Darlo todo


¿Alguna vez has tenido realmente la sensación de darlo todo en un entrenamiento?. La mayoría de nosotros si no seguimos ningún plan específico establecemos una rutina variada de entrenos combinando series, tirada larga, cuestas, rodajes, etc. Si por el contrario seguimos un plan específico pues los entrenos irán más dirigidos a la distancia que estemos preparando.

Normalmente, como corredores populares nos sale un entrenamiento bueno aquí y allá, de esos exigentes donde nos vamos contentos a casa por el trabajo realizado. Pero la mayoría de los días sabemos que podemos dar más, guardamos para mañana lo que nos sobra hoy. El darlo todo y la extenuación lo dejamos para las carreras, es ahí donde hay que brillar. No vale de nada machacarse en los entrenamientos y no brillar en el objetivo.

Ayer tuve la sensación real de quedarme vacío y dar hasta la última gota de energía en un entrenamiento. No sentía lo mismo desde algún exprime-limón de Jack Daniels, y me he sentido bien (mentalmente). El lunes por la noche había hecho 13K con las piernas bastante tocadas y faltas de chispa. El martes por la noche, después de 24 horas de descanso me tocaba un día de calidad. Es curioso lo de "me tocaba" porque la disciplina de los entrenamientos me la estoy marcando yo mismo.

Me cuadró el tener un par de horas libres al mediodía así que salí a hacer la calidad a las 12 en vez de por la noche. Hacía 23 grados un 20 de Diciembre, this is life in the tropics!. El parque totalmente vacío, únicamente uno de los top 3 locales entrenando y una triatleta con campeonatos de España universitarios. Si había alguien más era algún jogger invisible, las 12 del mediodía definitivamente es hora de titanes.

Nada más poner el pie en la calle me dí cuenta de que no iba a ser mi día. No estaba recuperado del día anterior, no había dormido bien y era el tercer día seguido de entrenamiento. Pero allí estaba yo con el sol y el parque con cero gente y cero motivación para hacer las series largas, un 4.000 + 3.000 + 2.000 + 1.000.

Después de 3K de calentamiento arranco con el primer 4.000, los ritmos no son los mejores, pero al ser la primera serie escapo dignamente a 4:14 min/km. Cuatro minutos de trote y a por el 3.000. Aquí ya me noto bastante flojo, el pequeño mini-yo comienza a lanzar mensajes de "deja las series para otro día" o "acaba este tres mil y a casa". El cerebro en cuanto nos ve débiles nos lanza mensajes de abandono, pero me sobrepuse y me dije que acababa el entreno por mis cojones. Los tiempos empeoraban, 4:18 min/km.

Me lanzo a por el 2.000 y me motivo diciendo que si he hecho lo anterior esto es una tontería, pero voy seco. A pesar de ser sólo 2.000 metros estoy vacío, me cuesta la última vuelta. Los tiempos siguen empeorando, 4:21 min/km.

Y ya el último mil, aquí hay que darlo todo, pero no me queda ni una gota de energía, mis depósitos están vacíos. Lo hago en 4:19, algo mejor. Mi idea era hacer un último kilómetro de vuelta a la calma, pero nada más acabar me paro en seco. No es lo más recomendable, pero no tenía fuerzas en absoluto, estaba vacío hasta para trotar. Sentí como unos brazos amigos imaginarios me recogían al acabar. Me fuí caminando a casa.

Es en días como estos donde un runner se la juega, sabes que no estás recuperado y aún así te metes un día exigente. No te sale el mejor entrenamiento de tu vida, tampoco es ideal para prevenir lesiones, pero sube tu autoestima y te hace creer que puedes con todo. ¿Alguna vez has tenido la sensación real de darlo todo en un entrenamiento?

Share this:

CONVERSATION

30 Comentarios:

  1. Siempre, incluso con rodaje cochinero...

    ResponderEliminar
  2. Si, he tenido la misma sensación que tu en alguna ocasión, lo que no sé es si es bueno o no hacer así estos entrenamientos... LA AUTOESTIMA ALTA ES FUNDAMENTAL. Hiciste bien!

