El plan Oktoberfest, semana 3 en revisión


Lo mejor de esta semana es que ya ha terminado. Vaya semana más horrorosa! Como conté en la entrada anterior, el lunes me vine arriba y salí a hacer 18 kilómetros nocturnos. Los últimos kilómetros costaron algo más de lo habitual, pero lo achaqué al cansancio y a la nocturnidad. Pero al día siguiente me sentía como si hubiera corrido 45 kilómetros, como si hubiera envejecido 30 años en una noche. Tenía dolor articular e inflamación en manos, rodillas y tobillos especialmente. Lo de las manos me confundía bastante, primera vez en mi vida que una tirada larga me deja secuelas en las manos!

Los corredores populares también enfermamos, como todo el mundo. Pero cuando lo hacemos buscamos explicaciones a porqué hemos enfermado, que si nos hemos pasado de entrenamiento, que si no hemos estirado, etc. Así lo hice yo también y pensé que iba a ser un episodio de sobreentrenamiento que ha tenido reflejo en el sistema nervioso. La sabia opinión de Luis Epicteto, gran corredor-bloguero y médico, me puso sobre la pista de que podía ser una artritis vírica provocada por un virus cabrón llamado parvovirus B19 que pulula por los colegios. Atando cabos, en la clase de mi hija mayor ha habido algunos casos de este virus últimamente, así que ahí podía estar la explicación. Si es así, duraría unos 7-10 días y se iría sin dejar secuelas.

Pero estoy inmerso en la preparación de una maratón y cuando eso ocurre me convierto, como todos nos convertimos, en una máquina obsesiva sin ningún tipo de cuidado por uno mismo. Estábamos a miércoles y apenas podía abrir un bote porque me dolían tremendamente las articulaciones, era la fiel imagen del Señor Burns de los Simpsons.

Una opción recomendada por casi todos era dejar de entrenar unos días hasta ver si los efectos pasaban. Otra opción salir a probarme a ver qué tal y decidir el entrenamiento sobre el terreno según las sensaciones. He de decir que elegí la segunda opción (lo siento chicos). Pensé que si el dolor era causado por un virus hijoputa que se aloja en las bolsas de amortiguación de las articulaciones, los músculos y tendones deberían estar bien, así que podría correr más o menos aunque fuera como Robocop.

Me presenté en el parque dispuesto a hacer un 12x300 con sus kilómetros antes y después. Los kilómetros de calentamiento fueron muy raros, tenía molestias pero me dejaba correr. Eso sí, ni miré el reloj. A partir de ahí saqué la artillería y comencé a disparar series de 300 hasta que acabé con el entreno. Volví a casa dolorido y sin saber muy bien si aquello estaba bien hecho o emperoraría mi estado.

El viernes me encontraba algo mejor, ya podía abrir botes aunque mantenía dolor y cansancio general. Miro el plan y me dice que tocan 8 series de 800. El cuerpo no está para series de 800, pero valor y al toro. Llego al parque y hay muy poca gente (¿qué pasa los viernes que siempre hay poca gente corriendo?). Mentalmente va a ser duro, así que me voy a la Avenida Marítima a tragar humo y me hago los 8x800 como un campeón a ritmos entre 4:03 y 4:13 el km, lo cual no está mal del todo para correr como Robocop.

El Domingo por la mañana la cosa parece que mejora al despertarme. Aún hay tirón en las articulaciones, pero puedo girar las muñecas, los tobillos no parecen los de Srek y puedo hacer una sentadilla sin que tengan que ayudarme. Parece un buen día para una tirada larga. Estaba apuntado en un trail (Saucillo Trail) ese día pero decidí no ir porque el terreno genera demasiada tensión sobre las articulaciones. No hubo trail pero sí hubo 18 kilómetros en 90 minutillos. Sensaciones no magníficas pero se cumplió.

Esta semana parece que el virus comienza a abandonarme. Nunca me había pasado algo así, ahora ya sé lo que es. Esta semana más y mejor, vamos "partido a partido". Así quedó esta semana horribilis:

  • Lunes: 18K
  • Miércoles: 5K + 12x300 + 3K
  • Viernes: 4K + 8x800 + 2K
  • Domingo: 18K

  

Share this:

CONVERSATION

14 Comentarios:

  1. Eso es ser valiente, los corredores solemos afrontar este tipo de retos, casi siempre salen bien por la predisposición positiva. Es el caso típico de "tengo un gripazo del 15, hace 0 grados y no se si salir a correr o no", al volver de rodar seguramente te encuentres mejor que antes de salir.

    Espero ya estés 100% recuperado y puedas entrenar con normalidad. Nada hace más feliz al runner que eso.

    ResponderEliminar
  2. Los niños pillan un virus, lo encabronan a conciencia y lo sueltan entre los papás.

    ResponderEliminar
  3. Pues ese virus cabrón me debe haber visitado, porque después de una semana de descanso, sin molestias, corro el sábado 8 kms, y estoy como si me hubiera pasado una apisonadora por encima. Me alegro por la mejoría.

    ResponderEliminar
  4. Pura valentia pero despues de todo no se trataba de una lesion si no como bien dices de un virus y se ve que la cosa salio muy bien y semana salvada pero eres valiente, yo me habria quedado esa semana bien tranquilito, despues de todo hay tiempo para ponerse en forma, aunque esta claro que tu eres un corredor autentico, vocacional e imparable, de otra pasta,vamos...yo soy cobardon con eso de los dolores,
    Un abrazo mi buen Gonzalo.

    ResponderEliminar
  5. Desde luego si es un virus articular, le has dado para el pelo!!!!.

    Bien salvada la semana y el camino a Munich sigue perfectamente

    ResponderEliminar
  6. Sin duda no hay virus que pueda contigo.
    Una semana más al bote. Espero que éste sí que lo puedas abrir sin dolor.

    ResponderEliminar
  7. ¡Sin comentarios!, ¡¡¡dónde dejarías al virus!!!, me alegro que hayas podido cumplir el plan, un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Quien viera al virus jodido... "y esta cabrón va a ir a correr igualmente conmigo dentro, necesitamos refuerzos!!"

    Menudo crack estás hecho ;)

    ResponderEliminar
  9. Buen plan pese a todo, y ahora a mejorar. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Pues para estar comenzando, con virus, series y demás has sacado la semana adelante y con nota.
    recupérate, cuídate, machácate,
    el primer muro del plan, lo has derribado
    vamos!!!!

    ResponderEliminar
  11. Preocupadilla me tenías cuando no te vi en el Saucillo. Me alegro de que mejores y veo que Juan Palomo al lado tuyo es una pegatina. Cuídese Sr. Sosaku...

    ResponderEliminar
  12. Me alegro que estés mejorando y que se confirme evolutivamente la causa más probable (y mejor).
    ¡Cuidate! Un abarzo

    ResponderEliminar
  13. Pues para estar enfermo... te ha salido una semana bien maja. ¡El dolor te hace más fuerte, Robocop!

    ResponderEliminar