Andreas Lubitz y el Running


Casi inmediatamente después del triste incidente con el avión de German Wings y el ya famoso copiloto Andreas Lubitz, comenzaron a circular fotos suyas corriendo. La foto que ilustra esta entrada, en la AirportRace de Hamburgo, ha sido la más popular aunque han aparecido otras. Durante días los medios de todo el mundo han utilizado esta foto para ilustrar sus artículos sobre el personaje. 

El fotógrafo anónimo que hizo fotos de esta carrera nunca pensó que una de sus fotos acabaría estando en las portadas de los periódicos de todo el mundo. El otro día le decía a un amigo medio en broma que si hacíamos algo como lo de este avión nos sacarían también cientos de fotos de nuestras carreras de los los últimos años.

He escuchado varios comentarios de corredores indignados comentando que incluir siempre las fotos de Andreas Lubitz corriendo puede hacer que la opinión pública considere que el Running vuelve a la gente obsesiva, como parece indicar que era su carácter. Andreas Lubitz hacía otras actividades en su rutina diaria, entre ellas volar, y no ha salido ninguna foto suya volando. La imagen suya corriendo una carrera a todas horas no hace ningún bien a la comunidad runner.

Si bien parece lógico que el Running no es el culpable de generar personalidades obsesivas, sí es cierto que deportes de repetición y mejora como el Gym o el mismo Running atraen a mucha gente obsesiva. Para mí no es el Running el que genera personalidades obsesivas, pero sí atrae a este tipo de personalidades por su naturaleza de mejora contínua. Gimnasios y parques de todo el mundo están llenos de tipos obsesivos cuya vida se centra en mejorar su mejor marca unos segundos. 

Correr puede convertirse en una adicción con base biológica, generamos endorfinas cuando lo practicamos, la hormona de la felicidad. Liberas tus problemas y recibes placer cuando corres. Y dentro de este círculo de esfuerzo-recompensa es lógico que puedan existir personas que lo sitúen más alto dentro de sus preferencias de vida y pretendan mejorar casi de forma obsesiva. Y en el grado extremo, Correr al igual que otras actividades puede atraer a personalidades con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo. 

Andreas Lubitz según dicen los expertos, era la típica personalidad de pensamiento rígido y obsesivo, caractetizado por "una autoexigencia desmedida, elevado nivel de perfeccionismo, tendencia a sobredimensionar los problemas y dificultad para flexibilizar". Uff, leo esto y parece que estoy viendo a muchos runners que conozco. 

En definitiva, no creo que el Running genere personalidades obsesivas sino que en muchos casos las atrae. El país con la marquitis más acuciada, con un nivel de exigencia más alto y con el mayor nivel de perfeccionismo en el Running es Japón. Toma los resultados de carrera de cualquier Media Maratón en el país y te asombrarás del porcentaje de corredores con marcas estratosféricas. Y España no se queda muy atrás en este sentido. Y es que el japonés culturalmente es también persona de alta autoexigencia y perfeccionismo. Mi opinión es que tiene todo el sentido de que un tipo obsesivo como Andreas Lubitz acabara practicando el Running.  

Share this:

CONVERSATION

12 Comentarios:

  1. Me quedo con la autoexigencia y el perfeccionismo, pero creo que el running en cambio sí que me ha ayudado a no sobredimensionar los problemas y a ser más flexible. Estas dos últimas cosas son imprescindibles para manterner las dos primeras. Si no, te estrellas, valga la gracieta... :)

    ResponderEliminar
  2. Runners....

    Autoexigencia desmedida: Entrenar 18 semanas como un burro para mejorar 1 segundo
    Elevado nivel de perfeccionismo: Hoy me tocan 20´ a R1, luego 4 series de 3´ a R2 con 1´de recuperación al trote...
    Tendencia a sobredimensionar los problemas: Tengo un dolorcillo en la rodilla que me está preocupando, joder no me va a dejar llegar a la maratón, se va a a acabar el mundo
    Dificultad para flexibilizar: Tengo el día jodido de trabajo pero me tocan 90 minutos según el plan. Estoy reventado pero los hago a las 10.30 de la noche porque hoy no tengo otra hora.

    ResponderEliminar
  3. Gran y valiente reflexión haces Gonzalo. A pesar de estar de acuerdo con casi todo lo que has dicho creo que el nivel de autoexigencia y mejora contínua es algo inherente al ser humano. Seguramente que una persona como el susodicho que aparte de tener ya una personalidad trastocada sumas el hecho de estar metido dentro de una actividad deportiva como esta o como tu bien dices el gimnasio, le sirve para potenciar aún más esa obsesión.

