Mis inicios en la larga distancia


Hoy es 1 de Agosto de 2013. Hace exactamente 5 años decidí iniciarme en las carreras de larga distancia, entendiendo como tal toda distancia mayor de Media Maratón. La carrera elegida fue la Gran Canaria Running Challenge en modalidad 40 kilómetros. Básicamente era una carrera de trail que consistía en bajar desde la parte alta de la isla (sobre los 2.400 metros) hasta Las Palmas, no lejos de donde vivo.

No sé muy bien cómo ocurrió, seguramente por el boom del Running. Ya se empezaba a oir a mucha gente que corría la Transgrancanaria, todos queríamos imitar a los corredores de trail y todos pensábamos que era fácil. Hasta este 1 de Agosto de 2008, mi curriculum runner consistía en tres o cuatro carreras de 10K, un par de Medias y 15 años de jogger. Con ese "extenso" curriculum decidí apuntarme a un trail de 40K, a valiente no me ganaba nadie, aunque a imprudente tampoco.

Mirado ahora en perspectiva, fue un auténtico disparate. Durante el verano alargué un poco los kilómetros pero sólo hice un entreno orientado a esta prueba que consistió en hacer la mitad de la misma como reconocimiento de la parte final. Hace cinco años era la mitad de runner que soy ahora (y la mitad de hombre), mis músculos estaban bien adaptados al rodaje suave, pero la fuerza escaseaba. Las series eran simplemente un nuevo descubrimiento en mi vida que apenas había explorado.

El 18 de Octubre de 2008 me presenté en línea de salida. Tenía 40K por delante, nunca había pasado de 21K pero no parecía importarme demasiado. "Total, en montaña si uno se cansa se para a caminar. Además es casi todo cuesta abajo", pensaba. Salí a todo lo que me daban las piernas, sin pensar mucho en la distancia que tenía por delante. Las zapatillas, de asfalto obviamente, supongo que serían algunas gastadas adidas glide de las primeras ediciones.

Hasta la Media llegué más o menos entero, aunque los cuadriceps ya emopezaban a quejarse. Lo que quedaba ya lo conocía por el único entreno específico que hice. En el kilómetro 30 y coincidiendo con una zona de muchas piedras y rocas, las piernas dijeron "no more". Me quedaban por delante 10 kilómetros de sufrimiento del bueno con un calor muy fuerte de tres o cuatro de la tarde. Recuerdo caminar casi todo el rato y trotar a ratos. Ya no era sólo el lactato que circulaba por mis venas, estaba bloqueado muscularmente, me había convertido en Robocop.

Llegué al final, incluso pude "correr" algo una vez llegué a la calle Triana. Recuerdo sentarme en una silla de plástico y casi no poder levantarme. Cuando al fin pude levantarme, apenas podía caminar hasta el coche, las piernas eran troncos de árbol. Nunca después he estado tan roto muscularmente. 

Juré que nunca en mi vida volvería a correr una carrera de montaña. Y aquí estamos, el domingo próximo una nueva. La verdad es que tardé bastante en volver a repetir. Pagué la imprudencia, el desconocimiento del terreno, la falta de entrenos específicos, mi inmadurez runner y todas las deudas deportivas que tuviera. Pero aprendí una buena lección. Se aprende más de estas carreras donde las cosas salen mal que de aquellas en las que sale todo bordado.

Pero a pesar de la imprudencia, terminé. Me convertí en finisher, con un par. Algunos días después de aquello mi hermano me dijo "si has terminado la challenge puedes terminar una maratón". Aquellas palabras me persiguieron una temporada. Busqué blogs por internet, me compré un libro (Jack Daniels Running Formula) y al poco tiempo estaría entrenando para lo que fue mi primera Maratón en Madrid en Abril de 2009. Aquello cambió  mi vida, y como se suele decir, el resto ya es historia.  

Share this:

CONVERSATION

35 Comentarios:

  1. Una carrera de Runner ya larga, porque la de Jogger cuenta. ¿Que sería de nosotros sin los errores? de ellos se aprenden y nos hacen mas fuerte. Suerte!!

    ResponderEliminar
  2. Bonita historia...siempre está bien conocer los inicios de personas ilustres como usted.

    ResponderEliminar
  3. Increíble, hasta el gran sosaku ha cometido errores de novato. Pero muy entretenida esta parte de tu historia como runner.

    ResponderEliminar
  4. Buena historia Gonzalo no esperaba menos de ti aunque sea arrastrando se acaba esa carrera era el punto de partida para un gran Runner como lo eres tu , saludos

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Y qué sería de nuestra biografía runner sin estas pequeñas locuras!? Pues mucho más aburridas...

    ResponderEliminar
  7. Jejeje. De irresponsable a irresponsable, me ha encantao. ¡Bendita inopia! :)

    ResponderEliminar
  8. y a pesar de todos los pesares, de las piernas como troncos, del sufrimiento, etc. etc. estoy convencido que no te arrepientes de aquella locura, es más estoy convencido que volverías a hacerlo :-)

    ResponderEliminar
  9. Las Batallitas del abuelo jejeje... faltó una foto de la época pa´q la crónica quedara más completa

    Buenos recuerdos... seguro que lo del Domingo lo recordamos de manera diferente

    ResponderEliminar
  10. Pues si, los errores son... para eso, para repetirlos. Suerte en la próxima, y que no flaten locuras.

