Proxémica Runner

"You gotta keep'em separated
Hey, man you disrespecting me 
take him out"
Offspring - Come Out & Play (1994)

Las deliciosas imágenes de corredores enlatados en circuitos sin capacidad para albergar los dorsales vendidos vistas este 31 de Diciembre en las sansilvestres siempre me recuerdan a las teorías de Edward T. Hall sobre la Proxémica. Este profesor utilizó el término "Proxémica" por primera vez hace 50 años para referirse a la utilización del espacio físico y de la intimidad que hace cada persona.

Sin saberlo, tú también aplicas proxémica constantemente. Entras en el autobús y ves que hay un sólo tipo sentado. Obviamente no te vas a sentar justo al lado e intentarás separarte en la medida de lo posible. Entras en la consulta del médico y hay algunos sitios ocupados, te sentarás en algún sitio donde no tengas a nadie pegado. Vas a la playa y pones tu toalla separado de los demás, salvo que sea absolutamente necesario no pondrás la toalla pegado a nadie. En un ascensor te separarás lo que puedas de la otra persona que lo comparte contigo. Los ejemplos sobre la proxémica están en todas partes, piénsalo, lo aplicas cada día sin saberlo.

El fenómeno de la proxémica no es exclusivo del ser humano, es propio de todas las especies con inseminación interna. En el apareamiento nos envían un mensaje que vendría a decir algo así como "mantén la distancia, salvo hoy, ahora puedes acercarte y hasta te doy permiso para entrar".

A pesar de que hay mucho animal por ahí, el runner pertenece a la especie humana y por tanto está afectado por la proxémica. A mí particularmente me molesta mucho cuando alguien se me pega en un entrenamiento. Estoy en una tirada larga, hay kilómetros por delante y por detrás y me viene un tipo y se me pega. En ese momento me pongo bastante nervioso y si voy bien opto por dar un cambio de ritmo e intentar despegarme del tipo. Si voy mal me dejo ir hasta que se me va, pero la opción de ir juntos nunca la barajo.

Igualmente en un entrenamiento me fastidia bastante que se me pegue un tipo y vaya al lado mío al mismo ritmo. En esos momentos toca hachazo hasta que se me despega. El problema es que a veces es un cabronazo rápido y resistente y debo dejar que se vaya. 

El único momento donde aceptamos que invadan nuestra intimidad y espacio físico es en la salida de una carrera. Es un momento sumamente desagradable con miles de tipos pegados. Sólo la adrenalina pre-carrera nos hace soportar ese momento. Pero en cuanto se da el pistoletazo de salida, proxémica al canto y la carrera se despeja. Ya sabes, si quieres tocarme las narices ponte detrás o al lado mío la próxima vez que me veas entrenando, pero asegúrate que seas lo suficientemente rápido porque la consecución de tirones y hachazos prometo que será antológica.


Share this:

CONVERSATION

31 Comentarios:

  1. Buena entrada!!... A mi tampoco se me gustan q se me pegue nadie..ni corriendo, ni caminando, ni en ningín lado... Soy un poco antoSocial ;-)

    ResponderEliminar
  2. jajaja a mí me pone especialmente nerviosa que se me pegue una chica en carrera, suelo dar hachazos que me acaban fundiendo y acabo arrastrándome el resto de los km :)
    ¡Feliz año!

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada para entrar en el año. Feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar
  4. No te olvides de ese momento de tensión máxima en los urinarios! Yo soy más proxémico en carreras de montaña y entrenando que en carreras de asfalto: prefiero correr sólo pero si voy bien de piernas en una de ciudad no tengo problema en poner un ritmo y que chupen de él. Ahora, como me den el hachazo...

    Salud Gonzalo.

    ResponderEliminar
  5. "Especies con inseminación interna", me guardo la frase, jajaja. Pues según va este negocio, me parece que va a ser difícil correr en los próximos años una carrera donde ya no tengas a cientos junto a ti durante todo el recorrido, habrá que buscar "ultras" para volver a sentir la soledad del corredor de fondo?

    ResponderEliminar
  6. Pues...yo no siento ningún tipo de actitud proxémica hacia Eloisa tras ver las campanadas de fin de año. Es grave?

    ResponderEliminar
  7. Muy buena entrada Gonzalo.
    Tras tragarme tu bblog al completo y con tu permiso me quedo por aqui

    ResponderEliminar
  8. Uno de los mejores entrenamientos matutinos que recuerdo fue con una sesión proxémica conjunta que acabó bastante bien... Aunque reconozco que lo habitual es un hachazo por mi parte... :)

    ResponderEliminar
  9. No sé si habrás probado una Sansil Vallecana, te aseguro que de no ser así y algún día te da la vena de probarla, acabarías desquiciadito perdido.

    Un fuerte abrazo y, feliz año Gonzalo.

    ResponderEliminar
  10. Es verdad, pero la proxémica no la mantenemos cuando vemos a alguien y queremos alcanzarlo. La competitividad entonces supera la primera....

    ResponderEliminar
  11. A mi mientras no me toquen ... muy curiosa y entretenida tu entrada , como siempre .
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Después de haber vivido años en Japón, en grandes ciudades, aparqué la proxémica a un lado y dejé que la gente invadiera mi espacio vital. Ahora que vuelvo a estar en occidente no soporto los apretujamientos. Lo paso mal en los cajones de salida de una carrera y suelo ponerme hacia los laterales por si hay que salir rápido. Instinto, quizás.

