El rodaje en pendiente te pone caliente


Me desayuno hoy con la historia de un nuevo libro de uno de esos iluminados que salen de vez en cuando vendiendo los beneficios de una dieta que se les ha ocurrido. Este en particular se titula "seis semanas para ser un pibón" (vaya título tan desafortunado) y está escrito por un tipo con cero estudios de medicina. El tipo viene del mundo del deporte. Al menos hay que reconocerle que haya encontrado un título con gancho. En inglés se llama la dieta OMG (Oh, my God). Tiene narices, el tipo recomienda no desayunar!!!! y ducharse con agua fría.

Pero vayamos a lo importante. He comenzado la preparación del Madrid Rock n Roll Marathon. En estos inicios me está obsesionando el recuperar la fuerza en las piernas que una vez tuve. Hoy tocarán cuestas, y estoy cambiando uno de los rodajes generales de base aeróbica por el mismo kilometraje pero en pendiente. Hacia arriba y hacia abajo. De esta forma replico en laboratorio lo que me encontraré en el infierno de Madrid.

El miércoles subí desde mi casa a nivel del mar hasta la misma puerta del Corte Inglés de 7 Palmas, tomando el camino largo y dando vueltas a alguno de los parques que me voy encontrando. 14 kilómetros con la primera mitad hacia arriba y la segunda mitad hacia abajo en líneas generales.

Llego al parque Juan Pablo II y le doy tres vueltas. Tomo siempre las cuestas más jodidas, nada de ir llaneando por el centro del parque. Mientras estoy por allí invadiendo territorio ajeno (recordemos que estamos en "Territorio Robaina"), ¿qué es lo que veo?...me froto los ojos y en plena cuesta aparece delante mía...no, no es Manuel Robaina, es un simpático conejillo suelto. Vale, a muchos se le aparecen en los rodajes jabalíes, ciervos y hasta serpientes como a Fer Panamá, pero en un parquecillo urbano el hecho de que se me aperezca un conejo en plena cuesta es algo extraordinario. Y además, conejos y liebres tienen connotaciones runner.

Estoy en plena cuesta de tierra, apretando los machos y el conejillo me mira moviendo el bigotillo como diciendo "vaya tío lento, sube como una tortuga". Lo miro a los ojos y me digo a mí mismo "a por él, claramente se está riendo de mí". Pero luego lo pensé mejor, un conejo en plena cuesta seguro que me ganaría, es lo que hay, he de reconocerlo. Pero a 42 kilómetros no estoy tan seguro de que el conejillo se riera tanto.

Continúo mi camino nocturno, sin apenas gente en la calle, corriendo por las aceras. En otra hora del día no sería sencillo correr por las aceras, pero por la noche es un placer. Las farolas iluminan mi camino de bajada y me concentro en no acelerarme. Pienso que en Madrid si me acelero en las bajadas aplicando la fórmula de "gana tiempo ahora que luego lo pierdes en las cuestas" estoy muerto. Mantengo una sensación de esfuerzo constante, sin acelerones.  La Maratón es así.

Llego a casa con las piernas calientes pero satisfecho. Esto lo repetiré cada semana. Además, debo volver a saludar a Mr. Conejo. Quizás en las últimas semanas de preparación pueda con él. ¿Sabe Robaina que hay un conejillo suelto en su territorio? ¿Es el que le ayuda a hacer series? 

Share this:

CONVERSATION

27 Comentarios:

  1. ahora hay un conejo y en cuanto vuelvas a estar fino habrá un conejo y una liebre...
    Si no comes, ni cenas, también se adelgaza... (pibón)
    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gonzalo por esa pedazo de foto que ilustra tan buena entrada. El arte está en la calle!!

    Espero con ansiedad ese nuevo libro en entregas semanales de tu preparación para el Mapoma... imagino que el título lo tienes ya en el magín.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Los libros de dietas... menudo mundo. ¡Qué duro suena el MAPOMA! Sigue entrenando en cuestas y ánimo!

    ResponderEliminar
  4. La verdad que entrenar para el Mapoma en Las Palmas debe ser un poco complicado. Si encontrarás un sitio con toboganes, creo que se asemejaría un poco más a la orografía de Madrid, que es casi todo el rato sube y baja, aunque predominan más las subidas en la parte final.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonita historia la del conejo! Cuando estés en alguna de esas subidas infernales recuerda su mirada, quizá te de fuerzas
    Un saludito.

    ResponderEliminar
  6. Justo en el 20minutos hablan del libro que te estás leyendo:
    http://blogs.20minutos.es/el-nutricionista-de-la-general/2013/02/08/seis-semanas-para-ser-un-pibon-entre-el-insulto-y-el-desproposito

    ResponderEliminar
  7. Se rumorea que el conejo en cuestión es el Personal Trainer de Manuel...por eso va tan rápido... ;)

    Ayer me hice yo esa misma ruta, saliendo de Las Canteras todo para arriba poniendo pie en cada parque (Romano, Rehoyas, La Ballena, Juan Pablo II):

    ResponderEliminar
  8. Alvaro, una pequeña aclaración...no me estoy leyendo ese engendro. Mi lista de ebooks pendientes es demasiado larga como para meter ese engendro. Sólo leí una noticia parecida a lo de arriba.

