Runner, lo que nadie te contó sobre ir al gimnasio


Aaah, runners, esos tipos flacos con pinta de enfermos. Definitivamente los gimnasios no están hechos para nosotros. Somos fauna de exterior, necesitamos el movimiento, el viento en la cara, el sol en la piel. Leerás en muchos sitios que ir al gimnasio es fundamental para un runner porque evita lesiones, te ayuda a reclutar fibras musculares, etc. y todo eso es cierto. Pero con el tiempo he aprendido que hay otras ventajas igual de importantes que no salen en los artículos especialistas.

Ventaja 1: Las máquinas de piernas casi siempre están vacías. El runner pasa el 70% de su tiempo en el gimnasio machacando sus piernas. Ser runner e ir al gimnasio te da una ventaja competitiva sobre los otros "musculitos" de la sala. Si dedicas el mismo tiempo que dedican otros a entrenar saldrías de allí con las piernas de un velocista jamaicano, y esto es porque nunca hay cola en las máquinas de piernas. No le gustan a los "musculitos", lo hacen por obligación un día por semana. ¿para qué van a entrenar las piernas si no se ven la mayor parte del año? Lo suyo es entrenar aquello que pueden mostrar en un selfie. Si eres runner, nunca encontrarás cola en tus queridas máquinas de piernas.

Ventaja 2: Puedes gritar en el gimnasio y nadie te mira. ¿Te imaginas gritar en el parque cuando acabas una serie? Todos te mirarían como un friki. Haces un mil por debajo de 4 min/km y cuando llegas gritas como un león en celo AAARRRGGGHHHHH. Inimaginable entre runners civilizados. En cambio en el gimnasio está hasta bien visto, haces la última repetición cerca del fallo muscular, tiras las mancuernas al suelo y lanzas un gruñido que se oye en toda la sala. Qué gusto hacer esas cosas que no puedes hacer en el parque.

Ventaja 3: Tienes la excusa perfecta para tu carrera #fail. Te sale una carrera de mierda el domingo, pero siempre podrás decir "es que estoy machacado del gimnasio, estoy levantando demasiado peso". Es la excusa perfecta para justificar el desastre de carrera que te ha salido, y eso se ve bien entre otros runners porque piensan "joder, este tío se está machacando". Entrenar en el gimnasio aún se ve como algo que sólo hacen los runners más avanzados.

Ventaja 4: Puedes saludar a tus amigos con puñetazos en el hombro. Los runners tienen un código de saludo mucho más suave que en el gimnasio. Si vas corriendo y te ve un amigo, te tocará levemente la espalda para no tirarte, o bien se pondrá a tu lado y te saludará. Pero un gimnasio es mucho más rudo en ese sentido, cuando veas a un amigo puedes darle un puñetazo en el hombro o en el pecho de forma que no haya duda de tu virilidad. Si lo insultas quedará mucho mejor, algo así como "Qué pasa maricona!" con un puñetazo en el hombro es algo que recibe la aprobación de todos.

Ventaja 5: Puedes ir a entrenar y no entrenar. Si vas al parque a correr aunque no tengas ganas acabarás al menos haciendo algunos kilómetros basura o un cochinero suave, pero no puedes ir a socializar sin correr porque todos están corriendo. Si quieres hablar con los colegas tienes que correr. En cambio un gimnasio es diferente, es el paraiso de los escaqueados. Puedes pasar perfectamente un par de horas en un gimnasio sin hacer nada. Es fácil, primero te ofreces a ayudar a todo el mundo con sus ejercicios y luego te apuntas a cualquier conversación que haya aunque no tengas ni idea de lo que se habla. Entre serie y serie en los gimnasios se habla de fútbol, puedes estar hablando de fútbol toda la tarde en cada descanso de los demás sin mover un dedo. 

Ventaja 6: Puedes pavonearte sin límite. Hay mucho runner que cuando ve una chica corriendo acelera y le da una pasada exhibiendo sus dotes para la velocidad. Pero eso tiene un límite, o lo haces durante todo el entreno o se notará que lo haces sólo cuando pasas a las chicas. Lo del fartlek no cuela. En cambio en un gimnasio como hay descansos entre serie y serie, puedes hacer el burro todo lo que quieras y hasta gritar o decir en alto lo que has levantado en plan "joder, 120 kilos". Eso es algo que impresiona.

