El plan Oktoberfest, semana 12 en revisión


En todo plan de maratón hay algún entrenamiento horribilis de los que te hace dudar de tus capacidades. Esto ha ocurrido en la tirada larga de esta semana. Tiendo a ser optimista y cuando me ocurre esto siempre busco alguna excusa interior como el cansancio acumulado, la temperatura, la hora, etc. Soy por naturaleza optimista.

Quedan únicamente cinco semanas to Rock. Esto significa que quedan un par de tiradas largas buenas y al matadero. Todavía hay tiempo de afinar algo aunque no demasiado, pero es muy difícil predecir los ritmos de carrera porque estamos en pleno verano cuando correré con fresco, y porque cualquier test que haga tendrá la carga de todo el entreno de la semana.

El lunes empecé la semana haciendo 12 kilómetros cochineros para recuperar la tirada larga del día anterior. El miércoles tocó el primer día de calidad de la semana con un 14x500 y el viernes el segundo con 2x4000. Soy puro diesel power, cada vez lo tengo más comprobado. Estoy hecho para distancias largas a ritmo constante. La velocidad no es mi fuerte, pero la regularidad sí. Los 14 intervalos de 500 el miércoles salieron todos con una diferencia de un segundo. Y el viernes los dos 4000 a exactamente el mismo ritmo por kilómetro, ni un segundo más ni uno menos. Eso me gusta.

El domingo salí muy temprano. Tenía un compromiso familiar así que a las 7 AM ya estaba en la calle preparado para hacer 26 kilómetros. A partirdel kilómetro 12 comenzaron los problemas en el estómago y tuve que abortar en el kilómetro 17, volviendo a casa caminando y con sensación de fracaso.

Y a pesar de que es parte de la semana siguiente, ayer lunes para compenzar volví a meter otros 17 kilómetros back-to-back, al estilo de los entrenos de ultra donde cargan kilómetros en días consecutivos. No es exactamente una tirada larga hacer 17+17 pero replica correr cansado con los tendones pidiendo clemencia.

La semana quedó así:

  • Lunes: 12K cochineros
  • Miércoles: 5K + 14x500 + 1K
  • Viernes: 5K + 2x4000 + 2K
  • Domingo: 17K

Share this:

CONVERSATION

17 Comentarios:

  1. Como dices siempre hay un día "pestoso" y en el fondo aunque no gusta viene bien para ponerte en tu sitio. Ya casi lo tienes

    ResponderEliminar
  2. Cuando hablabas de un día malo, no pensé que sería tan malo como para dejarlo. Eres de los que no abandonas así que tuvo que ser durillo de cojones. Ánimo, ya queda menos, seguro que tienes en tus piernas un gran maratón, lo veo, lo siento

    ResponderEliminar
  3. Mientras publiques fotos de señoritas bávaras agraciadas de mirar se que todo marcha bien.

    ResponderEliminar
  4. Desde mi corta experiencia te doy toda la razón. Toda preparación que se precie tiene ese o esos días malos que, pensándolo friamente, no son tan malos puesto que te ponen los pies en el suelo y te ponen sobre aviso sobre cosas que te pueden pasar el día de la carrera.

    Ya te queda poco y a la vista del trabajo que has hecho, tienes muuuchas papeletas para que te salga un "peazo" Maratón.

    Ánimo y a seguir así. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gran acierto esos 17km del lunes, como bien dices has simulado correr con la fatiga muscular, además de comenzar la semana como con una buena cifra y lo mejor de todo habiéndote quitado la mosca cojonera que seguro te acompañó durante todo el domingo.

    dos semanas más Gonzalo y a descontar

    mucha suerte para lo que resta

    ResponderEliminar
  6. Te recuerdo:
    1. Un plan de entrenamiento es bueno si te lleva a correr bien el día de Maratón.
    2. Correr un día mal no siempre tiene explicación, las causas pueden muchas y no se suelen descubrir.
    3. Correr 17 dos días no tiene sentido, es un falso mito, tras un día malo toca rodaje de recuperación o descanso.
    4. El domingo yo también tuve que parar ... pero lo hice en el 22, antes es de blandengues.
    5. Mrob tiene mejor marca que tú.

    ResponderEliminar
  7. Para correr Maratón se necesitan piernas, corazón y estómago, y no siempre en ese mismo orden.

    ResponderEliminar
  8. "4. El domingo yo también tuve que parar...pero lo hice en el 22, antes es de blandengues".

    No tengo palabras, no soy digno, esto es de lo más grande que he leido en mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  9. En el fondo los días malos... molan. Te vas fastidiao para casa pensando que eres un fracasado, qué quién te mandaba meterte en eso y que qué bien estabas en la cama. Pero luego, como sabes que sólo ha sido un día malo, pues apechugas con él y para adelante...
    A todo esto, esa frase de "Soy puro diesel" creo que es una variante del tapadismo ¿no? Tapadismo insular, le llamaría yo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que de los días malos se aprende mucho. Si todo sale bien iríamos demasiado confiados y eso acabaría con nosotros. Salvando ese pequeño problema donde hiciste bien en abandonar, te ha salido una semana muy buena.

    ResponderEliminar
  11. Una pájara la tiene cualquiera, lo importante es no tenerla el día de la carrera y sino que se lo digan a las Selección de Basket, que se paseo en las eliminatorias previas, y a la hora de la verdad , peto.

    ResponderEliminar
  12. ya mismo lo tienes todo dos tiradas mas de las buenas y deberes hechos , buena la foto o la de la foto jejejejeje

    ResponderEliminar
  13. Días malos los tenemos todos, ahora a concentrarse en la meta, que queda muy poco.

    ResponderEliminar
  14. 14x500...que animalada!!!! Bueno, siempre siempre siempre hay un entreno malo, y todavía te queda el tipico malo la semana antes o la misma semana, eso es que va todo bien. Animo!

    ResponderEliminar
  15. Los días malos son necesarios. Es como cuando salías con una Chica/ Chico . Si todo es perfecto, y nunca hay una cita mala, un mal día en la relación , échate a temblar ! ...
    El día que descubras la pega( que la hay, seguro) , te vas a quedar alucinado...

    ResponderEliminar
  16. Muy chungo tuvo que ser lo del estómago para pararte, ni cuando los virus podían contigo, ahora a por el tapering que esto se está acabando
    14x500 .... no quiero saber a qué ritmo

    ResponderEliminar
  17. Pues pararte ya tiene mérito, como deberías estar!!!!.

    Los días malos nos recuerdan que siempre debemos tener todo controlado y no experimentar bajo ningún concepto

    ResponderEliminar