Miedo a hablar conmigo mismo

Ya lo he comentado otras veces, la mayoría de mis rodajes salvo la tirada larga cuestas y otras salidas de guardar los hago en un parque de 500 metros de largo. Básicamente, salvo el tramo de casa al parque, consiste en darle vueltas a un parque de una recta de 500 metros, siempre en sentido contrario a las agujas del reloj. Si llegas al final y vuelves son 1.000 metros.

Para series es perfecto, sabes en todo momento a qué altura de la serie te encuentras. Para un tresmil sabes que debes de dar tres vueltas, etc. Te da una sensación de control de la situación que no te dan las salidas por otros recorridos. Eso sí, dependiendo de la fortaleza mental de ese día, a veces necesitas escapar y coger otra dirección porque notas que la cabeza te va a explotar de dar tantas vueltas.

Recuerdo que Martín Fiz en el entrenamiento para Sidney 2000 llegó a ir a Mallorca y entrenar a pleno sol dando vueltas a un polígono industrial. Para volverse locos. Siempre he pensado que dar vueltas como un hamster a un parque te vuelve duro, te fortalece. Cuando sales a terreno abierto los kilómetros pasan sin darte cuenta, te has entrenado en condiciones desfavorables y ahora eres libre y lo que haces lo consigues con menos esfuerzo.

Pero, ¿es dar vueltas a un parque verdaderamente duro o por el contrario es comfortable? Hasta ahora siempre he pensado que era duro, pero en Liverpool me ocurrió algo que me ha hecho dudar de que así lo sea. Una de las técnicas que he usado otras veces al final de una maratón es hablar conmigo mismo y decirme "sólo quedan cuatro kilómetros, eso son sólo cuatro vueltas al parque Romano, es muy fácil". Siempre me ha funcionado, me he convencido de que dar cuatro vueltas al Parque es algo muy sencillo (realmente lo es) y se me han pasado los kilómetros rápidamente.

Pero esta vez me ocurrió lo contrario, me dió un efecto rebote psicológico y me agobié al pensar que aquello no era mi parque. Cuando quedaban tres millas me dije que aquello eran sólo cuatro vueltas a mi parque y comencé a agobiarme. Mi cerebro me dijo que aquello no funcionaba, que aquello no era mi parque y que lo que quedaba era mucho más duro que cuatro vueltas a mi parque, porque era desconocido. En teoría todo tenía que haber sido más fácil, pero psicológicamente se hizo más difícil. Mi cerebro me dijo que no tenía la situación bajo control como sí la tengo en mi parque. Quedaban cuatro kilómetros pero no iban a ser sencillos porque la sensación de confort y control que uno tiene cuando va a correr siempre por los mismos sitios ya no la tenía.

De la misma forma que no a todo el mundo le motiva lo mismo, mi cerebro, el pequeño mini-yo me decía que sí que es cierto que cuatro vueltas al parque era fácil, pero aquello no eran cuatro vueltas al parque. No pude con él, decidí concentrarme en la música y seguir aguantando los golpes. Lo que me motivaba para seguir "cuando era un niño" en las primeras maratones ya no me motivaba igual.

Soy de los que piensa que o tienes el entrenamiento y los kms en las piernas o lo vas a pasar mal en una maratón. Si tienes el entrenamiento hecho la diferencia es la motivación y la actitud hacia la carrera. La motivación puede venir de los Beatles, de citas de Chuck Norris, de la velocidad del oso panda o de lo que quieras, pero hay días que cuando hablas contigo para motivarte en carrera, hay un ser superior llamado mini-yo que te dice "¿te crees que soy gilipollas? esos truquitos mentales funcionan con otros, conmigo no".