    ,,!,,


    ResponderEliminar
  11. Como mola mirar atras y ver las "estupideces" que hicimos en algún momento. Pero una buena estupidez, si no la hubieses hecho a lo mejor hubieras tardado más en llegar al maraton o ni llegado.

    ResponderEliminar
  12. Creo que todos en algún momento hemos hecho una locura, y eso nos hace más fuertes. Ánimo en tu próxima carrera y que no fallen los cuadriceps...

    ResponderEliminar
  13. Je,je como se asemeja tu crónica de esa carrera a mi debut en maratón.Pero míralo por el lado bueno, cinco años después, aprendiste de esos errores y ahora eres infinitamente mejor corredor. Otros en cambio pasan los años y seguimos liándola de igual manera que cuando empezábamos a darle a la zapa :-P

    Suerte para el domingo

    ResponderEliminar
  14. Como bien has dicho se aprende mas de los errores que de los aciertos.... pero ademas seguro que nunca te habrás alegrado mas de cruzar una meta que ese dia!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. ¿que correis el domingo?

    ResponderEliminar
  16. Una mirada retrospectiva que hace recordar el inicio como runner de un referente del presente en el mundo de las carreras populares. Una entrada sumamente entretenida. Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Las bajadas de los ultras son lo peor. Todo lo q pasa de 40km es agónico para mis cuadríceps,pinchazos por todas partes. De todas formas, soy como tú cuando eras novato, siempre me quedo corta entrenando y cuando sé que cuando entrene para hacer una carrera de 45km me apuntaré a una de 80km :D

    ResponderEliminar
  18. Estas entradas autobiográficas, echando la vista atrás, me encantan.

    Sí, ya se que, casualmente, es el único estilo de redacción que practico.

    Bueno, ya sabes, ahora te toca repetir el 50 km del año pasado.

    ResponderEliminar
  19. Inicios modestos, sin duda un ejemplo para los nuevos que te leemos. Conclusión: trabajo, ilusión y experiencia nos harán ser algún dia casi casi como el gran sosaku runner.

    ResponderEliminar
  20. Mola saber las locuras que se hicieron al principio. ¡Qué atrevido! ya me gustaría a mi ser la mitad de atrevida que tú.
    ¿No hay fotos de la hazaña? jeje

    ResponderEliminar
  21. Felicidades Gonzalo, y que cumplas muchos más.

    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Es curioso. Ahora harías la misma carrera pero en sentido contrario. Corolario: todo llega y todo pasa. Pero mientras, que nos pille corriendo.

    ResponderEliminar
  23. Gonzalo nosotros tenemos mas huevos que el Cid Campeador, pero muchas veces sufrimos mas de lo que debiamos... eso solo en los inicios, ahora con la leccion aprendida no ahi quien nos tosa.
    Pasate por mi blog que hecho una entrada con musica.

    ResponderEliminar
  24. Tu lo has dicho, de estas se aprende, y dada tu trayectoria aprendiste mucho. Los comienzos "bravucones" mandan a casa a algunos y "una y na más", pero para otros son una mezcla de cura de humildad y de provocación que los mandará de nuevo al camino.
    Me has recordado a mi osadía de estrenarme en un ultra antes de correr un maratón.

    ResponderEliminar
  25. Poder leer los comienzos de un crack es de agradecer para los que empezamos.
    Benditas locuras. Tropezaremos, pero nos hara mas fuerte.
    Todo un ejemplo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Me encanta esa humildad autobiográfica... pero más me encanta eso de "Juré que nunca en mi vida volvería a correr una carrera de montaña. Y aquí estamos, el domingo próximo una nueva"...

    Para qué perderemos tiempo jurando jajaja
    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Ahora ya vas con la lección aprendida y con unos cientos de kilómetros de más en las piernas, no vas a tener problemas.

    ResponderEliminar
  28. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  29. Otra entrada genial sí señor. Hasta los maestros han tenido alguna vez un tropiezo :)

    ResponderEliminar
  30. ¡Cuánta madurez en tan poco tiempo!, admiro esa valentia para afrontar esos retos, una envidiable decisión.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Gonzalo, la mirada al pasado nos da la perspectiva que necesitamos muchas veces y los errores que reconocemos la sabiduría necesaria para salir indemnes de los retos futuros.

    Te puedo decir que dos veces he soltado la frase de "una experiencia única e irrepetible" y las dos la he transformado en "una experiencia única".

    ResponderEliminar
  32. Lo importante es que aprendiste,algo que no siempre se consigue.De cualquier forma me resulta impresionante que con solo 21 kms de record de distancia cubierta pudieras completar 40 y por montaña con lo duro que es eso,yo no habria podido...que tio...ahora eres otro mas completo,mejor atleta,mas resistente y comprometido,eres otro.
    Un abrazo¡¡¡.

    ResponderEliminar