Sudor en tiempo de paz

"Cuanto más sudor en tiempo de paz, menos sangre en tiempo de guerra"








Le estoy cogiendo el gustillo a lo de ir un día por semana al gimnasio. No falto. Quizás ahora que me quedan un par de semanas hasta que empiece el infierno del plan de maratón debería ir más, pero un día es suficiente para mí. El gimnasio no es un objetivo sino un medio. No me interesa ponerme guapo para el verano, lo hago para fortalecer, lesionarme menos y llegar con más calidad de vida a la categoría 60+ de las carreras.




Tampoco es que vaya al gimnasio pensando únicamente en cómo transferir la fuerza a la carrera, lo hago porque soy un convencido de que los músculos fuertes nos ayudan a tener más calidad de vida. Cada vez son más los que piensan que las pesas son necesarias para cualquier deporte. En nuestra secta de fonderos populares, un tronco fuerte te ayuda a llegar mejor a los últimos kilómetros.




El lunes me lo tomé de descanso después de la Media del Domingo y el martes me presenté en el gimnasio. Nada más llegar me doy cuenta de que algo ha cambiado, ¿dónde están las máquinas?. Todo había desaparecido, únicamente quedaban un par de máquinas, colchonetas, mancuernas y otros extraños objetos que utilizan los "stronger" (gracias Danae por enriquecer mi vocabulario) en su quehacer indoor diario. Aquello parecía un gimnasio en blanco y negro de principios de siglo XX.




Como voy sólo un día por semana y no frecuento los corrillos del gimnasio no me había enterado de nada. Resulta que el gimnasio ha hecho una gran inversión y este fin de semana habrá multitud de máquinas nuevas. Todo esto me lo contó uno de los "habitantes" del gimnasio, un empleado de banca con el que tengo cierta relación por trabajo y que va absolutamente todos los días al gimnasio.




Es curioso que mientras los runners deseamos que llegue el fin de semana que es cuando tenemos más tiempo para carreras, tiradas largas, salidas a la montaña, etc., en el mundo del gimnasio es muy frecuente el que entrena a tope de lunes a viernes y luego el fin de semana se atiborra a gin tonics y cochinillo. Este amigo pertenece a esta subespecie de fin de semana sin hacer nada. El tipo así de entrada no parece una bestia de gimnasio, parece un tipo normal, y eso le jode. Yo de vez en cuando le digo eso de "¿cómo es que si vienes todos los días no estás como Arnold?". No hay nada que fastidie más a un habitante de gimnasio que eso. Él siempre me contesta sonriendo y en broma que eso es porque él no se pincha esteroides y toma pastillas, pero yo sé que en el fondo le fastidia.




En el mundo runner sabemos que hay rápidos, rapidillos, lentos y superlentos y todos nos respetamos. No se nos ocurre decirle a nadie "¿cómo es que entrenando todos los días corres a 6 min/km?. Hay más aceptación de los factores genéticos, admiramos la caña en los entrenamientos, pero sabemos que las marcas son relativas y van a depender mucho de la genética. Pero en los gimnasios fastidia sobremanera machacarse todos los días y que alguien les diga que no progresan, aunque sea en broma. Tienen asumido que a mayor caña mayor volumen.




Sé que cuando meta el quinto día de entrenamiento semanal me va a costar sacar un día para el gimnasio, y eso será pronto. Pero aunque sólo sea para contar las historias que se viven en ese simpático mundo sé que continuaré visitándolo. Y a partir de la próxima semana tendré máquinas nuevas, ¡qué ilusión!. ¿habrá alguna máquina mágica que me haga bajar mi tiempo en maratón?. Yo creo en los milagros, ¿y tú?.