Ventaja 7: No existen los planes. Todo runner tiene un plan de entrenamiento, de hecho lo que diferencia a un runner de un jogger es precisamente tener un plan de entrenamiento que cumples a toda costa. En cambio, para el "musculitos" habitual de gimnasio no existe un plan. El va, se machaca, alterna los músculos cada día y ya está. No se preocupa si debe levantar X o Y y en cuantas repeticiones, todo consiste en hacer el burro cuanto más mejor. Para un runner entrenar sin plan es un descanso para la mente.

Ventaja 8: Tienes tus ejercicios escritos en un papel. ¿te imaginas que los runners se llevaran el plan plastificado con lo que toca en el día? Suena un poco absurdo, el runner sabe perfectamente qué entreno le toca ese día, el runner es obsesivo. En cambio en un gimnasio puedes llevar lo que te toca en una tabla de ejercicios plastificada con dibujitos.

Ventaja 9: Te gastas muy poco en ropa para entrenar. El tonto runner habitual se gasta una pasta insultante en ropa técnica, GPS y otros gadgets que sirven para muy poco, especialmente si eres corredor de trail. En cambio en un gimnasio vale todo, cualquier tipo de zapatilla es bienvenida, no se mira si eres pronador o supinador, no hace falta para hacer el bestia levantando 130 kilos con los cuadriceps. Puedes reciclar esa camiseta vieja de algodón que ibas a tirar recortando sus mangas con unas tijeras. Con la excepción de las chicas, eres más libre para vestir como te de la gana, los musculitos sólo se fijan en el cuerpo de los demás, no en lo que llevan puesto. En el gimnasio todo vale, desde llevar gorra en indoor hasta llevar calcetines con rayita azul y roja, no hay tanta tontería como en el mundo runner.

Ventaja 10: Siempre hay alguien que te ayuda. Si estás haciendo algún ejercicio rematadamente mal siempre hay un monitor o un compañero cerca que te corrige. En cambio, si ves a un runner corriendo como el culo nunca le vas a decir que lo está haciendo mal. Lo miras y piensas "está corriendo como el culo, se va a lesionar" pero lo dejas. En los gimnasios hay más compañerismo y siempre habrá algún gilipollas para decirte lo que estás haciendo mal.

Ventaja 11: Tienes coartada para explicar por qué eres un enclenque. Cuando en el transcurso de alguna conversación se hable de tus músculos (créeme, pasará) tienes la excusa perfecta para explicar por qué tus biceps no crecen. "Yo es que soy runner, no me interesa desarrollar masa muscular". Tus compañeros de gimnasio se lo tomarán a broma porque no conciben que nadie vaya a un gimnasio a no desarrollar músculos a propósito, pero tienes la excusa perfecta. Aunque quisieras desarrollar masa muscular lo más probable es que no lo hicieras ya que no tienes genética adecuada y no dedicas el tiempo necesario, pero así tienes la excusa perfecta para justificarlo. 

Ventaja 12: Olvidarás tu espíritu competitivo. Como eres un runner de mitad de la tabla que nunca va a ganar ninguna carrera, tu objetivo es ganarle siempre a tu amigo / vecino / compañero de trabajo. En un gimnasio no existe esa rivalidad, lo cual es bastante sano. Olvídate de ganar a nadie, eres un blandengue que va de vez en cuando al gimnasio y no le ganarías ni al loser adolescente que acaba de empezar a hacer pesas. Es algo bastante sano para la mente del runner olvidarse de los términos ganar o perder, aunque sea a tu vecino o compañero de club.

Ventaja 13: En el gimnasio no hay competiciones. Si eres de esos runners a quienes agobia la competición, el gimnasio es tu mundo. No tienes que entrenar duramente durante cuatro meses para una carrera que dura 3-4 horas, en el gimnasio entrenarás a tu aire sin los agobios de la competición. Tampoco hay carreras intermedias, ni objetivos ni nada que genere ansiedad al runner.

Como ves no hay nada mejor que ir a un gimnasio para un runner. Además de entrenar sin presión, podrás poner en práctica todos tus trucos de perro viejo adquiridos durante años de machacarte en las carreras. ¿Y después de saber esto te vas a quedar sin ir al gimnasio? 
    

Share this:

CONVERSATION

28 Comentarios:

  1. Ratico bueno he pasado...por poner un pero...te has dejado el momento estelar que coges la bandera "antidopping" y le pegas una chapa terrible a un "ciclao

    ResponderEliminar
  2. Con tantos años de gimnasio y de correr... tengo todos los tics xD

    Lo que me he reido "viéndome" a mi mismo

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Lo único que echo de menos de mis temporadas en el gimnasio es justamente poder ir con la ropa que me diese la gana. Lo de aumentyar la masa corporal... ya lo he dado por perdido, es más fácil vestir de keniata. Lujazo de entrada Gonzalo!

