El tempo del entrenamiento de Running


La música y el correr tienen en común que son actividades rítmicas. Cuando un músico interpreta una partitura necesita saber todos los matices que tenía en mente el compositor. Así en la parte superior del pentagrama se incluye el tempo, que es la velocidad a la que debe interpretarse la música. Todos estamos más o menos familiarizados con los términos italianos que definen esta velocidad como Presto, Adagio, Allegro, etc.

En el Running la mayoría sabemos que entrenar no consiste en ir siempre al mismo ritmo constante, error frecuente de los que empiezan. Necesitamos darle estímulos diferentes al cuerpo para que progrese y esto sólo se consigue variando ritmos y terrenos. Cada tipo de entrenamiento tiene su propia velocidad de interpretación. Las series cortas tienen su ritmo, la tirada larga tiene el suyo, etc. 

Un corredor con cierta experiencia sabe perfectamente el tempo al que debe interpretar cada entrenamiento. El corredor con experiencia sabe más o menos a cuánto va con poco error y sin necesidad de estar mirando el GPS.




Así, los ritmos de entrenamiento tienen una conexión directa con el tempo musical o ritmo al que se interpreta la música. El tempo indica el ritmo del metrónomo mientras que el ritmo de entrenamiento indica número de pulsaciones. He conectado en la tabla de arriba los tempos principales de más a menos, según su término en italiano con su homólogo runner. De esta forma tenemos:
  
>Prestissimo: Este es el ritmo al que hacemos las series cortas, el conocido como #aputotope. Aquí lo das todo. Es más importante trabajar la potencia y la técnica que las pulsaciones ya que las series son tan cortas (100 a 400 metros) que el corazón no logra elevar las pulsaciones durante mucho tiempo. Cuando has llegado al tope de pulsaciones la serie se ha acabado.

>Presto. Este es el ritmo de series un poco más largas, típicamente de mil o similares. Es un ritmo #atope pero guardando algo de gasolina porque si lo das todo mueres en el paso por el 400. 

>Allegro. Este es el ritmo de umbral, el ritmo #sostenido, el que aplicamos a las series largas de 4.000 o 5.000 metros. Es también el ritmo de competición en Media Maratón aproximadamente. 

>Moderato. Este ritmo es el de competición de maratón, es más rápido que el de rodaje pero sin ser un ritmo criminal. Es un ritmo que podemos aguantar durante 42 kilómetros, exigente pero no extenuante. Es ritmo aeróbico.

>Andante. Ritmo de #rodaje, de esos día que sólo sales a rodar, a cumular trabajo aeróbico.

>Adagio. Es ese ritmo tranquilo y recuperador, vulgarmente conocido como #cochinero. Muy necesario en una semana dura. 

>Largo. Este es el ritmo largo y solemne que debería marcar la tirada larga maratoniana aunque muchos no lo cumplen y acaban haciéndolo a ritmo Andante. Es el #supercochinero

En definitiva, el secreto de la mejora como corredor está en variar los días de entreno, los ritmos y también los terrenos. Aplicar a cada entrenamiento el ritmo adecuado. No hacer series siempre a ritmo Presto, sino meter series largas a su ritmo correcto. Ah, y si te gusta llevar música en los oidos mientras corres elige bien lo que llevas. Yo los días de series a ritmo entre Prestísimo y Allegro llevo caña. Y los días de tirada larga llevo cosas más suaves.

Share this:

CONVERSATION

10 Comentarios:

  1. El #aputotope y #cochinero para mí son conceptos que deben estar allá arriba junto al #tractorismo.

    Grande, Sosaku.

    ResponderEliminar
  2. Estupenda comparativa, totalmente adaptada al tempo...jeje genial entrada, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ajustando el ritmo!!!!

    El mas dificil de todos y casi imposible de conseguir esl #supercochinero, totalmente de acuerdo en que suele salir mas #andante que otra cosa.

    ResponderEliminar
  4. 12/2/2015: Sosaku redefine los términos empleados por los "coach" (no, buses, los "entrenadores" de hoy en día) y los acerca en términos legibles al runner urbano.

    Se comienza a gestar una nueva era de "urban runners" más preparados que saben como afrontar de forma correcta sus entrenamientos, de forma que, si no se convierten a otra secta runera, cambiarán el paradigma deportivo.

    ¿Será el comienzo del fin del #Tractorismo? Será muy difícil, pero se avecinan cambios de diésel a gasolina si se comienza a abusar de entrenamientos por encima de allegro.

    ¡Un saludo, y enhorabuena por la entrada!

    ResponderEliminar
  5. Eres como el libro gordo de Petete, que enseña y entretiene. Un abrazo maestro.

    ResponderEliminar
  6. Tu esta entrada te las sacado viendo "Little Einstein" con tus hijas. En varios capítulos hablan de los ritmos de la música y tu mente lo relaciono rápidamente con el running. Muy buen entrada la verdad... :P

    ResponderEliminar
  7. Un post genial! Yo la verdad que llevo una playlist extensa, de manera que evito estar actualizando cada vez por cambios de ritmos o entrenos. Y si tocan series, paso hasta que llegan las canciones cañeras.,.
    saludos!

    ResponderEliminar
  8. Tu concepto de música suave daría para discutir un rato. Ese ritmo de la tirada larga, aissss, ese ritmo de tirada larga, coño, sabes que no es así, que nos dejamos ir, que dices no me voy a pasar y nos venimos arriba #ylosabes.
    Parte seria: la música añade un plus de motivación, cierto, pero si le reconocemos esa virtud, ¿acaso podemos valorar la posibilidad de un efecto contrario en ocasiones?.

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado sobre todo el lento y solemne. Creo que ese es mi ritmo ahora que estoy volviendo a empezar, me siento identificada...jajaja
    un saludo

    ResponderEliminar
  10. Ja, ja!! Me ha encantado. Yo las tiradas largas las hago con mucha solemnidad.

    ResponderEliminar