El Running y la sucesión de Fibonacci


Cuando te conviertes en runner y correr forma parte importante de tu vida, los días del calendario dejan de ser días para convertirse en números. Como la canción de Alan Parsons "Days are numbers", los números comienzan a dominarte. Los días dejan de llamarse jueves o miércoles sino "14K fartlek". Ya no piensas en lunes sino en "12K", o "27K", o "6x1000". Cada día se convierte en un número que te gobierna y somete. Y sólo cuando vuelves a casa y has completado el "6x1000" pasas al día siguiente. Esto es lo que tiene ser runner y vivir dentro de un plan de entrenamiento.

La naturaleza también está gobernada por los números. Supongo que la mayoría sabe lo que es la sucesión de Fibonacci. Es una sucesón numérica infinita donde cada número es la suma de los dos anteriores.

1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233, 377, etc.

Esta sucesión se encuentra recurrentemente en la naturaleza. La distribución de las hojas alrededor del tallo, las semillas del girasol, la disposición de las semillas en muchas plantas, la reproducción de los conejos, etc. 

Hace unos días mientras corría se me ocurrió que la sucesión de Fibonacci también está muy conectada con el Running. Seguimos planes de 14-18 semanas empezando desde abajo y subiendo de forma progresiva, intercalando descansos para que cada entreno se sume al anterior y acabemos las 14-18 semanas en el número más alto de forma física. Es puro Fibonacci!

Comenzamos un plan con rodajes suaves. Cuando llevamos un par de rodajes metemos un día más alto de calidad, descansamos y nuestro cuerpo es más fuerte que cuando comenzamos. Cada vez metemos más calidad, las series son más largas, las tiradas largas tienen más kilómetros. Nuestro cuerpo ha trabajado en una clara secuencia de Fibonacci, cada microciclo suma al siguiente y se convierte en un macrociclo hasta que llegamos al final y nos enfrentamos a la Maratón. Es la magia de las matemáticas aplicada al deporte de resistencia.

Hace 14 semanas era bastante menos resistente que ahora. No necesariamente menos rápido ya que no es esa la cualidad que he preparado, pero sí menos resistente. Hoy estoy mejor preparado para enfrentarme a los 42K y lo he hecho sumando entrenos y subiendo peldaños cada vez en carga de entrenamiento. La carga debe medirse no sólo como kilómetros, sino como kilómetros x intensidad x frecuencia. Qué maravilla, ahora todo encaja!

Y no hace falta que corras una maratón para poner en práctica la secuencia de Fibonacci. Si quieres mejorar recuerda que una secuencia de este tipo (en kilómetros) no te lleva a ningún sitio. No mejorarás haciendo algo como esto:

10  + 10 + 10 + 10 + 10 + 10 + 10 + 10 + 10

No hagas siempre lo mismo, dale estrés controlado al cuerpo, vete aumentando la carga gradualmente, que el cuerpo vaya sumando los entrenos anteriores y que vayan creciendo tanto en kilómetros como en intensidad, haciendo pausas para la asimilación y el descanso. La naturaleza tiene la solución de tu mejora, es la secuencia de Fibonacci.

Share this:

CONVERSATION

7 Comentarios:

  1. La naturaleza es muy sabia y está guiada por la bendita biología, que define la sobrecompensación como el estado de adaptación progresivo que se produce en un organismo sometido a un estrés moderado (definición propia XD).

    Cada persona puede mejorar y mejorar, hasta llegar a un límite. Probablemente y después de todo el currazo que te estás pegando, ni siquiera hayas llegado a la mitad de todo tu potencial...pero, a diferencia de la secuencia de Fibonaccia, nosotros somos personas y no números...

    Podemos seguir intentando llegar al límite, hasta que explotamos. Nuestra adaptación, sí que se podría parecer a dicha secuencia. Al menos, la que realizamos poquito a poco. Nada de tonterías de "where is the limit" y otras paridas que lesionan tu cuerpo y te acortan la vida. Lo de toda la vida...sin pausa pero sin prisa. Esa es la filosofía.

    Cada vez quedan menos días. Espero que todo el esfuerzo y la dedicación empleada tengan sus frutos. Seguro que hace la marca que deseas en la maratón. Te lo has ganado Mr.Fibonacci.

    Un saludo y gran entrada.

    ResponderEliminar
  2. Funcionaría un entrenamiento de 4 días de fartlek con 1 día de tirada larga?.

    ResponderEliminar
  3. Nota: eso de no entreno la velocidad no será una pre-excusa ¿verdad?

    ResponderEliminar
  4. Gracias al Código da Vinci, a casi todo el mundo le suena ese Fibonacci, y a ti ya te queda menos para encontrar el Santo Grial en Munich.

    ResponderEliminar
  5. ¡Estupendo post!, está claro que has encajado bien los engranajes en esa secuencia.A completarla y disfrutar del resultado.Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Muy bien trabajada la entrada, casi todo en este mundo tiene una conexión matemática y desde luego el running no es una excepción.

    Además sigues demostrando que, al menos en tu caso, el running es muy beneficioso para la mente.

    ResponderEliminar
  7. Contigo cada día se aprende algo, me encanta y te veo a tope para tu próxima cita y eso me gusta aun mas...😉
    Por cierto muchísimas gracias por tus comentarios en mi blog, viniendo de ti se agradecen y mucho
    Un beso

    ResponderEliminar