Story of my life


Hoy cumplo años, 44. Me siento vivo y con ganas de guerra. Me siguen llamando "chico" a veces en el supermercado y no he perdido la ilusión por correr. Y hablando de correr, hoy me apeteció escribir un poco sobre la historia de mi vida. Todo empezó hace muchos muchos años...

No es que fuera un niño enfermizo, pero sí tuve un par de enfermedades graves que marcaron mi infancia. Hoy quizás no hubieran tenido demasiada importancia, pero hace 35 años te podías morir con una de ellas. Con ocasión de un campamento de verano en la playa me dió un reumatismo que fue combatido con Cortisona. Las dosis que te daban en aquella época tenían un efecto secundario muy visible, te añadían kilos que eran muy complicados de quitar en un niño. Así pasé con sobrepeso bastantes años después de aquello, lo que para un niño no es precisamente el mejor generador de autoestima.

Un par de años más tarde, cogí una bacteria de la tuberculosis (ver comentarios de Miguel, se lo pagaré con un #BLOCK). Cualquiera pudo estornudarme encima, lo cierto es que en una visita en un día de puertas abiertas a la base militar de Gando, recuerdo casi no poder respirar. Tenía un litro de líquido ocupándome un pulmón. Pasé un mes en el hospital hasta que me dejaron salir. Siendo padre ahora, intuyo que los míos estarían muy preocupados. Hace 35 años la gente se moría de tuberculosis. 

Jugaba al frontenis, al baloncesto, y aquello me había hecho parar. Recuerdo estar casi un año sin poder hacer gimnasia en el colegio, viendo a los otros niños haciendo deporte mientras en un escalón leía un libro o contaba las hojas del suelo. Todo aquello marcó mi infancia, pasé mucho tiempo inflando globos en casa para fortalecer el menguado pulmón, pero salí de aquello.

Con catorce años ya era un niño normal que jugaba al baloncesto y que acudía al gimnasio. Sólo había un pequeño problema, el sobrepeso adquirido en aquellos años no se iba. El deporte que hacía no era suficiente y necesitaba algo que me ayudara a eliminar aquello. Así llegó el correr.

No recuerdo el año exacto, pero sería sobre 1986. Mis zapatillas de baloncesto, mi camiseta de algodón, mis calcetines con rallitas azul y rojo y mi walkman-ladrillo. Por aquel entonces estaba muy metido en Dire Straits y Eric Clapton, así que supongo que alguno de ellos acompañaría mis primeras carrerillas. 

En 1986 sólo corrían los que estaban en equipos de Atletismo, apenas había joggers. De resto era muy difícil cruzarte con alguien corriendo. Pronto llegué a los 6 kilómetros. No había GPS, pero hacía una Avenida de ida y vuelta, desde el Club Naútico hasta donde hoy está el monumento a la Vela Latina. Primero un par de veces por semana, luego tres. 

Sufría, el único objetivo era bajar peso. Correr no era un fin, era un medio. Lo hacía únicamente para quitarme aquel lastre, y yo con 15 años era muy cabezón. Lo cierto es que no recuerdo a nadie que corriera, no tenía amigos corredores, no iba a carreras, sólo corría. He "visto cosas que no creeríais", ponerme bolsas de plástico debajo de la camiseta para sudar más, correr con calzado de basket, correr con un gigantesco walkman en la mano...pero seguía corriendo.

Y un buen día me enganché a aquello. Pasó la etapa de sufrimiento y correr mientras escuchaba música se convirtió en un placer. No sé como ocurrió, ni en qué momento, sólo sé que lo hacía cada semana. Y el sobrepeso desapareció. No había entrado en aquella adicción por ver a ningún amigo que corriera, ni por la influencia de las marcas comerciales, ni conocía a ningún corredor español que sirviera de estímulo, simplemente me enganché. Un niño de 15 años enganchado al Running de forma natural, bueno en aquella época era footing. Debía ser un bicho raro, para el que me veía correr.

Así pasaron los años. Con 18 fui a estudiar a Madrid y recuerdo seguir corriendo con aquel frío al que los canarios no estamos acostumbrados. El frío de la noche de Aravaca me cortaba las orejas, me dolían las manos. En 1989 no había ropa técnica, simplemente te ponías más o menos capas. Lo más intrépido que hacía era correr por una urbanización de chalets, yo solo, o acudir a una pista de la Ciudad universitaria a darle vueltas. Todo al mismo ritmo, correr por correr, por necesidad física y espiritual.

