Ryan Hall y yo tenemos muchas cosas en común. Sale con un ipod a rodar de vez en cuando, le gusta cortarse el pelo antes de una carrera por el efecto psicológico y acaba siempre sus comidas con un poco de chocolate negro, cuanto más negro mejor. Estas tres cosas son también costumbres mías.

En definitiva, un libro que me ha gustado mucho, que me ha motivado para los cuatro meses entrenando como Rocky que me vienen por delante. Lo único que puede llegar a desesperar un poco son las contínuas referencias a Dios. Hall es cristiano radical y cuando tiene un rodaje bueno o malo se debe a la gracia de Dios. Casi en cada página hay versos de la Biblia o referencias al Espíritu Santo. Esta es la principal diferencia entre Hall y yo, además de las marcas. Para Hall preparar una maratón es obra de Dios, para mí es obra del Diablo. De hecho, en mi concepción mental de infierno hay siempre múltiples rodajes largos en verano con series intercaladas, cuestas que nunca acaban, corredores haciendo series de 400 en pistas de atletismo, todo regado con Rock n Roll a volumen 11, vino y malas mujeres. Supongo que aquí Hall no tiene mi misma concepción del atletismo de fondo. Un buen libro para die-hard fans del entrenamiento de maratón.

Share this:

CONVERSATION

30 Comentarios:

  1. Me alegro de que el libro haya servido como aliciente pensando ya en tu próxmo Maratón en Liverpool... Por cierto, si empiezas el plan en una semana te vas a pasar todo el verano "tostandote" al Sol... (je, je...) Podrías venirte al desierto que falta gente... (...??)

    ResponderEliminar
  2. Hola Gonzalo, me acabas de alegrar el día. Me acabo de dar cuenta que comparto cosas con la élite (donde te incluyo), iPod para entrenar, cortarme el pelo y el chocolate negro (aunque esto lo controlo bastante).

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya! Yo también como chocolate negro después de comer, que curioso.
    Supongo que estas lecturas previas a tu preparación son un aliciente y más constatar que los grandes se parecen en muchas cosas a los pequeños (de pequeños nada de nada)

    Hay algo que me pregunto acerca de los rodajes largos a ritmos lentos. Se supone que su función de cara a la preparación de un corredor es dotarlos de fondo, pero cuando un corredor ya tiene el fondo suficiente, puede, de alguna manera, dejarlos de lado por un trabajo más específico. Sin embargo, buscando por Internet, encontré el método de entrenamiento de Arthur Lydiard (long, slow, distance) en el que daba prioridad a esta forma de entrenar frente a los entrenamientos de "calidad" con muy buenos resultados. No sé hasta que punto hacer muchos kilómetros sin más no sirve para nada.

    ResponderEliminar
  4. Pinta muy bien, temo que esté en formato electrónico, si es así, caerá... :) Me encanta leer cosas sobre el aspecto humano de personajes que a veces no recordamos que son personas como nosotros con sus días buenos, regulares y malos. Y le doy toda la razón sobre esos rodajes Easy - cochineros.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de ese disfrute mental que te va ha venir genial!!!, y por fin, alguien que dice que el rodaje a ritmo lento no es basura, yo lo cambie por carrera continua a ritmo suave... pues claro que si...
    Un crack el tal, Hall.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, si solo teneis de diferencia las "ligerísimas" diferencias de tiempos, eso es que dentro de poco lo alcanzas :). Me alegro de que te haya gustado y servido de motivación. Me lo apunto, aunque algo tan grande como la maraton me quede a años luz...

    ResponderEliminar
  7. Si que tiene que ser el paraiso del maratoniano para que Deena y Ryan vivan en esa zona, que cracks!!

    Por cierto, cada vez tengo mas curiosidad de leer algun libro de este estilo, para ver que entrenamientos de calidad se meten.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Mejor motivación que leer a un crack no hay así que ya estás listo para dar caña (otro fan del chocolate post comidas/cenas).

    ResponderEliminar
  9. Me lo apunto para futturas lecturas y motivarme para mi estreno maratoniano. Yo también corro on ipod y me corto el pelo, aunque lo del chocolate negro como que no...jeje
    Antonio Morales

    ResponderEliminar
  10. Sin conocerte personalmente y mucho menos a Hall, prefiero tu estilo "rocanrolero" y más terrenal que celestial.

    Mucho ánimo con esa preparación. Estaremos pendientes.

    Salud!

    ResponderEliminar
  11. Que vaya muy bien esa preparacion,ya veo que vas cargando pilas con buenas dosis de motivacion.Los entrenamientos a veces son infernales y otros celestiales,segun como pille al cuerpo y completamente de acuerdo contigo con que muchas veces es dificil ir lento sobretodo si el cuerpo quiere ir rapido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Si continuas con esa motivacion que te estas metiendo, seguro que haras un gran maraton. Siempre he dicho que los runners de alguna forma estamos sincronizados por una especie de magia, yo tambien cada que voy a competir, me corto el cabello, pero realmente pa'la foto, je je je!!!

    ResponderEliminar
  13. Buena entrada Gonzalo. Me preocupa lo de la "ligerisima" diferencia de marcas, eso hay que solucionarlo rapidamente inclinando la balanza de tu lado, dale caña!

    ResponderEliminar
  14. Danae: El LSD es uno de los días clave en un plan de maratón, tanto aritmo lento como a ritmo de maratón. Luego tenemos los días de series, de rodajes a ritmo de umbral, de fartlek, de cuestas, etc. Lo que hacen los grandes es intercalar entre estos rodajes clave (incluyendo el LSD) días en los que simplemente ruedan facilísimo, para recuperar y dejar que el cuerpo asimile los días clave que es en lo que consiste el entrenamiento. A los kms de recuperación es a lo que yo llamo rodaje basura, por ejemplo 12-14 kms a ritmo cochinero simplemente para recuperar. La reflexión de Hall es que es preferible quitarle 2-3 kms al rodaje cochinero y metérselos al LSD o al día de series.

    ResponderEliminar
  15. Interesante la teoría, quitas kilómetros de recuperación y se los metes al entrenamiento de calidad. Esto me imagino, que lo tiene todo bien calculado, para no sobre entrenarse.

    ResponderEliminar
  16. Gracias por el resumen del libro Gonzalo, te comprendo en lo de: no se ir despacio en los rodajes suaves, y mira que me lo planteo antes de salir, pero lo cumplo el primer km. cuando me kiero dar cuenta, voy mas rapido de lo ke debiera.
    muy bueno lo de la preparacion del maraton obra del diablo jejejejejeje.
    en fin... mucha suerte en tu preparacion para un nuevo maratón. un saludo compañero.

    ResponderEliminar
  17. Gonzalo con tu resumen del libro, creo que he aprendido bastante... aunque yo soy de hacer km basura, sera porque después de un día de calidad... soy incapaz de meter un ritmo alto.

    ResponderEliminar
  18. Los planes, que lugares tan gratos para conversar. Veo que ya estás con la palabra "plan" en la mente. Bien, eso es bueno.
    Ya sabes que mi opinión sobre los planes es algo particular. Creo que seguir un plan a rajatabla y con indicaciones diarias es algo válido para la élite o al menos para marcas "especiales". Para nosotros el objetivo ha de ser el equilibro de kilómetros de intensidad (fartlek, cuestas, series, controlados), con la tirada larga y los rodajes de asimilación. Un día de tirada, dos o tres de calidad y el resto de rodaje suave y descanso, al gusto. Un plan lo que hace es dar un cierto orden a esto pero es el propio corredor quien debe encontrar su equilibrio. Leía hace poco que el mejor plan es el que permite meter más kilómetros sin que el atleta se lesione y al final creo que todo se reduce a eso, a no lesionarse, a llegar en las mejores condiciones físicas habiendo desarrollado un entrenamiento exigente.

    ResponderEliminar
  19. Interesante, otra referencia. Por cierto yo también soy de chocolate negro después de comer

    ResponderEliminar
  20. Gran entrada, Hall de las Afortunadas...

    ResponderEliminar
  21. Anda que no hay chocolateros por aquí, y me incluyo. Yo tampoco sé rodar lento, será cosa de agnósticos.

    ResponderEliminar
  22. Yo tuve la enorme suerte de saludarle este año en la Feria del maraton de Boston y guapo es un rato...jajajajaja...tomo nota del libro y esta misma tarde espero poder empezarlo...Gracias por la referencia Gonza...

    ResponderEliminar
  23. ¿Os habéis fijado que en la tapa del libro Hall va por delante de corredores negros...? :O Qué curioso ¿no?

    Tomo nota del libro. Gracias a ti descubrí los libros de Dean Karnazes así que supongo que este debe ser como mínimo igual de bueno para que lo pongas aquí.

    ResponderEliminar
  24. buen plan... y ya sabes, a lo mejor rezar te ayuda...

    ResponderEliminar
  25. Me encantan tus revisiones de libros, Gonzalo. El Ryan Hall este es una bomba. ¿Conoces su blog? Yo hace poco que lo sigo http://ryanhall.competitor.com

    ResponderEliminar
  26. Chocolate después de comer... pero os lo fumáis, confesad malditos zorros del diablo!

    Bueno, interesante lectura que te acerca y empuja hasta el kilómetro 41,jejjee

    Interesante apreciación la de los kilómetros easy, yo lo he leído mucho por ahí, y parece ser que cuando estás conectado es difícil salir por debajo de ese crono. A mí me pasa un poco al contrario,jejeje

    Buena entrada Gonzalo.

    P.D por cierto que esta peña que americana que mecla todo con la religión está fatal.

    Suerte con tu nueva preparación.

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Ay Gonzalo, tú y yo pecamos del mismo pecado entonces: no sabemos ir lento.
    Pero yo estoy mentalizándome que si mi ritmo lento es de 4:20/km, pues mis ritmos rápidos tienen que ser de 4/km.
    Claro que después viene el gran batacazo! jeje.

    ResponderEliminar
  28. Esto de los atletas de élite... si es que no dejan de ser personas. Me acabo de acordar que en Ólvega, pueblo de Fermín Cacho, se dice que cuando aparecía no podía dejar de ir al bar a echar la partida después de comer con los amigos. En esa época se fumaba Farias. Todo dios fumaba Farias en Ólvega, menos Fermín, que se tragaba el humo ajeno. Su entrenador se ponía de los nervios. No hubo manera de quitarle la costumbre.

    Saludos Gonzalo.

    ResponderEliminar
  29. ryan hall mejor cuidado! unas cuantas piezas más de chocolate negro y se le fuera de él corriendo a la línea de meta:)

    ResponderEliminar
  30. Debería llamarse (aunque, con toda certeza, no le haría ninguna gracia)... Ryan Hell. :D

    ResponderEliminar