El conejo de la luna


Algo que nos parece normal en España como es el hecho de comernos un conejo, es impensable en otros paises. En Japón sin ir más lejos, el país donde los maratonianos son semi-dioses, comerse un conejo es como si te comieras a tu perro. En Japón el conejo es una mascota, un animal doméstico, casi sagrado. Existen incluso cafeterías para que vayas con tu conejo y te tomes algo mientras él también llena su estómago.

Una de las leyendas más conocidas de Japón es la del conejo de la luna. Los japoneses ven en la luna un conejo machacando arroz con un martillo, algo así como el "conejo del mazo". La leyenda del conejo de la luna cuenta que un peregrino se encontró a un mono, un zorro y una liebre.



El peregrino era mayor y le pidió a los tres animales que le trajeran algo de comida. El mono y el zorro trajeron comida, sin embargo la liebre vino con las manos vacías. La liebre se sintió culpable, encendió un fuego y se lanzó para ofrecerse a sí misma como comida. El viejo peregrino se vió impresionado, se mostró como una deidad, tomó los restos de la liebre y los enterró en la luna como señal de respeto a su solidaridad.

Es una preciosa historia de sacrificio y entrega que se cuenta a los niños en Japón. Este tipo de historias de honor y lucha explica en mi opinión por qué la maratón está tan arraigada en la cultura japonesa y por qué no es fácil encontrar un caso de dopaje entre sus atletas. Llevan los valores maratonianos en sus genes desde que nacen. 

Hay una isla en un lugar de Africa Noroccidental, al otro lado del mundo, donde se conoce a sus habitantes como "conejeros". La isla se llama Lanzarote y allí también se corren maratones, el próximo en 6 días. No he estado nunca en Japón, pero no me moriré sin ir a correr allí, al pais donde la distancia de Filípides es sagrada y donde se honra a esta distancia con el máximo respeto. Mientras tanto, el domingo recordaré una vez más a Filípides recorriendo 42 kilómetros en la para mí cercana isla de "los conejeros". Quizás la noche antes si miro hacia el cielo estrellado pueda ver al conejo de la luna martilleando el arroz y recordándome que la maratón sólo se vence si hay sacrificio y honor.

Share this:

CONVERSATION

42 Comentarios:

  1. Preciosa historia! Mucha suerte el domingo!

    ResponderEliminar
  2. Bonita historia y bien hilado el tema para acabar en Lanzarote ;)
    También es uno de mis sueños correr un maratón en Japón, pero correrlo bien, honrando el respeto que allí le tienen. Así que todavía me queda experiencia por adquirir.

    Te deseo sacrificio y honor para el próximo domingo

    ResponderEliminar
  3. Magnífico post, no conocía la historia. Por cierto, también dice mucho del respeto por el maratón la cantidad de calidad que tienen. 120 atletas entre 2h21 y 2h33 en Fukuoka, ayer. (http://pablovillalobosextremadura.blogspot.com.es/2013/12/yo-quiero-correr-un-maraton-en-japon.html)

    Saludos a 4 grados!

    ResponderEliminar
  4. Miraremos entonces el sábado noche hacia el cielo en busca de la inspiración nipona, por cierto cuando vayas a Japón a correr, ya te puedes espabilar, en la Maratón de Fukuoka de ayer 100 japoneses acabaron en menos de 2h30', el primero, como no, Kawauchi con 2h09' en su 10º Maratón del año y después de hacer 2h10' en NY hace cuatro semanas.

    ResponderEliminar
  5. En España dices que es normal eso de comerse un conejo, ya.

    ResponderEliminar
  6. Que preciosa historia, y que delicioso un conejo al ajillo. Mucha suerte el domingo.

    ResponderEliminar
  7. Bonita y curiosa historia... Mucha suerte en Lanzarote!!

    ResponderEliminar
  8. No hay mejor manera de encarar un maratón que con los valores que fluyen de esta entrada. Magnífica.

    ResponderEliminar
  9. Bufffff, no se como coño lo consigues pero siempre que te leo me pones los pelos de punta. Que pedazo de historia. Hace muy poco que descubrí lo que para Japón significaba la maratón y es algo que me deja impresionado. Tener ese tipo de respeto por cualquier cosa es algo que admiro y al pueblo japonés desde hace bien poco le admiro mucho más. Gracias Gonzalo por esta bonita historia

    ResponderEliminar
  10. Extraordinaria historia y extraordinaria entrada. Chapó!

    ResponderEliminar
  11. Me da a mi que el conejo no corría la misma suerte aquí en España-

    ResponderEliminar
  12. Bonita historia, no la conocía ni eso ni lo de que no comían conejo, esta claro que cada día se aprende algo nuevo y si lees blogs, aún más.
    Muchísima suerte en ese maratón y por cierto yo tampoco quiero morirme sin ir a Japón,

    ResponderEliminar
  13. "No he estado nunca en Japón, pero no me moriré sin ir a correr allí, al pais donde la distancia de Filípides es sagrada y donde se honra a esta distancia con el máximo respeto."
    Esto tiene solución: Yohann y yo queremos entrar en el sorteo de la maratón de Kyoto para el 2015. No tiene tanta solera como la de Tokio, pero para nosotros Kyoto tiene un sentido especial. ¿Te apuntas a participar en el sorteo? (15.000 yenes el dorsal) Lo de que nos pillen es más complicado... son dorsales muy buscados.