Share this:

CONVERSATION

29 Comentarios:

  1. Interesante entrada Gonzalo, tendrás que inventarte otro truco mental para engañar a tu miniyo....pero bueno a lo mejor no te funcionó en Liverpool por lo duro q era pero en un Maratón normalito (con las mínimas cuestas) seguro q te vuelve a funcionar

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. You have to forget your last marathon before you try another.Your mind can't know what's coming. Frank Shorter.
    Creo que tú mini-yo estaba agotado, y si a eso añades que Liverpool no debe de ser muy bonito, pues yo no lo tendria en cuenta. Si te ha funcionado hasta ahora, porque no va a seguir funcionandote?
    Lo dicho, pasa pagina, y a por el siguiente objetivo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo en que los deberes hay que llevarlos hechos, que el esfuerzo extra que requiere una carrera al final es cuestión de mentalidad y "autoengaños". Pero yo me pregunto, con la experiencia en carreras y maratones, ¿no será cada vez más dificil llevar a cabo ese "autoengaño"?

    ResponderEliminar
  4. Tu entrada me hace reflexionar y mucho. Yo entreno en un circuito urbano, siempre el mismo, que conozco metro a metro, kilometro a kilometro y en el que también me siento seguro. Ahora que preparo mi primer maratón, debo de buscar ayudas mentales para vencer el agotamiento. Pienso, al igual que tu, que el éxito o fracaso está en unos buenos entrenamientos.
    Te seguimos. Un saludo
    http://runningpacense.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. No se de que km será la foto, pero se te ve de puta madre!!!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Yo entreno en un parque con una recta de 400 metros y a veces me meto las palizas de 9km ahí mismo. Siempre me pongo la excusa de que es para fortalecerme mentalmente para carreras largas como la media o en su momento una maratón, pero por lo veo alomejor no me sirve para mucho.

    Una vez más te felicito por esa maratón que te has marcado en Liverpool.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que cada maratón es diferente y que además de ir bien preparado las circunstancias de ese instante son únicas. Yo creo que te sabes manejar muy bien, no creo que necesites mantras o "autoconvencimientos".

    ResponderEliminar
  8. Correr maratones de forma habitual hace que a veces nos hagamos demasiadas preguntas y nos cuestionemos más de la cuenta. Puede que tu entrenamiento no funcione igual en maratones llanas que en perfiles más complicados, puede que hayas descubierto que correr no es solo poner el piloto automático, no se, o simplemente que correr un Maratón simplemente es jodidamente imprevisible, dale vueltas al tema pero creo que la culpa no la tiene el Parque Romano.
    ¿Que querias?, ¿enfrentarte a los 42 y pico y salir siempre indemne?, todos nos hemos dado algún que otro revolcón en carrera.
    Lo dicho, sigue procesando que te queda tela por cortar en este asunto.

    ResponderEliminar
  9. La cabeza¡¡¡ si es que mueve montañas, para bien, pero también para mal.

    ResponderEliminar
  10. Muchas veces el aporto psicologico puede llevar mas a alla de lo que pensamos pero esta claro que para completar una maraton no solo sirve ser un buen autopsicologo si no tener un cuerpo curtido con kms y kms,cuantos mas hasta cierto punto mas fuerte estara uno y menos tendra que trabajar la psique,asi que a entrenar y no dejarle a la psique todo.Cuando no hay,no hay y no habra.En tu caso supiste hacerte con esos 4 kms pues tu tiempo final estuvo muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Creo que entrenamos mucho el cuerpo y poco la mente. En un maraton puedes toparte o no con el temido muro y si es que si, hay que ir preparado para ello, antes de la carrera intentar visualizar ese momento y lo más importante visualizarse uno mismo superando ese mal trago. es fundamental llevar preparados varios estímulos por si las moscas. Está bien intentar engañar a nuesto mini-yo y a veces nos da resultado, pero en otras ocasiones como bien dices gonzalo, el mini-yo nos manda a tomar por saco, se hace con el mando de nuestra mente y por consiguiente de nuestro cuerpo y estamos perdidos. en ese caso no nos vale la estrategia del engaño y es cuando tenemos que tirar de banquillo e ir sacando las motivaciones reservas, en mi caso: palabras de aliento de familiares muy cercanos, frases de animo que habitualmente me funcionan y yo mismo me voy diciendo etc etc. Y cuando tampoco funciona a apretar los machos y tirar palante que supongo es lo que hiciste. De todos modos cuando la cabeza no va es por que las piernas han dejado de ir hace rato. Que leches!!!! Que tres horas y media dandole a la zapatilla ya esta bien. Lo raro seria que no tubieramos molestias dolores y ganas de mandarlo todo a la porra.