    Lo del conejo si es cierto :)

    ResponderEliminar
  9. Supongo que fuiste de noche cuando había poca gente, lo extraño es que sólo vieras un conejo.

    El parque está lleno de ellos, cuando corres poco antes de que cierre, se les ve esconderse a mi paso, hay un legión por todo el parque. La primera vez me extrañó pero ahora ya me he acostumbrado a ellos. Eso sí, por el día no se ve ni uno.

    Por cierto, la cuestas jodidas del Juan Pablo II, son muy jodidas. Ideal para ganar fuerza y convertirte en un pibón... como yo.

    ResponderEliminar
  10. Leña al mono que es de goma. Encontrar cuestas es fácil, aquí lo difícil es no morir en el intento de superarlas. En el parque que yo entreno como mucho encuentras perros y dueños que prefiero no describir, porque hay cada uno que es para echarle de comer aparte.

    ResponderEliminar
  11. Los conejos y la oscuridad van unidos de la mano.

    Yo me cruzo a diario con bastantes conejos y lagartos, además de con mi sombra al paso de las farolas.

    Y en el cesped de una pista de atletismo, qué creéis que os podéis encontrar?

    Cuando tenía entrenador y grupo de marchadores, entre los 14 y los 16 años, subíamos desde el Martín Freire, hoy Ciudad Dptva GC, hasta el Mirador del Lasso y la Ciudad de San Juan de Dios.

    Os atrevéis con ella?. A veces, subíamos, bajábamos y volvíamos a subir.

    Ahora la subo en coche y....

    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Si hay algún tramo llano en Madrid de mas de 2km que venga Dios y lo vea. Desde luego tiene que ser muy complicado para alguien que no entrene aquí plantearse un Mapoma, si para los que entrenamos aqui ya es duro.....
    Tu tienes ya experiencia en Madrid Gonzalo, no creo que tengas problemas.

    ResponderEliminar
  13. La fauna runner es variada, conejos, cochinos, jabalies...qué bonito sería convertirnos todps en pibones...

    ResponderEliminar
  14. No hay nada como ver correr a liebres y conejos, yo tengo la suerte de hacer casi todos los rodajes por caminos en el campo y es raro el dia que no me cruzo con alguno...
    Creo que es un acierto meter cuestas ahora en el inicio del plan, tus piernas te lo agradeceran despues.

    ResponderEliminar
  15. Coronel, lo que usted llama infierno yo lo llamo hogar...

    ResponderEliminar
  16. jajaja..os picais hasta con los conejos...
    Hay que tener cuidado ahora cualquiera puede escribir un libro y si no, es igual sube un video a internet y ya está, la gente los sigue y no tienen ni idea ni quien es, ni que estudios tiene ni si el método está contrastado, seguro a vendido montones de copias...
    Por cierto, buen entreno...

    ResponderEliminar
  17. Con el recorrido de Madrid, ya haces bien con entrenar en subidas, eso hara que sufra uno menos a lo largo del recorrido... siempre es bueno que te apoyen cuando entrenas aunque sea un conejo no?

    ResponderEliminar
  18. Gonzalo, tienes admiradores hasta en el reino animal, el proxímo dia que subas seguro que ya esta la familia para verte.

    ResponderEliminar
  19. Esta mañana he leído un articulo sobre el elemento ese de la dieta y el adelgazar. Cantidad de tonterías decía el tipo. ¿Lo peor? Que habrá quien le haga caso.

    ResponderEliminar
  20. Me he leido el articulo que pone Velofondo O_O !!!! Impresentable, el libro digo.

    Ese conejo no es rival para ti, seguro que la semana previa al maratón, en la fase de descarga de hidratos te lo comes al ajillo.

    ResponderEliminar
  21. Lo que sucede es que ahora en tus entrenos, tendras una liebre para que te vaya "jalando" Gonzalo, y seguro que eso te redituara buenos dividendos en plena competencia, je je je!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Titulazo :p
    Muy bien por el trabajo de subida, te va a venir de perlas para rockandrollear.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  23. Yo me cruzo con conejos cada madrugada por el Besós... Y con patos y hormiguitas... Pero como un día me pique con alguno, que me encierren... ;)

    ResponderEliminar
  24. Tienes claro cómo mejorar, y estoy seguro que lo notarás en tus piernas dentro de n par de meses. Y como se te da bien eso de sufrir apuesto a que no fallarás en esas cuestas ni ña semana. Eres un fenómeno.

    ResponderEliminar
  25. si que calientan las cuestas, gonzalo. y tanto, pero es necesario incluso para correr en llano.en unas semanas veras como se nota,y el trabajo de escaleras casi mas todavia.saludos

    ResponderEliminar
  26. Que juego ha dado el conejo! Alguna cuesta de Madrid le tendrás que dedicar.

    ResponderEliminar
  27. Si hicieras más montaña no te asombrarías de ver conejos :) sigues siendo un chico de ciudad ;)

    La fauna que nos acompaña en nuestros entrenamientos es muchas veces mejor que esos bípedos que se cruzan en nuestro camino, al menos, se apartan.

    PD: Recuerda que Madrid está a 600 metros de altura y por muchas cuestas que hagas, las haces al nivel del mar, un par de salidas por tus montes te vendrían bien :)

    ResponderEliminar