    Que haya influido ese nivel de obsesión en la barbaridad que ha hecho no lo tengo claro...pienso que hay algo no funcionaba bien en su cabeza desde un principio porque si cada persona que tiene un fracaso laboral o sentimental le diese por hacer algo similar habría desgracias a diario. Y por cierto los japoneses han demostrado históricamente lo que tu apuntas sobre un nivel de autoexigencia tan alto que les ha llevado a los arakiris o a ser kamikazes por poner ejemplos.

    ResponderEliminar
  4. Creo que todos somos obsesivos a nuestra manera. Lo de este chico es otra cosa y no se merece que hablemos de él ni medio segundo, es justo lo que él quería

    ResponderEliminar
  5. Esta entrada en según que ámbitos del mundillo del running te valdría una buena sarta de collejas. Pero no seré yo quien las inicie. Ya sabes que últimamente se ha/nos hemos instalado en una creencia de sedentario=malo healthy = bueno. Así en general.
    Evidentemente el hecho de que fuera runner no le hace ni mejor, ni peor persona. Se puede ser un cabrón que haga maratones sub 3h o un sedentario que sea un santo. Pero sí que te doy la razón sobre la autoexigencia.
    Muchos días, sobre todo cuando en Mordor hace clima de Mordor, me planteo la cabezonería que necesitamos para ser corredores. Corredores sin más. Sea cual sea nuestro nivel, pero que seguimos un plan de 3 o más días a la semana de entrenos. Nos obliga a modificar horarios de otras cosas sólo por completar casillas en el plan. Si luego a eso le añadimos un interés de mejora de marcas hace falta aún otro punto de autoexigencia
    Buena entrada Gonzalo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ayer mi hija me hizo reflexionar y, es posible, que la anécdota pueda encajar por aquí:

    Estábamos en la pista marchando los dos. Ella tiene 9 y yo 43. Me tocaba 10x500 a 5'10"/km de media. Ella hizo los últimos 50 metros de cada serie conmigo.

    Al acabar le pregunté si le había gustado (era la primera vez en nuestras vidas que compartíamos tartán) y me dijo que sí.

    Entonces yo me apresuré a decirle que, para ella, su calentamiento y aquellas diez medias rectas eran más que suficientes, tanto para su edad, como para un proyecto a largo plazo.

    Y le dije que ya entrenaría como yo.

    La respuesta no tiene desperdicio: "Papi. Yo nunca entrenaré tanto como tú. No me hace falta..."

    ResponderEliminar
  7. Comparto tu punto de vista. Gracias por expresarlo en palabras escritas. ;-)

    ResponderEliminar
  8. Bueno como ahora todo el mundo corre no me extraña que este chico fuese corredor... :)

    Siempre digo que cuando salimos a correr tenemos problemas en la cabeza y cuando volvemos de correr aunque volvemos con los mismos problemas pero los vemos con otros ojos.

    Y ahora que estamos en esta moda del deporte en general, poca relación veo entre deporte y personalidad; es decir, el deporte no nos hace mejor o peor persona, cada vez veo acciones feas de gente que practica deporte y claro, te das cuenta que por hacer deporte no somos diferentes, la diferencia la hacemos nosotros mismos con nuestra personalidad independiente si hacemos deporte o no.

    Y sí, el deporte puede atraer a cualquiera incluyendo las mentes obsesivas, todos son bienvenidos :)

    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  9. Estoy con Celina, no merece ni un comentario.......e incluso en los medios de comunicación, cada vez me genera más tristeza.Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Muchas veces se dice eso de "voy a correr para evadirme un rato de la realidad".
    Si la realidad es buena...por qué evadirse de ella. Por tanto, la realidad no es buena.
    Conclusión: Mucha gente sale a correr porque tiene problemas. A mi no me extraña que este tipo fuera runner.

    ResponderEliminar
  11. Oye no dices nada de la super carrera de empresas en la que el día 26 este Ayuntamiento y Cabildo se van a encargar de sacarles el dinero de su prestación para enriquecimiento de una empresa privada cobrando en la categoria de desempleados a 2 Euros por Km en la de 5Km y un poquito mas en la de 10, dando muestra de su solidaridad con ese colectivo que hasta lo han ubicado en varias categorías de la carrera, entiendo que si ese es el enfasis que ponen nuestros gobernantes en buscar soluciones al desempleo me parece de lo mas brillante.Ya me lo veo venir luego en meta dirán" premio para el primer desempleado en llegar que ya que tiene tiempo para entrenar nosotros recuperamos el dinero del subsidio cobrándole por hacer el esfuerzo de correr y de paso lo repartimos con nuestro amigo que organiza".Es que veo al Alcalde en la web de la carrera y no me lo puedo creer que esto sea verdad.

    ResponderEliminar
  12. Joder no me gusta, yo me considero algo obsesivo y muy autoexigente pero....

    ResponderEliminar