Tabata doble on the rocks


Llevaba tiempo meditándolo, más de una vez había estado tentado a hacerlo, pero hacer dos tabatas antes de una sesión de cuestas hubiera sido coquetear con la lesión de forma demasiado evidente. Sabía que había un día en el calendario en el que haría dos tabatas y ese día llegó ayer. Ahora sólo sé que habrá un día en el que haga tres tabatas en la misma sesión, ese día también llegará.

Ayer salí a hacer mi  habitual entreno de los viernes, tabata más cuestas. Las sensaciones iniciales no fueron buenas, piernas muy cargadas de la subida a 7 palmas del miércoles. No me preocupé demasiado, si los ritmos no pueden ser los mejores no pasa nada, en verano nada me preocupa.

Tres kilómetros y hago mi primer Tabata. Música de los Bee Gees, un recopilatorio de grandes éxitos. El que piense que los Bee Gees son sólo Fiebre del Sábado noche está equivocado, fueron un gran grupo con magníficas canciones. 

Acabo el Tabata mejor de lo habitual. El cuerpo se ha acostumbrado, los primeros tabatas eran el mismo infierno, ahora son sólo la antesala del purgatorio. Después de acabar el Tabata me tocan unos cuatro kilómetros de vuelta a la calma hasta irme a hacer la sesión de cuestas, pero esta semana ya había hecho suficientes cuestas.

Me suena Tragedy, qué temazo. Sigue To Love somebody, Too much heaven, me voy viniendo arriba. En mi cabeza comienza a madurar la idea de dejar las cuestas y rodar tranquilo ese día. Pero pasa lo que tiene que pasar, suena Night Fever y ya me vengo definitivamente arriba, dejo la portería vacía y me vengo arriba con todo. Pongo el crono a cero para calcular las recuperaciones de 10 segundos y me lanzo a por el segundo tabata a ritmo de Fiebre del Sábado Noche.

Mientras hago el segundo tabata (9 series de 20 segundos a tope con recuperaciones de 10 segundos) me siento como el mismo Tony Manero, soy el rey de la pista de baile del Romano. Aquello se cae, la gente se vuelve loca (bueno, esto es un poco exagerado, la verdad es que sólo había cuatro gatos corriendo a las nueve de la noche del viernes en el Romano).

Acabo mi segundo Tabata del día, ruedo un par de kilómetros para que fluya el ácido láctico y me voy a casa con los últimos temas de los Bee Gees y siendo feliz, siendo muy feliz. 

Share this:

CONVERSATION

23 Comentarios:

  1. Recuerdo ese tipo de sensaciones; gracias por habérmelas refrescado y adelante con los tábatas, con las cuestas, con los Bee Gees y con todo lo que se te ponga por delante, maestro, que eres todo un puto maestro

    ResponderEliminar
  2. ¿Y al acabar la segunda tanda no te pusistes a bailar? Era lo suyo después de ese subidón.

    ResponderEliminar
  3. Joder con el Sr. Quintana...
    Y eso que el verano nos afecta, habrá que verte en otoño con las que te gastas en Junio.
    Apuntas a la montaña y mucho más allá.

    ResponderEliminar
  4. Empieza a picarme a mi esto de los tábatas,... Miedo das, Gonzalo! Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Esto marcha!! ya estás liado con los tábatas.Te vas a poner a tope para la montaña....un saludo

    ResponderEliminar
  6. Desde luego llama la atención, yo llevo demasiado tiempo acostumbrado al slow motion, si hiciera Tabatas hoy me rompía casi seguro, ni con Bee Gees ni aún con Manolo Escobar, necesito una previa de fortalecimiento...

    ResponderEliminar
  7. Me dejas sin palabras, aunque lo más que me ha sorprendido es el símil futbolístico...

    ResponderEliminar
  8. Muy buen entrenamiento ya casi en pleno verano. El verano para mí es un infierno, más ingesta calórica (cervezas, acompañamiento de cervezas, encuentros con los amigos, etc) y menos kilómetros de entrenamiento. Resultado: en septiembre cuando empiezo a hacer tiradas largas me siento como un repetidor con todas las asignaturas suspensas...

    ResponderEliminar
  9. 2 tabatas en una sesión??? Eres mi puto idolo, Sr. Quintana, que lo sepas.

    ResponderEliminar
  10. Lógicamente la gente opina que los corredores estamos locos, sobre todo si leen estas cosas. Eres un crack.

    ResponderEliminar
  11. Qué sería de nosotros si no salpimentásemos nuestros duros entrenamientos con estas cosas que sólo nosotros podemos entender... ;) Me intriga saber en qué momento del entrenamiento vas a meter el tercer Tabata...

    ResponderEliminar
  12. 2 tabatas? Que loco! Que grande! I know that feeling!

    ResponderEliminar
  13. Joder.

    Eres incorregible e insaciable.

    Cada runner con sus tabata.

    ResponderEliminar
  14. Me alegro un montón, no hay nada mejor que acabar con una sonrisa y satisfecho del trabajo realizado..
    Sigue así, makina..

    ResponderEliminar
  15. Anima mucho leerte, y eso en pleno verano! Yo estoy ahora de bajón por el calor, pero, oye, quizás los Bee Gees son milagrosos. ¡Habrá que probarlos!

    ResponderEliminar
  16. Uff!!! estos tabatas con mucha intensidad, voy a tener que probar...

    ResponderEliminar
  17. tú lo has dicho. Llegará el día que harás 3 tabatas seguidos... Yo todavía no he hecho ni uno...

    ResponderEliminar
  18. Al final acabarás haciendo la tirada larga de Tabata en Tabata...

    ResponderEliminar
  19. los bee gees de los 60 son la bomba, su epoca disco no es lo mio... que vicio con los tabatas....

    ResponderEliminar
  20. Compañero, con esos entrenos no tienes excusas para bajar de 1h 30' en media. Además la montaña... Esa combinación de explosividad y fuerza deben dar resultados.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Y yo que no me atrevo a hacer siquiera una! le doy vueltas y vueltas y me acojona :-)

    ResponderEliminar
  22. Como diría Jose Luis Moreno: tiene poderío, tiene garra, tiene fuerza, tiene tábata para dar y tomar...
    Ya te estoy viendo levantando el brazo y girando la cadera después de ese segundo tábata.

    ResponderEliminar
  23. Elegistes un gran grupo para hacer tu entreno, los Bee Gees, que recuerdos aquellos, buen entreno compi.

    ResponderEliminar