    ResponderEliminar
  12. Los sentimientos que experimentan los corredores que corren en lugares cerrados es de amor-odio. Por una parte, están agradecidos de tener un lugar cercano -y medido- para correr., y por otra es un machaque mental continuo. Yo me di cuenta enseguida en mi parque, si puedes hacer 15 ó 20 kilómetros en un lugar reducido eres fuerte no solo físicamente. Ahora bien, lo que pueda pasar en una carrerra cuando estás agotado, exhausto, es otro cantar. Puede que en otras ocasiones el truco del autoengaño funcione a la perfección, pero cada carrera es diferente y el corredor actúa diferente. En esta ocasión no te sirvió (en realidad si te fijas cmabiaste una estrategia por otra, dejaste de pensar en el parque y te centraste en la música. Utilizaste otro recurso)pero puede que en otra si. Lo importante en todo caso es que lo superaste y lo conseguiste.

    Pd: El mini-yo también se hace fuerte y entrena Gonzalo, hay que resetearse y buscar estrategias nuevas, muchas de ellas sobre la marcha.

    ResponderEliminar
  13. Los análisis después de un maratón..son reflexiones en voz baja.. porque te encontraras en otro maratón y todo volverá a ser diferente... por eso el maratón es tan grande..
    Lo cierto es que cuando la cabeza no ya...en camino se hace largo.
    A mi me paso en Belchite en el km42, hasta el 45..se me hizo interminable, acostumbrado al maratón.. todo creo que fue sicologico.

    ResponderEliminar
  14. Miedo me da lo que cuentas, pero supongo que cad amaratón es un mundo y cada uno tiene sus propias experiencias y emociones. Lo que pasa es que conociéndote y sabiendo de tu fortalezaa mental debió ser muy duro para que tu mini-yo te mandara a freir espárragos. De todas formas lo superaste y lo tumbaste.

    ResponderEliminar
  15. No busques peros, hiciste una maratón épica, con una clasificación espectacular, tu cabeza podría aceptar que los últimos 4 kilómetros podían ser como los del Parque, pero dudo que las piernas lo entendieran después del tute que te metiste, con esa salida del túnel y esas cuestas interminables en la segunda media maratón. En una maratón llana puedes administrar tus energías mejor y jugar con el cerebro y lo que nos queda de fuerzas al final. Pero en ésta a esos últimos kilómetros no le podías hacer trampa...

    Bueno, ¿qué viene después? ¿Te vienes a Sevilla? Vamos a ser la hostia de gente!!! :)

    ResponderEliminar
  16. Es cierto el autoengaño a veces funciona a veces no. Admiro mucho a los que podeis entrenar dando vueltas. A mi ya me cuesta dar 2 a un circuito de 5Km para hacer 10...

    ResponderEliminar
  17. Quizas pueda ser que el cuerpo "se acomoda" a correr en un perfil determinado, en este caso llano por el parque, y normalmente el escenario no cambia mucho en la carrera, pero cuando si que ha cambiado...pues el cuerpo y la mente saben que no es lo mismo por mucho que les digan...