    ResponderEliminar
  3. Justo ayer cambió el tiempo y de unos fresquitos 20º con sus nubarrones y su alisios, pasamos a casi 25 con su calima y su aire caliente directamente traído del desierto del Sahara.....si con ese clima fuiste capaz de machacarte a ritmos entre 4:15 y 4:20 es que estas muy muy fuerte..............¿Darlo todo un entreno? Muchas veces aunque cada vez menos (sigo siendo muy novato y cuando iba al romano en hora punta, aunque tocara una tirada a ritmo suave me iba contagiando del ritmo de los demás y terminaba dando el 100% y parando en seco cuando hacía los metros que tenía pensado.......con el tiempo esto lo voy controlando más, aunque cuando veo que me voy a enralar más de la cuenta me pongo a dar vueltas en sentido contrario)

    Un abrazo y a seguir así!!

    ResponderEliminar
  4. Bravo Gonzalo, me imagino perfectamente ese último mil, con los dientes apretados, ceño fruncido, y rostro totalmente desencajado por el esfuerzo. Lo mejor del entrenamiento viene cuando después de la ducha y la comida, te sientas en tu sillón preferido, esa paz…. Esa tranquilidad….. ese reposar de piernas…..
    Alguna vez he tenido esa sensación de darlo todo, en días de series o cuestas, pero no es lo habitual….. aunque….. tal vez deberíamos dar el 100x100 en los entrenos y el 120x100 en las carreras…..

    ResponderEliminar
  5. Gonzalo gran entrenamiento luchando con tu mini yo.
    Hacer un entrenamiento de esas condiciones notándote vacío te sirve tanto para la calidad como para la cabeza.

    ResponderEliminar
  6. Hay entrenamientos que si que van más dirigidos a uno mismo que a las piernas, salir cuando "sabes" que no puedes es una cagada, pero son de las cagadas que te hacen grande en un Maratón.
    Y por cierto figura, no es fácil sacar un 4000 en 4.14.
    Se te ve enorme.

    ResponderEliminar
  7. Buenísimo entrenamiento Gonzalo, cuando todo está en contra y tú gran rival eres tú mismo hay que sacar lo mejor de tí para seguir, pero la sensación de haber podido con ello, de haberlo superado es inigualable.

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo entrenamiento Gonzalo, cuando todo está en contra y tú gran rival eres tú mismo hay que sacar lo mejor de tí para seguir, pero la sensación de haber podido con ello, de haberlo superado es inigualable.

    ResponderEliminar
  9. Gonzalo no todos los días estamos igual de recuperados muscular y mentalmente, ya que somos demasiados autoexigentes la mayoría de las veces. Pensamos que machacarnos mucho es sinónimo de éxito y algunas veces aflojar el pistón es muy beneficioso.
    No se si tomas algo justo después de entrenar, nosotros tomamos un recuperador multicelular y la verdad es que te hace recuperarte de los entrenos con suma facilidad.

    salu2 desde matraquilandia.

    pd: también he tenido esa sensación.

    ResponderEliminar
  10. Eso es un entrenamiento de coco en toda regla. El día que surjan inconvenientes en competición sabes que podrás solvertarlos. Un besote y ahora a descansar aunque sea un día no?

    ResponderEliminar
  11. Pues no, esa sensación no la pongo en marcha... por lo menos para los entrenos, si la experimentado en alguna carrera, porque mi propósito era exigirme algo mas, que en otras carreras.
    Por mi experiencia y por gente que me rodea muy buena.. pero que muy buena.. el entreno se tiene que acabar con ganas de querer mas, pero nunca exprimirlo al máximo, de lo contrario compites los días de entreno y la cagas en los campeonatos,palabra textuales de varios campeones de España y alguno de Europa.

    ResponderEliminar
  12. Joder Gonzalo, mira que te quieres, que manera de maltratarte.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Tu mini-yo te va a abandonar, nunca se sale con la suya. Yo, hasta ahora y salvo por lesión, nunca he regresado de un entreno caminando a casa, pero no daría un duro porque algún día no me pasara.

    ResponderEliminar
  14. Hombre, pues lo cierto en que en los entrenos siempre intento dejar alguna reserva o, al menos, que me quede esa sensación... Pienso que hay que saber diferenciar entre el concepto "entreno" y el concepto "competición"...