Los años pasaban y ya era un señor jogger. Trabajé fuera algunos años y recuerdo seguir corriendo en mis estancias fuera de casa. Aquello que vino sobre 1985 de forma natural para perder peso nunca me dejó. Después de casi 20 años de jogger hice mi primer 10K. Sólo corría un 10K al año, el del Cabildo, origen de la Gran Canaria Maratón de hoy. Mi objetivo era bajar de 50 minutos y lo conseguía por los pelos. Para un jogger no estaba mal. Los 10K o Medias hace 10 años no eran lo que son hoy.

Luego vinieron las medias maratones. Comencé a correr algo más y me estrené en una media. Aquello me enganchó. Empecé a correr de forma algo más seria, me di cuenta de que simplemente dando vueltas al Romano siempre a la misma velocidad no iba a mejorar. Y un buen día me vine arriba y me apunté en 2008 a una UTGC que rivalizaba al principio con la Transgrancanaria. Unos 40 kilómetros de trail desde el centro de la isla hasta la ciudad de Las Palmas. "Bah, es para abajo y encima en trail se camina y no pasa nada". Acabé con las piernas como troncos, casi no podía caminar después de aquello pero terminé, fui finisher. A pesar de la imprudencia me demostré que con determinación podía hacerlo. 

Poco después, un día hablando con mi hermano que tampoco le costaba mucho "venirse arriba" me dijo "Si has acabado una UTGC puedes terminar una maratón". Aquellas palabras resonaron en mi cabeza durante mucho tiempo. Si él decía que podía conseguirlo seguro que podía hacerlo. Ya corría un poco más pero nunca había hecho series ni nada por el estilo. Busqué un libro, necesitaba un plan. El libro se llamaba "Jack Daniels Running Formula" y empecé a seguir su plan. Después de cuatro meses de entreno me presenté en Madrid para correr Mapoma 2009. Fui con mucho miedo, no conocía a nadie, allí sólo había tíos flacos con pinta de killers. Pero fui prudente y aquello hizo que acabara mi primera maratón con muy buenas sensaciones. 

Hoy ya son catorce maratones de asfalto y no veo que esta relación se vaya a terminar pronto. Y esta es la historia de mi vida, una historia algo atípica porque no tuve ninguna influencia de nadie para correr. Un niño de 14 años un buen día decide que va a salir a correr, simplemente eso. Nadie corría alrededor mío, de hecho casi nadie corría en las ciudades hace 30 años. Correr no fue un fin al principio, hoy sí lo es. Y de los 30 años que llevo corriendo, casi 20 fueron de jogger. Nadie ha sido jogger tanto tiempo, sé de lo que hablo. Hoy todo es muy diferente, fuera y dentro de mí. He evolucionado, pero no olvido aquel espíritu jogger, aquel niño corriendo con una bolsa de plástico debajo de la camiseta, los calcetines de rallitas roja y azul y el ladrillo-walkman en la mano mientras sonaba Sultans of Swing. 

Share this:

CONVERSATION

32 Comentarios:

  1. Delicioso! Hoy te conocemos un poquito más, gracias!

    ResponderEliminar
  2. Gran historia. Gracias por compartirla con nosotros. Y ¡felicidades!

    ResponderEliminar
  3. 44 palos y haciendo balance, si eso no es madurez se le parece. Te lo digo yo que tengo 45. Felicidades por el cumple y por la historia

    ResponderEliminar
  4. Sultans of Swing, joder Mark Knopfler nos regalo todo su talento en apenas 3 minutos! Muy bueno, me has animado a repensar mi bio corredora... tiene algunos puntos comunes con la tuya... En mi caso también fui precoz y fortuito.

    Larga vida

    ResponderEliminar
  5. Feliz cumpleaños Gonzalo, y enhorabuena por la entrada! =)

    ResponderEliminar
  6. Que buena entrada Gonzalo, También ayer cumplí yo años, eso si a mi me han caído 45 castañas...
    mi primer maratón también fue mapoma 2009, también corría cuando nadie lo hacía eramos bichos raros que tiempos aquellos... también corría con el ladrillo y los auriculares, mis zapas de eran de esas de "pega-pega" la dos tiritas de belcro de toda la vida....
    Felicidades socio

    ResponderEliminar
  7. Está claro que cada corredor tiene su historia y la tuya no tiene desperdicio, existe ese instante de no retorno en el que de pronto correr se torna placentero, si se es constante, claro. Muchas felicidades, Gonzalo.