    Por cierto, yo soy del año del conejo. Y mejor todavía, el minielfo también.

    ResponderEliminar
  14. Qué entrada más linda Gonzalo, me ha fascinado! y espero que el próximo domingo sea como lo imaginas, pensando en cómo será recorrer la mágica distancia en Japón seguro que es más divertido! yo muchas veces sueño con Tokio, llegará... Un besazo y muchísima suerte!

    ResponderEliminar
  15. Te has puesto filosófico poético pensador... lo entiendo porque para hacer esto hay que darle siempre un tono íntimo y personal... darle un carácter para afrontalo de la mejor manera posible.

    Saludos y suerte Sosaku Gonzalo.

    ResponderEliminar
  16. Muy buena entrada Gonzalo. Ya sabía yo que a dos metros bajo tierra tenías una vena poética que deberías explotar más a menudo. Lo de correr en Japón también lo tengo en mi calendario sin fechas definidas : )
    José Lobillo

    ResponderEliminar
  17. Si no intercambiamos palabras escritas antes, salud y suerte para Lanzarote. Espero que todo te salga bien y disfrutes de la carrera. Ya nos contarás hasta qué punto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Por cierto, hace muuuchos años estuve en Japón (4 meses) por circunstancias que sería largo traer al caso. Una maravilla digna de volver a visitar. Por aquel entonces solo corría si me perseguían, y jamás pensé en mezclar la mística del maratón con la idiosincrasia japonesa...hasta hoy por tu culpa. Gracias.

    ResponderEliminar
  19. Preciosa entrada Gonzalo! se nota que estás en modo pre-maratón :-) aflora el lado más sensible del killer!!
    Mucha suerte!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  20. Bonita historia, y sobre todo mucha suerte en Lanzarote...

    ResponderEliminar
  21. Que te vaya muy bien el domingo y si te la quieres tomar como tirada larga, que no te piques

    ResponderEliminar
  22. Bonita entrada y curiosa historia,
    honrarás la distancia seguro, como otras veces, como tantas veces...
    no te daré consejos, pues hacerlo es como explicarle a un niño como se come una piruleta.
    si te deseo suerte y te mando fuerza, para que consigas tu objetivo.
    me muero de ganas por leer esa crónica.
    al lio Gonzalo !!!!

    ResponderEliminar
  23. Que bonita historia. Me gustaría también poder culminar mi humilde curriculum de runner con alguna en el país del sol naciente.

    Yo también venero los "conejos" jjjjj.

    salu2

    ResponderEliminar
  24. ¡Qué historia tan bonita! suerte el domingo y que el "conejo del mazo" no se ensañe...

    ResponderEliminar
  25. Maestro! Echo de menos tu diario de entrenamiento,... Tus últimas entradas destilan demasiada filosofía. Y es que yo soy demasiado simple,... Donde cuentes un exprimelimones, que se quiten todos los conejos,...

    ResponderEliminar
  26. Fuerza y honor Gonzalo, mucha suerte el Domingo, este pendiente de las noticias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Me quedo con las palabras finales, sacrificio y honor e intentaré que sean el estandarte que me lleve a lograrlo yo también.Mucha suerte campeón,que la disfrutes.un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Nunca nos acostaremos sin aprender algo nuevo y mas con tus historias Gonzalo. Mucha suerte para Lanzarote¡¡¡, se me hace que te vas a lanzar con todo en plan kamikaze pero con sentido, a por ella¡¡¡.

    ResponderEliminar
  29. Una bonita historia . Mucha suerte en Lanzarote , o mejor ..... Sacrificio y Honor .
    Un saludo

    ResponderEliminar
  30. Maestro Quintana. Tus palabras comienzan a ser orgullosas, a la vez que sabias. Son palabras de raza. Estás tocando a las puertas de un selecto club, del que apenas ni se conocen sus componentes. Es el club del correr con el alma.

    ResponderEliminar
  31. Cabeza para ese maraton y mis mejores deseos para la misma, porque piernas y ritmos ya se que tienes de sobra!!!
    Un abrazo amigo Gonzalo.

    ResponderEliminar
  32. Gracias por aportar tanto. No conocía la historia.
    Una entrada que me ha encantado.
    Mucha, mucha suerte en los próximos 42k.
    Un abrazo enorme :)

    ResponderEliminar
  33. Bueno si el domingo te encuentras con el conejo será mucho mejor que si lo haces con un vikingo y su martillo.
    Suerte.

    ResponderEliminar
  34. Múcho ánimo para esa maratón conejera...algún año la correré....I promise!!!

    ResponderEliminar
  35. Vivo con el miedo de que Sosaku encuentre algún modo de hacer un harakiri conejero y se inmole ofreciendo su chepa al hombre del mazo...

    ResponderEliminar
  36. Yo lo hago en escabeche, soy poco honrable. Que todo salga como deseas y te mereces

    ResponderEliminar
  37. Don Gonzalo, solo con el respeto que afrontas la distancia de Filipides mereces que el "mazo" nunca se te aparezca cada vez que te enfrentes a esa distancia.
    Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
  38. Yo últimamente veo muchos conejos cerca del Besós... Y como no soy japonés, cualquier día de éstos, si pillo uno despistado, me lo llevo de vuelta y lo hago con arroz... :) Venga, a por todas en Lanzarote!!!

    ResponderEliminar