La Maratón y la venganza de Don Mendo


La venganza de Don Mendo es una obra de teatro estrenada en 1918, ya tiene unos cuantos añitos. Pronto cumplirá 100 años. Es una de las obras de teatro más representadas en España junto al Tenorio, Fuenteovejuna y La vida es sueño.

Su conexión con la maratón viene a través de un juego de cartas, las siete y media. Seguro que todos conocéis este juego de baraja española parecido al Blackjack donde cada carta vale los puntos de su valor facial salvo las figuras que valen medio punto. Consiste en ir sacando cartas y acercarse lo máximo posible a las siete y media. Pero ojo con pasarse porque lo pierdes todo.

En la venganza de Don Mendo el protagonista dice de este juego que es:


(...) un juego vil
que no hay que jugarlo a ciegas,
pues juegas cien veces mil,
y de las mil, ves febril
que o te pasas o no llegas.
Y el no llegar da dolor,
pues indica que mal tasas
y eres del otro deudor.
Más, ¡ay de ti si te pasas!
¡Si te pasas es peor!

Pocas veces he visto una mejor definición de lo que es la maratón, un juego vil. Tanto en la fase de entrenamiento como en la competición pasarse es lo peor que te puede ocurrir. El juego consiste en llegar en pico de forma antes de la carrera sin pasarse, y en la carrera en sí llegar entero al kilómetro 30 también sin pasarse, igual que las siete y media.

En carreras de menor distancia puedes también llegar sobreentrenado o equivocarte radicalmente con la estrategia, pero el castigo por ello nunca es tan grande como en la maratón. Aquí sigues un plan de entrenamiento de 12 y hasta 18 semanas. Básicamente estás 3-4 meses preparando algo que ocurre en un solo día. Es muy fácil que te pases con la tralla que te metes, con los kilómetros de la tirada larga. No es complicado que el día D después de tantas semanas llegues sobreentrenado, pasado de revoluciones, y no rindas lo que deberías.

Y si has sacado buenas cartas en la fase de entrenamiento y te has acercado al siete y medio, aún queda la carrera. Aquí también es sencillo que te pases del siete y medio y lo pierdas todo. La euforia puede hacer que salgas más fuerte de lo que deberías. Llegas al km 32 y ahí te das contra el muro y lo pierdes todo. Ya sólo quedará resistir para llegar a meta porque tu marca se ha esfumado de un plumazo. 

La carrera consiste en acercarte lo más posible a las siete y media, corriendo entre el umbral aeróbico y el anaeróbico, sabiendo que si eres muy reservón te quedarás corto, pero si eres demasiado agresivo puedes pasarte y perderlo todo. Como el juego, como ese juego vil donde si te pasas es peor.  

Share this:

CONVERSATION

10 Comentarios:

  1. Y lo pero es que lo sabes a las 12 o 18 semanas y 30 kilómetros de haber empezado!!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno....salvo q en las cartas influye la suerte y en los 42k no hay suerte q valga... salvo q el clima acompañe. ?.

    ResponderEliminar
  3. Don Mendo era un consumado maratoniano o jugador del siete y medio, pero luego llegó el #tapadismo, el #cuquirunning, los planes de Jack Daniel y todo eso y el pobre Don Mendo quedó relegado a la estantería de clásicos de la biblioteca municipal, mientras en "Novedades" seguía Belén Esteban.
    Curiosa entrada, pardiez.

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy con Pancho. En las cartas el azar es más importante y puedes llegar a ganar sin saber jugar apenas. Frente a una Maratón, como no sepas jugarla (hayas entrenado) y te confíes a tu suerte, ya vas listo :) Pese a eso, puede salir bien o mal, pero creo que la suerte es menos importante.

    Por cierto, has escrito una entrada genial, buenísima.

    ResponderEliminar
  5. Por eso la maraton engancha tanto a la gente, porque no solo dependes de tus fuerzas, sino de como las administres en carrera. En maraton dos y dos no son cuatro, en un diez mil si es mas facil que cuadren las cuentas.

    ResponderEliminar
  6. Y de nuevo la maratón nos colocará en nuestro sitio. Que ganas tenemos siempre de hacerlo bien...... pero que difícil es conseguirlo!!!

    ResponderEliminar
  7. Muy bien visto Gonzalo, esa es la magia del maratón. Y que bueno que alguien se acuerde del bueno de Don Pedro Muñoz Seca, que ni memoria histórica ni literaria, ni nada de nada. Cuentan que les dijo a los que le iban a fusilar: " Podéis quitarme la hacienda, mis tierras, mi riqueza, incluso podéis quitarme, como vais a hacer, la vida, pero hay una cosa que no me podéis quitar… y es el miedo que tengo".

    ResponderEliminar
  8. Te pasas o no llegas, pero de vez en cuando suena la flauta y haces siete y media, para lo cual casi siempre hay que arriesgar, es la magia de la Maratón

    ResponderEliminar
  9. Mira yo me voy a quedar con lo mejor, es decir, el día que te sale el punto que necesitabas (km 38 y el ritmo que no decae y vas por encima del tiempo que estimabas), pegas el golpe en la mesa haciendo saltar todas las cartas (empiezas a adelantar cadáveres) y ganas la partida gritando SIETE Y MEDIA (entras en meta y...MMP).
    Muchos días perdemos pero el día que se gana vale doble...o triple.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. En serio Gonzalo, me encanta tu forma de enlazar historias "normales" con el running. Y la definición de la maratón que nos has dado me la voy a tatuar... :P

    ResponderEliminar