    Pd:. perdona la pedantería, la tuberculosis es una enfermedad bacteriana, no vírica, por si quieres cambiarlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Genial forma de celebrar el cumpleaños, felicidades!!
    :)

    ResponderEliminar
  9. Creo q esa pista de la q hablas en ciudad universitaria es en la q entreno de vez en cuando, está cerca de mi trabajo. Gracias por compartir tu historia, mola. Ese niño jogger explica muchas cosas de tu forma de ser y entrenar, ;-)

    ResponderEliminar
  10. Una gran sinopsis de tu vida. Felicidades Gonzalo

    Con ganas de desvirtualizarte

    ResponderEliminar
  11. Buena entrada y felicidades Gonzalo. Ya que no te puedo ganar en marcas al menos te gano en edad. ;)

    ResponderEliminar
  12. Muchas y sinceras felicidades Gonzalo! Éstas son las entradas que me gustan, las que escribes con el corazón (sí, yo sabía que tenías uno jajaja). Espero que sigamos coincidiendo en muchas carreras y compartiendo objetivos! Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Gran entrada para conocer como gonzalo se convirtió en sosaku

    Felicidades!

    ResponderEliminar
  14. felicidades gonzalo!!!...
    preciosa historia q desconocia....aunque yo si q te recuerdo verte d niño... ..y de repente. ..un cambio radical!!!! ....cdo te volví a ver corriendo x el barrio...enhorabuena x esa fortaleza mental!!!

    ResponderEliminar
  15. Muchas felicidades por tu cumple y por los que llevas corriendo, ese espíritu nunca abandona...yo también empecé por el peso y mi única carrera era la SanSilvestre...hasta ahora. A seguir dándonos ejemplo de todo lo que posees.Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Pues muchísimas felicidades, Gonzalo!!!! Y a seguir cumpliendo años así de estupendo.
    Me ha gustado tu historia, siempre que veo a alguien correr me pregunto cual será su historia y mira tu por donde hoy conozco la tuya. Gracias por sacarme de dudas y lo dicho. Muchísimas felicidades!!!!!!

    ResponderEliminar
  17. Muchas felicidades Gonzalo!! esas costumbres que se adquieren de pequeño nos marcan la vida y no se olvidan jamás!
    Gracias por compartir este pequeño trozo de tu historia con nosotros :)
    Que pases un buen día!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  18. Sultans of Swing es la canción con más 'flow' que se me ocurre para salir a correr. Dire Straits en estado de gracia. Gracias por sacar a relucir tu viaje iniciático, el "salió así".

    Felicidades, Gonzalo.

    ResponderEliminar
  19. Ya conocia desde hace tiempo ru historia como jogger pero ha sido muy bonito leer esta entrada. Cuando veo lo que tu, isidro y alguno mas, conseguis me animo mucho porque aun me quedan siete años de mejora en esto del running jejejeje. Espero seguir disfrutando tanto como lo haces tu cada dia que sales a entrenar con el señor Knopfler!!

    ResponderEliminar
  20. Podría decirse que somos contemporáneos. Claro que a tus 44 eres casi un bebé si comparamos con mis 58. Pero yo también inicié a correr en los 80's. Empecé en el 83, para ser más exacto, pero en 86, cuando tú empezabas en esto, yo corrí mi primer maratón. Y sí... recuerdo muy bien que entonces los corredores éramos una especie semi desconocida, casi mal vista por algunos. Las carreras eran escasas y los que nos mantuvimos en la afición fue por razones internas, más que por un boom como hoy sucede. Felicidades por esas 30 primaveras como corredor!

    ResponderEliminar
  21. Tres años más que tú. También una enfermedad grave/limitante, en mi caso un colesteatoma congénito en un oído -una especie de tumor- durante varios años, que me hizo ir a Madrid a operarme varias veces con largas estancias y difíciles postoperatorios. Con 16 años empecé a correr como un medio para completar el ajedrecista que entonces era. Que aunque parezca mentira, para soportar la enorme tensión de una partida de alto nivel hace falta estar muy bien físicamente. Y mira, poco a poco... :-)
    Yo empecé con una zapatillas del mercadillo que me hacían ampollas hasta que mi padre me llevó al Corte Inglés y me compró unas NB. Entonces no había ni pronadores ni supinapollas. Yo llevaba una pequeña radio (incluso llegué a tener una radio integrada en un reloj!!!!). Pero la mayoría de las veces con un walkman (de cassete, no de CDs) Sony negro que compré dos veces. Los cascos entonces no eran de botón, racing y de colores, sino una horquilla con gomaespuma negra. Y el walkman, nada de llevarlo en la mano. Yo me hice una cartuchera que colgaba de un cinturón de goma. Quedaba más o menos oculto debajo de la camiseta. Y debía ser feliz y entrenar jogger total con tiradas largas, porque me apunté con 21 añitos al maratón de Bilbao (sin haber corrido jamás ninguna otra prueba, y es que tampoco las había) y lo acabé en 4:07 h. Sobre el kilómetro 35 o así tuve que andar un par de minutos, supongo que era el muro. Entonces se llamaba pájara. Y creo que la gente solía llevar pastillas de glucosa para tomar durante las pruebas largas... En fin... La verdad es que Internet es una gran ventaja para las generaciones actuales con la única condición que tengas un cerebro medianamente formado para poder seleccionar y filtrar. Un saludo y enhorabuena por la entrada.
    PD: Si ha sido una entrada para rebatir a los que te dieron caña por criticar a los postureoRunners, pues mira, ha sido de lo mejor que he leído hace tiempo.

