Supercompensación cochinera


Todos conocemos la teoría, lo que ocurre es que a veces lo olvidamos. Entrenando rompemos fibras y cuando descansamos estas fibras se reconstruyen haciéndonos más fuertes. Este fenónemo se conoce como supercompensación. Damos estrés al cuerpo, lo dejamos decansar, volvemos a darle estrés y así vamos subiendo peldaños fisiológicos.

Pues esta semana he estado supercompensando tras el estrés muscular de la carrera del sábado. Hacía muchos meses que no tenía tantas agujetas, más concretamente desde Enero. Después de una maratón por norma estoy seis o siete días sin salir a correr y luego empiezo suave y después de dos semanas ya estoy listo para volver a romper fibras.

Después de una carrera de distancia media en montaña no tenía demasiada idea de qué rutina seguir, lo mejor era utilizar un test de prueba y error. Así que el lunes ya salí a hacer 11K cochineros. Quizás fue demasiado pronto, pero me pudo el vicio.

El miércoles salí de casa con el ego inflado. Quería hacer un fartlek al estilo Daniels, de esos de cuatro minutos fuertes seguidos de tres minutos suaves. Es el mejor entrenamiento que conozco para volver a dar chispa a las piernas.Hacía mucho calor, pero el problema era otro. Las piernas no iban, había perdido la fuerza. Cuando arranqué la primera serie sólo aguanté dos minutos a ritmos asquerosamente pocilgueros. Esa era mi velocidad punta del miércoles. Decidí salvar los muebles y dejar el fartlek para otro día. 10 kilómetros cochineros y a casa.

Y hoy salí con la idea de volver a probarme. Hoy tocaba fartlek de nuevo. Esta vez sí pude conseguirlo, 12K que entre series rápidas y recuperaciones han salido a 4:41 min/km, aunque con la sensación de sentirme lento y de que era el entrenamiento el que me controlaba a mí y no al revés.

Me ha llevado recuperar más días de lo que pensaba. Esta supercompensación ha sido más lenta de lo previsible, ha sido una supercompensación cochinera. Pero esto es un sinvivir, hay nuevas carreras en el horizonte y hay que seguir destruyendo y construyendo. ¿oyes el canto de la maratón?  Se acerca el invierno.




 

Share this:

CONVERSATION

17 Comentarios:

  1. En la montaña se trabajan otros músculos menos habituales y es normal que al día siguiente tengas agujetas. Con este calor debería estar prohibido promediar 4.41 en los fartlek. Y por aquí tengo al orfeón donostiarra dándole a la cancioncita del maratón.

    ResponderEliminar
  2. Tu "supercompensación cochinera", ha sido mas rápida de lo que tu supones. Con las temperaturas actuales y tras un esfuerzo reciente, un fartlek a 4:41 está francamente bien. Ya todos tenemos en mente nuestro próximo maratón de invierno. Iniciamos su preparación

    ResponderEliminar
  3. Date tiempo que ya sabes cómo van estas cosas de la recuperación, y si hay que perderse alguna carrera (aunque fastidie) se pierde. La maratón de invierno te lo agradecerá.

    ResponderEliminar
  4. Nos pueden las ganas y el sentirnos euforicos despues de conseguir un reto, pero el cuerpo lleva su ritmo y hay que aceptarlo y escucharlo, es el único que tenemos así que habra que cuidarlo.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Ya me gustaría a mí estar tan supercompensado, maestro!

    ResponderEliminar
  6. Mucho vicio el que tenemos y elque nos hace saltarnos los días de descanso necesarios. No seré yo quien te de consejos en ese sentido...jeje

    ResponderEliminar
  7. Invierno , cuando??? No nos quedan litros de sudor ni nada. Recuperar tan solo lo pueden hacer maquinas como tu.

    ResponderEliminar
  8. Es que con el calor que está haciendo me sorprende que puedas ir a esos ritmos. De todas formas, con las agujetas que tienes te has metido tres entrenamientos de escándalo...

    ResponderEliminar
  9. De cochineros no tienen nada esos entrenamientos!

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta la foto de portada. No importan los ritmos cochineros, recupera bien no vayas a lexionarte ;)
    Aunque se me olvida que leo al gran Gonzalo, tus ritmos cochineros no lo son tanto :b

    ResponderEliminar
  12. "Escucha a tu cuerpo".

    Todos lo sabemos; casi ninguno lo hace.

    Pero quizás "él" sea mejor aliado para hacer realidad nuestras ilusiones que nuestra perversa "motivación", esa vieja bruja que nos arrastra acaloradamente.

    Al igual que tú, ya empiezo a escuchar el vientecillo del otoño e invierno.

    A escucharlo y a meditarlo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Menudo susto me pegado al ver el cochino ese mirándome... bueno amigo veo que la recuperación a sido bastante mejor que la ultima vez que corriste en montaña, eso quiere decir que de todo se aprende.

    ResponderEliminar
  14. La montaña se cobra su precio durante varios días... Es otro tipo de ejercicio, es otro desgaste, es más fácil vaciarse sin darse cuenta, así que es natural que la recuperación cueste algo más. Pero para un tipo como tú eso no es problema, se sigue insistiendo hasta que el cuerpo vuelva a responder bien y listo... :)

    ResponderEliminar
  15. Semana típica postmontaña, cuesta recuperar pero ya verás como ese trabajo de fuerza se te queda en las piernas para el próximo maratón.

    Si que vienen muchas carreras y parece que no habrá duelo en La Majadilla :(

    ResponderEliminar
  16. alegra saber que usted está consiguiendo de nuevo a correr tras el largo descanso. esperamos que las piernas se están recuperando de las dos carreras. tomar la reconstrucción lenta y constante!

    ResponderEliminar