El espíritu olímpico en el correr


No estoy viendo demasiado de las Olimpiadas. Veo resúmenes y a ratillos lo que encuentro en algunos de los canales de televisión. Me sigue sorprendiendo en las retransmisiones que parece que sólo existe España en el mundo. Todo gira alrededor de cuántas medallas ha obtenido España y eso dista mucho de lo que es el espíritu olímpico.

No es algo que ocurra sólo con nuestro pais. En estas semanas de competiciones los que vuelven a casa con una medalla son héroes, mientras los que no la han obtenido han fracasado. Las Olimpiadas se miden por número de éxitos, el resto se obvia, no existe. El espíritu olímpico ha quedado completamente eclipsado por esta visión del éxito en el deporte. Cuando veo a los niños que ven las Olimpiadas por TV con sus padres y aprenden que sólo triunfa el vencedor y se cabrean cuando no gana España, creo que algo estamos haciendo mal.

Los juegos Olímpicos clásicos comenzaron en el 776 a.c. Inicialmente contenían carreras a pie y lucha, y luego introdujeron otras actividades como lanzamiento de peso, música, poesía y danza. Sí, no me he equivocado, música, poesía y danza. No existía la concepción del deporte únicamente como éxito individual. Los juegos preparaban a los ciudadanos para la vida en general.

El espíritu olímpico debería orientarse a revalorizar el deporte como valor en sí mismo. Cuando realmente pensamos que un atleta ha fracasado por quedar séptimo estamos comunicando los valores equivocados sobre el deporte. Cuando nos sentamos con nuestros hijos o sobrinos a ver a un atleta español y nos cabreamos porque éste no gana medalla, estamos comunicando los valores equivocados. Las Olimpiadas deberían de ser otra cosa, una vuelta a los valores clásicos, al espíritu Olímpico. No tengo interés porque ninguna de mis dos hijas triunfe en el deporte, pero sí por que lo practiquen toda su vida.

La influencia del espíritu olímpico sobre la sociedad debería ser la difusión de la bondad del deporte como forma de desarrollo de las personas. La superación personal debe ser la máxima que guíe a las personas, pero no la victoria exclusivamente. Ganar esta bien, pero no debe ser lo que separe el éxito del fracaso. Los runners sabemos mucho de esto, nuestro objetivo en las carreras es superarnos, no ganar. Eso lo dejamos al 1% de los que participan en las carreras. De igual forma, en las Olimpiadas el 99% de los participantes ya han conseguido un gran logro por el hecho de estar clasificados, por haber llegado hasta allí. 

Ojalá algún día calara el mensaje de que no alcanzar medalla no es una derrota en este país de borreguismo y de "España, España, España", pero soy pesimista. Creo que el espíritu olímpico nos lo hemos cargado. Pero si hay un lugar donde el espíritu olímpico permanece, ese es en las carreras a pié. Correr es verdaderamente un deporte para todos donde aún se mantiene esa esencia de las olimpiadas clásicas. 
  

Share this:

CONVERSATION

23 Comentarios:

  1. Hemos identificado "triunfar" con "ganar" y eso, en deporte, no es así.
    Muy buena entrada, Gonzalo, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Además, el corredor popular es el que realmente ejemplifica el espíritu olímpico clásico, el de la propia superación personal. Cierto, más que cierto es que se ha desvirtuado muchísimo el espíritu del deporte: el otro día en la playa un tipo, mientras sostenía el Marca en ambas manos, comentaba con sorna a su hijo de unos 8 años: "ni una medalla todavía, menuda panda de inútiles que han llevao a los juegos, tenían que haber llevao a la selección española".
    Qué tedio escucharlo de un tipo que debía rondar los 100 kgs y con pinta de hacer poco deporte. Es difícil transmitirle a los no deportistas que hacer un minuto menos en una carrera y quedar en el puesto 50 es un logro.
    Yo sólo concibo el deporte como superación personal, soy competitivo, sí, pero conmigo mismo.

    ResponderEliminar
  3. No sufro de medallitis y me parece espectacular lo que hace el primero y el último (sobre todo al conocer mis limitaciones)

    Eso sí, yo no cambiaría nada, no sabes como disfruto estas dos semanas. Con o sin medallas.

    ResponderEliminar
  4. De todas maneras en este pais ha entrado una fiebre por la "medallitis" cosa mala. Claro, que gran culpa de eso la tienen los "periolistos".

    ResponderEliminar
  5. Estoy contigo Sosaku, cuando gano la primera medalla 'España', le dije a mi hija... no, no, no la ha ganado España, la ha ganado Mireia Belmonte.

    Saludos desde la otra ex-orilla

    ResponderEliminar
  6. Cuando mi peque (a punto de hacer tres años) que de vez en cuando ya va corriendo alguna carrera me dice "papa, no he ganado", yo le digo: "no has llegado el primero pero sí que has ganado; tú y todos los que habéis participado".

    Estamos en lo de siempre. Cuando un profano se entera de que has corrido tal carrera ¿qué es lo primero que pregunta?

    ResponderEliminar
  7. La has clavado.

    Hace un par de meses el mejor corredor de la zona me preguntó......¿Va a vuestra carrera mucha élite ? A 2.30 le contesté ....¡¡Los 415 inscritos son élites!! eso para mí es él espíritu olímpico, independientemente que cada uno tenga más o menos cualidades, se sacrifique más o menos en los entrenos. Lo positivo de todo esto, es disfrutar tanto esntrando el 6º, como entrando el 590. Yo, en una San Silvestre, disfruté como nunca lo había echo anteriormente. Entré el último, junto a mi mujer que corría su primera carrera, pero nadie nos podrá quitar esos 6 kilómetros de gloria junta a una de las personas más importante en mi vida.
    Y que conste, que me gusta hacer buenas marcas, pero hay tiempo para todo.

    salu2 desde matraquilandia.

    pd: y que viva el verdadero espíritu olímpico.

    ResponderEliminar
  8. Punto por punto.

    Lo que vaende por rgla general son los títulos y las medallas y es una pena porque no se valora nada mas el esfuerzo de los primeros

    ResponderEliminar
  9. Buena entrada Gonzalo, coincido en todo

    ResponderEliminar
  10. Llevas razón, sólo vemos "ganador" o "perdedor", el espíritu olímpico se deja de lado. Pero nosotros sabemos de ello, todos somos ganadores....no importa el puesto.Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Te felicito por la entrada. Pienso de la misma forma que tu. Creo que nos sigue faltando mucha cultura deportiva. Es una pena, porque no pienso que eso vaya a mejorar y mas en los tiempos que corren. Un saludo

    ResponderEliminar
  12. El lema Citius altius fortius , de los juegos Olímpicos de la era moderna no parece que solo premie participar, sino que claramente premia al vencedor.
    Lo de la medallitis puedo decir que aquí en los States también existe, y creo que es una enfermedad habitual en estas "competiciones".

    ResponderEliminar
  13. Que razón tienes Gonzalo, en vez de disfrutar del deporte, la pregunta es ¿cuantas medallas?...
    El premio ya es estar ahí, llega poquisima gente y que poco lo valoramos...una pena

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Me ha impresionado más ver hoy en las noticias a un señor de 90 años saltando con pértiga 2 mts. que la 20 medalla de Phelps, y eso que admiro mucho a alguien capaz de tirarse años machacándose a diario.

    ResponderEliminar
  16. 100% de acuerdo contigo, y lo más sangrante son las portadas de los medios cuando ganan y pierden....... ¿se acordarán de ellos dentro de 3-4 meses cuando vuelvan a entrenar para las siguientes olimpiadas? por desgracia ya sabemos la respuesta

    ResponderEliminar
  17. Mi hijo gana sus competiciones habitualmente y trato de inculcarle que lo importante es entrenar y aprender y que la medalla solo es un reconocimiento a su esfuerzo. Y le añado que además tiene que estar agradecido a su entrenador, a sus compañeros de club y al resto de niños con los que compite y sobre todo que mucho le debe a su genética (saltando alpadre todo es de nivelazo), y que lo que vale es lo que se disfruta siendo atleta. Si no hay esfuerzo no hay medallas, felicitemos al ganador y a entrenar de nuevo para merecerlas.

    ResponderEliminar
  18. No comment. 100% de acuerdo. Una muy buena entrada.

    ResponderEliminar
  19. Gonzalo no puedo estar mas de acuerdo contigo. No se puede añadir nada mas. Slds
    Paco Montoro

    ResponderEliminar
  20. Lo has clavado Gonzalo. no paro de repetir a mis hijos que cualquiera de los atletas que ven en la tele están dedicados en cuerpo y alma al deporte, a superarse. Sólo por estar ahí merecen el aplauso, y no solo esos tres o cuatro que vienen de otro mundo a batir récords..que también son para aplaudir, por supuesto.

    ResponderEliminar
  21. A veces pienso que este actual formato de deporte-espectáculo con tele, prensa, profesionalismo y dopaje, entre otras muchas cosas negativas, debe ser parecido a lo que los romanos le daban al pueblo para mantenerlo apaciguado.

    Pincharían en el culo a los gladiadores antes de salir a la arena?

    Lo último que deseo a mis hijos es que, en caso de que alguna actividad deportiva se les diese bien, la practiquen con la enfermiza y obsesiva esperanza de ser "grandes".

    Deporte de alta competición = una etapa de la vida.

    Deporte amateur = para toda la vida.

    Saludos Gonzalo!

    ResponderEliminar
  22. Vamos a hacer un poco de abogado del diablo... Y preguntar al que ha quedado cuarto si lo importante es participar, el esfuerzo, el sacrificio, el entrenamiento, etc... Aunque se haya quedado sin medalla... :) Los que van a los Juegos Olímpicos viven de ello y para ello. El concepto del deporte que me gustaría que apreciaran mis hijos es el que tenemos nosotros, el deporte como algo complementario a muchas cosas importantes de la vida. Pero lo de los Juegos Olímpicos, es otra cosa. Es espectáculo y años de lucha para lograr una medalla y ser el mejor. En cambio, lo que hace la UCA (Unión Colomense Atlética) con los chavales en mi ciudad, o lo que hacemos nosotros en nuestros blogs, o los equipos de fútbol de barrio, eso es el verdadero espíritu deportivo, porque el espíritu olímpico, es un negocio con muchos intereses y de los gordos.

    ResponderEliminar
  23. Me encantaría que sólo lo hacen a los Juegos Olímpicos. medaling, por supuesto, sería super cool, pero basta con ir a - que sería increíble. es triste que tanta gente sólo puso énfasis en que gana una medalla.

    ResponderEliminar