    ResponderEliminar
  15. Varias veces. He llegado a ver lucecitas en el césped de la pista, sentir el corazón en las muelas, ver cóncava la pista. Llegar a casa y pedir que te den agua por llegar arrastrándote por el suelo... Incluso una vez poté y esa vez me quedé totalmente vacío.

    ResponderEliminar
  16. Hay veces que sí, hay veces que no, depende de cómo me sienta.
    Soy mortal no me puedo exprimir siempre :-) pero por alguna razón en bici es siempre :-)
    Felices fiestas!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  17. Pues sí. Alguna vez también he cumplido el entrenamiento pese a que el cuerpo me pedía no hacerlo. Pero no es lo habitual, yo suelo hacerle caso a mini-yo, ¡qué le vamos a hacer!

    ResponderEliminar
  18. Hola, no suelo darlo todo en los entrenos, se que puedo evolucionar, pero si no me exprimo, tampoco lo sabré nunca.

    Pienso que, como ya se ha escrito, diferencio entre competir y entrenar a la hora de darlo todo.

    ResponderEliminar
  19. Muy buen post.
    Yo no aprieto mucho en los entrenos no vaya a ser que me canse....
    Sí ya sé...

    Salu2
    G

    ResponderEliminar
  20. Me acuerdo de un día hace poco que cinco del club nos picamos durante 7 kilómetros dándonos relevos y a cuchillo. Llegué a casa a rastras. Por cierto, felices fiestas Gonzalo.

    ResponderEliminar
  21. Que dificil es entrenar cuando no hay nada...esos dias hay que hacerlos con la ilusion de que llegaran otros mejores,al fin y al cabo no siempre se puede estar a tope.De cualquier forma cumpliste muy bien el tema para estar tan flojo y eso es muy complicado,se ve que estas muy motivado e implicado en tu dia a dia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Pues si, como que hay veces que no andas de vena y como que los entrenos, por mas que quieras no salen bien, pero al final, el hecho de haber sumado te reconforta, muy bien Gonzalo y sobre todo a esa hora.
    Un abrazo hermano.

    ResponderEliminar
  23. Últimamente tengo tan poco que dar que salgo de casa "a deber".
    Bueno de todos modos.

    ResponderEliminar
  24. Alguna vez sí he acabado vacío como dices, pero ha sido sobre todo en mi etapa de entrenos sin control. Reconozco que ahora me cuesta exprimirme, aunque JD está intentándolo el jodío. En días malos sí he tenido experiencias de ese tipo, pero a nivel de coco, y son muy duras, tal como has contado. Lo positivo es sobreponerse y salir vivo de ellas sin dejar el entreno.

    ResponderEliminar
  25. No creo que haya sido la primera vez ni que sea la última. Los runners de convicción como es tu caso no entienden de malos días. Nosotros tenemos el mando cuando somos capaces de seguir con el plan pase lo que pase. Si no, es el plan el que nos ha vencido y nos ha hecho tirar la toalla.

    Nunca me ha pasado desde el primer minuto en entrenamientos de calidad. Sí que me ha pasado muchas veces al acabar un entrenamiento. Pero desde el minuto uno ha de ser muy jodido...

    ResponderEliminar
  26. Con tantos comentarios no se que poner que no hayan puesto otras personas. Yo en tu lugar hubiera intentado dosificar, ya sabes de menos a más... pero que c..o si luego yo soy el que mientras va calentando sprinta jejeje

    ResponderEliminar
  27. A mí solo me ha pasado en carreras, hasta ahora, intyo que el amigo Jack me lo va a sacar

    ResponderEliminar
  28. He tenido muchos días de terminar hecho una miseria (y eso que entreno lo que entreno), pero durante todo el entrenamiento nunca me ha ocurrido...

    ResponderEliminar
  29. He acabado muchas veces con la sensación de haberlo dado todo, pero a estas alturas sé que siempre queda algo más y eso sólo lo sacas con un dorsal puesto.

    ResponderEliminar
  30. ¡Que grande!
    Aunque no sea lo recomendable, no sólo podemos tener alegrías el dia de la competición, hay que darse una vaciada de éstas de vez en cuando. Lo malo es hacerla habituales.

    Para mi es indispensable hacer eso muy de vez en cuando y conocerte en esas condiciones, si no, cuando aparezcan esas sensaciones en carrera, lo acabas lamentando.

    Estás MUY fuerte.

    ResponderEliminar