    En cambio, para correr no me importa que alguien se me pegue, incluso lo agradezco si va más rápido que yo porque así me obligo a ir a su ritmo. Lo que también he notado es que hay mucha gente como tú a la que no le gusta que alguien les sople en el cogote. Para gustos hay colores. ;-)

    ResponderEliminar
  13. Ja,ja siempre se aprende algo nuevo. Mi aproximación a la proxémica se acerca al autismo, lo que me gusta no es ya no tener a alguien cerca, es que a veces me jode simplemente ver a alguien, je, je
    Buena entrada

    ResponderEliminar
  14. Le pondré esta entrada a mas de uno que por coones siempre quieren estar ahí , me mosque hasta con los de mi familia , jajajaa gran entrada Gonzalo , un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. Tiene razón Gemma, en Japón no hay proxémica que valga, si quieres curarte vete un domingo a esta piscina: http://www.youtube.com/watch?v=IiTCN7PuEUg

    ResponderEliminar
  16. Si se te pegara la Scarlett Johansson... toda la teoría de la proxémica se derrumbaba ipso facto,jejejeje

    Tienes razón.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. ¿¿ En el apareamiento ?? me parece que has visto muchos documentales de National Geographic En fin, yo soy corredor solitario pero se agradece un poco de compañía de vez en cuando. Por los horarios que llevo y las zonas que corro suelo cruzarme con pocos corredores y no recuerdo nunca que se me pegara nadie que no fuera un amigo.

    Feliz año Sosaku

    ResponderEliminar
  18. VAMOS QUE UNA DE LAS COSA QUE ME HACIA ILUSION EN ESTA VIDA NO LA PODRE CUMPLIR... ERA CORRER CONTIGO UN MARATON, E IR LOS DOS JUNTITOS DISFRUTANDO HASTA LLEGAR A LA META...

    ResponderEliminar
  19. Feliz año nuevo Gonzalo
    A mi también me joden los corredored lapa

    ResponderEliminar
  20. A mi me jode el proxémico en los entrenos. Pero además me jode mucho. Si quieres pasar pasa, pero no te acomodes ahí detras por Diosssss. Si veo que el proxémico va un poco justito suelo disfrutar pensando qué parte del recorrido pica un poco para arriba para darle matarile. Aunque alguna vez ya me he llevado yo el hachazo...
    Gran entrada...

    ResponderEliminar
  21. No puedo decir que tenga fobia a las multitudes pero casi, si es en un lugar abierto pasa, pero como sea en un lugar cerrado y me encuentre rodeado de gente... puff que mal rollo me entra...
    ahora al leer tu entrada me acabo de dar cuenta que en efecto en las salidas de una carrera no me pasa, incluso me gusta, debe ser por lo que comentas que la adrenalina está por las nubes y no me entero.
    Reconozco que en alguna carrera de montaña y después de muchos kilómetros en solitario, cuando he visto a otro corredor me he pegado a el y le he dado la brasa, pero es que allí en lo alto está justificado casi todo. feliz año Gonzalo,
    P.D. Cuenta como van esos entrenos post/pre maratón

    ResponderEliminar
  22. A mi en general no me gusta que se me pegue la gente en el metro, en la calle, etc. pero entrenando, si, si se me pegan, puede haber hachazo o charleta :-)

    ResponderEliminar
  23. Que raros sois, coño. Todos!!!!! Empezando por Gonzalo. El más raro de todos. El año próximo te voy a apuntar a la San Silvestre Vallecana.

    ResponderEliminar
  24. Yo cuando salgo a correr solo, salgo a correr solo, no me pongo un cartel de "picate conmigo" y tal... lo siento pero es mi momento terapeutico, suele ser despues de currar asi que alguno se puede llevar una mala contestacion.

    Normalmente soy un rato antisocial jejejeje. Hasta que quedo con alguien...
    Buena entrada Sosaku

    ResponderEliminar
  25. Yo también peco de antisocial. Cuando salgo a entrenar, me gusta hacerlo solo, sin nadie. Esa horita del día es solo para mí. Sin preocupaciones de trabajo, de familia,... Pero luego estamos deseando contarlo en nuestros blogs o en las redes sociales. En estas últimas,... ¿No existe esto que comentas en tu entrada?

    Un abrazo, maestro!

    ResponderEliminar
  26. Tienes razón, la mayoría somos proxémicos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Muy buenas Gonzalo, yo si salgo a correr solo me gusta acabar solo también. Buena entrada. A partir de ahora te sigo por aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Es una realidad también en mí, no me gusta que la gente se me ponga al lado entrenando o si voy en grupo.Menuda experiencia este año en la San Silvestre, 4km intentando deshacerte de gente por haberme quedado al final, maldije a todos, jeje.Muy buena entrada, Feliz año nuevo 2014 con mis mejores para tí y los tuyos.Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Acepto el reto ¿cuánto de cerca tengo que estar?

    ResponderEliminar
  30. Viendo la entrada y los comentarios ya sé porqué me dio por correr :)
    Manuel con 50 metros por detrás es suficiente, aunque no sé yo si te contendrás :)

    ResponderEliminar