Como león enjaulado


Este fin de semana me lo he pasado íntegramente cuidando de una niña de seis años y otra de nueve meses, mis hijas. Yo solo, toma ya. Mi mujer tuvo que viajar y yo me quedé "in command" el fin de semana.

Cumplo gustosamente con mi rol de padre responsable, pero hay un pequeño detalle donde necesito ayuda cuando me ocurren estas cosas, correr. No puedo salir a correr si estoy a cargo de las dos así que tengo que tirar de abuelas. Así que después de hacer dos días seguidos con cero kilómetros, ayer domingo por la mañana encontré la forma de salir. ¿qué harías si llevas dos días sin salir y sólo tienes 60-70 minutos? Está claro, caña.

No iba a desperdiciar esos preciosos 70 minutos con un rodaje suave, necesitaba caña. Y no sólo porque con la calidad la forma física se gana / mantiene mejor, sino simplemente porque el cuerpo lo pedía. El cuerpo es sabio, igual que te pide ciertos alimentos cuando los necesita, también te pide ciertos entrenamientos cuando los necesita. Si después de dos días seguidos (¡qué barbaridad, dos días seguidos sin entrenar!) el cuerpo te pide rodar tranquilo, háztelo mirar, en serio. 

Muchísima humedad, ropa completamente empapada en sólo 13 kilómetros. Eso sí, bien aprovechaditos, con inclusión de un 1x3000 + 1x2000 + 1x1000. Gran sonrisa al acabar que me duró el resto del domingo, no por los ritmos conseguidos que no fueron ninguna maravilla (estoy en modo tractor este verano), sino por volver a ser libre. 

Share this:

CONVERSATION

27 Comentarios:

  1. Me reconforta saber que hay gente que le pasan estas mismas cosas aunque no sé si me tranquiliza

    ResponderEliminar
  2. Jajaja,estos peques te atrapan en su red y hay dias que no sabemos como escapar jajaja...

    ResponderEliminar
  3. Cuando no podemos salir a correr por cuestiones ajenas a nosotros no sentimos atrapados. Con dos días de descanso a mí me apetece algún cambio o hacer algún rodaje controlado. Con tres días de descanso suelo salir a morir.

    ResponderEliminar
  4. No sabía que las tenías tan peques, Gonzalo. La verdad que a esa edad te necesitan para todo, pero hace falta una valvula de escape sino acabas loco...jajaja
    Buen entreno.

    ResponderEliminar
  5. Ufff, se lo que se disfruta con los hijos, pero también te entiendo cuando dices q estabas como un león enjaulado por no poder correr. A mi me sucede exactamente igual. menos mal que están las abuelas....

    ResponderEliminar
  6. Te veo corriendo a comprar una cinta , no vayas a verte en otra de esas y no puedas tirar de abuelas.
    2 días seguidos sin entrenar... Que locura,ja,ja. Grande eres Gonzalo

    ResponderEliminar
  7. Menos mal que han sido dos días, si tienes que aguantar una semana te veo saliendo con un carrito doble.

    ResponderEliminar
  8. Todos los que somos padres pasamos por momentos como esos. Menos mal que los abuelos saben de nuestra droga y ayudan a salir del mono. "Buena escapada".

    ResponderEliminar
  9. mis hijas ya son mayores y me dejan salir a correr mientras ellas duermen... ya te llegara el momento... aunque lo malo es que coincide con su edad del pavo y no se que es peor...

    ResponderEliminar
  10. me pongo en tu lugar , paciencia ya creceran ,jajaja ,saludos Leon

    ResponderEliminar
  11. El otro día vi a un matrimonio corriendo con sus dos hijos pequeños de la siguiente manera: llevando cintas elásticas en la cintura, atadas a su vez a las bicis con ruedines de los críos...

    ResponderEliminar
  12. Desde luego que el cuerpo es sabio, al estar dos dias parado el cuerpo te pide marcha, por eso es importante los descansos, gran entreno Gonzalo, saludos.

    ResponderEliminar
  13. La gente con la que te cruzaras viendote empapado y con la sonrisa de oreja a oreja que pensaría?

    ResponderEliminar
  14. Estoy convencido que no desperdiciastes un minuto...jeje.Anda que sales a rodar.....saludos

    ResponderEliminar
  15. Llevo ocho días sin correr. A cambio cuatro cenas, tres paises y mil reuniones, aviones, trenes...

    ResponderEliminar
  16. Al final uno acaba buscando un hueco para salir a entrenar, eso si, para ti dos días tienen que haber sido una eternidad...

    ResponderEliminar
  17. Se nota el "mono" de kilómetros cuando llevas unos días sin darle a las zapatillas. Pero cuando te metes la "dosis" te quedas, como dices, con la sonrisilla entre oreja y oreja.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  18. El mejor invento del hombre no es la rueda, sino los abuelos.

    ResponderEliminar
  19. Yo me pase un año entero corriendo todos los fines de semana con carrito doble. Estaba en la mejor forma física en mi vida y los peques se lo pasaban pipa con el viento en la cara :). Los viejos tiempos! Ahora nadie se apunta.

    ResponderEliminar
  20. Cómo te entiendo... Y qué suerte tienes de tener abuelos disponibles. Los nuestros viven a más de 1.000 km!!
    Un saludo, padrazo!

    ResponderEliminar
  21. Gonzalo, piensa que un descanso es también una forma de entreno, lo malo es la sensación de no poder hacer algo.

    Al menos te marcastes unas series, aunque fueran tractoriles.

    Respecto a tu comentario, leiste bien, de La Palma me traje unas bolsas de gofio y unos pimientos picona, lo único es que no me atreví fué mezclar gofio con mojo que podría haber sido ya la bomba!!!

    ResponderEliminar
  22. tras la lectura claro queda el impagable papel de la runner consorte...

    ResponderEliminar
  23. Para los que estais muy rodados dos dias si que puede ser mucho, para otros un descanso necesario,ahora a mi tambien me va la caña y estoy de acuerdo contigo que es mas divertido ir rapido y mas provechoso que lento si el cuerpo da para ello.Ya estas al dia y feliz,asi da gusto.

    ResponderEliminar
  24. Comprate un carro-runner para llevarlas en las series jajaja
    Salu2!

    ResponderEliminar
  25. Como se lo que se siente al no poder a salir a correr, si estuviera mas cerca... cumpliria mi rol de abuelo y te hecharia una mano para que te pudieras sacar el mono de encima.
    Que importante somos los abuelos no?

    ResponderEliminar
  26. Creo que todos los que tenemos peques te entendemos, por suerte yo también tengo a quién dejar el peque en un momento dado, a ver si crece un poco se suelta en la bici y me acompaña ;)

    ResponderEliminar