    ResponderEliminar
  18. Los "truquitos mentales" sirven para todo el mundo. Pero lo esencial es comprender algo tan obvio como que funcionan hasta que dejan de hacerlo. Seguro que eres lo suficientemente ingenioso para encontrar otros que los sustituyan. :)

    ResponderEliminar
  19. Vaya, yo también entreno a veces en un parque, el de Berlín, que tiene 500 metros de cuerda. Y también suelo hablar conmigo mismo, los que se cruzan pensarán si estoy bien.A los que no entiendo es a los que van corriendo y hablando por el móvil, me debo estar haciendo mayor.

    ResponderEliminar
  20. ya se ve que estás en la fase depresiva post maraton... menos mal que pronto empezarás el plan gimme shelter para las palmas, ¿no?

    ResponderEliminar
  21. Yo estoy entrenando un par de cuestones como motivación, y usarla cuando me enfrente de nuevo a la cuesta del Ángel Caido poder decir, "esta vez no me ganaras"
    Gonzalo, creo que tu motivación no tenía el mismo perfil que la realidad, de todas maneras nuestro cerebro tiene su propia personalidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Me encanta la entrada. Como sabes, mi parque tiene 1550 metros de largo. Y yo creo que es una forma de endurecer la cabeza no salir de allí. Y a mi, mi mini yo me deja que le engañe cuando en las medias maratones me quedan 3 km, le digo eso de "dos vueltas al parque y ya está"...

    ResponderEliminar
  23. Te entiendo a pesar de que cooro en sitios muy bonitos y agradables muchos de los duros entrenamientos de maratón los he hecho en una "puta" recta del poligono industrial donde trabajo, coincido en qué esas cosas te hacen duro y que la distancia es relativa. Un km puede ser muy corto o muy largo, sobre todo cuando llevas 30 encima

    ResponderEliminar
  24. Hola Gonzalo:

    Lo de "me quedan dos vueltas al parque" o me queda una, no funciona. Para mí, lo único que realmente puede servirte es pensar simplemente en el próximo kilómetro. Cuando vas por el 34, sólo hay que pensar que hay que ir a por el 35. En el 35, que hay que ir a por el 36 y así sucesivamente.

    Y el mejor truco de todos. Pensar que la maratón sólo tiene 41 kilómetros. El último es simplemente un regalo, un kilómetro de gloria. Siempre pienso cuando ya me quedan pocos kilómetros que la maratón son 41 kilómetros de sufrimiento y 1 km de gloria. Es efectivo 100%.

    Saludos y enhorabuena por completar otra maratón y encima tan dura como has descrito. Tu puesto lo dice todo.

    ResponderEliminar
  25. El cerebro es más difícil de entrenar que las piernas. De todas formas por lo que leo, esas sensaciones, llegados a ese punto (kilométrico), las tenemos todos por mucho que hayas entrenado, más tú que vas con el cuchillo afilado.

    Saludos tron

    ResponderEliminar
  26. Gonzalo, unas veces funciona y otra no, el truco para los 4 últimos kilómetros lo he sacado a veces y normalmente mi cabeza me manda a hacer puñetas, eso si yo también a ellas y en esa bronca llego a meta ;-)

    ResponderEliminar
  27. Muy buena reflexión. La verdad es que no sé que será mejor, pero más de 2 vueltas a mi parque no doy nunca, y es de 3km.
    Lo cierto es que últimamente cada vez que sale en la tele RAFA NADAL no hace más que referirse a como está de cabeza, se nota que es lo único que le preocupa.
    Parece que váis en la misma línea.

    Salu2-G

    ResponderEliminar
  28. Cuando empecé con esto del maratón acababa mis tiradas largas en el Romano, un suplicio para terminar. Así que nunca lo pondría como motivación para el final de una maratón.

    Yo prefiero pensar en la cerveza que me voy a tomar :)

    ResponderEliminar
  29. Que gran batalla mental Gonzalo, estoy contigo que hay veces que la cabeza no quiere escuchar y se nos hace cuesta arriba el recorrido.
    Pero tu has sabido manejar bien la situación, esto seguro que te hará mas fuerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar