I Cross Andrés Coruña - Colegio Heidelberg


Con motivo de la celebración del 40 aniversario del colegio de mi hija, éste organizaba una jornada de carreras para niños y no podíamos faltar. Desde los 250 metros que corrió mi hija hasta los 5,5 kilómetros de campo a través que corrí yo, toda la familia tuvo su ratito para generar endorfinas.

Cuando un colegio organiza una carrera uno espera mucha humildad en los medios. En este caso he de reconocer que estaba todo perfectamente organizado, con arco de salida, profesores en todos los cruces del recorrido, isotónica, zumo, fruta y chocolatinas a la llegada, etc. He visto muchas carreras de las que pagas 15 euros bastante peor organizadas.

Pues allí nos presentamos este sábado por la mañana, padres y niños. La verdad es que sólo con ver la cara de ilusión de los niños cuando corren, cuando se ponen nerviosos antes de salir y cuando ven a los niños mayores competir, vale la pena acudir a este tipo de eventos.

A las 11 de la mañana salía mi carrera. No había demasiada gente, unos 40 o 50 corredores entre padres y niños de bachillerato. Desconocía totalmente el recorrido, pero me imaginaba que iba a ser duro. El colegio de mi hija está al final de un barranco y para sacar 5,5 kilómetros o tiran hacia abajo y vuelta o tiran hacia la montaña y hacen un recorrido circular. Tiraron hacia la montaña.

No sé bien por qué lo llamaron cross, más bien es una mini-carrera de montaña. Se da la salida y después de los típicos codazos involuntarios y golpes de hombro contra hombro se forman enseguida dos grupos. A los 100 metros y sin estar caliente aún ya la carrera tiraba hacia arriba, en ese momento el grupo de cabeza se divide en dos, un grupillo de tres o cuatro y otro mini grupo detrás. La carrera subía montaña hacia arriba durante un par de kilómetros con un perfil bastante duro, no habías calentado aún y ya estabas subiendo con las pulsaciones a tope. En la subida tuve incluso que caminar algunos metros en alguna zona donde había que "meter primera".

Después de un kilómetro ya estaba solo, tenía delante a los tres o cuatro galgos que hay en todas las carreras, incluso las familiares, veía a un corredor unos 100 metros delante mía y luego la soledad. Iba algo despistado porque pensaba que había que dar dos vueltas al circuito y pensaba que era de locos meter a todo el mundo otra vez por el cuestón.

Cuando llegué a la parte de arriba de la montaña ya me dí cuenta de que la carrera era de una sola vuelta. Se llaneaba un poco y luego unos tres kilómetros para abajo donde ya solté las piernas y fuí a todo lo que podía. Al final entré sexto, corriendo en solitario prácticamente todo el rato, montaña arriba y montaña abajo, 4:35 min/km de media total que saldrían como 4:50 montaña arriba y 4:10 montaña abajo.

Una mañana fantástica, con una carrerilla de montaña perfectamente organizada, llena de caras de ilusión, y un entrenamiento de calidad inesperado. No hay mejor forma de comunicar los valores del trabajo y el sacrificio a los niños.

Quieto todo el mundo

Share this:

CONVERSATION

15 Comentarios:

  1. Yo tengo de fondo de escritorio la foto de mi hijo acabando la primera carrera que hizo... Vaya momentazo, eh! :) Ojalá le pique el gusanillo a tu hija, hay tan pocas cosas mejores para que se aficione un niño... Ya nos contarás!

    ¿Así que sexto? ¿Pero cómo no apretaste más para hacer podium, hombre? ;)

    ResponderEliminar
  2. Lo peor es que lo viva más intensamente que tu y te vaya machacando, ... eso engorda, a la cama, zapatillas, más zapatillas, otras de montaña, btt, otra de carretera, ... hoy se han comprado tropecientos kilos de membrillo y se lo han metido en sobres individuales, tipo geles , dice que funcionan mejor... dos horas depilándose las piernas,(Tiene 16 años) Sin término medio o "se gripan" y odian las carreras de por vida, o se te hace triatleta como el mío.
    Tengo sus fotos de enano con la bici, corriendo, navegando, o subiendo montañas, ahora no sale de noche, no fuma, no bebe, Menos mal que no es nada competitivo y le da igual llegar el primero que el último, afición no le falta.

    ResponderEliminar
  3. Que mayor alegría y orgullo para un padre, ver a un hijo compartir su afición. Gran día, si señor. Y además diploma.

    ResponderEliminar
  4. Como dices Gonzalo, la adrenalina en la familia, tiene tu hija un buen ejemplo a seguir, quiza con los años, te acompañe a hacer un maraton.
    Muchas felicidades y que la niña siga creciendo en el mundo del running.

    ResponderEliminar
  5. Pues qué pocos años tiene ese cole, si casi está recién terminado, y ya haciendo carreras, me parece un poco precipitado pero vale porque es para una buena causa, pero que conste que me parece que 4o años son muy pocos años para celebrar nada.
    Fdo. Un precuarentón.

    Molan los crosses, te pones a cien en un momento y no bajas hasta llegar a meta.

    ResponderEliminar
  6. Esas son carreras especiales,a ver si hay suerte y se engancha tu hijo para en un futuro acompañarte con algo de frecuencia en entrenamientos y carreras.Ese sexto puesto seguro que te sento muy bien aunque quiza fue la anecdota de todo lo demas.Que satisfecho se te ve en las fotos con medalla y todo.Por cierto subiendo a 4:50 y andando algo,para mi alucinante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pues ya podrían hacer lo mismo en todos los colegios la verdad, que lo único que se les ocurre es traer cuatro hinchables y un mago cutre cuando hay que celebrar algo.
    Entrar sexto en una carrera de montaña no esta nada mal, ya me imagino la cara de tu pequeñaja :)

    Yo creía que a los maratonianos se les daban mal las distancias cortas, pero ya veo que no.

    ResponderEliminar
  8. Este veranos mis sobris (3 y 5 años) también hicieron su primera carrera. Creo que la de 3 años corrió 50 metros :)
    Es divertido ver a los niños. Y es sorprendente como se pican algunos. De mayores, si siguen, darán miedo.
    Me alegra que el día estuviera tan bien organizado y lo disfrutarais todos :)

    ResponderEliminar
  9. Gran Iniciativa sin duda alguna!! Te faltó la crónica de la carrera de tu hija, aunque seguro q quedó de las primeras

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. enhorabuena por la iniciativa del colegio de organizar carreras de mayores y pequeños y compartir una jornada de deporte en familia.buen entreno para tí.como bien dices,en muchas carreras pagas unos cuantos euros y te dan la patada con una botella de agua y poco mas.saludos gonzalo
    p.d: sigo si poder comentar con mi cuenta de blogger,no sé que pasa

    ResponderEliminar
  11. Genial!!! Gonzalo, buen día en familia, buenas fotos de Maratoniano, sin duda...

    ResponderEliminar
  12. Gran iniciativa por parte del colegio. Ójala se hiciera también por aquí porque el fomento del deporte y de los valores que ello conlleva es muy bueno para los niños

    ResponderEliminar
  13. Es un espectaculo ver carreras de los peques, como corren!!!! que empeño ponen y como disfrutamos los papis viendoles. saludos.

    P.D. Estas "fino" Gonzalo, tienes trazas de velocista :-)

    ResponderEliminar
  14. Un gran ejemplo el de el colegio, es una muy buena forma de compartir la afición

    ResponderEliminar
  15. Que buena idea la del colegio, eso sí, menos mal que dejaste el pabellón bien alto, porque sino tu hija iba a tener que dar muchas explicaciones sobre el "manta" de su padre.

    Por ahora Iván sólo corre por el pasillo, se le ven maneras aunque está algo fuera de peso :)

    ResponderEliminar