Share this:

CONVERSATION

19 Comentarios:

  1. Yo frecuentaba antes de que me picara el veneno del running los gimnasios, pero a mí, al contrario que el resto de habitantes de ese mundillo, lo que me gustaba era machacarme en la cinta, la elíptica o la bicicleta. O sea, sudar haciendo algo aeróbico. La gente se extrañaba que alguien con los 95 kilacos que por entonces frecuentaba (menos mal que ahora con 84 los veo algo lejos), me gustara eso. Sin embargo, a pesar de que a veces añoro esos momentos, no cambiaría por nada del mundo esas endorfinas que soltamos en los momentos en los que nos apretamos, al final de las tiradas largas, en la penúltima serie, en cambios de ritmo con compañeros donde te están apretando más de la cuenta... ¡¡¡cosas de runners!!!

    ResponderEliminar
  2. A mi de los gimnasios me molesta el listo que todo lo sabe. Estás colgando de una polea como un chimpancé y viene un chavalín que te explica como se tiene que tirar y tal y tal.
    ¿Me paro yo cada vez que veo a alguien que corre como el culo?

    ResponderEliminar
  3. Yo estuve frecuentando estos ambientes un par de años, pero me pasaba como con el correr, indisciplinado total, las tablas eran "meramente orientativas"...

    Me ha gustado el comentario de Risco "...colgando de una polea como un chimpance...", je je

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  4. Es cierto que los gimnasios son un mundo a parte y las diferentes especies que se ven por allí también, pero es interesante charlar con gente que se toma del deporte de otra manera, la prespectiva es a veces bastante narcisista pero no deja de ser a veces divertida.
    Un saludo

    PD: Hay que ver que mala leche tienes, el colega currándoselo y tu pinchándole con lo del Arnold, ja,ja Me parto!

    ResponderEliminar
  5. Jejeje, el que no se pone como Arnold lo lleva bien, pero prefiero los que llegan el primer día y le dicen al monitor que quieren hacer un poco de pesas, pero que no quieren ponerse como Arnold... Si es que tan fácil ponerse como Arnold

    ResponderEliminar
  6. El otro día fui a uno, hice natación y luego entre en la sala de maquinas, en serio... no hice nada, porque no sabia por donde empezar, salí de allí angustiado, vamos que no vuelvo, prefiero fortalecer con mis gomas, mis sentadillas búlgaras, etc...
    En fin, cuestión de gustos...

    ResponderEliminar
  7. Cuidado Gonzalo, que se empieza con los tanteos y termina uno midiéndose el bíceps y admirando su cuerpecito delante del espejo.
    Sigo diciendo y me mantengo en que las diferencias no son tantas. Igual puedes encontrar un runner que lleve corriendo 3 meses y sea súper competitivo con los demás, como un preplaya obsesionado con la hipertrofia de cintura para arriba de cara al verano y que hace cantidad de gilipolleces en la sala.
    Creo que tanto unos como otros valoran el esfuerzo, son conscientes de las limitaciones de los demás y de las suyas propias. Son deportistas (pero si es cierto que les fastidia eso de "¿por qué no estás más fuerte?")
    Por cierto, mejor sin aparatos. Los aparatos son un arma de doble filo, trabajas más pero no controlas tu cuerpo. No eres eficiente al 100% Lo ideal es hacer por ejmplo sentadillas con barra o peso muerto y aprender a controlar el equilibrio y la postura correcta del cuerpo. Con los aparatos (que vienen bien cuando ya has aprendido lo primero :))algo tan importante queda relegado a un segundo plano. Te vuelves dependiente del aparato porque no sabes trabajar sin ellos (cosa que conviene a los gimnasios claro)

    ResponderEliminar
  8. Este artículo es de los que más me han gustado. Sabes yo llevo toda la vida en el gimnasio y la genética tiene mucho que ver. Pincharse son excusas..y es de tramposos ignorantes y suicidas. La genética y la dieta lo es todo.

    ResponderEliminar
  9. Con o sin gimnasio, está claro que la fuerza muscular, e indirectamente el trabajo sobre tendones, ligamentos y huesos es importante para correr y para vivir con buena forma física, previene de lesiones, de osteoporosis y de distrofias musculares. Yo ya llego a tres dominadas, jeje.