    ResponderEliminar
  22. Hey Felicidades por esta gran historia de vida!.. saludos!.. y sigue moviendolas!

    ResponderEliminar
  23. Felicidades, buena historia, bonita e instructiva

    ResponderEliminar
  24. Eyyyyyy Congratulations Mr. Sosaku....

    Me alegra pensar que las grandes cabezas pensantes somos Tauros....(ironia modo on)....Muy buena entrada, espero que todos tus amienemigos de twitter lean tus magnificas entradas, y no solo tus divertidos tuit, porque en este blog es donde se encuentra el verdadero lado oscuro.....
    Lo dicho, muy buena entrada y muy buenos años.

    Zen....

    ResponderEliminar
  25. Aunque ya te he dejado un comentario en tuiter, no quería dejarlo así, tuiter es tuiter y allí es dificil decir cosas algo serio y es que me llama la atención cómo algo tan cotidiano y accesible como correr nos puede canalizar nuestras vidas. Ahora que somos adultos podemos darnos cuenta de qué cosas nos han acompañado desde siempre y llama la atención que verdaderamente estas son muy pocas. La familia, algún amigo, y poco más. Todo lo demás suele terminar pasando y perdiéndose en la distancia.
    En cambio esto de correr, para algunos es algo que sucede y pasa, en cambio para otros no es así, sino que permanece y queda.
    Nada sucede por casualidad, y esto de correr, esforzarse por mejorar, en "seguir" va en nosotros, hay algo, ese no se qué...

    Me gusta la gente que corre.

    ResponderEliminar
  26. Maestro Quintana, ante todo Feliz Cumpleaños.

    Una entrada muy interesante. A veces, cuando lo que va uno a contar puede resultar chocante o, incluso, incomprensible, hay que tener valentía para plasmarlo por escrito. Hoy tus amigos te conocen un poco más.

    Hay ciertos paralelismos en nuestra pasión por correr y marchar, respectivamente. En mi caso, que no tengo la valentía que se me presupone para decir con total exactitud de dónde me sacó indirectamente el atletismo, digamos que padecía también una enfermedad, la extrema pobreza, y una secuela, el peor entorno familiar que se podía dar, aunque este orden bien podría ir al revés.

    Sosaku nunca dejará de correr. Lo hizo veinte años sin dorsal; Marcheta nunca dejará de marchar. Lleva haciéndolo toda la vida, a veces con dorsal y otras, las más, en la intimidad.

    Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  27. A estas altura de los comentarios no voy a aportar nada mejor que todo lo dicho por la gente que ya ha hablado.
    Por tanto, felicidades señor Sosaku, disfrute del día...

    ResponderEliminar
  28. Felicidades Gonzalo, de uno que también se ponía un traje de plástico debajo del chándal. Madre mía que disparates .Y si asomaba el morro por la ventana, veías el sol en lo alto y me decía "ummm, hoy es un gran día, hoy voy a perder más peso". Inolvidable ese ritmo de fondo: "frus-frus-frus-frus-frus".
    Que cabezas.

    ResponderEliminar
  29. Si algún día coincidimos en un avituallamiento y nos da por hablar de nuestras historias, entre isotónicas y aguas, coincidiríamos en casi todo, salvo en la canción de Dire Straits. A mí siempre me gustó más Tunnel of love.
    Bonita historia que dice mucho del motor que llevas dentro y ah! Felicidades.

    ResponderEliminar
  30. Una gran historia Gonzalo, ahora disfrutando de las carreras.

    Un abrazo, campeón.

    ResponderEliminar
  31. Gran Historia Gonzalo
    Salvando las distancias ;) yo también comencé a correr para perder peso, la casualidad vino porque en el 2011 la burbuja runner estaba en su pleno apogeo y se juntó el hambre con las ganas de comer, digo correr :)

    ResponderEliminar
  32. Algún día haré memoria de mis días de corredor en mi blog, me ha gustado mucho leer la tuya, aunque ya llego tarde para felicitarte los 44, jeje.
    Salud!

    ResponderEliminar