    ResponderEliminar
  5. Es mi refugio favorito para llorar mis lesiones, suerte que no voy hace tiempo.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, me encanta! visto así son todo ventajas pero la verdad, prefiero seguir sufriendo dándole duro a las zapas. Eso sí, de vez en cuando voy al gimnasio por eso del fortalecimiento, la prevención... pero después de leer tu entrada, ya entiendo por qué no hago amigos, solo soy una blandengue que lleva ropa rara, ains

    ResponderEliminar
  7. Cada vez entiendo más por qué no voy al gimnasio....Gracias por abrirme, aún más los ojos

    ResponderEliminar
  8. Correr sin escupir en el suelo no es correr.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Y felicidades, que no lo cuentas. Te tapas la edad?.

    ResponderEliminar
  11. Creo que empezaré a mirar gimnasios en lugar de correr tanto. Te sigo en todos sitios ¡Hilarante!

    ResponderEliminar
  12. Creo que no voy a dejar el gimnasio, me has dado muy buenas ventajas a considerar....jeje, pero seguiré corriendo.Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. (Puñetazo en el hombro),gran post mariconeti, creo que voy a estar una temporada en el gimnasio tomando batidos de proteinas, ademas hay final de liga y champions, me voy a jartar a hablar de futbol.

    ResponderEliminar
  14. Y te has olvidado de la cara de tont@ que se te queda cuando te pasan por el banco la factura del gimnasio. Jaja

    ResponderEliminar
  15. Ya me has dado unas cuantas razones mas para seguir en el gimnasio. Tus consejos son de lo mas útil.

    ResponderEliminar
  16. ehh que los que vamos al gimnasio sí tenemos planes!!!! :-)) por todo lo demás, toda la razón! jeje
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  17. Las entradas que haces enumerando listas son mis favoritas, hilas muy fino. Los runnres debemos asumir nuestro cuerpecillo seco, por más que le demos a las mancuernas la energia se nos va or otro lado. Ellos desean el cuerpo de Rafa Mora, nosotros al de Chema Martinez...

    ResponderEliminar
  18. cierto , cuando tengo que preparar algun maraton o como ahora la subida al Pico Veleta los entrenos me exigen algo de GYM , pues entro por esas puertas y me miran de arriba a bajo , diran donde coño va este canijo jejejejeje y empiezan las explicaciones , ahora todo se calla con una buena sesion de carrera en la cinta y que acabe echando humo jijijiji , cuando voy al GYM es por necesidad ,un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  19. No he podido comprobar todos estos tópicos en el gym, aunque sí la mayoría de ellos que son verídicos tal y cómo los describes xD.
    Muchas gracias por este tipo de entradas. Te mantienen leyendo intrigado y con media sonrisa entre frase y frase. Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Solo un matiz, cuanto mas cachas es el tio, menos rugido de leon. Porque sera que se les afina la voz?

    ResponderEliminar
  21. Yo creo que tengo que ir al gimnasio... pero no me atrevo!

    ResponderEliminar
  22. Yo he gritado después de un mil a tope pero no ha sido un grito de León ha sido una especie de lamento ahogado como un GUAaaaaa...

    ResponderEliminar
  23. Mi historia con los gimnasios fue muy corta y más como acceso a la pista de atletismo que otra cosa. Utilicé alguna vez las salas y decidí qie aquello no era para mí. Hoy me lo has recordado y no veas cuánto me alegro de no haber vuelto a pisar un lugar así. :)

    ResponderEliminar
  24. No gracias que hay que pagar, ahora si es gratis me lo pienso.

    ResponderEliminar
  25. Mi paso por los gimnasios es casi nulo, nunca me ha gustado el ambiente que se respira dentro de ellos. Es siempre un "a ver quien la tiene más larga". En fin, para gustos colores...

    ResponderEliminar
  26. Creo que tienes razón en más de cinco puntos, aunque los que vamos al gimnasio sabes quiénes en verdad hacen algo de ejercicio y quiénes solo van a contar chismes o a ver cómo lo hacen los demás, lo único que les puedo decir es que comiencen hoy, sin pretextos, si van a correr o a hacer pesas háganlo, no gasten su dinero y tiempo, aprovéchenlo porque hacer ejercicio es muy bello.

    ResponderEliminar