    ResponderEliminar
  10. Al igual que una noticia periodística, yo me quedaría con la frase "El gimnasio no es un objetivo sino un medio".
    No metamos a todos en el mismo saco, jeje... yo suelo ir al gimnasio pero no por ello dejo de correr todos los días que pueda: el gimnasio te puede ayudar a fortalecer y tonificar la musculatura. Siempre que puedas ir, claro está.

    ResponderEliminar
  11. Que tal Gonzalo!!!
    Sin temor a equivocarme, normalmente todos aquellos que acuden a un gymnasio, van con la idea de hacerse unos cuerpazos, y por lo regular, siempre te venden que "generador de musculos", "quema-grasas" y no se cuantas ondas mas y la mayor parte de esa gente, es vanidosa a mas no poder.
    En cierta ocasion acompañe a mi esposa a ver algunos gym por que se iba a inscribir, resulta que todos los instructores, ya sabes con sus cuerpos de musculos, me decian a mi: "aqui con nosotros vas a tener un buen cuerpo no como los corredores que estan todos "escurridos" je je je!!! no sabia que asi me gusta estar.
    Recibe un gran abrazo hermano!!!

    ResponderEliminar
  12. Por yo con mi cuerpecito serrano desentono bastante en el gimnasio al lado de armarios de tres cuerpos; y yo no voy allí a ponerme "mazas" como dice Titán sino que voy a completar mi entrenamiento. Por cierto los corredores somos mucho más solidarios; el otro día quería utilizar el aparato de hacer lumbares y había un tipo utilizando el aparato como reposamancuernas, cuando le dije que las quitara me miró con una cara de "que me dice este esmirriado que me molesta en mi rutina". En fin.

    ResponderEliminar
  13. Gonzalo yo estoy contigo.. el gimnasio es necesario y mas ha cierta edad.. yo haré pasas un día en casa y otro de gim, para poder tener la charlita con el colega de turno como sueles hacer tu y desconectar un poco de la rutina, diaria del trabajo.
    Un abrazo y me alegro de tu recuperación... cuanto mas "abuelo" se vuelve uno, mas caña quiere.

    ResponderEliminar
  14. Gran entrada, Gonzalo, llevo años yendo al gym y describes a la perfección el mundillo, los subgrupos y la dinámica de las salas de musculación.

    El gimnasio ayuda a evitar lesiones y trabajar zonas más débiles por genética o hábitos personales. En mi caso, los isquios.

    Me ha costado hacerme respetar entre los "stronger", así que no tengo la más mínima intención de dejar de acudir a mis sesiones semanales de sudor y pesas.

    ResponderEliminar
  15. Yo pienso que si te quieres poner "Porruo" pues no te queda otra que ir a un gimnasio y atiborrarte a todo tipo de sustancias de dudoso beneficio. Pero para tener una musculatura bien tonificada, creo que una buena tabla gimnastica, un par de mancuernas y un poco de sentido comun son mas que suficiente.

    Además, si metes otro dias mas de gimnasio ¿Cuándo descansarias?. Un saludo

    N

    ResponderEliminar
  16. Sin olvidar los corrillos junto a la máquina de bebidas isotónicas y líquidos similares para comentar el entreno del día. Por cierto, me resulta significativo ver que en la foto de época que ilustra la entrada no hay espejos.

    Saludos Gonzalo

    ResponderEliminar
  17. Yo he dejado por completo el trabajo de gimnasio, y estoy mucho mejor, antes colapsaba muscularmente, y me perjudicaba

    ResponderEliminar
  18. Muy buena la comparativa de la gente hace culturismo con los corredores. Esta claro que son 2 mundos muy distintos y que el finde es lo que nosotros más esperamos para hacer tirada larga o salir con la bici y darse un buen polizón.
    Por cierto, que maratón te estas preparando?

    ResponderEliminar